Piratas y bucaneros también los hay en social media

Hoy he asistido con mucho pesar a la muestra de como en el mundo 2.0 se extienden las malas artes que también se dan en el mundo 1.0. Y no es que me sorprenda ya que lo había visto más veces, pero esta vez lo he visto más de cerca y me ha dejado cuando menos preocupado.

Y es que piratas y bucaneros los hay en todas partes y en social media, como no podía ser de otro modo, también.

A las 8.00 me entró por RSS una entrada que me pareció interesante relacionada con social media de un determinado blog y no tuve inconveniente en retuitearla.

Cual fue mi sorpresa cuando a media mañana veo que el mismo post es retuiteado en Twitter y me fijo en la url y pincho y ¡¡sorpresa!! es el mismo post copiado y pegado en un blog/web de renombre dentro de la social media, sin hacer mención al post original y cuyo autor era ‘redacción’, cosa que ya demuestra el descaro con el que trabajan en esta web/blog.

Ya se que esto es muy habitual, pero es un acto de ‘vandalismo moral’ el atribuirse la autoría de ese post escudándose en que es un post de ‘redacción’, en donde ni se enlaza al post original y mucho menos publican los comentarios que se les dejan en la entrada al respecto. O sea, es un ‘hurto’ y además con el agravante de que es una cobardía.

Lo más doloroso no es solo eso a mi modo de ver, sino el efecto ‘bola de nieve’ que llevan las redes sociales. El blog ‘plagiador’ famoso, como tiene muchos seguidores empezó a moverse más rápido en las redes sociales que el blog con pocos seguidores, con lo cual, lo que parecía que iba a ser un buen articulo en cuanto audiencia para el blog de menos reconocimiento, se convirtió en un trampolín de méritos ‘apropiados de forma indebida’ por el blog famoso y el se estancó.

Claramente es el caso del mundo 1.0 en el que ‘el pez grande se come al pequeño’, sin mediar respeto en ello.

Varias son las reflexiones que me dan este ejemplo:

-¿Tanto le habría costado al blog famoso el poner un enlace al blog donde vio la noticia? A tenor de lo visto, parece que si le costaba.

-Si se rebaja a hacer eso y servidor se ha dado cuenta, me imagino que mucha más gente también lo habrá visto, ¿le importa para algo que su reputación online quede en entredicho? Para nada, cuando se tiene cierto nombre en las redes sociales, es como si tuvieses todo hecho y los nuevos que entran deben de luchar por demostrar su valía y porque los grandes no les den dentelladas ante el miedo a que les quiten cuota de mercado visual. Es como si los grandes tuviesen derecho de pernada.

Y esto si que es lo que realmente me preocuopa. Si los medios de comunicación social presumen de ser democráticos y de tener ánimo de compartir, sorprende la ligereza y el descaro con lo que los reconocidos en las redes se apropian de contenidos que no les pertenecen. ¿Qué quieren? ¿Qué solo vivan 3 o 4 webs?

Poco me gusta esta forma de actuar, y no me extraña que haya gente que diga que empieza a tener hastío a las redes sociales.

Y es que cosas como esta hacen considerar si lo que lees es realmente para compartir conocimiento o bien les da igual esto y lo único que buscan es notoriedad y su consecuente lucro económico.

 

2 comments

  1. mario domínguez dice:

    Si se trata de un pirata (perdón por el ripio), no veo el inconveniente en decir quién es. Así incluso le das la oportunidad de que rectifique y que dé al autor lo que es del autor.

    • Puede ser amigo, pero si te fijas en el blog, muchas veces comento cosas, o denuncio cosas similares y más que buscar un dedo acusador lo que se busca es constatar la existencia de determinados comportamientos, que por ejemplo en este caso se sabe que existen pero que muchos obvian.

      Yo se que en el ejemplo, la gente del blog original se puso en contacto con el blog/web grande y no les han hecho ni caso, por lo tanto, casi mejor identificar lo que es ‘porquería’ para que la gente reflexione y no identificar al fabricante de la misma. :-))))

      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *