Tag Archive for busqueda de empleo

5 imaginativas formas de buscar #trabajo

La web es un lugar muy útil para dejar volar la imaginación, innovar y destacar sobre los demás a la hora de buscar trabajo.

En estos 5 ejemplos vemos esos casos, y esperamos os ayuden a inspiraros si buscais la forma de ser originales y saliros de lo habitual al buscar un empleo:

Hanna Phan, creó una presentación dirigida a un puesto en SlideRocket, empresa de creación de presentaciones:

En el blog de Ángel María Herrera, nos cuenta en una entrada cuál ha sido el CV mejor presentado que ha visto, que, además, le abrió a su creador una puerta a una primera entrevista en Animatium:

El creador llevó a la empresa una bolsa de papel, en la que ponia Tele Break, en cuyo interior iban envueltos en papel celofan, por un lado un plato con un tenedor y un cuchillo, por otro un trozo de jamón queso y pan y finalmente una botellita de vino con un vaso.

 Grapado a la bolsa había un sobre con una carta de presentación personalizada para Animatium, y un folleto explicando el resto de cosas que contenía:

Alec Brownstein utilizó Google Adwords. Pagó 6$ y compró las palabras de los nombres de los mejores publicistas de Nueva York, y como texto del anuncio puso que quería que le contrataran, de forma que si cualquiera de estos publicistas se buscaban a sí mismos en Google, en la búsqueda aparecería su mensaje: “Googlearte es divertido. Contratarme a mi también es divertido”. Consiguió una entrevista con 4 de ellos, y 2 le ofrecieron un trabajo.

Gustav Hedström y Joel Utter, dos directores de arte Suecos que buscan trabajo en cualquier agencia, han creado una web en la que puedes diseñar tu propia pizza con los ingredientes que prefieras, y si les concedes una entrevista te llevarán ellos mismos la pizza que creaste.

Y por último, Raquel Lemos, una viguesa licenciada en publicidad, como publicó El País en La Comunidad, encendió su “bombilla del ingenio” el día que se vio sin empleo y decidió enviar a todas las agencias publicitarias un original book en el que se promocionaba a sí misma y así conseguir seducir a algún empresario deseoso de incorporar sangre nueva a sus equipos.
Hubo suerte, ya que Publiwoman (título del currículum enviado) le supuso un nuevo empleo y apuntarse un tanto en la búsqueda de empleo al conseguir que la empresa CBS Outdoo, encargada de gestionar miles de vallas publicitarias en Europa, preparara un concurso que convertiría esos mamotretos que adornan las carreteras de las ciudades en gigantescos anuncios breves de búsqueda de empleo.
Así, cincuenta personas en paro pudieron dar a conocer su candidatura y su currículum de forma original y llamativa, y verlo en las vallas de su ciudad.

¿Qué pensáis que ayuda más a un desempleado?

De todos es sabido que ya son más de 4 millones de personas en España las que se encuentran sin trabajo.

No todos tienen la misma forma de enfrentarse a esa situación. Algunos de ellos, se quedan en sus casas, esperando a que les vayan a buscar, con el pretexto de que como las cosas están muy mal, no merece la pena ir a buscar trabajo, pero lo harán cuando las cosas mejoren. ¿Cuándo creen que van a mejorar las cosas?

Muchas personas que se encuentran desempleadas se preguntan cómo pueden diferenciarme respecto al resto de personas que se encuentran en mi misma situación. La respuesta a esto es mantenerse activo, haciendo cosas que os ayuden a mejorar vuestras posibilidades de acceder al mercado laboral en el puesto o área profesional de vuestro interés.

La búsqueda de trabajo engloba multitud de actividades, además de mandar currículums, como por ejemplo, aprender cosas que sean necesarias para el perfil propio, conocer nuevas personas, investigar nuevas herramientas, búsqueda de otros recursos, investigar el mercado y sector de vuestro interés en la zona geográfica elegida, evaluar las actividades de nuestro día a día, entre otras cosas.

