Lo que no hacen las pymes y la cultura emprendedora

 Como ya he comentado en algún post anterior, las pymes en épocas de cirsis, como las que estamos viviendo, lo primero que reducen es la plantilla y sobre todo los gastos de fomación de sus empleados. 

 Y también he dicho muchas veces esto es un grave error. La solución no está en reducir la plantilla en la mayor parte de los casos, sino en proceder a redefinir la estrategia de la empresa y esta no tiene porque llevar asociada reducciones en la plantilla, pero si normalmente redefinición de los puestos o cometidos de los empleados que posee. Y para esto es fundamental la formación.

 Me gustaría hacer en este post una reflexión sobre el artículo aparecido ayer en La Voz de Galicia de fecha 12 de octubre, en su suplemento Mercados, realizado por la consultora de formación AzetaNet con el título

APRENDER A EMPRENDER: Las pymes deberían de cuidar la formación.

 A mi modo de ver, lo único correcto del artículo es la segunda parte del título, que las pymes deberían de cuidar la formación de sus empleados. Con el resto del artículo no estoy deacuerdo y voy a explicar porque.

 En su inicio el artículo habla de la necesidad de “elaboración de un programa intensivo en educación emprendedora como algo imprescindible para paliar, en la medida de los posibles, la pérdida de puestos de trabajo y facilitar la reinserción laboral”.

  A mi modo de ver, se están mezclando muy seriamente los conceptos e introduciendo ideas erróneas en la cabeza de los lectores del artículo. Lo que se extrae de la idea anterior es que con una formación adecuada, fomentando la cultura emprendedora, se conseguiría reubicar o reconducir a parados hacia trabajos por cuenta propia (es decir, autónomos), o sea emprendedores, lo que aliviaría las cifras de paro actuales.

 Y esto es una completa mentira. La cultura emprendedora, o mejor dicho el emprendedor “nunca” y digo NUNCA en mayúsculas puede ser sustitutiva de la contratación por cuenta ajena. A un trabajador por cuenta ajena, lo único que le puede motivar a cambiar es otro trabajo por cuenta ajena.  El concepto de emprendedor lleva aparejado un perfil psicológico (ganas de independencia, liderazgo, motivación,….) que nunca tendrá un empleado por cuenta ajena que se queda en el paro. Hacer a un empleado por cuenta ajena sin empleo, mediante la formación, querer adquirir ese espíritu emprendedor es IMPOSIBLE. El perfil psicológico de una persona nace con el, no se le puede formar a ello. Hacer a la fuerza reconducir a un empleado por cuenta ajena hacia la cultura emprendedora es un GRAVE ERROR y cuyas consecuencias se están viendo ahora mismo (profesionales de la construcción que vieron con el auge del “ladrillo” la oportunidad de hacerse empresarios y ganar dinero y que ahora están quebrando y echando a empleados a la calle). No se puede formar en algo que es innato en la persona y en su personalidad.

 Reconducir a un desempleado hacia el trabajo autónomo “es hacer trampas jugando al solitario”.

 Lógicamente a los poderes públicos les interesa que se fomente la cultura emprendedora, porque sirve por un lado para reducir las cifras de paro y por otro para recaudar más en concepto de segurirdad social en el régimen de trabajadores por cuenta propia (RETA). Y esta consultora, lógicamente está de acuerdo porque “a río revuelto, ganancia de pescadores”. Es decir, si creo una necesidad artificial en unos desempleados, quien los forme puede vivir de ello. Yo creo que una consultora que presume de ser profesional no debería de meterse a “engatusar” así a los pobres desempleados que ya tienen bastante desgracia con lo que tienen.

 Más adelante el artículo se limita a explicar cifras que facilita la Fundación Tripartita: “En 2007 sólo 74.881 micropymes (empresas de 1 a 9 empleados) se beneficiaron de las bonificaciones a las cuotas de la Seguridad Social, que es el sistema por el que el Estado subvenciona la mayor parte de la formación contínua. Se trata de sólo un 5% de las micropymes que existen en España (1.432.000)”.

 Las cifras son las que son y no soy yo el que vaya a decir que están mal. De hecho es más, creo que se ajustan bastante a la realidad. Lo que sería conveniente que esta consultora analizase es el ratio de efectividad de la formación, es decir, el éxito o puesta en práctica de esta formación.

 En los ultimos años han aflorado las empresas encargadas de gestionar y solicitar a las empresas cursos de formación. Raro es la empresa que no recibe al año la visita de dos o tres consusltoras queriendo “gestionarle sus créditos formacionales”. ¿Qué ha generado esto? Que la existencia de estos intermediarios, derive en que del presupuesto de formación para los cursos, parte se la queden ellas y una parte bastante reducida se le da a los docentes. Se aprovechan de que existe mucha oferta de docentes y ofrecen mínimas remuneraciones a los que contratan para dar los cursos. ¿Qué ocurre entonces? Que o bien no cojen a los mejores docentes, o bien los que cojen siendo buenos no preparan la docencia en buenas condiciones porque su esfuerzo no se ve compensado económicamente. Y esto que digo lo sabe bien esta consultora que hace el artículo. 

 ¿Qué ha ocurrido con toda esta situación? Que las empresas han visto que este tipo de formación es de media tirando a baja calidad, por lo que no se molestan en que sus empleados pierdan el tiempo en una formación aque no vale la pena, porque nunca van a poner en práctica.

 La Fundación Tripartita cree que es que las micropymes no quieren formación, y el problema no radica ahí. Sencillamente debería de analizar a las empresas dedicadas a gestionar su formación y se daría cuenta donde está el problema. Las subcontratas derivan en dar una MALA IMAGEN  de la FORMACIÓN (y esta consultora que hace el artículo es un claro exponente de lo que estoy diciendo).

 ¡Qué más quisieran las pymes que recibir formación gratuita de calidad!

6 comments

  1. José Carlos Amo Pérez dice:

    A lo que afirma José Luis sobre la gestión de las bonificaciones de la FTFE (que comparto en términos generales) me gustaría añadir otro comentario.

    Existen dos modelos de consultoras que hacen estas gestiones: las que dicen no cobrar el servicio siempre y cuando contrates también con ellas la impartición de la formación y las que cobran ¡UN PORCENTAJE DE LA BONIFICACIÓN QUE RECIBE LA EMPRESA!!!!

    Señalo en mayúsculas esto último pues no logro entender cómo es posible que los responsables de formación aceptan este tipo de precio. Gran cantidad de estas empresas gestoras llegan a cobrar el 20% de la bonificación (La FTFE permite un máximo del 25%).

    La bonificación que se recibe por un curso es función del tipo de curso (presencial nivel básico, presencial nvel superior, distancia, teleformación o un mix de lo anterior) es función de la duración del curso y es función del número de participantes que completan la formación.

    Si un curso es presencial de nivel superior, dura 10 horas y a él asisten 10 personas, la bonificación será de 1300€ y si el proveedor de la gestión cobra el 20%, su factura será de 260€.

    Ahora bien si el curso durara 30 horas en lugar de 10 (manteniendo el resto de cosas igual) la bonificación sería ahora de 3900€, pero al aplicarle el 20% de nuestro proveedor de servicios vemos que su factura SE ELEVA A 780 POR HACER EXACTAMENTE EL MISMO TRABAJO, SALVO RELLENAR LA CASILLA DE LA DURACIÓN DEL CURSO CON UN 10 O CON UN 30 !!!!!!!!!!!!!

    Señores/señoras Directores/as de RRHH y señores/as responsables de formación ¡POR DIOS!!!!!!

  2. Gracias por secundar la moción.

    Han aflorado como setas las empresas que sangran este tipo de formación y lo que consiguen es que los profesionales quedemos al final en “entredicho” cosa que por ejemplo yo este año se lo dije a una gran consultor, pero como las verdades escuecen nunca más me volvió a llamar para realizar una colaboración. posee quien se lo hace más barato.

    La Fundación Tripartita no sabe bien cn quien está tratando y lo raro es que hablando de estas cifras, algo debería de preguntarse.

    Saludos amigo

  3. alfredus dice:

    Hola,
    pero de quien es culpa, de las consultoras o de las pymes que dejan que alguien por no hacer nada se lleve parte del dinero de formación?

    ¿Que pasará cuando desaparezcan los fondos europeos?.

    Un saludo.

  4. Muy bueno este post mixto mezclando varios temas actuales… Sobre todo me gustó la divergencia en cuanto a no apoyar el emprendimiento como sustituto del pleno empleo… El estado, nacional y local debe promover el empleo en lugar de las acciones emprendedoras y mientras sigan haciendo lo contrario los perdedores serán como siempre los trabajadores, que además de tiempo perderán dinero.
    SM

  5. Buenas Alfredus.

    La respuesta la anticipé en un post del 29 de septiembre que titulé lo “Lo que se avecina en los RRHH”: Si no teníamos trabajo ahora, menos en un futuro. Formadores como yo ya podemos reconducirnos de nuevo hacia la empresa privada. La formación como actualmente se conoce desaparecerá.

  6. Buenas SM.

    Es que en el fondo coincido contigo de pleno en el tema del emprededor.

    Nunca puede ser alternativa al trabajo por cuenta ajena el ser emprendedor. Esta es una potencial solución ate estar desempleado, pero en el momento en el que esta persona posea una ofertade la empresa privada se olvida rápidamente de su “emprendedura” (sobre todo por lo de dura, jejeje!!!).

    Saludos
    El emprendedor nace, y muy difícilmente se hace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *