Los costes añadidos al ser autónomo

man-597178_640

Ya no voy a entrar con los dichosos impedimentos o piedras en el camino que supone la burocracia en este país para establecerse como autónomo (licencias, notarios, registros,…). Tampoco voy a encauzar hoy el tema de los enormes costes que mensualmente supone la aventura de la emprendeduría a costa del parásito Estado.

Hoy voy a enfocarme hacia aquellos costes que son necesarios tener en cuenta cuando montamos nuestro negocio y que se deben de valorar a la hora de realizar nuestro ‘Proyecto de Viabilidad’ y que en muchas ocasiones se pasan por alto y que, a la postres, suelen ser muchos y pequeños gastos que son los que hace que las cuentas no salgan a fin de mes.

Con independencia de tu actividad, a no ser que sea de servicios financieros o de asesoría, hayas estudiado contabilidad o estés al día de los impuestos (que cambian constantemente), está claro que hay que contar con los servicios de una Asesoría. Que si llevar facturación, elaborar nóminas, presentar impuestos,…. Yo, en particular, es un servicio en el que no escatimaría el dinero. No es cuestión de dilapidarlo, pero siempre es mejor estar bien asesorado y más cuando es nuestro dinero y vamos a tener responsabilidades de esto frente a hacienda o la Seguridad Social.  Un coste mensual fijo es ideal para que te planifiques.

Consejo: no aventurarse en lo que uno no sabe que al final sale más caro. Reducir costes en un servicio no es hacerlo uno mismo, ya que el tiempo que te dedicas a hacerlo lo pierdes de dedicar a tu verdadera actividad.

Otra de las joyas que es difícil de cuantificar para el emprendedor son los denominados como ‘suministros’. Luz, agua, incluso teléfono si es que no tienes una tarifa plana. Gastos de obligado cumplimiento a final de mes pero que pueden variar considerablemente y más con la política monopolista de los proveedores de la luz en este ‘santo país’. Mirar muy mucho el precio de cada proveedor, comparar las ‘letras pequeñas’ y ser eficiente en el uso de los suministros es lo único que nos puede salvar en que no se nos disparen los gastos a finales de mes.

Consejo: ya que son de obligado procura solicitar los servicios de una firma que te inspire confianza y, a poder ser, cosa que es difícil, que no sea de las que salen en prensa que tiene continuamente reclamaciones de sus clientes.

Si somos de los que tenemos uno oficina abierta al público, los gastos se incrementarán más a final de mes. Hay que cuidar la imagen que tienen los posibles clientes de nuestro establecimiento ya que como la tengamos mala, mejor pensar en cerrar y no tirar dinero. Servicios de limpieza de nuestra oficina, vigilancia y cualquier otro tipo que nos ayuden a mantener y mejorar nuestra imagen. En ese caso es mejor negociar con un proveedor que te pueda ofrecer todos los servicios que necesites como por ejemplo de la firma Góngora – Servicios de Limpieza de mantenimiento, ya que te permiten dos cosas positivas: el conseguir que sea un solo el proveedor el que tengas y ajustar mejor los precios a lo que necesitas, y el evitar el papeleo de tener cada servicio con un proveedor y estar atento a sus facturas.

Consejo: en estos casos la simplicidad y sencillez es fundamental para conseguir ahorrar costes a finales de mes.

¿Y qué pasa con las RRSS? Si eres un emprendedor que cree que sus clientes y su negocio debe estar en las Redes Sociales, ¿por qué ese vicio de hacerlo uno mismo? Los emprendedores y muchas pymes menosprecian este punto porque ‘como todo el mundo tiene un Facebook, esto lo lleva cualquiera’, y no se dan cuenta que es un servicio externo profesional igual que puede ser la asesoría que indicamos al inicio. Muchos se dan cuenta de que algo no hacen bien cuando ven que su negocio en el mundo 2.0 no funciona mientras que el de la competencia sí, pero cuando quieren solucionar el problema y deciden externalizarlo, en algunos casos ya es demasiado tarde.

Consejo: si decides estar en las Redes Sociales, que sea con todas sus consecuencias. Sino, mejor no pierdas tiempo al día que puedes dedicar mejor a tu negocio en andar por ahí ‘navegando’, porque equivale a perder dinero.

Otros gastos que deberías de contemplar en tu labor emprendedora son por ejemplo gastos de desplazamientos, dichosos parkings, comidas, …., muchos de los cuáles no los diferenciamos bien ya que suelen ser pagados de nuestro bolsillo y se confunden con la labor de la empresa y con la personal, pero no dejan de ser un gasto a contemplarlo a finales de mes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *