Autoestima

Tener una buena y sana autoestima es algo que se puede lograr si se ponen los medios adecuados. Ademas como su propio nembre indica, es algo que depende de cada uno y no de los demás.

El punto de partida para mejorar la autoestima es aceptarnos tal como somos, con nuestras cualidades y defectos, intentando aumentar las primeras y disminuir los segundos; nadie es perfecto y por supuesto nosotros no somos una excepción, así que no es de extrañar que encontremos en nuestro interior aspectos que no nos gustan.

Tenemos que tratar de convertirnos en nuestros mejores amigos y aliados, convencernos de que somos importantes y que tenemos que hacer todo lo que esté en nuestras manos para que la vida no resulte lo más feliz posible. Hay que tratar de restar importancia a las cosas que realmente no la tienen y procurar poner nuestra atención en los aspectos de la vida que sean objetivamente significativos. Prestémonos la atención que merecemos y hagamos las cosas que nos gusta hacer. Vayamos hacia donde queremos ir, dejando atrás cualquier miedo y teniendo fe absoluta en nuestras posibilidades.

No hay que dar excesiva trascendencia a las opiniones de los demás, sobre todo a las que tengan sobre nosotros; hemos de aprender a guiar nuestra conducta de acuerdo al criterio propio y no por el de otro, tenemos que convertirnos en los dueños y señores de nuestro destino, no podemos permitirnos el lujo de dejar las llaves de nuestro bienestar en manos ajenas.

Hay que ser objetivos con nuestra forma de comportarnos, actuando con ecuanimidad cuando juzgamos nuestras acciones; no ganamos nada con ser excesivamente estrictos y lo único que podemos conseguir es dañar nuestra autoestima. Tampoco se trata de ser indulgentes, sino tratar las cosas en, su justa medida, modificando aquellos aspectos de la personalidad que no concuerden con los parámetros deseados.

Cuando acertamos en nuestra manera de actuar, tenemos que felicitarnos por ello, así aumentaremos nuestra motivación y fortaleceremos la autoestima; todos nuestros logros son importantes por pequeños que sean.

Fomentemos nuestra capacidad de decidir, no temamos asumir responsabilidades cuando sea necesario, aunque ello suponga que las cosas no salgan como se habían previsto. Para acertar hay que tomar decisiones y tomar decisiones hace que muchas veces se produzcan errores, pero también aciertos. Aprendamos de los errores e intentemos de nuevo las cosas las veces que haga falta hasta que llegue el éxito. El triunfo siempre estará ahí esperándonos y terminará por producirse siempre y cuando seamos lo suficientemente constantes para que se materialice.

Para mejorar la autoestima es importante tener un buen conocimiento de uno mismo, saber dónde flaqueamos para poder apuntalar los puntos débiles y tener una clara conciencia de los aspectos en que debemos mejorar. De igual importancia es también conocer las facetas positivas, para fortalecerlas y potenciarlas al máximo. De este modo funcionaremos siempre al máximo de nuestras posibilidades.

Aún así, habrá cosas que no podremos cambiar y que tendremos que asumir sin que nuestra autoestima tenga por ello que resentirse en modo alguno (por ejemplo, sería una absurda pérdida de tiempo esforzamos en crecer varios centímetros ya que la altura es una característica que no podemos cambiar).

Seamos pues realistas en los objetivos que pretendemos conseguir y centrémonos en modificar lo que está a nuestro alcance, olvidándonos de lo que es inalterable y no podemos modificar.

4 comments

  1. Formación y Talento dice:

    Hola José Luis, creo que es muy importante lo que comentas en el último párrafo. Uno de los mayores problemas que tienen las personas con resepcto a su autoestima es la falta de sensación de control, o todo, lo contraro, la percepción de que se puede controlar todo. Muchas veces caemos en el error de focalizar en el locus de control interno (“los fracasos son culpa mía”, “no sirvo para nada”…) o en el locus de control externo (“el mundo está contra mí, la gente no quiere que consiga trabajo, etc…). Es fundamental lograr un equilibrio en estos términos, y sobre todo en el mundo laboral ser conscientes como tú dices de aquello que podemos cambiar y aquellas cosas que van a permanecer inalterables.
    Lógicamente, el paso a dar es analizar qué cambios queremos y qué estrategias a seguir para lograrlo.

    Saludos cordiales

    http://www.formacionytalento.blogspot.com

  2. Buenas amigo.

    Efectivamente, el situarse en posturas extremas de “todo es por mi culpa” o “todo el mundo esta en mi contra”, es lo peor que se puede hacer.

    Uno debe de ser consciente en todo momento de lo que hace, aunque a veces, com digo yo, suponga hacer un alto en el camino y dedicar un ratito a ver lo que se esta haciendo y cono se esta haciendo y si es lo adecuado.

    Esta pausa y la atencion que ella conlleva de las cosas de nuestro entorno es mas que necesaria hoy en dia y sobre todo debido a la rapidez con que pasan las cosas.

    Esto es lo que se deberia de fomentar en las organizaciones, si quieren que la gente se de cuenta de lo que hace y no convertir a las personas en meros recursos “no pensantes”. Debemos de promover estos habitos en nuestro equipo, sino el dia que la cosa falle el paron puede ser brutal.

    Un saludo

  3. Patricia dice:

    ¡Qué gran verdad!, y es que no hay peor crítico que tu yo interior. Al que no sirve de nada intentar engañar…Asignatura pendiente de muchas personas: sentirse satisfecho y feliz con sus cualidades y con el aprovechamiento de ellas.

    Como tú bien dices, nadie es perfecto, ¿qué es la perfección?, es tan subjetivo…cada uno tenemos en nuestra mente un simbolo, unos valores una forma de pensar que hacen que veamos algo que nos atrae o gusta como perfecto.

    Creo que es muy importante ser fieles a nosotros mismos y no tratar de agradar a todo el mundo, eso sería imposible!, y nos llevaría a caer en la desesperación y a no saber ni lo que queremos o deseamos en la vida, lo que opinamos o lo que estamos dispuestos a hacer o no hacer.

    Un saludo, Patricia

  4. Buenas amiga.

    Si no estas a gusto como tu eres, no pensaras gustar a los demas. Aquel que se encuentra feliz consigo mismo, tiene muchisimo ganado con los de su alrededor.

    El no estar a gusto con uno mismo esta muy asociado a la idea que nosotros tenemos de lo que es la erfecicion y que desde equnos nos han inculcado . Te recomiendo este link
    http://elnuevoparquet.com/redsocial/delcampovillares/2009/03/06/imperfeccion-de-david-c-berruezo/

    Es de mi otro blog, alterego de este y este link te va a encantar.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *