Tag Archive for busqueda de trabajo

Nos puede quedar una segunda oportunidad para reinventarnos

reinventate_2_1_1713107

Tiempos de crisis, tiempos de cambios. Tiempos de oportunidades, tiempos de autoconocernos. Tiempos de tomar riesgos, tiempos de soñar.

Cualquiera de lo dicho hace un momento es la forma positiva de ver lo que nos ha traído esta crisis. Cierto es que podía poner lo mismo pero con sentido negativo. Pero hoy no quiero ir por ese camino.

Si nos hemos quedado en el paro se nos abren una serie de preguntas y de posibles respuestas que no voy a entrar a analizar una por una ya que seguro que os las habéis hecho y respondido muchas veces.

Hoy quiero reflexionar sobre el comentario que me dejaron en una entrada hace poco y que hablaba sobre reinventarnos: Read more

Nos puede quedar una segunda oportunidad para reinventarnos

reinventate_2_1_1713107

Tiempos de crisis, tiempos de cambios. Tiempos de oportunidades, tiempos de autoconocernos. Tiempos de tomar riesgos, tiempos de soñar.

Cualquiera de lo dicho hace un momento es la forma positiva de ver lo que nos ha traído esta crisis. Cierto es que podía poner lo mismo pero con sentido negativo. Pero hoy no quiero ir por ese camino.

Si nos hemos quedado en el paro se nos abren una serie de preguntas y de posibles respuestas que no voy a entrar a analizar una por una ya que seguro que os las habéis hecho y respondido muchas veces.

Hoy quiero reflexionar sobre el comentario que me dejaron en una entrada hace poco y que hablaba sobre reinventarnos:

Estoy en el paro y tengo claro que tengo que buscar una profesión de la cual haya demanda. Mi problema es: ¿cómo sé en qué soy buena realmente?
Sé lo que me gustaría ser y en lo que me gustaría trabajar, pero… ¿Soy realmente buena para ello?

Que levante la mano aquel desempleado que no haya pensado en esto en alguna ocasión.

La respuesta no es fácil ni sencilla pero voy a intentar aportar unas ideas para que cualquiera que esté en esa situación tenga más fácil tomar cualquier decisión.

Si la crisis te ha expulsado del mercado laboral quedan dos posibles opciones pensando positivamente: reincorporarme al mercado en aquello que estaba haciendo o reinventarme y entrar de nuevo al mercado en algo diferente de lo que había hecho hasta el momento.

Aquí, como bien dice en su post mi amiga Carmen Sanz, influye mucho la motivación que tengamos cada uno.

Puede que lleves media vida atado a un puesto de trabajo que no te haya motivado nada ni te haya permitido el realizarte profesionalmente. ¿Quieres volver a la misma situación? Ojo que está claro que hoy por hoy eso es mejor que nada, pero vamos hoy al lado positivo. Si tengo que buscar un nuevo trabajo, ¿no es esta una oportunidad de buscar algo en lo que realmente me encuentre a gusto o en lo que sepa que soy bueno? ¿No buscarás con mayor motivación un trabajo en el que te encuentres cómodo y realizado?

¿Sabes en qué eres bueno? ¿Sabes a que te gustaría dedicarte? Ambas preguntas exigen autoconocerse de forma sincera, sin tapujos.

Si eres capaz de responder a cualquiera de las preguntas anteriores empiezas bien.

Lo segundo sería el saber si hay en el mercado laboral personas que vivan de eso y,en caso afirmativo, saber si hay demanda de más profesionales. Puedes ser muy buen sexador de pollos y se te de a las mil maravillas pero hay 5 en España y no tienen pinta de que se vayan a jubilar.

En mi caso en particular me gusta el mundo de la enología, ¿hay quien vive de eso? Pues sí. ¿Hay posibilidades de dedicarse profesionalmente a ello? Yo creo que también es que sí.

Es el momento este en el que la motivación que tengamos entra en juego y llegamos al tercer punto y puede que más importante: ¿qué tengo que hacer, que formación recibir o lo que sea, para poder dedicarme profesionalmente a ello? Si lo se, ¿alguien duda de que no estaríamos motivadísimos en hacer lo que fuese o recibir la formación necesaria para ello? En lo que estamos motivados sin duda nos da mayores satisfacciones y tiene más posibilidades de llegar a buen término.

Por lo tanto, si estas en el paro y no tiene pinta de que vayas a volver a trabajar ‘de lo tuyo’ os animo a que os hagáis las siguientes preguntas ya que de sus respuestas podréis encontrar a lo mejor una salida profesional:

  • ¿A qué gustaría dedicarme?
  • ¿En qué soy bueno de verdad?
  • Cualquiera de las dos preguntas anteriores: ¿tiene salida laboral real?
  • ¿Qué debo de hacer o en qué formarme para conseguirlo?

Todo bajo la sinceridad necesaria que debemos de tener con nosotros mismos.

Autor: Jose Luís Del Campo Villares

¿CUÁL ES VUESTRO ELEVATOR PITCH?

Hace unas semanas leí en el árFotos 2012 1111ea de empleo del diario digital Expansión, un artículo titulado “Consiga un empleo en tres minutos”  cuya lectura recomiendo.

Este articulo habla sobre el discurso en el ascensor que, en un principio, es para que los emprendedores que tienen una idea, sepan vender la misma a sus futuros inversores o clientes para que, finalmente, la compren. Es lo que se conoce como el “Elevator pitch” que para mi “es un resumen de vuestra idea, capacidades o valía, cuyo objetivo inmediato es interesar al interlocutor para conseguir una próxima entrevista o reunión”

En este artículo voy a intentar dejaros mis reflexiones e impresiones sobre este tema. Yo opino en la misma línea del artículo, es decir, que el elevador pitch es trasladable a las personas que buscan trabajo. Debemos ser capaces de vender lo que sabemos hacer, nuestras competencias y nuestra forma de ser de una forma que genere interés, breve y de forma dinámica para que quieran seguir conociéndoos.

Las personas que se encuentran en la actualidad en busca de trabajo deben tener claro que:

  • La forma de relacionarse y de buscar trabajo ha cambiado.
  • Sin adaptación y flexibilidad estamos fuera del mercado laboral.
  • Debemos vernos a nosotros mismos como un proyecto y debemos mostrarlo a los demás.
  • Interactuar con los demás es cada vez más necesario para tener opciones.

Todo esto está muy relacionado con la marca personal de la que ya he hablado en otras ocasiones y que la definición que más me gusta es “lo que te diferencia a ti del resto y aquello por lo que otros te conocen”.

Para que podáis definir vuestra marca personal tendréis que plantearos y responderos a las siguientes preguntas: ¿Cuáles son vuestros puntos fuertes? ¿Cuáles son los valores que defendéis? ¿Qué cualidades y factores os hacen ser diferentes de los demás? ¿Qué objetivos tenéis en vuestra vida y carrera profesional? ¿Cuál es vuestra personalidad? Todas estas preguntas no tienen una única respuesta correcta, es decir, debéis buscar vuestra respuesta reflexionando sin prisas, con tiempo y ganas.

Lógicamente debéis trabajar vuestro elevator pitch en función de vuestras necesidades, del tipo de trabajo que busquéis y después debéis ser capaces de hacerlo diferente en función del público al que os dirijáis.

Esto requiere un gran auto conocimiento de vosotros mismos donde sepáis los bueno y lo que tengáis que mejorar. Tenéis que saberos vender y basarse en realidades y no en apariencias. Es cuestión de probar sin pensarlo. Primero os recomiendo que lo escribáis en un papel en un par de minutos, que luego lo leáis y lo reflexionéis; después, compartirlo con personas de vuestro entorno para ver si lo entienden y lo comparten, esto os ayudará a daros cuenta de aspectos en los que quizás no habéis caído y puede ser interesante reflejarlos. También tenéis que ir puliendo eso que habéis escrito para saberlo contar de forma enérgica y positiva.

Estas son las 3 claves de un buen elevator pitch:

1. Claridad. Utiliza tu propio vocabulario y no incluyas palabras que no usas normalmente para impresionar. Conseguirás más siendo tu mismo porque interpretar papeles puede oscurecer vuestras opciones y despistar al seleccionador.

2. Coherencia. No se trata de recitar tu currículum o tu proyecto, es más bien una breve presentación, una descripción de lo que haces y una explicación  sobre lo que buscas.

3. Honestidad. Tus palabras deben reflejar certeza, así que lo mejor es decir la verdad sin adornarla. Debes tener claro que lo vendes o dices de ti luego te tocará defenderlo y hasta demostrarlo. Es preferible ser sincero y reconocer que determinados conocimientos debes pulirlos o mejorarlos que decir que los dominas cuando no es del todo cierto.

Como recomendaciones adicionales para elaborarlo:

Sé breve. No debe superar el minuto, practica, recorta y sé conciso. Como máximo si tienes muchas cosas que contar de ti, 3 minutos siempre y cuando estén justificados y aportes cosas de valor y no paja o florituras. Muchas personas pierden tiempo en su discurso diciendo que están desempleados y que buscan un trabajo de lo que sea; eso es, no es ir al grano. Debéis decir de qué buscáis trabajo, en qué tenéis experiencia, lo que estáis haciendo ahora, los conocimientos que os hacen sobresalir, etc.

Ilustra y dibuja en la mente de tu interlocutor. Busca en tu vocabulario palabras que sean visuales y que ayuden a generar imágenes, así seguro que tu interlocutor terminará “viéndolo” y comprendiendo lo que explicas. Siempre ayuda que puedas dejar tiempo para ratificar si les ha quedado claro lo que sabes hacer y quién eres a nivel profesional con alguna pregunta resumen para que te digan en 3 palabras que les ha quedado claro de tu elevator pitch.

Cuenta tu experiencia profesional y tus competencias como una historia en plan película. Si se te dan bien las metáforas, úsalas, ya que se van directo al hemisferio derecho de quién os escucha, estimulando su imaginación para hacerse un fiel reflejo de lo que cuentas. Las personas siempre nos acordamos mejor de las historias con ejemplos y anécdotas.

Debes variar la forma de contar tu historia. No es bueno aprenderla totalmente de memoria letra por letra, ya que no siempre tendrás que decir lo mismo a la misma persona: trata de exponer la misma idea, pero no con las mismas palabras. Debéis ser capaces de contar vuestro perfil profesional de diferentes formas y desde diferentes perspectivas. No siempre deberéis destacar las mismas cosas, dependerá del tipo de puesto o de funciones que sean más relevantes reflejar. Eso sí, no debéis dar nada por hecho y si algo queréis que les quede claro debéis decirlo y reforzarlo.

Debes fijar en tu mente el objetivo que persigues con ese elevator pitch. Expón exactamente lo qué quieres conseguir, eso alejará las dudas y fijará la idea en la mente de tus interlocutores. Debes conseguir generar el interés de las otras personas.

Tienes que poner pasión en lo que cuentas de ti. Es decir, debes creértelo y que se vean reflejadas tus ganas en conseguir tu oportunidad. Debes transmitir energía y ganas de comerte el mundo en lo que dices que sabes hacer y quieres seguir haciendo.

Debes estar tranquilo y pausado. No es cuestión de soltarlo tu discurso rápidamente, sino que tienes que adaptarte al ritmo de tus interlocutores. No consigues nada si hablas muy rápido porque quizás lo que estas consiguiendo es perderlos.

La forma de conseguir el elevator pitch adecuado es practicar, practicar y seguir practicando para asegurarte que queda claro a los demás. Eso requiere seguir mejorándolo de forma continua y visualizándote en más de una ocasión.

Debéis superar el miedo escénico a  hablar sobre vosotros a los demás. Esto se hace poniéndote a hablar ante los demás y aprovechando cualquier oportunidad que tengáis. Os ayudará a coger tablas y reforzar vuestra seguridad en vosotros mismos.

Esta es una herramienta más disponible que debéis de analizarla para ver si os puede ayudar en vuestra búsqueda de trabajo. No perdéis nada por probarlo y ver sus posibles resultados. Lo que os debe quedar claro es que requiere un trabajo y una inversión de tiempo por vuestra parte, aunque esto lo va requerir cualquier actividad en vuestra búsqueda de trabajo.

¿Cuál es vuestro elevator pitch?

Autor: Juan Martinez de Salinas

¿Qué pautas sigues a la hora de dejarte aconsejar en la búsqueda de trabajo?

Hace unos días, leí en el blog Mi Carrera Laboral en Informática & Tecnología un interesante artículo titulado Cómo detectar un mal consejo sobre cómo buscar trabajo que considero de obligada lectura porque es muy clarificador.

Coincido bastante en su acertada reflexión aunque al ser un tema “con jugo”, no quiero dejar de poder manifestar mis reflexiones al respecto.

Para comenzar, no todo el mundo nos vale para aconsejarnos como buscar trabajo porque opinar es gratis y más cuando se ven los toros desde la barrera. De la misma forma, no solamente los profesionales de recursos humanos, gestión de personas, recolocación o sectores afines pueden aconsejar sobre como buscar trabajo.

Será importante tener en cuenta que las personas que llevan mucho tiempo en búsqueda de trabajo pero que están en sus casas esperando a que les vayan a buscar y que a lo sumo han mandado 3 curriculums contados, no son adecuados para dar consejos porque, en todo caso, no serán negativos sino apocalípticos sobre lo mal que está todo. Y la situación, está mal, pero no imposible; quedarse sin hacer nada no soluciona nada sino que lo agrava. Debemos dejarnos llevar por el sentido común y es evidente que las personas que estén en el desempleo actualmente, manteniéndose activas, con los ojos abiertos y trabajando las diversas herramientas de búsqueda, son las más adecuadas porque nos pueden dar información que desconozcamos.

Respecto al artículo discrepo respecto a la recomendación de que no se debe escuchar a las personas que no han seleccionado nunca a nadie de forma directa porque quizás esas personas sepan ponerse en el lugar de los demás y sepan ver más allá. Sobre todo sin son personas que han tenido que buscarse la vida desde muy jóvenes porque eso da instinto y aprendizaje que ayuda en los momentos donde la cuesta más se empina.

De la misma forma, no debemos escuchar y hacer caso a todo el mundo que efectué selección o que en algún momento seleccionase a personas de diversos perfiles. Porque para empezar, no podemos asegurar que todos las personas que se dedican a seleccionar son profesionales. A determinadas personas todo les vale y aquellos reclutadores que no valoren el tiempo de los candidatos, que les consideren un mero número, que no tengan humanidad, que no se pongan en el lugar del otro, que apliquen generalidades tipo y que se dejen llevar por aspectos subjetivos no son los más adecuados para dar consejos sobre como buscar trabajo porque lo que hacen no es válido desde la objetividad.
Igualmente, aquellos profesionales de orientación, recolocación, gestión de personas, etc. que llevan años acomodados, quejándose de todo, no son muy recomendables porque viven en un mundo paralelo al real. Normalmente, este tipo de profesionales piensan que no existe nada nuevo, siguen recomendado las mismas herramientas, no personalizan su servicio a la persona y piensan que todo depende del candidato. Todos los profesionales debemos tener muy presente lo que significa buscar trabajo en situaciones adversas y eso supone el conectar con las personas sin trabajo actual para conocer sus inquietudes, actividades, formas de pensar y actuar para de esta forma catalogar a los diferentes tipos de buscadores de empleo actuales. Cada vez se exige más y eso requiere que el candidato afine y se prepare más.

Personalmente, el estar en desempleo durante esta recesión me dio una visión que hasta entonces no tenía y me hizo ser más fuerte. Los profesionales de recursos humanos deben asumir que el hacer una buena búsqueda trabajando todas las herramientas no asegura el éxito inmediato ni a medio plazo porque cada caso es diferente. Y la búsqueda de trabajo, como la vida misma, no siempre es justa.

El perfil adecuado para dar consejos sobre búsqueda de trabajo es aquel que, independientemente de a qué se dedique, sea flexible y adaptable a los tiempos y muestra de ello es que dedica tiempo a conocer las nuevas herramientas, aplicaciones, hábitos, recursos, competencias, perfiles, etc., sin quedarse en lo mismo de siempre que puede ser que lo conociese en el 1737. De la misma forma, son personas que asumen que lo que ellos recomiendan no es lo mejor y que pueden existir otras visiones adecuadas que deben de barajar para llegar a conclusiones distintas.

El buen aconsejador debe ser una persona que sea realista, a la par que optimista, que no se rinda fácilmente ante las adversidades y que transmita vitalidad y pasión por lo que dice y hace porque cree en ello. A lo hora de decidir quién consideramos adecuado para que nos aconseje, debemos dejarnos llevar en parte por nuestro instinto.

¿Qué pautas sigues a la hora de dejarte aconsejar en la búsqueda de trabajo?

Autor: Juan Martinez de Salinas

5 millones, ¿qué piensas hacer?

Abismo del desempleoEste post es fruto de una conversación mantenida con mi amigo Felipe García el pasado martes en nuestra tierra Galicia y en la que mantuvimos un cambio de impresiones sobre todo ‘lo actual’ que nos rodea.

Excelente ‘motivador‘ como es él, me comentaba una charla que tuvo recientemente que dio a un grupo de desempleados y de la cual me ha surgido esta reflexión de hoy.

¿Alguien se cree que con 5 millones de parados y un mercado laboral como el que tenemos se puede ofrecer formación a los desempleados para que encuentren trabajo? ¿No será mejor dar una charla motivacional para que en cada uno que se encuentre por desgracia en el paro crezca la semilla de las ‘ansias’ de salir de esa situación?

Imaginaros una presentación. Primera diapositiva que ponga ‘5 millones de parados’. Segunda diapositiva que ponga ‘que coño piensas hacer’. Se acabó la presentación.

Por favor, a los que sois formadores de desempleados, orientadores laborales y similares profesionales os pido que hagáis este experimento. Primera diapositiva un minuto expuesta. Segunda diapositiva 3 minutos. Por favor, después empezar la sesión formativa. Read more