Democracia en España: ‘Dedocracia’ + ‘Memocracia’

946489_10200507023890413_508784836_n

Lo siento por incidir en este tema, pero es que la cosa invita a ello. Con más de 6,2 millones de parados, ver que 144.600 ciudadanos en 2012, un 5,4% más que en el año anterior, son millonarios en España, y que noticias como las de la foto salen a diario y nadie que represente al pueblo pone freno a esto, considero que es motivo más que suficiente para la indignación social.

La Historia dice que todo alzamiento social se ha producido por la intervención de la clase media que ha mostrado su apoyo a las clases bajas. ¿Por qué la indignación social actual no ha derivado ya en alzamiento social?

Pues por un claro motivo: se ha anulado a la clase media en este país. 

Todas las medidas tomadas y ajustes realizados van encaminados a que la gente de la clase media se desplace hacia la clase baja mayormente y a que una mínima parte pueda desplazarse hacia las clases acomodadas.

Pero desapareciendo la clase media, desaparece el detonante de cualquier alzamiento social. Se le ha metido miedo a la clase media que, con el tiempo y esfuerzo que le ha conseguido llegar a donde está, ve como con un simple decreto o ajuste se le cercena de raiz la posibilidad de prosperar en un futuro y se le condena en el mejor de los casos a estar como está y en el peor a pasar a las clases bajas de la sociedad.

¿Pero alguien se cree que favorece a un país, a sus ciudadanos y a la economía en general el que se abarate MÁS el despido o que se remunere a alguien por debajo del salario mínimo interprofesional? Solo beneficia a las clases más poderosas de la sociedad que abaratan sus posibles costes a la vez que sirve para meter más miedo a la clase media que la sitúa al borde de la clase baja.

Sale un anuncio en radio en el que se presume de que ‘entre todos hemos conseguido reestructurar el sistema financiero español para que ahora abra e grifo del crédito para que crezca nuestra economía‘ (anuncio del Ministerio de Economía y Competitividad sobre el FROB). Encima de meretriz pongo la cama. ¿Qué insinúan con este anuncio? ¿Qué entre todos hemos ayudado a tapar el agujero que gente como el sr. Blesa ha dejado en Caja Madrid para que ahora el gobierno presione al poder judicial para que lo suelte a la calle?

No conozco a este país; bueno, si que lo conozco, pero la verdad es que España cada día tiene más capacidad de sorprenderme, porque mira que 13 notarios y registradores equivocarse en el NIF de una persona, demuestra que 13 personas han aprobado unas de las oposiciones más difíciles como son ‘notarias o registradores’ cuando no estaban preparadas de verdad y que están ocupando puestos de trabajo de gente mejor preparada que ellos.

Cada día que pasa me doy más cuenta que lo que pesa en este país son los 40 años de dictadura que hemos tenido. La gente tiene más miedo a la vuelta a esa época a que los políticos de hoy condenen a la miseria al 90% de la población española. Se apoyan en aquello de que la democracia es el sistema político menos malo de todos. Y puede que tengan razón, pero lo que tenemos en España no es democracia, yo más bien diría que es una unión de ‘dedocracia’ y ‘memocracia’.

Lo que más me duele es que los políticos acuden enseguida a la Constitución para defender lo que hacen, diciendo que fueron elegidos por el pueblo, pero lo que no dicen es que para ser elegidos mintieron, engañaron y ahora hace justo lo contrario de lo que prometieron. ¿Y eso no tiene ningún tipo de pena?

Y nuestra ‘Democracia’ no es solo a nivel país, sino también a nivel empresarial. Tenemos directivos de grandes empresas condenados por malas prácticas, malversación, con condenas firmes, que siguen en sus puestos mediante indultos, mediante prescripciones de sus delitos,…., ¿qué se puede esperar de organizaciones en las que condenados llevar su dirección? Más que empresas parece que tenemos al ‘crimen organizado’ controlando gran parte del tejido empresarial del país, lo que hace que no nos extrañen estas artimañas y tretas para acabar con los derechos de la clase media trabajadora.

Cuando los líderes de nuestras organizaciones, o extrapolando, del país, son condenados, imputados, delincuentes confesos,…., y siguen en sus puestos como si nada me surgen dos preguntas: ¿qué hace la justicia si es que existe? ¿quién cree que mandando los que nos llevaron a la crisis saldremos bien parados de esta?

Autor: Jose Luís Del Campo Villares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *