Tag Archive for aptitud del empresario

¿POR QUÉ MOTIVO QUEREMOS ESTAR O NECESITAMOS ESTAR EN LA WEB 2.0?

A la hora de poner en maVerano 2013 Juanrcha la Web 2.0 en las organizaciones, siempre surge la misma duda: hacerlo con personal propio o externalizarlo. La Web 2.0 son herramientas que nos darán resultados dependiendo del uso que se le den, de la finalidad con que se pongan en marcha y de la estrategia de puesta en marcha.

Lo primero de todo que se debe hacer es determinar desde la cúpula directiva y a nivel estratégico la respuesta a estas preguntas ¿Por qué motivo queremos estar o necesitamos estar en la Web 2.0? ¿Qué uso queremos darle a esos nuevos canales de comunicación? ¿Qué personas van a poder usar estas herramientas en el entorno laboral? ¿Qué protocolo de usos vamos a establecer a nuestros trabajadores sobre esas herramientas? ¿Se va a formar al personal en estas herramientas?

El estar en la Web 2.o supone adaptarse a estos nuevos canales de comunicación y eso supone interactuar, comunicar lo bueno y lo malo, dar soluciones y respuestas rápidas a los consultas de nuestros usuarios. También habrá que lidiar con temas que a veces no nos gusten. Es decir, nos pueden sacar los colores por algo que se ha hecho mal y es más rentable asumirlo y buscar soluciones que escurrir el bulto.

El tamaño de la empresa y el número de personas disponibles puede influir en la decisión de externalizar o no la Web 2.0 aunque no se puede tomar la decisión solamente teniendo en cuenta esto. Para empezar, dependerá de la especialización del sector de nuestra empresa, es decir, la persona que se encargué de la gestión de la empresa en las herramientas de la Web 2.o debe ser un especialista de la materia, conocer la gama de productos y saber a dónde remitir a cada usuario o cada consulta. Será importante también analizar si las personas que tienen esos conocimientos tienen inquietudes tecnológicas por estas nuevas herramientas, es decir, saber si les gusta usarlas y se sienten cómodos en ellas. Por último, identificar si las personas disponibles quieren compatibilizar sus labores con estas tareas.

Siempre he dicho que todavía son muchas las empresas con jefes 1.0, esos que dicen “Ahora haces esto también porque lo digo yo”. Si la imagen de nuestra empresa en la web va a depender de una persona que esté a disgusto haciendo el trabajo, quizás no sea lo óptimo. Lo que peor podemos hacer es obligar a una persona de la empresa a asumir estas funciones de comunicación y presencia en la Web 2.0 porque es un gran error. El que lo haga le tiene que gustar y estar familiarizado con estas herramientas y canales.

Es fundamental que se tengan en cuenta los recursos materiales se cuentan para poder invertir, porque en función de lo que se quiera obtener será necesario invertir más o menos capital inicial para implementar herramientas a medida que con llevan un coste. No olvidemos que las herramientas gratuitas tienen sus limitaciones.

Los objetivos que se marquen deben ser realistas y objetivos con una carencia temporal a medio o largo plazo.

Si después de tener en cuenta todas estas variables nos damos cuenta de que no tenemos a nadie capacitado en nuestra empresa para ejecutar estas funciones tenemos que saber elegir bien a la persona en la que lo externalizamos y que nos representará en estos medio. Por ello, deberemos formar a esta persona o empresa sobre nuestra compañía, procesos, productos, etc. Deberá existir una comunicación constante entre ambas partes. Se debe marcar a la persona o empresa en la que lo externalizamos la estrategia, lo que debe decir, etc.; y este especialista nos orientara y dará pautas adecuadas. Tiene que quedar claro que es un servicio subcontratado y no se trata de personas que trabajen en nuestra empresa.

Después, con independencia de que se externalice o no la presencia corporativa en la Web 2.0, esta presencia se debe interiorizar y plasmar en la cultura corporativa. Es decir, se debe formar a las personas en estas herramientas, darles pautas sobre el uso, la finalidad de estar ahí, que deben recomendar a sus usuarios o clientes sobre nuestra presencia en estos medios, etc. O lo que es lo mismo, será fundamental establecer una forma de trabajo con ellos que sea una extensión de la metodología de nuestra empresa, que no tiene por qué coincidir con la de la empresa subcontratada.

No podemos estar en estos medios y no cerciorarnos que toda nuestra plantilla sabe que tenemos presencia en los mismos. Es una cuestión de imagen corporativa y de coordinación estratégica. Todos debemos ir en la misma dirección para lograr avanzar.

Este campo es muy nuevo para muchas empresas y no siempre se hace de la mejor manera. Personalmente pienso que es preferible formar a alguien interno y contar con él para estas tareas con independencia de que pidamos asesoramiento externo sobre la estrategia a seguir. La empresa siempre se va a “sentir” más  si el implicado pertenece a la organización. También se dan muchos casos en los que las empresas se integran con gente que va a trabajar, hace su trabajo, sin pasión alguna y llega su hora y se van. Meros robots sin ilusión. También nos encontramos con empresas subcontratadas que saben ofrecer un servicio personalizado, donde la persona asignada se integra en la empresa y parece uno más. Cada caso es un mundo aparte. En la implementación de este tipo de estrategias no podemos copiar modelos de otras empresas del mismo sector o tamaño. La clave está en contemplar todas las opciones, estudiarlas, ver sus pros y contras y en función de esto decidir de forma global lo más beneficioso para la compañía.

¿Tenéis externalizada la Web 2.0 en vuestra compañía? ¿Qué pasos seguisteis a la hora de lanzaros a tener presencia en estos medios? ¿Qué errores cometisteis en ese proceso? ¿Qué recomendaciones dais a las empresas que quieran comenzar el proceso?

Autor: Juan Martinez de Salinas

¿QUÉ OS IMPIDE DAR EL PASO A LA WEB 2.0?

Emprender las ideasDesde hace unos meses, estoy dando bastantes formaciones relacionadas con la Web 2.0 y podría afirmar sin equivocarme que partimos de la idea equivocada de que la gran mayoría de las personas ya saben lo que es y que la usan de forma mayoritaria en su vida personal y profesional.

Para empezar, cada uno entiende una cosa distinta de lo que es la web 2.0 y qué significado tiene. Quizás el concepto, como tal, no esté claro para muchos, pese a oírlo constantemente. Pero si hablamos de Facebook, de Twitter, de Linkedin…, seguro que los reconoceremos. Son herramientas que empiezan a ser más conocidas. Pero no solo se limita a estos nombres.

Para mí, la web 2.0 hace referencia a todas aquellas aplicaciones y herramientas de la red que permiten la interactuación, colaboración y conversación con otras personas desde una perspectiva global. Aquí, podríamos englobar a todas las múltiples redes sociales y profesionales, blogs, foros y demás herramientas que se os puedan ocurrir que existan en la red.

Lo primero que suelo encontrar entre aquellos a los que me dirijo en estos cursos de introducción es la reticencia al cambio porque, al no estar acostumbrados a usarlas, no les ven utilidad alguna. Siempre suelo repetir la misma idea: debéis al menos darles una oportunidad y tener inquietud por probarlas. Tenéis que asumir de una vez por todas que las cosas van cambiando y debéis adaptaros. Nunca es tarde para nada, sin embargo, debéis estar abiertos a la exploración, a la observación, a la práctica y a intentar encontrarle utilidad para vuestras necesidades personales y profesionales.

Para ello, muchas veces nos tenemos que desaprender de determinadas conductas y pensamientos sobre los cambios que hacen que estemos bloqueados y ponernos en el lugar de los que las usan. Cuando muchas personas las van usando y aplicando en su día a día es porque alguna utilidad y ventaja tendrán. Esto no es cuestión de edad, sino más bien de mentalidad y actitud hacia las nuevas cosas.

Pero también es cierto que no todo viene tal cual. Deberéis buscar las razones y las tareas que realmente os sean útiles a vosotros. Una vez comencéis a utilizar alguna de ellas, veréis que se abre un universo lleno de oportunidades para los diferentes aspectos de vuestras vidas.

Lo que está claro es que no podéis hacer (pero es muy habitual) es recomendar el uso de algunas de estas herramientas que vosotros ni conocéis ni usáis porque eso puede generar incertidumbre en los demás. Realmente debéis estar convencidos de recomendar su uso y eso requiere dejar a un lado todos sus miedos, creencias y estar dispuesto a lanzarse a lo desconocido con curiosidad de probar y darle una oportunidad. Esto es cuestión de tiempo y constancia mediante la práctica y la interactuación.

El estar en la web 2.0 no consiste en probar todas las nuevas aplicaciones que van surgiendo y abandonar las que ya comenzábamos a conocer y dominar. Es preferible usar las necesarias tras conocerlas en profundidad que ir picando de todas sin darle una oportunidad real a ninguna. El comenzar y darse de alta en las aplicaciones de la web 2.o es muy fácil, lo complicado es rellenar todos sus apartados e ir probando sus diferentes opciones poco a poco. El uso debe ser progresivo y debemos empezar por la observación, la búsqueda y la lectura que son acciones pasivas dentro de la actividad para luego, una vez superada esa fase, pasemos a la acción propiamente dicha que requiere nuestra participación e interactuación con los demás.

¿Qué os impide dar el paso a la web 2.0?

Autor: Juan Martinez de Salinas

¿CÓMO DEBEN BUSCAR LAS EMPRESAS CANDIDATOS EN LA WEB 2.0?

La Web 2.0 y la heterogeneidad de herramientas que la conforman están de moda, aunque la realidad es que su uso eficaz y eficiente conlleva método y una estrategia de uso para las organizaciones. Muchas de ellas se lanzan sin más a las redes, abriendo perfiles aquí y allá, para estar “presente”, pero personalmente, creo que se equivocan al pesar que simplemente por tener un perfil ya están en la Web 2.0. La presencia en la red debe hacerse habiendo investigado y planeado esa implementación en la estrategia interna de la compañía.

Desde hace tiempo, las redes profesionales e incluso redes sociales y de microblogging se han presentado como útiles para encontrar e incorporar talento a las empresas. Sin embargo, no debemos olvidar que no dejan de ser una herramienta más y, para que sean útiles en el entorno corporativo debemos verlas como un medio; llegar al fin planteado dependerá de cómo las usemos dentro y fuera desde el punto de vista estratégico corporativo.

La Web 2.0 tiene mucho potencial para las empresas para la búsqueda de talento, cualquiera que sea su tamaño, sin embargo, para atraer en estos nuevos canales debemos entender su uso y el funcionamiento adecuado de las mismas.

Muchas empresas comienzan su andadura de forma improvisada porque han oído que a otras empresas les funciona o simplemente porque las usan. Su despliegue consiste en abrir un perfil en alguna red profesional, paginas en alguna red social o una cuenta en alguna herramienta de microblogging.

Aquí radica el principal error. El abrir los perfiles corporativos en la Web 2.0 para atraer talento debe ser lo último que se haga.

Independientemente del tamaño que podáis, como organizaciones debéis plantearos una serie de preguntas claves: ¿Tenéis introducida este tipo de herramientas en la estrategia directiva? ¿Está vuestro personal formado para manejar y usar estas aplicaciones? ¿Por qué motivo y con qué fin queréis usar la Web 2.0 para atraer talento? ¿Conocéis el uso de las diversas herramientas? ¿Habéis realizado un plan de investigación para averiguar dónde se encuentra el tipo de personas y perfiles más requeridos en vuestra compañía? ¿Habéis analizado cómo se comportan las personas de vuestro interés en estas herramientas? ¿Cómo podéis dar visibilidad a vuestra organización?

