Killer Questions (1ª parte)

Muchos os estareis preguntando que significan las “killer questions“. No obstante, si lo traducimos al castellano, seguro que no nos surgen dudas: “preguntas trampa“.

Son aquellas preguntas que a la hora de realizar una entrevista de trabajo, dependiendo de su respuesta decantan la balanza hacia un lado o hacia el otro, seras el elgido o no.

Son las preguntas que se realizan para observar conductas, descubrir vicios ocultos en tu forma de trabajar, observar como argumentas y en definitiva para poder comprobar como tienes de desarrolladas tus competencias, necesarias para el puesto para el que estas realizando la entrevista de trabajo.

Os las voy a dividir en dos bloques, para que no sea tan densa su lectura.

Aunque ninguna pregunta suele ser facil en una entrevista de trabajo, son aquellas preguntas abiertas que te dejan en situacion de argumentar algo, las que te ponen realmente en peligro.

1. ¿Por qué te has ido o quieres irte de tu empleo anterior o del actual?

Es una de las primeras preguntas con truco que te realizan. Yo creo que de ella depende un % elevado del exito de la entrevista. Si no llevas preparada una respuesta, el nerviosismo te invadira, pareciendo que tu has hecho o estas haciendo algo malo en tu empleo anterior o actual. Que no suele a disculpa. Generalmente con dos o tres frases, se deberia de dar una respuesta. No es bueno extenderse mucho en la misma, ten en cuenta que mientras mas te extiendas, mas riesgo corres de que te realicen mas preguntas.

2. ¿Por qué le interesa nuestra empresa? Muchas ofertas de empleo que se producen, y por lo tanto de las entrevistas, por medio de la autocandidatura del candidato. Es decir de un interes determinado del candidato por esta empresa y el envio por su parte del curriculum deseando ser incluido en procesos de seleccion para futuras incorporaciones. Son ofertas que no salen en medios publicos. De este modo, nadie manda a una empresa el curriculum sin tener claro su interes por entrar en su plantilla.

Contesta a la pregunta sinceramente ya que algo tienes ganado, si estas haciendo la entrevista es porque ellos consideran que puedes encajar en el perfil que estan buscando ya que poseen tu curriculum desde hace un tiempo.

En las otras entrevistas, es raro que te hagan esta pregunta al ser debida a ofertas de empleo aparecidas en medios de comunicacion. No obstante es bueno que te informes de quien es la empresa que te quiere entrevistar.

3. ¿Qué es lo que hace usted bien o cuales han sido sus meritos hasta la fecha? La respuesta a esta pregunta es definitoria, y puede llevarlo tanto al éxito como al fracaso en su búsqueda laboral. Lo que se busca con esta pregunta en realidad es el saber que puedes aportar tu a la empresa, cual es tu valor anadida por el cual ellos se deberian decantar por tu candidatura y por lo tanto por tu contratacion.

Tambien sirve para saber si algo de tu perfil que no les gusta y pudiese traer problemas futuros. Evita este último tema y dedícate a citar ejemplos específicos de los logros alcanzados a lo largo de tu trayectoria profesional, diferenciando cuales son realmente merito tuyo y cuales son meritos del grupo de trabajo al que pertenecias.

Para preparar esta respuesta, detalla uno puntos que llegados a esta pregunta quieras decir. La experiencia dice que alrededor de un 6O% de los candidatos no pasan la criba por no “saber venderse“. Salvo para perfiles en que no se necesite experiencia previa, el entrevistador estara muy interesado en tus antecedentes laborales.

4. Indicar tus puntos fuertes y sus debilidades. Esta es una de las preguntas estereotipadas más antiguas de las entrevistas laborales. Para el que va bien preparado es una muy buena señal, porque indica que el entrevistador no es precisamente un experto. Esto te da la oportunidad de coger las riendas de la entrevista.

Logicamente deberas concentrarte en tus puntos fuertes y evitar hablar de los débiles.

Lo importante es no decir nunca nada malo de tu persona ni de tus experiencias anteriores. La modestia te puede jugar una mala pasada al reconocer tus puntos fuertes y reconocer tambien los debiles. Este tipo de actitud no tiene cabida en una entrevista competitiva por un trabajo. En una entrevista de trabajo no se debe pecar de prepotente, pero “nunca se debe de decir algo que insinue ni si quiera algo negativo de ti”, ya tienes dura competencia, como para que aun encima tu les ayudes. Frases aparentemente inofensivas como “no tengo paciencia para la ineficacia” pueden ser peligrosas y perjudiciales en tu candidatura. Puede ser tomada como una señal de que tienes mal genio, eres severo con los subordinados o no puedes manejar situaciones difícil es sin perder la calma o sea, que las situaciones estresantes te pueden desbordar.

5. ¿Qué es lo que no hace bien? Esta es una variante de la pregunta anterior y puedes guiarte por los mimos consejos. Aléjate los puntos negativos, o de cualquier declaración que pueda interpretarse como negativa, o de la que se deriven connotaciones que te puedan perjudicar.

(Fin 1ª parte)

2 comments

  1. mONTSEFABRA dice:

    Me he encontrado con más de una entrevista, en la que, por el desconocimiento de la solvencia de la empresa entrevistadora, he sentido más la necesidad de entrevistar que de quedar bien delante del entrevistado, ¿hasta que punto es correcto preguntar al entrevistador, no solo por las condiciones del puesto, sino también por la política de la empresa, e incluso por su trayectoria o historia?

    • Buenos días Montse.

      Te comento que a un entrevistador ‘normal’ y cuando digo normal me refiero a alguien que realmente se dedique a eso y no sea un ‘mandado’ a realizar ese cometido para el cual no tiene mucha idea de lo que lleva entre manos, nunca le debería de importar porque un candidato preguntase cosas sobre la organización.

      Lo que suele pasar es que muchas veces quien realiza las entrevistas no tiene ni dea de RRHH, ya que escogen a alguien en la empresa que a lo mejor será tu superior en la cadena de mando, pero cuya actividad no tienen nada que ver con los RRHH, con lo cual a más preguntas, más pegas pondrá al candidato porque puede que muchas no las sepa responder.

      Lo particularmente he realizado proceoss de selección y nunca he minusvalorado a un candidato porque quiera preguntar, y a los reclutadores ‘profesionales’ que yo conozco creo que a ninguno tampoco.

      Un saludo y espero no haberte liado 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *