Tag Archive for diferencias

Emprendedores si pero autónomos no

Autonomo o emprendedorMe hace gracia la corriente que hay en la actualidad de llamar ‘emprendedores‘ a todo aquel que comienza un pequeño negocio o proyecto, que normalmente es para sacar algo de dinero y sobrevivir, cuando lo que realmente lo que es esta persona es un ‘autónomo‘. ¿Por qué hay ahora ese vicio o manía con llamar a las cosas de otra forma? ¡Es que el emprendedor no paga sus autónomos al mes?

Lo cierto, y cada día estoy más convencido, es que la palabra autónomo está cogiendo ‘tintes’ peyorativos mientras que la palabra emprendedor es ‘la que mola’.

Lo que hay que decir es la verdad desde el primer momento: el ser emprendedor es una cosa muy complicada y más en este país, donde un mínimo de 260 euros (y tiro por lo bajo) es lo que te lleva la Seguridad Social todos los meses con independencia de que factures o no, de que ganes o no, o de que saques para comer o no. El caso es que si facturas al mes 300 euros, vas dado. Lo primero es pagar a la Seguridad Social y luego es morder las suelas de los zapatos para comer.

Hay actividades de emprendedores o para sacar algún dinero extra, como hacer seguros, como ganar dinero con Facebook u otras similares, que realmente te pueden hacer ganar un dinero al mes, pero si viene luego ‘papa Estado’ a ‘sablearte’ a las primeras de cambio, la cosa es muy complicada.

Lo que está claro es que si a un desempleado le dices que se haga autónomo, te despide con cartas destempladas, pero si le dices que se haga emprendedor, como que ‘mola’, va a la moda, cuando realmente es exactamente lo mismo pero claro, mucho ‘mas fashion’ que ‘el autónomo de toda la vida’. Nos quieren engañar y convencer de que es lo que hoy ‘se lleva’, el ser nuestros propios jefes, cosa que ya eran antes los autonomos de toda la vida.

Tu pregunta a alguien si se quiere hacer emprendedor y te contestará que sí, pero dile que se haga autónomo ya ya verás la respuesta.

Infografía que diferencia lo que es Spam de lo que es Email Marketing

Muy buena Infografía que diferencia lo que es Spam de lo que es Email Marketing. A ver si así muchas marcas toman buena nota y dejan de bombardear a sus followers de forma continuada con Spam.

Y es que esto es lo que suele pasar cuando a alguien de marketing tradicional lo pones a la cabeza del marketing 2.0 u online, que tiende a emplear las nuevas herramientas social media como otro arma publicitaria, sin darse cuenta del claro perjuicio que le hace a su marca. Read more

Cultura organizacional no es lo mismo que clima organizacional

24-unwritten-company-rules

En bastantes ocasiones me he encontrado con gente que confunde estos dos términos, o sea, que no llega a diferenciar lo que es el clima organizacional y la cultura organización pensando incluso que son la misma cosa, lo que no es ni media verdad. Hay diferencias sustanciales y de peso entre ambos conceptos.

Cuando hablamos sobre clima organizacional, nos referimos a las percepciones de los empleados de su lugar de trabajo, la toma de decisiones, las relaciones interpersonales entre los empleados (jefes y compañeros), la comunicación informal, entre otros. Vemos que es todo lo que desarrolla en el ambiente físico propiamente dicho.

Todo lo anteriormente expuesto está vinculado con el ambiente laboral. Read more

Cultura organizacional no es lo mismo que clima organizacional

24-unwritten-company-rules

En bastantes ocasiones me he encontrado con gente que confunde estos dos términos, o sea, que no llega a diferenciar lo que es el clima organizacional y la cultura organización pensando incluso que son la misma cosa, lo que no es ni media verdad. Hay diferencias sustanciales y de peso entre ambos conceptos.

Cuando hablamos sobre clima organizacional, nos referimos a las percepciones de los empleados de su lugar de trabajo, la toma de decisiones, las relaciones interpersonales entre los empleados (jefes y compañeros), la comunicación informal, entre otros. Vemos que es todo lo que desarrolla en el ambiente físico propiamente dicho.

Todo lo anteriormente expuesto está vinculado con el ambiente laboral.

Es algo así como la atmósfera dentro de la compañía o como lo que se respira en ella y tiene que ver con el conjunto de sentimientos y emociones favorables y desfavorables con la cual los empleados valoran su trabajo, sus motivaciones, su forma de involucrarse,…

Si una empresa tiene un clima organizacional favorable, esto repercute en una mayor calidad en la vida de su personal y, como consecuencia, se reflejará en sus productos y servicios. De allí que se diga que las percepciones sobre el clima organizacional son un elemento clave del comportamiento de los individuos en las organizaciones.

Pasemos ahora a lo que se conoce como cultura organizacional. Está se encuentra relacionada con las normas escritas (y a veces hasta no escritas) de una empresa que deben ser seguidas por los colaboradores para el correcto funcionamiento de la organización y que puede incluir: Sus planes estratégicos (visión, misión, objetivos entre otros) y la gestión empresarial (procedimientos para capacitación, procedimiento para la toma de vacaciones, ausencias, etc.)

Antes las empresas le daban mucho énfasis a la cultura organizacional y descuidaban, un poco, el clima. Sin embargo, se observó que si se reforzaba el clima de forma tal que los trabajadores se sintieran a gusto en sus puestos, podían rendir mucho más y las organizaciones alcanzaban la prosperidad deseada. Es desde entonces que se le ha dado al clima organizacional el lugar de importancia que merece.

Sin embargo, muchas empresas no saben cómo pueden crear o desarrollar un clima organizacional favorable. Para ello, es necesario que la organización proporcione o facilite lo siguiente:

  • Factores físicos adecuados como un lugar de trabajo confortable, tranquilo, en el cual se encuentren todas las herramientas para desarrollar de una manera eficiente la labor del trabajador. Además, el puesto o lugar donde desarrollar sus funciones debe estar bien iluminado y reunir condiciones higiénicas óptimas.
  • Factores psicológicos los cuales deben incluir la forma cómo el superior se refiere a sus colaboradores, cómo los trata, los incentiva y los promueve. Además, debe dar la confianza necesaria, para que las personas puedan poner a prueba sus ideas y cometer errores sin temor.
  • Sistema de comunicación interna y externa apropiados para que todos los involucrados estén plenamente al tanto de las necesidades y metas de la organización y viceversa.
  • Procesos que garanticen la retribución de ideas potencialmente útiles que pueden ayudar a los colaboradores a realizar sus funciones de una forma más fácil y eficaz mejorando, a la vez, los rendimientos de la empresa mediante sistemas de méritos basados en premiar, ya sea con un aumento de salario o a través de promociones o capacitaciones, a aquellos empleados que puedan crear e implementar ideas innovadoras.

A veces no es fácil que un gerente general pueda determinar si su organización posee un buen clima organización. Para ello, debe:

  • Medir los elementos del clima mediante encuestas, entrevistas, focus groups, entre otros para conocer si existe algún déficit o problema.
  • Implementar un proceso que permita que los empleados puedan proveer información sobre el clima y contribuir en el diseño de acciones a seguir.
  • Si una empresa valora su clima organizacional y hace que ésta se fortalezca o mejore, puede lograr grandes beneficios, ya que los trabajadores expondrán ideas innovadoras, soluciones creativas a problemas que se presenten y ayudarán a sus colegas lo cual fomenta la unidad y un buen trabajo de equipo y el crecimiento y de desarrollo de la propia empresa.

Diferencias entre LinkedIn y Xing

Como comento en más de una ocasión en mis charlas, normalmente, las personas se preguntan ¿Qué hemos hecho para merecer esto? y quizás deberían preguntarse ¿Qué podemos hacer para merecer otra cosa? Esto se puede aplicar a la búsqueda de empleo, al uso de las redes profesionales y a cualquier otro ámbito de nuestras vidas.

Hoy comienzo una serie de post temáticos en los que voy a tratar en profundidad las redes profesionales, enfocándome inicialmente en Xing y Linkedin, para acercar su uso a las personas que las desconocen.

Lo primero a lo que debemos prestar atención es a la configuración para determinar qué cosas de nuestro perfil queremos mostrar públicas y a quiénes, es decir, debemos tener clara la finalidad por la que usamos estas herramientas.

Hoy voy a hablar de las principales diferencias entre ambas de una forma general, sin entrar en profundidad porque eso lo haré en los post específicos sobre cada parte de ellas. Igualmente, me voy a centrar en lo que puedes hacer con las cuentas básicas, es decir, con las gratuitas que nos permite hacer muchas cosas y aportar valor a nuestro perfil.

Uno de los apartados fundamentales de nuestro perfil en Xing es el de busco y ofrezco, donde debemos resumir por palabras claves qué es lo que pretendemos encontrar en esa red y lo que podemos dar a cambio. Es lo que va a resumir y dejar claro de un primer vistazo si resultas atractivo profesionalmente hablando para las personas que te visitan. Esto está relacionado con el apartado de búsquedas porque podemos realizar una sencilla, una predetermina (que se refiere a hacer búsquedas por los apartados del perfil, es decir, permite por ejemplo buscar a los que ofrecen lo que vosotros buscáis) o una avanzada que nos permite buscar por diversos parámetros.

Muchas personas se preguntan dónde se encuentra en Linkedin el resumen en nuestro perfil. Lo podemos encontrar a mitad del mismo, en el apartado de extracto (se refiere a nuestro resumen profesional) y en especialidades. No se tienen por qué rellenar ambos. La clave es ser breve y concreto a la vez. Los visitantes, de un vistazo podrán hacerse una idea de nuestro perfil y decidir si profundizar más o no. El apartado de especialidades se refiere en concreto a destacar aquellas áreas o temáticas que más dominamos, es decir, nos ayuda a segmentar aquello que más nos interesa.

Una de las diferencias fundamentales de la cuenta básica de Xing y Linkedin radica en poder saber quién visito tu perfil. En Xing, si vosotros tenéis una cuenta ahí y visitáis otro perfil, éste último sabrá que le visitaste. Otra cosa es que lo visites desde otra fuente externa distinta a Xing porque entonces le aparece la ruta pero no la persona que le visitó. Igualmente, cuando no estás registrado en la red, tampoco se puede saber a quien visitaste como es lógico. Sin embargo, en linkedin tu puedes decidir si quieres que sepan quien eres a los que visitaste o que les muestras de ti. Eso lo haces en el apartado de configuración de privacidad en el subapartado de vistas a mi perfil y ahí, podrás marcar si quieres que vean tu nombre completo y cargo, solamente la organización y el cargo que ocupas sin que aparezca el nombre o, por el contrario, determinar que no se sepa nada de ti por las personas que visitaste. Linkedin te permite tener mayor privacidad respecto a quien visitas porque puedes regularlo a tu gusto.

Otro aspecto de la cuenta básica Linkedin es que admite crear un grupo profesional de la temática que quiera a cualquier usuario y gestionarlo como quiera, pudiendo crear incluso subgrupos dentro del mismo. Es decir, si los grupos que existen de la temática de vuestro interés no os satisfacen y tenéis algo que contar y aportar, os podéis lanzar a tener un grupo y dinamizarlo. Xing, con la cuenta básica permite unirte a los grupos que quieras de los que están creados, sin embargo, no puedes crear un grupo a tu gusto y medida.

Tanto Linkedin como Xing con la cuenta estándar da la posibilidad de enviar mensajes solamente a nuestros contactos dentro de cada red y no a cualquier persona que este en la red.

A la hora de invitar a contactos Linkedin es más selectiva que Xing y paso a matizar brevemente por qué. Con Xing, tú puedes invitar a cualquier persona que conozcas o no. Puedes usar el texto genérico que no recomiendo porque no dice nada a nuestro favor y os ruego que personalicéis el mensaje. Como el mensaje está limitado a un máximo de 250 caracteres, habrá que ir al grano. Eso no quiere decir que la solicitud sea aprobada por la otra persona.

Con Linkedin uno debe matizar y explicar de qué conoces a ese contacto para evitar el abuso indiscriminado de invitaciones. Si probáis la opción de que no conoces a esa persona no os dejará enviar la invitación. Debéis especificar si sois colegas de trabajo o de clase (debes especificar la misma), marcar si habéis hecho negocios con él, si sois amigo, si lo conocéis por un grupo o si lo conocéis de otra cosa, debiendo marcar en esta última su dirección de email. Obviamente, el sistema tiene su punto flaco porque si ponéis la opción de que eres su amigo aunque no lo seáis, no te pide más información y te permite enviar la invitación. Esta es una mala táctica porque denota cosas negativas de vosotros.

Tanto en Xing como en Linkedin podéis pedir a un contacto vuestro que sea contacto de una tercera persona.

La cuenta básica de Linkedin te permite pedir y recibir recomendaciones de otras personas en la red para aportar mayor valor a tu perfil. Por el contrario, Xing, con la cuenta básica, no te permite hacer ni recibir recomendaciones de nadie.

Linkedin permite reenviar un perfil de tu interés a otra persona para que pueda sopesarlo para alguna gestión de forma totalmente anónima, algo que Xing no.

Linkedin dentro de editar vuestro perfil tiene la opción con la cuenta básica de crear vuestro perfil en más de un idioma aunque lógicamente después os tocará retocar el perfil en ese otro idioma para ajustar los textos. Esta opción no la tiene Xing.

Desde mi punto de visto cada una de ellas tiene cosas buenas y otras mejorables.

La configuración de la aplicación para los recién llegados a estas herramientas es más fácil de encontrar en Xing que Linkedin.

Próximamente, comenzaré a tratar de forma detallada la forma de rellenar el perfil y las diferencias de la configuración en cada una de ellas para acercaros las dos redes profesionales más usadas. Poco a poco, iremos desglosando el funcionamiento de ambas ahondando en profundidad lo visto hoy y muchas otras cosas.

¿Qué os parece la iniciativa?

 

Autor: Juan Martínez