Todas estas preguntas deben responderse en el entorno corporativo. No podemos olvidar que cada empresa es diferente y que a una le sirvan determinadas herramientas no quiere decir que sea igual para el resto. La estrategia de búsqueda de personas en estos medio debe ser global y partir de la cúpula directiva, explicando su necesidad, involucrando a todas sus personas en su implementación desde el principio y experimentando primero internamente con su uso para coger soltura y buscar el estilo adecuado de vuestra compañía.

Una vez clara la estrategia interna, tras haber preparado a nuestra organización y sus personas, el siguiente paso es crear la cultura y acostumbrar a nuestro público objetivo de nuestra presencia en la Web 2.0. La presencia corporativa en estas herramientas debe ser global para generar viralidad y visibilidad.

El tener presencia en la Web 2.0 para buscar personas o atraer perfiles profesionales de interés no consiste solamente en publicar nuestras ofertas de empleo, ni en contar las grandezas de nuestra corporación e intentar tapar las áreas a mejorar. La clave principal es generar conversación; se debe escuchar a las personas que tienen interés en nuestra organización, mostrarles los proyectos en los que trabaja vuestra organización, mencionar qué perfiles buscáis, consultarles qué opinan de vuestras empresas y fidelizar a las personas que puedan ser publico objetivo. Y eso, no se consigue simplemente por abrir una cuenta en una red. Las empresas tendréis que generar en la red debates y contenido de calidad donde expliquéis qué hacéis, cómo surgisteis, qué estáis haciendo ahora… Lógicamente, en función de las personas que podáis dedicar a estas áreas se podrá decidir en cuantas herramientas estar para buscar talento. La calidad, dedicación e inmediatez son fundamentales para que puedan tener éxito. El tener perfiles corporativos abandonados en la Web 2.0 es un error. Indica que uno quiere estar a la última pero no se lo ha tomado en serio. Estas herramientas no las podéis usar solamente de forma puntual cuando tengáis una oferta de trabajo y después dejarla sin uso durante días, semanas o meses.

El ser una empresa 2.0 en el área de selección y recursos humanos requiere diversificar al máximo y tenerlo integrado en vuestra organización. Igualmente, la presencia en estas herramientas debe venir reforzada por eventos 1.0 con vuestro futuro talento. Es decir, hacer una jornada de puertas abiertas donde mostréis lo que hacéis, el tipo de personas que buscáis y podáis generar un debate con ellos. Otra idea muy buena es generar lluvias de ideas externas o concursos donde las personas con inquietud puedan presentaros ideas sobre mejoras en vuestros productos o procedimientos. Y la red es un buen sitio donde comenzar a mover este tipo de iniciativas colaborativas.

Las empresas a veces tienden a centrarse en mostrar una serie de datos de aquellas actividades que hacen, pero hoy en día, es más importante mostrar  el cómo se hacen las cosas. Por lo que es una buena herramienta poder contar con videos corporativos donde mostremos nuestras empresas, a nuestras personas y lo que nos interesa para llegar a todo tipo de personas.

Actualmente, el tener una página de empresa en alguna red profesional es vital para poder difundir la compañía y que el exterior pueda ver cómo se trabaja en la empresa. Si os veis con las habilidades adecuadas, podríais tener un grupo de empresa abierto a todos los candidatos, donde interactuéis con ellos por temas relacionados con vuestra empresa, resolváis dudas de todo tipo y debatáis con las personas sobre cosas que pueden daros pautas para identificar a las personas por lo que saben y os muestran. La conversación debe ser reciproca y no solamente unidireccional. Debemos responder a las personas que nos preguntan o que responden a lo que plateamos y se debe hacer con celeridad porque la inmediatez y cercanía es clave.

Idealmente, vosotros podréis encontrar en la red a los candidatos que encajan con las actitudes, valores y competencias que requerís. El encontrar a las personas más adecuadas en estas herramientas es un proceso continuo que puede comenzar en cualquier momento, con independencia de que no se precisen personas en ese preciso momento en vuestra compañía. El resultar atrayente es algo que cuesta y que se debe hacer en los buenos y en los malos momentos; a veces podemos darnos cuenta de que precisamos un tipo de perfil porque lo encontramos de casualidad en estas herramientas.

También ayudará que las personas claves en la organización gestionen en estas redes sus perfiles vinculados a vuestra compañía y que el futuro talento pueda identificar a las personas que están detrás de vuestra presencia en la red.

Nuestros comienzos en estas nuevas herramientas de reclutamiento no son fáciles y al principio nos costará fidelizar a las personas que encajan con nuestra marca empresarial, con independencia de que estemos en los canales donde nuestro público objetivo tenga presencia. La clave es generar conversaciones, poner información de interés y resolver dudas de forma continua y constante. No hacemos nada con poner muchas cosas un día y después desaparecer de estos canales de forma indefinida hasta que nos vuelva a interesar.

Muchas empresas se preguntarán si es obligatorio tener presencia en estas herramientas para reclutar.  Lógicamente, la respuesta es que no y que dependerá del enfoque que quieran implementar a su organización. Eso sí, este tipo de herramientas permite personalizar la búsqueda y adaptarla a lo que necesitemos en cada momento. Podemos buscar personas variadas y conversar con ellas sobre muchas cosas que nos proporcione mucha información.

Por eso, recomiendo que la gestión de estos canales se haga por personal interno formado porque externalizarlo le resta de personalidad y naturalidad, al menos al principio.

Es muy triste que muchos profesionales de recursos humanos digan que estas herramientas no sirven para nada porque hace tiempo no existían. Tampoco existían los móviles… y mira tú como estamos. Totalmente enganchados.

En la sociedad global en la que vivimos, estar dispuesto a cambiar, adaptarse y evolucionar a las nuevas herramientas y tendencias es importante para llegar al talento. Buscar personas en estos nuevos canales requiere colaborar, participar, dialogar y experimentar con las personas que algún día puedan formar parte de nuestras compañías. El reclutamiento es cada vez más compartir y buscar puntos en común y ver qué nos puede ofrecer el candidato y qué puede ofrecer la empresa al candidato.

Por ello, como directrices a seguir a las empresas, para comenzar a buscar personas en estos canales debéis: analizar, planificar y desarrollar vuestra estrategia en primer lugar. Luego el siguiente paso es comenzar a priorizar los canales en los cuales queréis tener presencia e ir consolidándose en uno antes de comenzar en otro. Es importante mostrar el lado humano de las empresas en estos nuevos canales y personalizar el trato y el enfoque.

No he nombrado herramientas concretas para buscar personas porque estas van cambiando en poco tiempo; lo importante no son los nombres de estas aplicaciones sino lo que nos aportan estos canales como medio para vivir una nueva experiencia con nuestras personas.

Muchas empresas se niegan aun a lanzarse a estos canales porque les da miedo y piensan que son un ladrón de tiempo; la efectividad o no del uso dependerá de la estrategia que decidamos seguir. Ésta obviamente se debe ir cambiando en función de que alcancemos o no los objetivos que nos plateamos en estos nuevos canales. Es decir, que debemos medir nuestro periplo en estos canales para llegar a lo que necesitamos.

Para usar estas herramientas tenéis que estar convencidos de que os van a ayudar y que es necesario implementarlas en vuestra estrategia. No importa que tardéis en comenzar, la cuestión es hacerlo poco a poco, con planes claros y realistas.

Posts Relacionados:

  • ¿POR QUÉ MOTIVO SEGUÍS DANDO LA ESPALDA A LA WEB 2.0 EN…
  • ¿QUÉ ESTRATEGIA TIENE VUESTRA EMPRESA EN POLÍTICA DE…
  • ¿CON QUÉ FINALIDAD QUIERES ABRIRTE UN PERFIL PROFESIONAL…
  • ¿QUÉ ESTRATEGIA SEGUÍS EN VUESTRA BÚSQUEDA DE EMPLEO?
  • ¿CUÁNTAS EMPRESAS CONOCÉIS QUE AUN RECOJAN PERFILES…

Autor: Juan Martinez de Salinas