Y todo esto, obviamente, requiere planificarse e invertir tiempo porque el trabajo de una persona que busca trabajo es buscarlo, usando multitud de recursos y manteniéndose activo, haciendo cosas que le acerquen a su objetivo profesional. Así que lo primero que uno debe tener claro es qué busca para poder, así, centrarse en eso.

Por ello, debéis reflejar en el currículum todo lo que estéis haciendo en la actualidad, bien sea un curso, unas prácticas o un voluntariado porque todo esto dice cosas positivas de vosotros. Lo que no ayuda es pasarse bastante tiempo sin hacer nada de nada, ya que demuestra que sois una personas inactivas que os habéis dejado vencer por las dificultades a la primera de cambio. Para empezar, no os olvidéis de que nadie dijo que fuese fácil y requiere que invirtáis tiempo todos los días.

Hace poco, me preguntaba una persona que se encuentra en búsqueda activa de trabajo en estos momentos cómo podía haber estado yo parte del año pasado sin trabajo y mi respuesta fue que personas muy preparadas y válidas se encuentran hoy en día sin trabajo. Uno sabe cuando comienza la búsqueda pero no cuando la acaba. Pienso que una de las claves está en mantenerse fuerte en los momentos de debilidad, sin dejar de hacer actividades. Uno debe aprovechar, por ejemplo, para hacer cosas en el entorno profesional aquello que siempre hubiese querido hacer y que hasta ahora no había tenido ocasión. Si, por ejemplo, siempre os habéis plateado el ir a aprender otro idioma a otro país, quizás este sea el mejor momento en función de vuestras circunstancias personales.

Lo que está claro es que tenéis que mediros las fuerzas y mirar muy bien lo que queréis hacer antes de meteros de lleno. Por ejemplo, muchas personas deciden emprender una actividad por su cuenta porque quieren conciliar su vida laboral y familiar. Esto es un error porque cuando una persona se monta un negocio va a tener que meter muchas horas y más corto y medio plazo para sacarlo adelante y esto va a conllevar dejar un poco de lado las otras facetas de su vida. Con esto no quiero decir que una persona no se pueda montar nada por su cuenta sino que antes debe sopesar muy bien sus motivos para no arrepentirse. 

Estar desempleado no debe conllevar inactividad sino que es una etapa en la que se dispone de mucho tiempo libre que se debería dedicar a llevar a cabo múltiples actividades que os ayuden a poder crecer a en el campo profesional. Muchas veces, cuando las personas están si trabajo, tienden a ver todo negativo, sin analizar la realidad y esto les paraliza, haciendo que pase el tiempo sin que avancen ni retrocedan; el tiempo no vuelve, no olvidemos. Por supuesto, no pasa nada por permanecer mucho tiempo sin hacer nada, siempre y cuando asumáis las consecuencias.

Imaginaros, por ejemplo, que vosotros sois seleccionadores y que os llega una persona que durante año y medio no ha hecho nada en su vida porque las cosas estaban muy mal. ¿Qué pensaríais y cómo lo juzgaríais para el puesto al que opta?

No olvidéis que un seleccionador no os conoce y solo puede juzgar por lo que contáis que estáis haciendo y viviendo.

Es innegable decir que estáis haciendo múltiples actividades no garantiza que os vayáis a colocar mañana, sin embargo, os permite estar más preparados y dinámicos para poder estar al tanto de todas las oportunidades que pasen a vuestro alrededor.

¿Qué pensáis que ayuda más a un desempleado? ¿la actividad o la inactividad?

 

Autor: Juan Martinez de Salinas

Pareto, ¿tendría contactos?

Wildfredo Pareto es famoso por su teorema conocido por la regla del 80-20. Observó que la gente en su sociedad se dividía naturalmente entre los «pocos de mucho» y los «muchos de poco» y que esto daba lugar a la aparición de dos grupos de proporciones 80-20 tales que el grupo minoritario, formado por un 20% de población, ostentaba el 80% de algo y el grupo mayoritario, formado por un 80% de población, el 20% de ese mismo algo.

Estas cifras son arbitrarias; no son exactas y pueden variar. Su aplicación reside en la descripción de un fenómeno y, como tal, es aproximada y es adaptable a cada caso particular.

¿Creeis que es cierto este teorema de Pareto en la actualidad? ¿Creeis que el 20% de la población mundial posee el 80% de la riqueza y el 80% el 20 % restante? Parece que la respuesta es que es un 14,35% de la población el que posee el 80% de esa riqueza, con lo cual es una muy buena aproximación a su teorema. ¿Creeis que el 20% de los clientes son los que realizan el 80% de la aportación a las ventas de a una empresa y el otro 80% aportan el 20% restante? Pues si, es muy aproximado.

Pero ¿qué ocurre en el mercado laboral actual? 

Pues aunque os parezca mentira, parece ser que también funciona así.

Ya el Centro de Estudios Bancaja comentaba en el 2006 el ejemplo de que todas las contrataciones que se producían en el mercado laboral el 20% se hacía públicas y el 80% se cubrían sin hacerse publicidad (boca a boca, conocidos, contactos, networking,….).

O sea, que se puede deducir que las ofertas de empleo reales en España el 20% se publicitaban y el 80% no.

Esto implica necesariamente recurrir a otras formas de contacto como son el ‘boca a boca’, la recomendación, los contactos, el networking, el enchufe o, como me gusta decir a mí, ‘contactos con tacto’.

Y creo en mi modesta opinión que aunque pocas ofertas de empleo hay, siguen sin salir a la luz el 80% de las mismas.

Y es aquí donde me voy a detener para hacer mi reflexión de hoy. Si consideramos a Pareto de nuevo, se puede extrapolar que el 20% de la poblacion tiene el 80% de los contactos mientras que el 80% de los ciudadanos solo tiene un 20% de los posibles contactos o padrinos. ¡¡La de ahijados que le salen matemáticamente a cada padrino!!

Numericamente: 1000 desempleados para cubrir 100 ofertas de empleo de las cuales sólo 20 salen al público. 80 plazas que no salen se cubren por contactos directos.

Problemas:

-El 20% de los parados usan sus contactos para colocarse, o sea 200 desempleados (proporción 80/200, un 25% tiene éxito).
-El 80% restante de los parados, 800 sin contactos se pelean por el 20% de las ofertas que se publicitan, o sea, por 20 ofertas de empleo (proporción 20/800, un 2,5% de éxito) a los que hay que añadir que tenián padrino y no encontraron colocación.

Reflexiones:

-Queda claro que el tener contactos y que sean buenos da más probabilidades de éxito que el no tenerlos: 25% vs 2,5%.
-Que ni siquiera en la situación del mercado laboral actual, el tener padrino garantiza la colocación, ya que a estos le salen demasiados ahijados por momentos.
-Que da igual la formación que tengas, experiencia laboral, que te formes más,…. que esto no hará que tus posibilidades de tener contactos aumenten, con lo cual la posibilidad de colocarse con más formación es cuando menos dudosa (puede ser que aumente la probabilidad pero a lo sumo en el ejemplo del 2,5% al 3,5% o al 4% como mucho).
-Si la formación no es la solución para encontrar trabajo, ¿por qué ese empeño de cursos para desempleados? ¿Alguien se cree que una empresa que busca contable va a elegir a un recién licenciado con un cursillo de 120 horas del INEM frente a una persona desempleada que lleva 15 años llevando la contabilidad de su anterior empresa?
-Si todo el mundo se da cuenta en mayor o menor medida de esto que digo, ¿cómo se van a motivar a recibir más formación?

Conclusiones (Tristes):

-Si formación es sinónimo de mejora continua, del desarrollo de habilidades y competencias y de sacar el máximo talento al que la recibe, todo eso se traduce en productividad para los trabajadores y las empresas. Como la formación es mala y un negocio montado para el cobro de las subvenciones, ahora nos explicamos porque somos el país menos productivo de la UE.

-Licenciados con dos carreras, master y varios postgrados, engordan las filas del INEM, o como conozco yo un caso, trabaja en el honroso oficio de pintor de ‘brocha gorda’. ¿Talento desperdiciado? Mientras, el hijo de ‘fulano’ o ‘mengano’ con poco más que el bachillerato o incluso con unos estudios universitarios básicos, es director adjunto de no se que….

Al final va a tener razón Pareto: ‘Desempleado, pasa el 20% del día buscando trabajo y el 80% buscando contactos’, la formación que la hagan los políticos de turno, que falta les hace. Puede que así tu suerte cambie para mejor.

 

Autor: Jose Luís Del Campo Villares

¿Has hecho ya tu máster de búsqueda de empleo?

Este verano no he posteado casi nada. Sumando las vacaciones y las vueltas a la cabeza que he dado con nuevos proyectos, sí que me ha dado tiempo de reflexionar sobre varios temas.

Uno de ellos es el gran crecimiento que han experimentado los blogs y tuiteros (en algunas ocasiones, un servidor) que hablan sobre recursos humanos, pero más concretamente sobre orientación profesional y búsqueda de empleo. En los últimos años los servicios de ayuda para el desempleado se han multiplicado, ya sea a través de los servicos públicos de empleo de las comunidades autónomas (servicios OPEA, tutores de empleo, etc…) y también, como ya decía antes, a través de muchísimos posts y tuits en la red.

No cabe duda de que el desempleo puede ser una de las mayores preocupaciones para los españoles en la actualidad. Son millones las personas y familias que se encuentran en paro y tienen que vérselas cada día con situaciones complicadas, no sólo a nivel económico, sino en la mayoría de las ocasiones también a nivel social y psicológico.

Quedarse en situación de desempleo supone, a priori, una serie de consecuencias:

  • Menos o nulos ingresos económicos. 
  • Situación de indefensión aprendida, en donde por mucho que hagamos parece que no conseguimos nada. 
  • Pérdida o dificultad para el mantenimiento del status social.
  • Desconocimiento del mercado laboral, sobre todo en los casos en los que se llevaba trabajando en el mismo puesto y empresa durante largos años.

Sin entrar en detalle en otras posibles consecuencias, lo que sí queda claro es que estamos ante millones de “consumidores” que necesitan de un “servicio” en concreto. Ya hace tiempo se ha planteado en algunos blogs la pregunta de si pagaríamos por que alguien nos facilitara la búsqueda de empleo, o directamente, nos encontrara un trabajo. Alfonso Alcántara hablaba de ello en dos posts de hace ya algún tiempo, donde se describían los servicios  “premium” o de pago que habían establecido algunas webs de búsqueda de empleo o de networking. No es el motivo de mi post entrar a discutir o no si estos servicios son caros o baratos (es conveniente revisar la discusión generada en los dos posts de Yoriento) sino más bien discutir acerca de ¿Por qué da tanto miedo en España pagar por estos servicios?

Creo que uno de los principales motivos es el temido “voluntarismo” que se asocia a algunos oficios en concreto, sobre todos aquellos que están enmarcados en el ámbito de lo “social”; es decir: estamos muy acostumbrados a que determinados trabajos asistenciales se ofrezcan con un carácter de gratuidad (por ejemplo, empleos de la rama sanitaria, trabajadores sociales, psicólogos, educadores, etc…). De alguna manera, “nos parece mal” que se cobren por esos servicios porque estamos acostumbrados a que se nos ofrezcan sin pagar un euro a través de diversas instituciones, aunque también es cierto que cuando estamos descontentos con esos servicios prestados acudimos a uno privado, bien para que nos atiendan mejor o para tener una segunda opinión.

O sea que, siguiendo con el mismo ejemplo, en cuestiones sanitarias no solemos dudar en acudir a un profesional “de pago” porque nos parece más fiable o con un mayor prestigio que los servicios públicos. Hasta cierto punto, es bastante comprensible, ya que la salud es algo que todos queremos conservar.

Pero vuelvo a hacerme la misma pregunta: ¿por qué no pagar a un profesional que nos facilite la búsqueda? O mejor todavía ¿por qué no crear una empresa dedicada a ello si tenemos experiencia en la materia? En los últimos años asistimos en nuestro país a una terciarización de la economía, en donde podemos obtener servicios de todo tipo, cada vez más especializados: nos traen la compra a casa, conseguimos smartphones estupendos a bajo precio cuando tenemos puntos acumulados en nuestra operadora, tenemos buenos sistemas de transporte…etc…

Sin embargo, la búsqueda de empleo se convierte en una especie de entrenamiento militar, en donde debemos, entre otras cosas: mejorar habilidades personales, ser unos excelentes redactores de curriculums, hacernos especialistas en las entrevistas de trabajo apuntarnos a todas las bolsas de empleo habidas y por haber…y por si fuera poco, en entornos 2.0 debemos darnos de alta en las principales redes y familiarizarnos con un nuevo tipo de comunicación. En conclusión, parece que hay que hacer un trabajo de especialización para conseguir un puesto de trabajo. 

 No digo que todo lo anterior no esté bien, sin duda el entrenamiento en ciertas habilidades no sólo supone una mejora de las posibilidades de empleabilidad, sino muchas veces también  nivel personal…pero cambiemos la temática de búsqueda de empleo con algo más banal. Imagínate que se te avería tu coche…¿harías un curso exhaustivo de mecánica para conocer todos los elementos al detalle de un motor de inyección, o contactarías con un mecánico de tu confianza para que hiciera un buen diagnóstico y reparara el vehículo?

La mayoría de nosotros, aunque también hay mucho “manitas”, llevaría el coche al taller. Entonces, ¿qué ocurre con la búsqueda de empleo? ¿No es suficientemente importante como para pagar a un profesional? ¿Por qué no contar con la ayuda de personal cualificado para que nos preste ese servicio?

Podría parecer que tiro piedras contra mi propio tejado, ya que ha sido durante algunos años orientador profesional, pero no se trata de eso…algunas personas elegimos a los médicos de la Seguridad Social y otros acudimos a privados; eso no significa que uno tenga que ser mejor que otro, sino que se trata de un sistema de libre mercado y de libre elección del usuario o consumidor. ¿Por qué entonces demonizar la posibilidad de un servicio de empleo profesional y privado? ¿Es malo en sí mismo?

Ahí dejo las preguntas. Sólo me planteo que si no se modernizan los servicios públicos de empleo o surgen otros privados que innoven y ofrezcan un buen servicio, muchos deberemos seguir haciendo un “máster en búsqueda de empleo”.

 

Autor: Oliver Serrano

Marca 2.0, redes sociales y busqueda de empleo

El otro día comentaba unas ideas de como puedes conseguir que tu perfil en Twitter fuese atractivo a la búsqueda de empleo. También no hace mucho comentaba el tema de saber cual era nuestra marca personal. Una unión de ambos temas es en definitiva el saber como conseguir que tu marca 2.0 resulte atractiva para llamar la atención de los reclutadores 2.0 que están empleando cada día más las redes sociales como granero de candidatos.

Hoy nos vamos a detener en ver el comportamiento de los usuarios de redes sociales en cuanto a las marcas que se mueven por el 2.0, para extraolar o poder sacar conclusiones de si tu ‘marca 2.0‘ cumple los requisitos para que sea seguida de esta forma.

The Impact of Social Media, publicado por Performics y ROI Research, describe como actúan e interactúan dentro de las redes sociales. Estudio realizado en abril de este mismo año con una muestra de 3.000 internautas.

Primera conclusión: Incremento muy fuerte de la importancia de las redes sociales en la vida de las personas y en todos los ámbitos, incluido la búsqueda de empleo: Read more