Los ‘Videos Sociales’ como medio publicitario del futuro

Nuevos tiempos implican nuevas formas de marketing, por eso no nos extraña que también surjan nuevos métodos de publicidad alternativos a la tradicional.

Siempre ha sido uno de los recursos más empleado por las marcas en anuncio publicitario que se pone en televisión, el llamado ‘spot’. Pero con la tendencia a que en los hogares se asiente al televisión digital y a la carta, cada usuario programará lo que quiere ver y dudamos mucho de que programe verse la publicidad o mejor dicho los famosos anuncios.

Por eso hemos observado en los últimos años la aparición, y aún consideramos que no se ha alcanzado el apogeo, de los llamados ‘Videos Sociales‘.

¿Qué son los Videos Sociales‘?

Esta nueva herramienta de marketing principalmente online y que busca la viralidad como la clave del éxito, consiste en la utilización de un personaje famoso para la realización de un vídeo que promocione su marca o un producto, con un formato en tiempo mayor al anuncio tradicional de toda la vida de televisión con la clara intención de ‘humanizar’ al personaje famoso y que anime al potencial cliente a identificarse con el y lanzarse al consumo del producto o marca que el famoso promociona.

En esencia podía decirse que es como un spot de TV de toda la vida, pero posee una sutiles diferencias. Veamos este vídeo y miremos más detenidamente:

 

 

El efecto reclamo que tiene en este caso Jennifer Aniston es indudable y proclive a que se de una viralidad en las redes sociales con independencia de lo que promocione, la marca que represente, es más, con independencia del idioma en el que esté. Lo importante en este caso es que es Jennifer Aniston. De hecho como podemos ver en el video, el spot de Heineken carece de palabras, para que el efecto viral circule por las redes sin limitaciones de idiomas. Busca el uso del famoso como vehículo o ‘motivo’ de la viralidad y no el producto.

En la publicidad tradicional, este spot estaría limitado a los espectadores de la cadena televisiva que la emite, a un determinado tiempo (el de los anuncios) y sobre todo esperando que llegado ese momento el espectador no opte por cambiar de canal.

Con los vídeos sociales, el espectador ve el anuncio cuando quiere de forma voluntaria y sabe de antemano que lo que va a ver es publicidad, pero realmente lo que quiere ver es al famoso. Pensarlo detenidamente, ¿se os ocurriría buscar en Internet, por ejemplo en Youtube, el último anuncio de cualquier marca de detergente? ¿Y si ese detergente fuese un vídeo social en el que por ejemplo George Clooney sale metiendo la ropa sucia en la lavadora y poniendo ese detergente? Da igual el detergente que sea que la visualización de ese vídeo en las redes sociales sería inmensa con independencia de que el detergente fuese el peor del mundo.

¿De qué van las redes sociales? Pues de eso mismo, de humanizar, de interactuar y de personalizar, y que mejor forma de conseguir la atención que humanizar a un personaje famoso viéndolo hacer lo que hacemos cada uno día a día. Ese es el éxito de los vídeos sociales y que como veréis en la infografía siguiente, poseen un futuro muy prometedor a tenor de la evolución en las costumbres de recibir la publicidad que ha venido aparejada a las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *