Previsiones previsibles para el 2014

informe-perspectivas-2014

Cuando a muchos se les llena la boca de que el 2014 es el año de la recuperación, yo la pregunta que me hago es si no estaremos a un paso de la economía de la subsistencia en vez de lo primero.

La gente de las ciudades pequeñas y pueblos que tiene un terreno cerca donde cultivar, da gracias a Dios. Cada uno piensa en cultivar su tierra pero no como actividad empresarial, sino como forma de poder poner lo que le haga falta de la huerta en su mesa sin tener que comprarlo, cada día más caro. Por otro lado muchos jóvenes ‘ni-nis’ están realizando acciones formativas vinculadas con las nuevas técnicas ecológicas de cultivar y trabajar la tierra ya que ven en la ‘vuelta al campo’ como la única forma de conseguir ingresos económicos.

Todo esto hace que en vez de tercializar a nuestra economía como un país presumiblemente del primer mundo, la estemos primarizando como un país subdesarrollado.

Cada día se estila más el que entre diferentes profesionales que se pague en especie, es decir, si dos profesionales necesitan de los servicios mutuos, se intercambia los mismos sin que haya dinero por medio (forma interesante de ahorrarnos el IVA también).

Webs de anuncios globales están teniendo cada día más éxito porque el consumo cada día se retrae más. Menos ingresos en las familias, más aumento del desempleo,…, implican menos capacidad de compra y, por lo tanto, menos consumo.

Eso sí, presumir que se ha bajado la cifra de desempleados en el 2013 es mucho a lo que se suman los que mandan, cuando lo que tenían que aceptar es que también se ha reducido el número de cotizantes a la seguridad social, lo que demuestra que los parados bajan sencillamente porque no se apunta la gente o sencillamente, los extranjeros vuelven a sus países de origen o los españoles salimos fuera a buscar trabajo. Está claro que en esta vida cada uno cuenta la historia según le va en ella.

Tejido empresarial en continua desaparición, aquel del que cuando se va deja 500 desempleados por empresa cerrada. A cambio la tendencia es que el desempleado se gaste el desempleo en capitalizar su prestación y monte un bar para que así los políticos lo acribillen a impuestos y después cierre, así ayuda a las administraciones públicas de doble forma: le llena las arcas de impuestos y aun encima sale de la lista de parados.

¿Alguien se cree que vamos a salir de la crisis con una economía donde se cambia tejido industrial por emprendedores ‘forzados’ que empeñan su futuro? ¿Cuántos emprendedores hacen falta sustituir los empleados perdidos por el ERE de una gran empresa?

¿Qué medidas se han hecho para conseguir empresas de gran tamaño? ¿Bajar el sueldo a los españoles mientras se les encarece la vida? Se deben de pensar que el bolsillo de ciudadano es un saco sin fondo donde sacar para gastar ahora que gana menos dinero. Eso sí, todo eso si no eres directivo de una entidad financiera.

Salió la semana pasada un informe donde salía que la alta dirección de las grandes empresas en España había aumentado la remuneración conjunta en el 2013 y bajaba en mandos intermedios y obreros. ¿Alguien lo duda?

Cansado estoy de decir de que la sociedad española se está polarizando, cosa que a la clase alta le beneficia ya que todas las revoluciones sociales o militares a lo largo de la historia de la Humanidad fueron gracias al apoyo de la clase media, con lo cual, ¿objetivo de los que mandan?: desaparición de la clase media.

Lo que es incontestable es que un país, cualquiera que sea su tamaño y organización, necesita de un número mínimo de personas trabajando y ahí sí que puede que hayamos tocado suelo. Eso no implica que haya menos desempleados, si no que muchos han tomado conciencia de que de nada vales estar apuntado al INEM y prefieren ejercer actividades en economía sumergida y ahorrarse los autónomos mes a mes, otro gran castigo que los que mandan imponen a los más necesitados. ¿Pero si hay gente que al mes cobra por trabajillos 750 euros, como mucho, no pensarán que va a darle 260 a la seguridad social sin derecho a nada? Lo primero será pagar sus gastos cotidianos y dar de comer a su familia que el mantener un sistema a todas luces corrupto donde sus señorías tienen 50 días de vacaciones remuneradas en Navidad y no tienen que pagar los autónomos. Deben de pensar que los pobres son tontos.

¿Qué previsiones considero yo que marcarán este 2014 tanto en el mercado laboral como en la economía en general?

-Conservar el puesto de trabajo a cambio de reducir remuneración. Empobrecimiento social y menor consumo.

-Aparición de ofertas de empleo que rozan la esclavitud, bajo la premisa de que ‘si no lo quieres, tengo cola en la puerta esperando coger el puesto’.

-Completa sumisión a las directivas de las empresas centradas en ganar lo de antes para no perder su nivel de vida.

-Fuga de talentos. Sin ir más lejos la semana pasada ha dimitido del instituto que dirigía el mayor cerebro que teníamos en materia regenerativa y células madre por falta de medios y se irá al extranjero, como diría la ministra, a la aventura.

-Dejadez total en la sociedad de apuntarse a las listas del INEM, ¿total para qué? Mayoritariamente se apuntarán aquellos que cobran prestación y/o ayuda de algún tipo, el resto pasará olímpicamente de apuntarse e ir con la tarjetita a renovar cada tres meses para nada.

-Aumento por desesperación de la cifra de autónomos por los emprendedores forzados, cosa que enriquecerá al Estado y empobrecerá de por vida a aquellos emprendedores que fracasen (y con suerte no empobrecerá a sus familias).

-Incremento brutal de la economía sumergida. Antes de la crisis puede que las cifras que ganaba en negro un trabajador de la construcción por ejemplo fueran insultantes, pero ahora no es así. En muchos casos siguen trabajando en negro completamente por no poder pagar los autónomos.

-Todo esto anterior hará que los pensionistas del futuro cobren muchísimo menos que los actuales y si cobran. Menos base de cotización, menos sueldos y más años para poder cobrar el 100% de lo que les corresponda. Para evitar esto, el Gobierno quiere que los ciudadanos abran planes de pensiones privados para completar la pensión que les toque pero, claro está, mientras ingresan dinero, ayudan a las entidades financieras que son las que nos han llevado a donde estamos y que tienen el grifo del crédito y a la economía estrangulada.

Podría poner muchas más previsiones pero no os quiero deprimir. Lo que está claro que esas encuestas y estudios en los que los directivos dicen que piensan a contratar a gente en este año no me las creo y, en caso de que fuesen verdad, me gustaría que previamente me dijesen las condiciones ofrecidas.

¿Qué tendremos? Pues con este ejemplo se ilustra todo: 200 empleos para trabajar en Carrefour Galicia (Ferrol), para menores de 30 años. Cuando se indagaba en la oferta, eran horarios de 8 horas con sueldo de poco más de 400 euros, ¿y el salario mínimo interprofesional? ¿Y qué dijo el presidente de la Xunta de Galicia de estos puestos? Lo triste es que las solicitudes presentadas multiplicaron los 10 los puestos ofertados. Esto es lo que nos espera en las previsiones que tengo para el 12014 y las perspectivas de futuro. ¡Quien pueda que se vaya de este país que lo están vendiendo en saldo!

4 comments

  1. Rafa García dice:

    Hola José Luis, te sigo con atención desde hace algún tiempo. Tu post de hoy… me genera dos sentimientos contrapuestos. Uno racional y otro anímico.
    Racionalmente suscribo todo lo que planteas. Es duro pero todo lo que cuentas está, desgraciadamente, muy a la vista de todos. Esta crisis no está sirviendo para remodelar nuestro sistema económico y plantear alternativas sólidas de futuro (I+D, energías renovables, conocimiento…). Cuando pase, las élites seguirán en su sitio y, posiblemente, ejerciendo los mismos vicios que nos trajeron hasta aquí.
    Anímicamente, sin embargo, quiero aferrarme a la mejora de los datos macroeconómicos. Hay un factor que yo considero fundamental y que creo se subestima: el factor psicosocial. Estamos todos tan cansados de esta crisis que la confluencia de unos cuantos buenos datos pueden generar un clima adecuado para promover un poco el consumo interno y acometer algunas inversiones imprescindibles que se han ido aparcando durante estos años.
    Seamos conscientes de la realidad, pero propongo que trabajemos para la utopía. Y así a lo mejor…

    • jose luis dice:

      Buenos días amigo Rafa y gracias por pasarte y por tus palabras.

      Tengo que darte la razón de que en muchas ocasiones del ‘agujero’ se sale siempre por un pequeño atisbo de luz, raro es encontrar la puerta abierta. No obstante yo creo que lo que ocurre en estos momentos es que el desapego por quien da las noticias ‘positivas’ es total y nadie se cree ni lo de antes ni lo de ahora. Y lo peor es que ni se cree ni se percibe. Si quien lo dijo antes o ahora inspirase confianza, las cosas se podrían ver de otro color, pero dado que esto es imposible con el ‘pelaje’ actual, a la gente ya le cuesta autoanimarse y ver una pequeña salida. Esta pasa por generar confianza en la ciudadanía y eso es justo lo que no se está haciendo, si a ‘los mercados’ pero no a los ciudadanos. Si empezasen por las personas puede que ya estuviésemos de verdad pensando en salir de la crisis y no con sentimientos de que esto aun está a medias 🙁

      Un abrazo

  2. angela dice:

    ¿cual creeis que será la previsión para el sector industrial? nosotros fabricamos carretillas elevadoras y no sabemos muy bien que estrategia emplear para este año. gracias

    • jose luis dice:

      Buenas amiga Ángela. Según las previsiones oficiales y de entidades afines (patronales, universidades privadas,….) dicen que la recuperación de empleo este año será un hecho, pero la centran en sector servicios, lo cual hace pensar que el tejido empresarial perdido no se vaya a regenerar a lo largo de este año. Yo, si estuviera en vuestra posición, lo primero que haría es realizar una prospección o encuesta entre los clientes actuales que tenéis. Si ninguno o pocos creen en que van a crecer en cifra de negocios, solo podréis crecer con nuevos clientes. Eso implicaría analizar si los potenciales clientes ya están usando productos de la competencia o bien si son de nueva creación (la empresa, cosa que dudo). Me imagino que sabréis que no clientes usan productos similares a los vuestros y cual es el motivo por el que no son clientes ya de vuestra empresa. Yo, particularmente, no veo que haya crecimiento de tejido empresarial para este año, con lo cual si tengo que producir, lo haría en función del porcentaje de clientes que creo podría ‘robar’ a la competencia. Si no hay esa posibilidad, yo me limitaría a producir para mantener el servicio a mi cartera de clientes y pelearme en la labor comercial ara captar nuevos, pero, como está la cosa de mal, no realizaría una producción masiva de productos por si acaso falla el tema comercial. Espero haberte ayudado un poquillo 🙂 Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *