Tag Archive for empleo

Reinventarse o morir

nov10

Al hilo de lo que escribí en el último artículo sobre nuestra zona de confort, una cosa es que nosotros seamos conscientes de que si queremos prosperar debemos de romperla y otra muy distinta que nuestro entorno nos eche de la zona de confort sin avisar.

Eso es lo que nos estamos sufriendo con la llegada de la crisis.

Muchas personas que consideraban ya su futuro laboral estable y que estaban asentadas en su zona de confort se han visto expulsadas de esta situación. Y es ahí, cuando nos pilla de improviso, cuando la descolocación mental deja a merced del entorno lo que nos puede pasar y donde el paro de larga duración tiene un filón.

Cuando alguien que llevaba años haciendo su trabajo de forma correcta se ve ahora en el paro porque su empresa ha cerrado, lo primero que mentalmente se pregunta es si él ha tenido algo que ver en esa situación. Todos inicialmente tendemos a preguntarnos eso. Y la respuesta normalmente es que no hemos tenido nada de culpa.

Por ese motivo muchas personas que se quedan sin empleo se limitan a cobrar la prestación y a buscar ofertas de trabajo que se adecuen lo máximo posible a lo que venían haciendo hasta ahora.

Y si algo ha dejado claro esta crisis es que esto ya no ocurre así. El quedarse sin  empleo hoy por hoy exige de medidas drásticas porque raro será que encontremos trabajos similar al que teníamos porque no hay empresas que lo ofrezcan. Esta crisis ha traido un nuevo concepto de mercado laboral y que se resume en el título de este artículo: ‘reinventarse o morir‘.

Y por favor, no confundir reinventarse con emprender, eso son cosas muy diferentes. Reinventarse a uno mismo para el mercado laboral debe de ir por dos caminos:

  • Mirar si lo que hacía hasta ahora lo puedo hacer de otra forma más eficiente y que sirva de reclamo para posibles ofertas de empleo.
  • Olvidarnos de lo hecho hasta la fecha y analizar en lo que realmente somos buenos e intentar buscar salidas laborales por ese camino.

Ambas situaciones exigen romper nuestra zona de confort y ser conscientes de que lo que nos autoanalicemos debe de ser cierto, que no es hora de engañarnos a nosotros mismos.

Si llevas 15 años de contable de una empresa y te quedas en paro, o bien buscas como ser más eficiente o más rápido que lo que eras antes (por ejemplo) para que las empresas vean positiva tu contratación o bien analizas en qué eres bueno, por ejemplo en comunicación, y reenfocas tu búsqueda laboral hacia el mundo comercial. Pero de poco vale autoengañarte y decir que eres buen comercial cuando en realidad ni te gusta ni se te da esa actividad.

Realizar búsquedas laborales basándonos en engaños de lo que sabemos hacer está abocado a no encontrar trabajo. Reinventarnos pasa por ser sinceros y saber en lo que somos buenos. Puede que no destaquemos por nada en concreto, pero si la suma de varias cosas puede que hagan atractivo nuestro perfil a los reclutadores.

Lo que debéis de tener claro es que no queda más que reinventarnos o morir. Nadie va a venir a la puerta a darnos trabajo. No nos queda más remedio que escoger entre las dos opciones anteriores y hacernos visibles en la medida que podamos, abandonando siempre nuestra zona de confort.

Aquel que piense que volverá al mercado laboral sin reinventarse está muy equivocado.

El tiempo pasa y mientras más tardemos en reinventarnos más complicado será encontrar un nicho en el que destacar y poder conseguir trabajo. Por lo tanto, si un consejo aceptáis, y eso que no soy amigo de darlos, es que si estás desempleado, analiza lo que sabes hacer, poténcialo y aprende a venderlo. Solo si sabes vender tu ‘reinvención’ volverás al mercado laboral y, además, puede que reforzado.

Autor: Jose Luís Del Campo Villares

¿QUÉ PRECAUCIONES TOMÁIS A LA HORA DE BUSCAR TRABAJO PARA EVITAR LOS FRAUDES?

En estos tiempos de necesidad, la picFotos 2012 222aresca española se consolida, estando en su máximo esplendor; personalmente, pensaba que ya no habría nada que me pudiera sorprender, sin embargo, he leído una noticia que me ha encendido. He leído en varios blogs y periódicos la noticias titulada “Lo último en Recursos Humanos: paga 190 € si quieres que lean tu CV”  y también “Una polémica oferta de empleo”  que os recomiendo leer. Seguro que como a mí, no os dejará indiferentes y os generará reacción.

La situación actual no es la mejor, lo sabemos y todos tenemos que intentar ganarnos los garbanzos como buenamente podamos con actividades legales que no perjudiquen a nadie. Sin embargo, determinados límites no se pueden traspasar. No podemos permitir que se juegue con las personas que lo están pasando mal y que necesitan un trabajo. Estar desempleado no es agradable por las circunstancias que conlleva. Se nota que las personas de esa empresa de Granada que menciona el artículo no han estado nunca sin trabajo o al menos poco lo parece.

Esta empresa oferta 90 puestos de trabajo y entre los requisitos llama poderosamente la atención uno que es obligatorio: todo solicitante tendrá que ingresar 190 euros a la empresa para que ésta se lea el currículum. Está claro que aquí no se valora el talento, las competencias, la experiencia o la adecuación con el perfil requerido. Lo que prima es que se ingresen los 190 euros para que se lean tu currículum y eso no garantiza participar en el proceso y por supuesto en ningún lado se especifica que en caso de no ser seleccionado o descartado en el proceso se devolverán los 190 euros. Por supuesto, tampoco nadie os asegura que por pagar se lean vuestro currículum.

Según he escuchado en una cadena de televisión, por el momento, solamente se han inscrito en esa oferta 10 personas, es decir, que solamente 10 personas han pagado 190 euros. Mi recomendación es no inscribirse en ofertas de este tipo donde antes de nada os piden dinero por participar en el proceso.

Esto me parece un abuso y a los responsables de la empresa se les debería caer la cara de vergüenza al solicitar 190 euros a personas que necesitan un trabajo para poder solamente leerse su CV. Lo primero que me viene a la cabeza es que esos 90 puestos de trabajo ni siquiera existan y que sea una forma de recaudar un dinero a costa de las personas con necesidad de trabajar. A los responsables de esta empresa les planteo las siguientes preguntas ¿qué razones objetivas existen para cobrar 190 euros por participar en su proceso de selección? ¿En qué va a consistir el proceso de selección? ¿Vosotros pagaríais 190 euros por tener la opción de que se lean vuestro CV en un proceso de selección?

Desde nuestros estamentos políticos se debe frenar este tipo de abusos de los listos de siempre que pretenden lucrarse a costa del más débil. No se puede permitir el fraude en las ofertas de trabajo y se debe garantizar de forma permanente la legalidad y veracidad de los procesos de selección. Sanciones y penas más duras para los que hacen de la necesidad de otros un negocio.

En los procesos de selección se debe valorar vuestro talento, lo que sabéis hacer, el perfil profesional que tenéis para compararlo con el requerido a la oferta a la que optáis, vuestras competencias, logros, aptitudes, actitudes, etc.
Las empresas tienen libertad para solicitar el perfil que quieran y desarrollar las pruebas objetivas que estimen adecuadas para seleccionar a las personas mejor preparadas y adecuadas a lo que precisan. Siempre y cuando las empresas garanticen la igualdad de todos los candidatos a poder participar en ese proceso de selección. Una vez con datos, las empresas valorarán si encajan con el perfil mínimo necesario para ocupar esa posición y a partir de ahí, decidir si pasan las diversas cribas del proceso de selección o no. No es una prueba objetiva ni justa solicitar dinero a los candidatos para poder participar en el proceso de selección. Es como si a partir de ahora los candidatos les solicitarían a las empresas recibir 100 euros por hacerles llegar su CV. Si nos saltamos las reglas mínimas de juego todo estaría permitido y eso no se puede consentir.

Está claro que este caso es aislado y es ya el extremo exagerado de las personas que abusan de la necesidad de otros. La mayoría de las empresas cumplen las reglas mínimas y permiten que cualquiera que quiera participar en sus procesos lo haga de forma gratuita y libre para que la empresa valore sus perfiles.

A raíz de esta noticia me gustaría plantearos las siguientes preguntas: ¿Qué tipo de abusos habéis sufrido en los procesos de selección en los que habéis participado? ¿Cómo sabéis detectar las ofertas falsas de las reales? ¿Qué precauciones tomáis a la hora de buscar trabajo para evitar los fraudes? ¿Qué hicisteis al descubrir que esas ofertas eran un fraude?

Está claro que cada candidato es libre de decidir si participa en un proceso de selección o no. Sin embargo, si os piden dinero antes de comenzar a trabajar en una organización por poder participar en su proceso de selección debéis desconfiar y destinar vuestro tiempo, esfuerzo y talento a otras ofertas de trabajo reales. Está claro que es muy fácil decirlo, sin embargo, a veces es preferible no meterse en cosas oscuras que os pueden hacer estar aun peor. Nadie da duros a cuatro pesetas y debéis huir de los puestos chollo que os los ofrecen sin ningún esfuerzo y sin pasar las correspondientes pruebas de selección. A mejores condiciones y mayor responsabilidad del puesto más complicado y largo es el proceso de selección. Cuidado con esas empresas que os dan los puestos sin haber realizado ni una sola entrevista de selección porque os dicen que con ver vuestro CV es suficiente.

La búsqueda de empleo tiene sus peligros y abusos; por ello, debéis saber dónde mandáis vuestro currículum para evitaros malos tragos y decepciones evitables.

¿Qué recomendaciones daríais a las personas que buscan trabajo para evitar estos abusos?

Autor: Juan Martinez de Salinas

La moda de los ‘emprendedores’ autónomos

joven emprendedor

Cuando ya estamos entrando en el sexto año de la crisis según dicen algunos y la empresas ya no pueden purgar mucho más sus plantillas con despidos, la cosa para conseguir levantar la empresa se torna complicada. Y no es que me ponga de agorero, pero el que os escribe, en el año 2008 en este mismo blog dijo que la crisis que se avecinaba haría que en el año 2020 el panorama de nuestro mercado laboral iba a ser completamente desconocido en este país y diametralmente distinto a lo que hemos conocido hasta ahora. Por desgracia, los presagios se han quedado cortos con lo que está ocurriendo en la realidad.

Yo creía que al final de esta década la mitad de los empleados de las empresas no estarían contratados mediante contratos por cuenta ajena, sino que serían realmente contratados por cuenta propia al servicio de su empresa, lo que se conoce como falsos autónomos.

Esto permitiría reducir los costes a las empresas a la vez que disfrutar de personal dedicado a ella el 100% de la jornada, pero sin pagar vacaciones, bajas, indemnizaciones por despido,…., mientras que el empleado dejaría de tener derecho a prestación en caso de desempleo, a disfrutar de vacaciones pagadas, pagas extras,….

Mismo trabajo (o más) a menor coste, lo que se traduce en una de las formas a las que estábamos abocados para mejorar nuestra productividad, ¿a costa de qué? Pues de esta figura que me atrevo a denominar como ‘emprendedorautónomo.

El emprendedor tiene un espíritu diferenciado del trabajador por cuenta ajena. Posee unas habilidades, aptitudes y actitudes diferentes a éste que le hacen trabajar de ‘sol a sol’ por levantar su proyecto y estar en completo sacrificio para conseguir que su emprendeduría llegue a buen puerto. Es decir, posee un compromiso con lo que hace que no poseen los trabajadores por cuenta ajena. ¿Qué es lo que quieren los empresarios hoy por hoy? Sencillamente eso, que los profesionales que les prestan servicios sean como ‘emprendedores’ autónomos, es decir, que dejen la vida por proyectos que nos son propios sino que son de una empresa pero en condiciones de remuneración y derechos laborales de autónomos. Quieren lo bueno del emprendedor pero a un coste irrisorio. Igual se creen que un autónomo va a poner el mismo énfasis en lo que hace si el negocio es propio que si el negocio es de otro.

La productividad que debe de buscar las empresas hoy en día pasa por tener en plantilla a empleados con espíritu emprendedor, dispuestos a lo que sea para levantar y ayudar a su empresa, eso sí, a costa de recibir un justo premio por ese esfuerzo. Lo que pasa es que los empresarios quieren lo primero pero no quieren lo segundo. Lo único que están consiguiendo es desaprovechar un potencial talento de un emprendedor por racanear en las condiciones que ofrece.  Lo más normal es que ese profesional cambie de empresa en la que mejoren sus condiciones o prefiera establecerse por su cuenta antes de ser el esclavo del señorito de la plantación.

¿Cómo deberíamos mejorar por lo tanto la rentabilidad? Ahora estamos produciendo lo mismos o menos pero los costes caen en mayor proporción, con lo que mejoramos en la productividad. Lo que debería de ocurrir es que produjésemos más a la vez que las condiciones de los empleados también mejoren aunque en menor proporción. Esto sería también una mejora de la productividad aunque con los empleados más a gusto que en el primer caso, donde solo están desmotivados y pensando en marcharse a las primeras de cambio.

Los empresarios actuales (muchos, no todos), con sus políticas erróneas de RRHH nos han llevado a donde estamos y en vez de aprender de ello, quieren seguir con las mismas ideas sin que la crisis les haya servido de nada para aprender.

Yo, en los tiempos que corren, pensando como los actuales empresarios, no contrataría en nómina a nadie nunca más, lo contrataría autónomo con la ventaja que en cualquier momento podría sustituirlo. Lógicamente se que ante esta situación no puedo pretender que quién contrate de el 100% de su talento por mi, pero como me sale más barato, puede que me llegue con que solo me de el 75% del mismo.

Lo siento señores empresarios ¡¡pensamientos mediocres solo conducen a empresas mediocres y así no saldremos de la crisis!!

Autor: Jose Luís Del Campo Villares

Proyección de Empleo en España para el segundo trimestre del 2013 por Manpower

Nuevo Imagen de mapa de bits (2)

No se yo si la ministra de trabajo al decir que estábamos ya saliendo de la crisis conocía estos datos de la Proyección de Empleo para España para este segundo trimestre del año que ha publicado en estos días Manpower, pero me da la nariz que no.

Lo de decir que el desempleo crece en menor cuantía que el mismo mes de años anteriores tiene una doble lectura. Para la ministra, que es que la reforma laboral da sus frutos. Para mí, que ya hay tal cifra de parados que por propia inercia, cada vez pueden quedarse menos sin trabajo hasta que se queden los mínimos para mantener el país, día en el que el paro ya no aumentará. Pero eso no es sinónimo de que estemos saliendo de la crisis.

Hay un dicho muy acertado para esta afirmación: ‘Cuando un tonto coge la linde, cuando esta se acaba el tonto sigue’. Pues en estas estamos.

Veamos la pregunta realizada a los directivos responsable de contratar o no a más personal: “¿Cómo prevé usted que cambiará el empleo en su empresa en el próximo trimestre, hasta finales de junio de 2013, en comparación con el actual?”.

Un 80%, ‘virgencita, virgencita, que me quede como estoy’. Un 3% de valientes, creen que aumentarán la contratación y los más negativos, que piensan que reducirán la plantilla se ponen en un 14%. ¿Conclusión? El segundo peor trimestre en previsiones de los últimos cinco, solo superado por el trimestre en el que estamos. De esto se deduce que la ministra no está en este planeta.

1

Es más, si comparamos las previsiones con el mismo trimestre del año pasado, ¿cómo se puede decir que el ritmo de desempleo ha reducido y estamos saliendo de la crisis? Y a las cifras me remito, no hay subjetividad por mi parte, porque si la hubiese se notaría.

Y es que el problema no está en que se niegue la realidad, está en que no se ha tomado ni una sola medida para corregir esta negativa situación. Lo del aumento de las cifras del paro es justo lo que ocurre con el precio de la vivienda, se se sabe que está sobrevalorada pero se niegan a reconocerlo y a que baje. Con el paro, todo el mundo sabe a ciencia cierta que va a ir en aumento pero nadie tiene el valor a reconocerlo hasta que salen las cifras que lo confirman y luego quieren maquillarlas.

En fin, para que desesperarse si ya llevamos 5 años y medio, o sea 22 trimestres consecutivos destruyendo empleo….., y lo que queda, por mucho que se niegeu la evidencia.

Puedes descargar aquí el estudio completo.

Autor: Jose Luís Del Campo Villares

Teletrabajo en España, ¿es, será,…?

teletrabajo

Hoy tocamos un tema que ya lo he mencionado en alguna ocasión como es el del teletrabajo, y me he decantado por tocarlo porque según las últimas informaciones, una de las firmas a nivel mundial que presumía de esto, Yahoo!, ha decidido cerrar su plan de teletrabajo y que sus empleados vuelvan a la oficina.

Lo que hasta no hace mucho era una tendencia a nivel internacional, el que los empleados desde su propia casa trabajasen, es algo que también se lo va a llevar la crisis. Yo diría más, el teletrabajo en estos momentos, sobre todo en España, es la cuna de la economía sumergida y debemos de dar gracias de que exista en muchos casos ya que si no fuese así, muchas personas no tendrían ninguna fuente de ingresos.

Mientras que la crisis a nivel mundial fomenta la vuelta al presencialismo en las empresas, en España es el escape o la solución al desempleo oficial. De eso no me cabe ni la menor duda, porque de forma contraria ya se habría producido levantamientos sociales.

Tres cosas se necesitan para que el teletrabajo funcione:

  • Jefes adecuados 
  • Tejido empresarial determinado
  • Empleados comprometidos

Ninguna de las tres cosas las cumplimos nosotros.

Tenemos jefes donde el presencialismo, el estar horas y horas en la empresa, aunque no se haga nada, es lo importante. Es más, el estar más horas presente es uno de los argumentos que los jefes emplean para promocionar a los trabajadores. No poseemos cultura de líderes en el sentido de confiar en nuestro equipo, lo cual va en detrimento del teletrabajo: solo consideramos que el empleado está trabajando si lo tenemos delante, y aun ni así.

El tejido empresarial y los sectores de actividad de la economía deben de ser de actividades principalmente de servicios, lo que permita que el trabajo sea factible desde casa. Salvo que poner ladrillos a distancia sea viable, cosa que dudo, o que para poner una cerveza y un pincho se hagan desde casa, no veo yo que tengamos nada más interesante en nuestro tejido empresarial. Hemos usado pilares en la economía sustentados en los trabajos exclusivamente presenciales, por lo tanto, las posibilidades del teletrabajo se limitan a los profesionales independientes pero no a las empresas.

Lo de empleados comprometidos ya es lo último. Si somos el país de Europa con peor productividad, creo que algo tendrá que ver la desmotivación de los empleados, ahora sustituida por la inseguridad laboral. Si ya muchos empleados criticaban a compañeros porque no hacían nada y estaban presentes en la empresa, no me quiero imaginar lo que dirán si todos estuviesen practicando el teletrabajo.

Lo cierto es que tanto nuestra cultura empresarial, como nuestras organizaciones y quienes las dirigen, así como los empleados de las mismas, siempre han basado su funcionamiento en la presencia en la empresa y no nos podemos engañar, con lo cual el creer que la tendencia del teletrabajo se podía dar en España es utópico.

Los únicos que parece bien que llevan lo del teletrabajo son los políticos a tenor que la mayoría de las veces se ve el Congreso vacío pero siguen cobrando a fin de mes, de lo que se deduce que su teletrabajo debe de dar sus frutos.

Autor: Jose Luís Del Campo Villares