Tag Archive for entrevista de trabajo

¿Qué debes saber sobre la entrevista de selección?

job-interview-437026_640

La entrevista de trabajo generalmente es el momento decisivo en cualquier proceso de selección, y por lo tanto, se debe conocer a fondo su función, y cuales son las distintas modalidades utilizadas por las organizaciones para seleccionar el personal. Conociendo esos conceptos es como aumentan las posibilidades de tener éxito y acabar consiguiendo el trabajo, además se evitan las complicaciones que pueden surgir al enfrentarnos a situaciones que no conocemos.

La entrevista es algo más que una conversación en la que nos van a pedir datos sobre nuestra formación o experiencia profesional. Se trata de un momento en el que los candidatos al puesto de trabajo deben saber venderse a ellos mismos, dejando ver sus habilidades sociales, sus aptitudes y competencias personales. Read more

6 Puntos a tener en cuenta para causar buena impresión en una entrevista de trabajo

6 Puntos a tener en cuenta para causar buena impresión en una entrevista de trabajo.

Seguramente has oído hablar de la importancia de causar una buena impresión en una entrevista de trabajo. Esta etapa es la más importante del proceso de selección, ya que es la oportunidad del empleador para conocerte personalmente y le ofrece bastantes datos como para crearse una opinión de ti.

Pero dar una buena impresión no sólo significa vestir adecuadamente, aspectos como las respuestas, la postura corporal y reacciones a posibles situaciones, pueden marcar la diferencia a la hora de conseguir el empleo.

La Comunidad Laboral Trabajando.com – Universia te ofrece algunos consejos para que en la entrevista muestres lo mejor de ti.

Llega temprano: planifica el tiempo que te va a llevar llegar al lugar de la entrevista. No hay peor impresión que llegar tarde a la entrevista laboral. La puntualidad demuestra que te preocupas lo suficiente por el trabajo. Pero no exageres, unos diez minutos es suficiente, de lo contrario, si llegas una media hora antes o más te tocará esperar y puede que tu seleccionador no lo vea de forma positiva. 

Viste para la ocasión: sea cual sea el trabajo, es necesario que vistas formal, de esta manera demostrarás que el trabajo te lo tomas con seriedad. Evita los colores cálidos, una buena opción es el azul marino, gris oscuro y negro. Los colores neutros serán tus aliados en esta cita. Lleva un peinado adecuado, nada muy alocado, cuanto más sencillo mejor. Las mujeres no deben utilizar demasiado maquillaje. 

Deja el salario para el final: probablemente sea uno de los temas que más te preocupas o te interesan, pero debes dejarlo para el final y mostrar mayor interés en las motivaciones y expectativas del trabajo. Si manifiestas que es lo más importante, perderás inmediatamente varios puntos, pues el empleador entenderá que es tu principal motivación. 

Contacto visual: mantén el contacto visual todo el tiempo de la entrevista, ya que es una forma de mostrar interés, seguridad y confianza.

Resuelve tus dudas: la entrevista no puede terminar sin que aclares todas tus dudas, esto además demostrará interés por el puesto de trabajo. Algunos puntos que deben quedar muy claros son: 
¿Cuál es la duración de la jornada de trabajo?
¿A cuántas personas tendré que supervisar? (Si estás aspirando a una posición de supervisión) 

Lenguaje Corporal: la postura es uno de los aspectos de comunicación no verbal más poderosos y que ofrecen más información relevante del tipo de persona que eres. Mantenerte erguido denotará confianza y seguridad, en cuanto al rostro, entrega una sonrisa de vez en cuando, esto generará un ambiente mucho más afable.

“Jamás hables mal de tus jefes anteriores, por muy mala experiencia que hayas tenido, es mejor no dar ese tipo de opiniones porque te puede mostrar como una persona de poco fiar”, señala Javier Caparrós, director general de Trabajando.com España.

“Recuerda que todo durante una entrevista es y será evaluado, por ello, debes cuidar cada detalle para dar una buen impresión y finalmente, ser el candidato elegido”, agrega Caparrós.

A vueltas con la entrevista de trabajo

Muchas son las tendencias actuales en materia de RRHH con respecto al denominado Recruiting 3.0 y cosas similares, dentro del cual se encuentran los nuevos procesos de selección, o mejor dicho, las nuevas formas de seleccionar. Pero hoy rompo una lanza en favor de algo tan tradicional y 1.0 como son las entrevistas de trabajo. Dudo yo que por mucho Recruiting 3.0 que se esté vendiendo, a nadie se le va a contratar en un trabajo sin pasar al menos una entrevista previa o, por lo menos, eso creo yo.

Por eso hoy prefiero recordaros aspectos necesarios que debéis de tener en cuenta en una entrevista de trabajo, ya que si pocas ofertas de empleo hay, menos incluso entrevistas con la cantidad ingente por desgracia de mano de obra desempleada.

Lo que si es verdad es que ya se ha hablado tanto de lo que debes y no debes de hacer en una entrevista de reclutamiento, que quiero daros hoy un enfoque distinto a nuestros consejos. Nada de que si esta o aquella vestimenta, que si tal o cual comunicación no verbal, que si preguntas trampa o preguntas ‘killers’. Sobre eso ya hay mucho escrito. Prefiero enfocaros el tema hacia aspectos más de la conducta y actitud con la cual sería conveniente el afrontar una entrevista de trabajo.

  1. Tú y solo tú. Estás en paro, llevas mucho tiempo buscando empleo y no tienes casi entrevistas, tienes cargas familiares urgentes,…. ¿Qué actitud debes de tener al afrontar la entrevista de trabajo? Pues una clara y sencilla: tú eres el perfil ideal para el puesto y así debes de hacérselo saber al reclutador. No es que te muestres servil en todo lo que te diga ni lo contrario, que vayas de prepotente y por encima de todo. Tu actitud ante la entrevista es la de dejar bien claro que para ese puesto no hay nadie mejor. No dudes, no titubees. ¡¡Eres el mejor candidato!! Los demás dan igual, sean quien sean. Piensa siempre que tu aporte de valor es insuperable. Si vas con la idea de probar, mirar lo que otros candidatos aportan y comparte con ellos, ¡¡date por muerto!! No hay nadie más que tú en el proceso. Afronta la entrevista como que nadie puede competir contigo y eso te ayudará a ver las cosas desde otra óptica.
  2. Confianza sí, pero la justa. Tu única confianza es en tí mismo. Solo tú debes de saber que llevas el mando de la entrevista. Como un boxeador que se considera mejor que su oponente y baja la guardia confiado, lo que le lleva a que le den un golpe que quede K.O. ¿Pensáis que el reclutador es un principiante? Todo reclutador que se precie intenta en la entrevista generar un clima de buen ambiente que haga que te confíes y bajes la guardia. Puede salir en ese momento aspectos personales que no gusten al reclutador. Pero eso es lo que busca realmente, es su labor, conocerte al máximo en diferentes situaciones. ¿No quedamos que eras el mejor? Si estás confiado de ello, piensa que el mejor suele ser el que menos errores comete y menos veces baja la guardia. Confía en ti mismo, en los demás, lo justo.
  3. Tu eres la parte débil, pero no lo debes de mostrar. Unido a todo lo anterior, tu eres realmente el que está sin trabajo. Debes de ir con actitud de que eres el perfecto candidato y no bajar la guardia en ningún momento. Pero a fin de cuentas el reclutador está trabajando y tu no. No debes de mostrarte inferior a él en ningún aspecto. Diría más, no debes compararte con otros candidatos incluso si el reclutador hace referencia a ellos durante la entrevista de trabajo. Recuerda que eres el perfecto candidato. Una muestra de debilidad, algo que te minusvalore y estás muerto. Con esto no quiero decir queseas agresivo durante la entrevista, con comunicaciones y mensajes cerrados y tajantes. Sabes que necesitas el puesto y que ellos necesitan a alguien, ellos pueden escoger y tú no, pero nunca se lo demuestres al reclutador.
  4. El pasado, pasado está. Para bien o para mal posees un pasado que te acompaña, que tú solo conoces a la perfección. No recurrir a él salvo que el reclutador pida una determinada referencia. No sea de los que cuentan la ‘batallita’ desde que hicieron la Primera Comunión. Ti vas a cubrir unas necesidades de un puesto en el futuro inmediato y eso es lo que tienes que aportarle en la entrevista y demostrárselo. Lo que fuiste ya pasó. Los éxitos profesionales duraron lo que duraron, ¿para qué aburrir al reclutador con cosas que realmente puede que ni le importen? Tu actitud es la de ser ‘solucionador’ no la de ‘apagafuegos’. Recuerda, vas porque te necesitan y te han llamado por lo que les puedes aportar A PARTIR DE AHORA. Volviendo al simil pugilístico, ¿tú crees que Mike Tyson puede aportar ahora una experiencia de boxear y que lo contrarían para un combate por ser quién fue? No vivas del pasado, piensa en lo que aportarás en el futuro.
  5. Ganar-ganar. No vayas nunca pensando en que a ver si suena la flauta y pasas la entrevista y eres el afortunado, aunque así sea. Vete con la idea fundamental de cualquier negociación: ganar-ganar. Tu ganas un trabajo y la empresa gana el mejor candidato posible. Si crees que no eres esa persona, no lo podrás demostrar. Tú ganas, pero ellos deben de saber que también ganan (ellos o el reclutador). Si el termina la entrevista con la sensación de que ha ganado y tú también, el puesto será tuyo. Si acaba con la sensación de haberte ‘vapuleado’ o que ha salido con la sensación de que lo has avasallado, ya puedes seguir mandado curriculums. Tu vas a ganar y que el gane y punto. Nadie puede perder.

‘Pruebas situacionales’ en la selección de RRHH

Hoy me han enviado una consulta por mail al blog, sobre si podía indicar cuales y como son las prácticas más usadas en una entrevista de trabajo en cuestíon de como al candidato se le puede pedir ‘que se ponga en el caso’, o sea, lo que muchos candidatos denominarían ‘que haría usted si…’.

Estas pruebas denominadas ‘Pruebas situacionales‘, vienen a ser tests de naturaleza conductual, en el que los candidatos se enfrentan de manera real o simulada a situaciones parecidas en sus características y contenidos a aquellas que deberán de resolver en la ejecución de las tareas del cargo para el que están realizando el proceso de selección.

Ante la consulta que me han remitido, indicar que entre este tipo de pruebas existen determinadas características que podíamos definir como comunes a todas ellas.

De este modo podemos decir que estas pruebas incluyen siempre determinada información o forma de ser realizadas.

Destaco por lo tanto como características de las pruebas situacionales: Read more

¿Vosotros contrataríais a una persona con esa actitud, independientemente del perfil profesional que tenga?

Cada vez es más complicado conseguir una entrevista de trabajo debido a la gran competencia reinante ante la escasez de ofertas. Sin embargo, todos los días se formalizan contratos en España. Sólo necesitáis un puesto de trabajo para vosotros.

Muchos candidatos siguen sin valorar el tener una entrevista y cometen errores evitables si uno se pone en el lugar del entrevistador y piensa qué actitudes y comportamientos son inadecuados. Así que hoy, en este post, quiero abordar qué tipo de cosas no se deben hacer en una entrevista de trabajo.

Para comenzar, destacan los candidatos que van a una entrevista para un puesto mostrando menos interés que las personas que no se han inscrito a esa oferta. Uno debe mostrar su interés, competencias y valía en el tiempo que dura la entrevista porque luego, ya no tendrá relevancia. Hay que tener en cuenta que a un candidato se le valora por ese intervalo de tiempo en el que dialoga con el representante de la compañía. Por supuesto, todos podemos tener un mal día pero debemos saber posponerlo para otro momento. La apatía y el pesimismo no ayudan porque ese tipo de comportamientos se transmiten con el lenguaje no corporal. ¿Vosotros contrataríais a una persona con esa actitud, independientemente del perfil que tenga?

También es usual encontrar candidatos que una vez que entran al lugar de la entrevista, en vez de sentarse, se tiran en la silla como si estuviesen en su propia casa. A veces, el entrevistador debe inclinar la cabeza para verles porque están totalmente tumbados o puestos en posiciones de retorcimiento que si se lo pidieses como prueba en el proceso de selección, no lo harían. Se debe estar en una postura adecuada y relajada teniendo en cuenta que estás en una entrevista y debes transmitir una buena imagen.

De la misma forma, debéis evitar poneros a juguetear con los utensilios existentes en la mesa de la entrevista porque eso desvía la atención y da una imagen de que hacéis lo que os da la gana y eso no es positivo. Mucho menos poneros a chupetear, lametear y morder el bolígrafo vuestro o del entrevistador aunque tengáis la tentación porque antes de hacerlo debéis preguntaros si os han dado tanta confianza o os han pedido que hagáis eso.

Ni que decir tiene que el aseo personal lo debéis hacer en la intimidad, es decir, nada de ponerse a buscar tesoros en narices u oídos. Igualmente, las manos quietas y nada de tenerlas en la boca para morderos las uña o quitaros los pelarzos aunque eso lo hagáis para relajaros. Estáis en una entrevista, recordad.

Las manos y brazos relajados porque de momento no sois un concertista famoso que dirija a su banda de música clásica sino que estáis en esa entrevista para otro tipo de puesto. Eso distrae y da la sensación de posiciones forzadas. 

Siempre es aconsejable acudir a la entrevista sin compromisos a corto plazo ese mismo día porque a veces os pueden hacer varias pruebas y desarrollarse en varias horas. Normalmente suelen avisar de la duración aproximada pero no siempre. Algunos candidatos cuando ven las pruebas les entran las prisas porque han quedado, se acuerdan que tienen cita en el medico o cualquier otra excusa. No podéis iros sin acabar las pruebas así que despejad vuestra agenda el día que tengáis entrevista siempre y cuando sea posible.

Cuidado con las bromas y los chistes porque el sentido del humor es mejor reservarlo para situaciones más propicias y cuando ya exista una cierta confianza para evitar conclusiones equivocadas.

Debéis informaros sobre la empresa a la vais para tener una idea ya que pueden preguntarlo. Algunos candidatos no saben donde han ido y parece como si se hubiesen puesto en una cola para ver qué daban u ofrecían, independientemente de lo que fuese. Uno debe saber dónde acude para prepararse adecuadamente.

Evitad los monólogos. Debéis dejar hablar al entrevistador, así que eso supone que tenéis que escuchar a la otra parte porque sino lo hacéis en la entrevista mucho menos lo haréis después.

Antes de contestar uno debe pensar cual es la mejor forma de responder porque las cosas se pueden decir de muchas formas y por ello producen consecuencias diversas. Y sobretodo, habrá que ceñir la respuesta a la pregunta. No es conveniente hablar más allá de lo que se ha preguntado. Por eso, será necesario dedicar tiempo a la pregunta y asegurarse de que se contesta a todos los puntos que se han señalado.

Cuando os pidan que llevéis un currículum actualizado, llevad varios por si acaso hay más de un entrevistador. Debéis llevarlo en una carpeta o portafolios para que esté intacto y perfecto para leer. Se evitará llevarlo doblado en múltiples pliegues en plan mapa del tesoro antiguo hallado tras años de estar perdido. Igualmente da mala imagen llevarlo enrollado en plan catalejo. Por supuesto, limpio, sin manchas de grasa o cualquier otra sustancia que no deba estar allí.

Igualmente, debéis tratar al entrevistador de usted, independientemente de que sea mayor o joven,  a no ser que el os pida que le tuteéis. Porque debéis saber guardar las distancias y adaptaros a las diversas situaciones.

Cuidado con el lenguaje que usáis, así que nada de tacos o palabras mal sonantes, es decir, es el momento de demostrar vuestra verborrea con las mejores expresiones que dejen claro vuestra valía y la exquisita forma de haceros entender.

De la misma forma debéis llevar una apariencia discreta que no llame la atención en ningún sentido porque debéis destacar por lo que sois y no por lo que lleváis para evitar malentendidos. Nada de accesorios que os tapen los ojos. Todos los instrumentos que puedan sonar, apagados aunque seáis de los que pensáis que “A esas horas no os llama nadie” porque siempre hay una primera vez para todo.

¿Qué otras cosas consideras que son inadecuadas hacer en una entrevista de trabajo?

Autor: Juan Martinez de Salinas