Amigos todos, pero… la ‘vaquiña’ por lo que vale

Hoy volvemos al coaching de guerrillas, como me gusta a mi.

Se dice por mi tierra que ‘Amigos todos, pero… la ‘vaquiña’ por lo que vale’, cuando se refieren a que todo el mundo es amigo y bueno hasta que llega la hora de ‘la verdad’, que es donde se demuestra la valía de cada uno y en definitiva, los amigos pasan a conocidos o bien se fortalece la relación existente.

Y es que hoy aplicamos esta frase al tema del ‘networking 2.0’.

Tiempos difíciles nos han tocado vivir, con lo cual las soluciones desesperadas abundan. Y entre ellas, una de las más usadas, es la de apuntarse a las redes sociales que haya y buscar contactos como modo de salir del desempleo (si es que estás parado) o de cambiar de colocación (si es lo que andas buscando). Pero todo esto a base de contactos virtuales.

¡¡Error!! Aquel que busca un empleo por medido de las redes sociales de forma inmediata, se está equivocando en la concepción, espíritu y funcionamiento de estas herramientas.

¿Creéis que vale con darse de alta y enviar peticiones de amigos o contactos a 100 usuarios para que al día siguiente ya tengas empleo?

Si recibes la solicitud de amistad de un usuario, primeramente por ‘educación dospuntocerista’ aceptas su invitación. ¡¡Qué bien!! como cantaba Roberto Carlos (no el ex del Real Madrid), ‘Yo quiero tener un millón de amigos,….’.

¡¡Ya está!! Tengo 300 followers y 600 seguidores en Twitter, ‘es imposible que no encuentre trabajo’. Pero al pasar el tiempo te das cuenta las cosas no ‘van así’.

De estos amigos interactúas con un 10%, 15% o a lo mejor con suerte un 25%.

Hasta aquí todo es idílico, pero entra el juego el ‘networking 2.0’, que es un fín lícito cuando te das de alta en las diferentes redes sociales como otro cualquiera.

¡¡Amigos!! ¡¡Busco trabajo!! ¡¡Busco una recomendación!! ¡¡Busco un contacto con…!! ….

Los amigos ya van mermando a pasos agigantados, buenos consejos, buenas palabras,…, pero efectividad lo que se dice efectividad, no mucha.

¿Por qué pasa esto?

A mi modo de ver pasa por dos circunstancias principalmente (aunque se que hay muchas más):

1º.-Los amigos suelen ser pocos (contados más bien) y son los que sin pedir nada a cambio te echan una mano en lo que pueden. Lo que se ha establecido en muchos casos en las redes sociales son lo que llamo ‘interlinkrelaciones’.Conoces un link y poco más. Los amigos suelen ayudarte no por lo que vales sino por lo que eres o representas para ellos. En las redes sociales, sobre todo cuanto te inicias, suele haber mucho contacto ‘de primera ola de playa’, pero cuando llega el momento de adentrarse a darse un baño, no se ven los amigos por ningún lado.

Además, hablando en términos de coaching de guerrillas, todos tenemos unas ‘balas para gastar’ y siempre analizamos el por quién usarlas.

2º.-En la segunda razón, entra el dicho que da título al post: ‘Amigos todos, pero….la ‘vaquiña’por lo que vale’. ¿Sabes realmente lo que vales para la otra persona que es a quien pides ayuda? ¿Conoces tu aportación de valor a la ‘interlinkrelación’?

Puede ser el caso de que yo sea seguidor del twitter de Barack Obama y que el por decencia me corresponda (podría ser), pero ¿sabrá quien soy yo? ¿Le aporto un valor con mi persona al o a alguien de su networking?

Es aquí donde radica uno de los grandes fallos de las redes sociales entendidas como networking puro y duro. De ellas sacas lo que cultivas (ya lo he dicho muchas veces), cultivo que lleva su tiempo, por lo que el conseguir inmediatamente un trabajo  es arduo difícil.

