¡¡Cuando gente mala llega a la cima!!

 

Muchos se asombran cuando ejecutivos con carreras brillantes, misteriosamente se transforman en monstruos corruptos y tiranos una vez que llegan a ser CEO (Directores ejecutivos o Altos cargos).

Lo cierto es que estos ejecutivos, generalmente, tienen defectos serios de personalidad que fueron escondidos o ignorados por años. Para los comités de búsqueda, departamentos de RRHH, consultorias de cazatalentos y las juntas directivas, estos defectos son difíciles de detectar con simplemente revisar el curriculo o entrevistar a la persona.
¿Qué hacer para detectar las señales de alarma, y que medidas tomar para reducir la posibilidad de contratar a un CEO disfuncional?

Tarea dificil pero posible.

Se identificaron varias señales de peligro, que incluyen:

-Una obsesión por adquirir prestigio, poder y fortuna;

-Propensión a desarrollar estrategias grandiosas sin pensar mucho en la implementación;

-La tendencia al estilo gerencial orientado a datos, que opaca o ignora una visión más amplia.

Cualquiera puede tener alguna de estas señales, pero el que tenga varias, y las exhiba repetidamente, será potencialmente un mal CEO.
Existen algunas medidas que se pueden tomar para reducir el riesgo al escoger al CEO:

-No sea complaciente si el candidato es interno (ya trabaja en la empresa), no confíe en la regla de “éxitos pasados predicen el éxito futuro”.

-Investigue cuidadosamente los antecedentes enfocándose en la integridad y habilidades interpersonales.

-Utilice entrevistas basadas en la experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *