Cómo dar órdenes, pero motivando

Las órdenes las puede dar cualquiera. Lo que ya no consigue cualquiera es que el efecto que consigan en quien las reciben sea motivador y estimulador para que se ponga en marcha con su talento e intente realizar lo mejor posible su trabajo diario.

El buen jefe, el líder, de lo que no abunda casi nada en las organizaciones españolas, sabe que las órdenes se deben de dar ya que no dejan de ser instrucciones que cualquier organización debe de tener y realizar si se quiere conseguir un objetivo.

No obstante el ‘cómo’ se transmiten es siempre más importante para conseguir los efectos esperados que lo ‘qué’ se transmite.

La clave del éxito de dar órdenes radica en la actitud que tengamos a la hora de anunciarlas y como hayamos decidido transmitirlas. Todo en esta vida tiene ‘su tempo’.

Continuar leyendo «Cómo dar órdenes, pero motivando»