 

Por esto y por muchas otras razones, hay que tener muy en cuenta que el networking 2.0 debe de ser completado en la medida de lo posible por el networking 1.0, pero en ambos casos, debemos de ser conscientes del valor que aportamos nosotros a los miembros de nuestra red de contactos, porque en función de nuestra valía, serán las respuestas a nuestras solicitudes de ‘hacer networking‘ efectivo.

10 comments

  1. Sabias palabras amigo José Luis….
    Me viene a la memoria un caso de un individuo (entendida esta palabra como perteneciente al ecosistema) que lleva poco más de dos meses en twitter y atesora más seguidores y seguidos que el Real Madrid.

  2. Así es don José Luis. Creo que el problema es la indefinición del objetivo.
    Para recoger cosechas no solo hay que sembrar, hay que arar previamente, regar, quitar malas hierbas y cuidar cada día. Esto puede llevar bastante tiempo dependiendo de como sea el terreno en el que te metas.

    Un apunte. Generalmente la otra persona sabe o intuye lo que vales para el o para su networking y así te trata. Si no vales nada o poco te ignorará, pero curiosamente nunca te dirá no me aportas nada. No vaya a ser que su imagen pierda prestigio, cuando lo más natural del mundo sería cerrar la red a lo que le aporte valor. Por ejemplo, si yo no te aporto valor a ti, lo lógico es que me lo dijeses o me lo dejases claro y viceversa.
    Yo mientars alguien me aporte participaré. Si no le aporto nada mejor que me lo diga porque no quiero hacer perder el tiempo a nadie ni yo perder el tiempo hablando al vacio.
    Un abrazo

  3. begoña dice:

    buenas noches, Jose Luis.

    Es curioso que , aún en tiempos como los que estamos lidiando a nivel social, todavía no seamos en gran parte conscientes de lo que reflejas en este asertivo post: qué valor podemos aportar a todo aquel que nos ayuda, al que invitamos a formar parte de nuestra red de contactos, aquella persona que ha despertado nuestro interés por algún motivo?. Creo que mayoritariamente uno no se lo plantea de buenas a primeras.

    Seguimos ese impulso o planificación meditada de invitar a nuestro contacto a formar parte de nuestra red sin meditarlo. A veces lo logramos rápidamente, pero es entonces cuando realmente a mi entender entra en juego el networking/ feedback real; lo más fácil es añadir un contacto, lo más difícil es mantenerlo y estrechar los nexos o lazos de unión, establecer un cierto feedback de beneficio mutuo.

    Particularmente me resulta complicado hacer en un día muchos contactos, si después no soy capaz de establecer algún tipo de interacción que, de algún modo, pueda satisfacer también a la otra parte.

    Debe existir la voluntad de aportar valor añadido en la medida de tus posibilidades. Todos tenemos mucho que aportar de un modo u otro, pero debe partir de adentro y no ser forzada ; la voluntad y la actitud de dar sale o no sale de uno mismo, porque si no, la relación ganar- ganar pierde.
    No obstante, mi propia experiencia observadora lo contradice : hay relaciones en las que a pesar de haber habido esa voluntad de aportación de valor mutua, se rompieron ; y a su vez, veo otras en las que no existió a nivel recíproco el ganar-ganar, y, sin embargo, siguen manteniendo el contacto. Pasa un poco como en la vida real: hay personas que le dan menos importancia al intercambio o feedback, y prefieren hacer ver hacia afuera lo que no es real hacia adentro, y viceversa.

    El modo en que te mueves por la vida, se refleja en cierto modo en el modo en que interactúas con tus amistades. Y todas son válidas aunque no lo sean para nosotros particularmente.

    Un abrazo.

  4. Jejeje!!! es que para gustos hay colores.

    Sacarán pronto carnets de twuiteros con los numeros de seguidores, jejeje!!!

    Un saludo

  5. Déjate de ‘Don’ , porque como se suele decir, ‘don sin din = campana sin badajo’ ;-).

    Esa es una gran verdad la que cuentas. Pero hay que tener en cuenta que muchos ‘quieren tener un millón de amigos,…’ y es lícito y respetable, sobre todo si tienes tiempo de sobra para cultivarlos.

    Pero por desgracia no suele ser el caso, con lo cual, digo yo que se intentará compartir ideas y opiniones con algo de ‘valor’ en ellas y el poco tiempo del que disponemos, que resulte fructifero en muchos sentidos, pero fructífero.

    Lo que está claro es que estas herramientas no dan frutos de la noche a la mañana. Son esfuerzos continuados que darán sus frutos en el medio o incluso largo plazo.

    Un saludo amigo

  6. Buenas Begoña.

    El problema radica en poner de antemano las expectativas que quieres conseguir con un contatco.

    Si estoy seguro que el 95% de la gente quiere o pide contatcrar con alguien por la red pensando que beneficio se puede sacar de esa relación, cuando lo que debia de ser , es ¿que puedo aportar yo a esa persona para que quiera enlazarse conmigo.

    Yo creo que en la red somos algo egoistas a la hora de hacer redes. Hay de todo eso es verdad, pero esn ciertas redes sociales, la cosa es muy cantosa.

    Primero analizar que aportamos cada uno y luego querer vincularse.

    Un saludo

  7. Pablo Rodríguez dice:

    Pues sí, claro que sí, tienes mucha razón!! Se confunde claramente cantidad con calidad (tengo 300 followers => soy mejor que el otro que sólo tiene 60, por algo será…).

    Y además, como bien dices, ¿con cuántos se tiene relación más allá de algunos intercambios de palabras? ¿De cuántos conocemos su bagaje profesional?

    Es más, si pensamos en algún reputado bloguero, ¿lo es por su labor en la red (que posiblemente también), o porque tiene un “bagaje 1.0” ,que le permite compartir sus conocimientos y experiencias, en este caso, a través de la red? (pero como podría ser por otros medios).

    Un abrazo, y buen fin de semana
    Pablo Rodríguez

  8. begoña dice:

    Buenas Jose Luis.

    Ya lo puedes decir bien alto lo de que un altísimo porcentaje piensa en el interés.
    Que me perdonen la expresión, pero es “alucinante” la de nuevos-antiguos contactos que uno ve en el face (el FB es la principal herramienta actual para los que no estamos aún muy metidos en el 2.0), desaparecidos por meses o incluso años (algunos dejando un cierto regusto a interés), que ahora ves añadidos como “amigos” o enviándote invitaciones (algunos incluso te borraron en su día una vez cumplieron su cometido…no eras útil entonces?)….
    Da para mucho el tema. Y es en el face donde más aprecio personalmente esta conducta, curiosamente la que parecía más personal y menos profesional….

    disculpas por la intromisión de nuevo:-).

  9. Buenas amigo Pablo.

    Has dado en el clavo. A fin de cuentas, el 2.0 es un reflejo de lo que puedes aportar en el 1.0.

    ¿Hay alguien que en la 2.0 no pueda poner ‘su marca’ de la 1.0? Muy raro me parecería (no digo que no).

    Lo importante para hacer buen networking es saber aportar valor, y no por el mero interés, sino yo diría, por la satisfacción porpia de compartir experiencias, conocimientos, descubrimientos,…

    Buen fin de semana a ti también amigo

  10. Buenas Begoña.

    Nada que disculpar amiga.

    Lo que comentas, por desgracia es ahora habitual con la dificil situación de crisis que tenemos.

    Lo que es necesario es discernir lo importamte de los uperfluo.

    Ahora bien, es lícito que segun esta la cosa de mal, cualquiera se agarre a cualquier contacto, aunque sea antiguo o incluso borrado. Otra cosa es que se espere algo positivo de esa acción. Pero lícito es y sobre todo comprensible.

    Un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *