Líder y liderazgo

Un líder es mucho más que un jefe. Los subordinados a un jefe podrán dejarse dirigir, pero quizás no compartan las ideas del jefe o de la organización, mandar no significa ejercer el liderazgo dentro de un grupo. Un subordinado podría obedecer a su jefe, pero estar pensando en salirse del grupo para irse a otra que más le convenga. Las instrucciones de un líder son ejecutadas por el grupo con el convencimiento de que su cumplimiento son lo mejor para la mayoría.

El líder, si lo que quiere es poseer un liderazgo exitoso debe de arbolar por bandera un factor clave: la credibilidad. La credibilidad se define como tener la cualidad de ser creíble o parecer verdadero. La credibilidad es importante para cualquier líder ya que las personas están más dispuestas a seguir a alguien si pueden creer lo que esa persona dice y hace. Se debe recordar que hay una gran diferencia entre dirección y liderazgo.

Hay seis disciplinas que son clave para obtener credibilidad:

1. Descubrirse a sí mismo

2. Apreciar a los constituyentes

3. Afirmar valores compartidos

4. Desarrollar capacidad

5. Servir un propósito

6. Sostener la esperanza

No se pueden entender liderazgo sin la figura del líder y viceversa ya que muchas de las características que determinan el buen hacer de este último están circunscritas a la definición de liderazgo.

Tipos de liderazgo según el tipo de influencia del líder sobre sus subordinados

  • Liderazgo transaccional: los miembros del equipo reconocen al líder como autoridad y como líder. El líder proporciona los recursos considerados válidos para el equipo de trabajo.
  • Liderazgo transformacional o carismático: el líder tiene la capacidad de modificar la escala de valores, las actitudes y las creencias de los colaboradores. Las principales acciones de un líder carismático son: discrepancias con lo establecido y deseos de cambiarlo, propuesta de una nueva alternativa con capacidad de ilusionar y convencer a sus colaboradores, y el uso de medios no convencionales e innovadores para conseguir el cambio y ser capaz de asumir riesgos personales.
  • Liderazgo auténtico: es aquel líder que se concentra en liderarse en primer lugar a sí mismo. Es un líder con mucho autoconocimiento, ecuanime, espiritual, compasivo y generoso. Solo una vez que se lidera la propia mente se puede liderar a los demás.
  • Liderazgo lateral: se realiza entre personas del mismo rango dentro de una organización u organigrama o también se puede definir como el proceso de influir en las personas del mismo nivel organizacional para lograr objetivos en común con la organización.
  • Liderazgo en el trabajo: en los negocios se evalúan dos características importantes en los ejecutivos, con la intención de verificar su capacidad de dirección: por un lado, la aptitud y, por otro, la actitud. La primera se obtiene con el aprendizaje de nuevos métodos y procedimientos; por ejemplo, la capacidad de construir un balance, un flujo de caja, distribución de planta o un plan de marketing. Pero en muchos casos estos conocimientos no son aplicables, porque los gerentes carecen de una buena actitud, es decir, de un comportamiento adecuado que intente implementar dichos métodos. Entre las actitudes más solicitadas y requeridas está la habilidad de liderazgo, la misma que puede cultivarse pero que, según muchos autores, es parte de la personalidad individual. ¿Cómo saber si nosotros estamos configurados como líderes y, en caso contrario, cómo desarrollar estas habilidades en nuestra persona? Es un tema de amplio debate y estudio, pero es necesario descubrir si tenemos algo de líderes y qué cosas nos faltan para lograr serlo a cabalidad.

Tipos de liderazgo según la relación entre el líder y sus seguidores

  • Liderazgo dictador: fuerza sus propias ideas en el grupo en lugar de permitirle a los demás integrantes a hacerse reponsables, permitiéndoles ser independientes. Es inflexible y le gusta ordenar. Destruye la creatividad de los demás.
  • Liderazgo autocrático: el líder es el único en el grupo que toma las decisiones acerca del trabajo y la organización del grupo, sin tener que justificarlas en ningún momento. Los criterios de evaluación utilizados por el líder no son conocidos por el resto del grupo. La comunicación es unidireccional: del líder al subordinado.
  • Liderazgo democrático: el líder toma decisiones tras potenciar la discusión del grupo, agradeciendo las opiniones de sus seguidores. Los criterios de evaluación y las normas son explícitas y claras. Cuando hay que resolver un problema, el líder ofrece varias soluciones, entre las cuales el grupo tiene que elegir.
  • Liderazgo onomatopéyico: el líder, a la vez que reflexiona sobre la visión que ha de mover al grupo liderado hacia su objetivo deseado, se expresa a través de simples onomatopeyas verbales que favorecen notablemente el entusiasmo del grupo.
  • Liderazgo paternalista: tiene confianza por sus seguidores, toma la mayor parte de las decisiones entregando recompensas y castigos a la vez. Su labor consiste en que sus empleados trabajen más y mejor, incentivándolos, motivándolos e ilusionándolos a posibles premios si logran el objetivo.
  • Liderazgo liberal (laissez faire): el líder adopta un papel pasivo, abandona el poder en manos del grupo. En ningún momento juzga ni evalúa las aportaciones de los demás miembros del grupo. Los miembros del grupo gozan de total libertad, y cuentan con el apoyo del líder sólo si se lo solicitan.

Qué es el liderazgo

Si recurrimos a la definición etimológica de lo que es el liderazgo, según el Diccionario de la Lengua Española (1986), liderazgo se define como la dirección, jefatura o conducción de un partido político, de un grupo social o de otra colectividad.

El Diccionario de Ciencias de la Conducta (1956), define qué es el liderazgo como las “cualidades de personalidad y capacidad que favorecen la guía y el control de otros individuos”.

Otras definiciones son: “El liderazgo es un intento de influencia interpersonal, dirigido a través del proceso de comunicación, al logro de una o varias metas”.

El filósofo Hugo Landolfi define a la cuestión de qué es el liderazgo como: “El liderazgo es el ejercicio manifestativo de las actualizaciones y perfeccionamientos de un ser humano, denominado líder, quien por su acción se coloca al servicio del logro, a través de una misión, de uno o varios objetivos propuestos por una visión. Dicha visión debe alinearse y subordinarse necesariamente al Bien Último del hombre. Los objetivos propuestos por la visión deben incluir y considerar a aquellos objetivos que son individuales —de cada una de las personas que conforman el equipo de liderazgo—, conjuntamente con aquellos que son organizacionales”.

Resumiendo, que nos podríamos encontrar con tantas definiciones de lo qué es el liderazgo como corrientes de pensamiento y escuelas filosóficas hay ya que, aunque el fin último es el mismo, como es la delimitación de lo que define a un líder, todas poseen una aportación diferente a este concepto que hace que muchas definiciones sean complementarias entre si y ninguna de ellas la completa.

Siete hábitos de un líder Sthephen R. Covey

Sthephen R. Covey en su libro, “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” describe 7 hábitos:

1. El hábito de la proactividad: éste nos da la libertad para poder escoger nuestra respuesta a los estímulos del medio ambiente. Nos faculta para responder (responsabilidad) de acuerdo con nuestros principios y valores, nos hace humanos y nos permite afirmar que somos los arquitectos de nuestro propio destino.

2. Comenzar con un fin en mente: hace posible que nuestra vida tenga razón de ser, pues la creación de una vision de lo que queremos lograr permite que nuestras acciones estén dirigidas a lo que verdaderamente es significativo en nuestras vidas.

3. Poner primero lo primero: Nos permite liberarnos de la tiranía de los urgente para dedicar tiempo a las actividades que verdaderamente dan sentido a nuestras vidas.

4. Pensar en ganar/ganar: nos permite desarrollar una mentalidad de abundancia material y espiritual, pues nos cuestiona la premisa donde para que yo gane alguien tiene que perder. Cuando establecemos el balance de nuestros objetivos y los objetivos de los demas, podemos lograr el bien común.

5. Buscar comprender primero y después ser comprendido: es la esencia del respeto a los demás, es la clave de las relaciones humanas efectivas y posibilita llegar a acuerdos.

6. Sinergizar: es el resultado de cultivar la habilidad y la actitud de valorar la diversidad.

7. Afilar la sierra: es usar la capacidad que tenemos para renovarnos física, mental y espiritualmente.