Formación y productividad en las grandes empresas

Vamos a ver lo que realmente les importa a las grandes empresas la productividad de este país.

Y me refiero al caso concreto de una gran empresa en la que desde tiempos inmemoriables han estado ‘chupando’ de la Fundación Tripartita y fondos europeos para hacer lo que les diera la gana con los créditos formacionales y como han evolucionado ahora que ya los formación les importa 3 pimientos.

Y hablo en primera persona porque si hace 4 años yo les impartí formación ahora la buscan ya de otro tipo.

Toco este tema para que se perciba que esto no es un caso partitcular sino que es algo generalizado y el cual explica porque sumidero se ha ido el dinero de las subvenciones para la formación en este país y lo que ha motivado que la productividad de nuestras empresas sea vergonzosa comparada con otras empresas europeas.

Hace años, financiaban por la Fundación Tripartita (créditos formacionales) todo lo que se les pasaba por la cabeza. ¿Qué había créditos formacionales? Pues venga, sesiones de coaching para los propietarios. ¿Qué quedaba más? Pues nada, a los altos cargos cursos para estar entretenidos,…., eso si, subvencionados y diciendo que era formación para los empleaduchos.

Conclusión: dinero tirado por el retrete.

En vez de preocuparse por dar una buena formación a los empleados, se tiró el dinero en entretener a la cúpula directiva. Y lo afirmo, porque yo di formación de este estilo en esa empresa poniendo que daba más horas de las que realmente daba, cosa que todo el mundo lo sabe, pero que, casualmente, nunca la inspección va a esos cursos, porque como son empresas grandes, se hace la vista gorda.

Y os preguntaréis porque toco el tema ahora. Pues muy fácil. Han reducido la facturación a la mitad por lo menos, por la crisis, y han despedido a mucha gente de la plantilla, pero como quieren seguir manteniendo su margen se han inventado otro sistema de beneficiarse del corrupto e inutil mundo de la formación, en especial, de la formación para desempleados.

Ahora lo que ‘mola’ es ofrecer cursos de 6 meses para desempleados (los famosos FIPs) en los que por norma general 3/4 partes es formación teórica y 1/4 parte práctica, y que, casualmente, según testimonios de todos los ‘alumnos’ de este curso la formación teórica duró 15 minutos el primer día y ahora llevan 3 meses trabajando 8 horas diarias en la cadena de producción, y eso desde el primer dia tras la sesión extensa de la parte teórica.

Curiosamente si que es productividad, porque se han agenciado obreros a los que no se les paga, y lo que se les paga como gastsos es vía subvención. ¡¡Así si que mejoro la productividad!! Mejor dicho, mantengo mi nivel de beneficios a base de explotar a los desempleados, que se meten al curso bajo amenaza de perder la prestación que están cobrando.

¿Quién es el corrupto? ¿El Estado que permite que gente que debería recibir formación esté realizando jornadas de 8 horas sin recibir ningún tipo de formación ni remuneración o la empresa que con la disculpa de esa formación ficticia ha conseguido mano de obra gratuita? 

El Estado se libra 6 meses de gente anotada en las cifras el paro y la empresa consigue sacar su trabajo adelante sin pagar un puñetero duro al ser todo subvencionado.

La pregunta sería: si el Estado y la empresa no consiguieran un beneficio mutuo ¿realmente se daría esa formación?

La respuesta está en la primera parte del post. Cuando no era necesaria la formación porque todo era ‘jauja’ y venga beneficios ingentes, el dinero de la formación se ‘fundió’ en tonterías y entretenimientos para los ‘jetifaltes’ de las empresas en vez de haber sido empleado en mejorar realmente la productividad de las mismas. El Estado consciente de esto miró para el otro lado.

Ahora, que llegó ‘Paco con las rebajas’, aún siguen aprovechándose ambos de la formación, empresa y Estado,  con lo que se demuestra que antes y ahora, muchas empresas en este país trataron y tratan a los empleados como mercancía o carnaza y vieron la formación como un agujero por donde colar un derroche. Si la formación su hubiese empleado como debiera haber sido, probablemente muchas empresas no estarían ahora en crisis.

2 comments

  1. yoyoooyoy dice:

    Ahora entiendo eso de que los parados están trabajando por España…

    Tanto se habla de productividad y nadie explica lo que es, y que la española es baja no porque se trabaje poco o mal sino por mantener una masa improductiva (la administración pública se supone que está para prestar servicios y no para producir) imposible de mantener. Como comentas, menos subvenciones y menos impuestos nos llevarán a menos corrupción y más trabajo.

    Saludos

  2. Pues si te comento que de la subvencion que reciben por ese curso van a pagar en ‘b’ a los alumnos y como no han pagado este mes 5 alumnos han dejaddo de ‘asistir’ al curso, o sea, a trabajar a destajo.

    Ahi se ve el nivel de las empresas españolas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *