Cuando uno se hace invisible, ¿qué se puede hacer?

Dicen las estadísticas que cada mes que pasas en el paro, o sea, fuera del mercado laboral activo, pierdes 4 meses de curriculum. O sea, que extrapolando esta regla, aquel que lleve un año en el paro quiere decir que ha perdido 4 años de su experiencia profesional.

No voy a ser yo quien discuta si esto es así exactamente, pero su parte de razón tiene, dado que el mundo laboral activo genera unos contactos sociales determinados que se pierden por completo cuando uno se queda desempleado.

Los humanos somos de frágil memoria y muchos de ‘aquellos’ que nos llamaban amigos cuando teníamos una vida laboral activa, ahora no se acuerdan de nosotros cuando ya no somos ‘útiles’ para el mundo laboral.

Pasa lo mismo que cuando eres joven y vas a estudiar fuer de tu localidad. Cada vez que vuelves a tu ciudad de origen menos son los ‘amigos’ con los que quedas, llegando un momento que puedes llegar a contarlos con los dedos de una mano.

Y es que es cierta la frase de que ‘la distancia hace el olvido’, y llevado al mundo laboral, la rueda del desempleo hace que cada vez te alejes más de la rueda laboral activa.

¿Qué se debe de hacer?

Cuando uno se queda desempleado es bueno contactar con otros desempleados para tener otros puntos de vista que ayuden a ambos a salir del agujero. Pero lo que no se puede hacer es cerrarse a este tipo de contactos.

Muchas veces he dicho que desempleado no es lo mismo que parado’. El desempleado realmente tien un trabajo diario que hacer, que es buscar empleo, y si para ello necesita hacer una jornada de 8 horas, la tendrá que hacer. Lo único que lo diferencia del resto de los trabajadores es que no está en nómina de ninguna empresa, sino que con suerte, como mucho, está en nómina del estado (prestación).

¡¡Malo de aquel que espera que llamen a la puerta para ofrecerle un trabajo sus antiguos amigos del mercado laboral!!

El desempleado necesita de un cambio de costumbres, hábitos, conductas y formas e interactuar. Las normas que tenía hasta la fecha ya no valen. Cada uno deberá analizar su propia situación y su entorno y saber sacar lo mejor de ella con el fin de adpatarse a los nuevos tiempos que le esperan.

Proactividad, iniciativa, imagen abstracta de las situaciones,…, son algunas de las cosas que un desempleado dbe potenciar si lo que quiere es volver al mercado laboral lo antes posible. Y yo añado algna cosa más, como es el hecho de que en muchas ocasiones debe de tener una elevada dosis de imaginación e ingenio.

Las soluciones tradicionales son válidas para problemas tradicionales. Las situaciones no cotidianas muchas veces necesitan de altas dosis de originalidad, entendida como capacidad de adaptación al medio nuevo y a sus cambios.

Lo que debe de hacerse es lo más visible posible. Sino quieres perderte en la rueda del desempleo, tienes que hacer todo lo posible por no pasar a ser invisible.

Blogs, webs, Facebook, Twitter,…, todas las herramientas que quieras utilizar relacionadas con el mundo 2.0 son pocas. Ahora bien, ten en cuenta que no son ni lo único ni la panacea y que de ellas sacará lo que siembres.

Que no te obsesionen las visitas en tu blog, ni que te sigan muchos o pocos en el Twitter. Lo que debes de hacer con yu visibilidad es hacerla lo más solida posible si lo que quieres es recoger un fruto de ella.

Como unico consejo que creo que el desempleado debe de hacer, es proceder a una catarsis interior y depurar sus defectos para intentar sacar su parte positiva y hacerla lo más visible posible. Y me refiero a visible en este caso como sinónimo de atractiva al mercado laboral.

 

8 comments

  1. Sarinha dice:

    Tú te has hecho invisible? Por lo menos desaparecido sí estás… Sigo teniendo el mismo teléfono, me parece que tú no. Intenté ponerme en contacto contigo pero no hay manera. Si quieres ya sabes dónde estoy, ‘hombre invisible’. Un besazo.

  2. Asi es José Luis: Debe ser uno mismo el que se trabaje salir de la situación de desempleo. Para ello, debe utilizar todas las herramientas pero no creer, como apuntas, que por el mero hecho de utilizarlas conseguirás el objetivo. Sólo con ilusión, autocrítica, inaginación y mucho trabajo se suele salir de esa situación.
    Un abrazo

  3. Es que es muy cierto amigo Fernando.

    La gente cree que apuntarse a las redes sociales y seguri a gente en Twitter o facebook acabará con los problemas del mundo laboral, ya nada mas lejos de la realidad. Al igual que las relaciones humanas, las relaciones virtuales hay que cultivarlas. Obtendrás de llas lo que tu hayas cosechado.

    Y me has dado la idea para un nuevo post sobre la doble personalidad virtual.

    Un abrazo

  4. begoña dice:

    Buenas tardes, Jose Luis.

    Veo que a pesar de la vorágine real sigues batallando, y eso es lo que hay que hacer, seguir luchando con lo que sabemos luchar, en tu caso la fuerza del blog y la palabra, y ante todo, por compatir.

    Yo creo que hay que hacerse visible, pero ante todo, mantenerse en el tiempo, porque no sirve de nada hacer una red de contactos amplia y grande, y luego borrarse; y lo que hace mella, es que te eliminen como contacto sin motivo justificable; deja un mal efecto permanente que, a no ser que realmente conozcas a esa persona y le tengas aprecio, te deja huella en el tiempo, pero no positiva. Al menos a mí, que reconozco públicamente no soy muy ducha en estos temas y lo mío me ha costado mostrar mi “intimidad profesional”, que personalmente es de lo más valioso que tengo aunque sea modesta; personalmente, me resulta de poca credibilidad hacer un contacto y, luego, deshacerse de él.
    Vuelvo un poco a todo lo expuesto en otros artículos, y que en esencia resumirían una conducta: la cultura del “usar y tirar”, y tratar a las personas en la red como si fuésemos “otras personas”. Insisto: la web 2.0 no deja de ser el reflejo de la personalidad real del individuo que hay detrás.Y la imagen personal, además, debido a que existen malinterpretaciones entre lo que se expresa en lenguaje y comunicación no verbal y lo que se interpreta, queda dañada.

    Depende de uno mismo que los contactos que teníamos cuando estábamos en activo, se mantengan o no. Y no es necesario falsear la realidad si no ha sido positiva, simplemente se trata de comportarse como una persona , respetar, y sobre todo , una palabra que quizá a algunos hombres no les guste porque la consideren femenina, pero que es real y efectiva: estimar, apreciar a aquel que da y es generoso.
    Siempre habrá quien no sea agradecido, y , no sólo no agradezca lo dado sin pedir, sino que además desprecie, pero seguro qeu también encontraremos gente de ley que nos aprecia tal como somos al margen de que le aporte en el sentido estricto del interés, más o menos. Y es ahí donde no el emisor, sino el receptor, demostrará si es una persona egoísta o interesada, o un amigo/a que mantener en el tiempo.
    Lamentablemente, siempre pagarán justos por pecadores y será la experiencia quien nos lo demuestre, pero los que estemos ahí, estaremos por mucho tiempo; los que sólo buscan interés, desaparecen por sí solos en poco tiempo.

    Quien siembra, recoge. Quizá no recoja en presente, ni en futuro inmediato, pero me consta por experiencia que recoge en futuro lejano. Y la gratificación obtenida por un contacto que hace diez o quince años tenías en la agenda o habías enviado una invitación y no te respondía, hoy te responde, no tiene precio.

    Un abrazo.

  5. Buenas tardes amiga.

    Tienes mucha razón en el tema de ‘perdurar’ como la base de todo exíto no sólo profesional sino también personal.

    La moda de las herramientas 2.0 puede ser eso, una moda, si la utilizamos asi, o bien puede ser un avance en las relaciones personales si asi nos lo proponemos. Lo que está claro que depende de nosotros el uso que le demos y por ende, el ser más o menos visibles, como hablaba en este artículo.

    Yo siempre he comparado los contactos con las plantas. Empiezas con muchas ganas sembrando la semilla, la riegas a menudo y te preocupas, pero a medida que pasa el tiempo, la planta crece y necesita de menos dedicación, pero siempre necesita que se riegue en algún momento. Mucho esperan que una vez florecida dure eternamente, cuando realmente la ven pasado un tiempo y la planta ha marchitado. Se preguntan porqué, cuando la respuesta es la más fácil del mundo: todo exige en esta vida de unos tiempos de dedicación, más o menos largos, pero son necesarios. El tiempo (distancia) hace olvidar muchas cosas, pero lo que se ha sembrado desde el principio de un modo adecuado perdura y nunca muere (eso si, no exime de que de vez en cuando haya que echarle un ojo por si necesita agua 😉 ).

    Un abrazo

  6. begoña dice:

    Hola de nuevo!

    Buena comparación. Y me viene al pelo, pues estoy en labores de poda de un jardín totalmente abandonado desde hace años, y no te imaginas cómo se complica la limpieza de la maleza y los arbustos salvajes cuando dejas que campe a sus anchas!.

    A los aficionados a la montaña, es como alcanzar el objetivo, la cima; no es tanto estar allí arriba sino cómo has logrado estar allí arriba y , sobre todo, la grata compañia con la que has luchado y vencido los malos momentos, más que los buenos, para estar allí arriba, y divisar el paisaje. Y después de la cima, llega lo más importante: la bajada y los nuevos retos a conquistar en las próximas excursiones. No hay que hacer sprints, el más feliz es el más constante, no el más rápido.

    Bueno, dejo la palabrería , que últimamente me siento algo invasora de tu espacio:-).

  7. Jejeje, no invades nada amiga yo encantado.

    Lo de llegar a la cumbre tiene su moraleja: ¿Cuánto se tarda en llegar y cuánto tiempo estás en ella?

    Lo importante siempre son las etapas en movimiento, es decir el camino de subida y de bajada. Lo períodos de descanso, en este caso comtemplar el paisaje desde la cumbre son más momento personales que sociales pero efímeros.

    Yo creo que lo importante siempre es el ‘como’ y el ‘con quien’ más que el ‘que’ y el ‘cuanto’.

    Y esto último me ha dado una idea para otra entrada, jejeje!!

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *