Tag Archive for formación

El negocio de la formación para empresas se frenará para 2008 y 2009 por la crisis, según DBK

Siento muchísimo hacerme eco de esta noticia, pero lo que hace es confirmar un post mio anterior acerca de lo que sea proximaba en los RRHH.

El negocio de la formación para empresas prevé una desaceleración en el ritmo de crecimiento del mercado para este año y el próximo como consecuencia del deterioro de la coyuntura económica, que se está traduciendo en un recorte de los gastos de las empresas, según el informe ‘Formación para Empresas’ elaborado por la consultora DBK.

Concretamente, se estima una variación del mercado de en torno al 4-5% anual en los dos próximos ejercicios, con un volumen de negocio de alrededor de 1.275 millones de euros al cierre de 2009, frente al aumento del 7% registrado en 2007, con una facturación de 1.165 millones de euros.

Según el informe, la estructura de la oferta podría registrar un proceso de concentración derivado de la desaparición de algunos operadores de reducida dimensión cuya cartera de clientes se compone mayoritariamente de pymes, si bien, es posible que se registren operaciones de compra entre las empresas de mayor tamaño.

Respecto a las líneas de negocio, destaca la fortaleza de las empresas de consultoría y formación que obtuvieron en 2007 una facturación en el sector superior a los 1.000 millones de euros, lo que supuso un 6,5% más que en 2006.

Por su parte, las universidades y escuelas de negocios contabilizaron unos ingresos de unos 150 millones de euros, manteniendo una tasa de crecimiento medio anual del 8,4% en el período 2002-2007.

Los programas abiertos se mantienen como los de mayor importancia, al suponer cerca de la mitad del negocio total, si bien en los últimos años han perdido importancia frente a los programas a medida del cliente, que representaron algo más del 40% en 2007.

La formación presencial acapara el 80% del mercado, si bien ha registrado una pérdida de participación en los últimos años frente al avance de otras modalidades. Así, la formación ‘on line’ supone ya el 7% del negocio total, mientras que el resto de modalidades a distancia y las fórmulas mixtas acaparan el 13% restante.

En cuanto a la oferta de servicios de formación para empresas, en 2007 estaba integrada por unas 2.750 compañías, cifra que ha registrado una trayectoria al alza en los últimos años.

Las cinco primeras compañías del sector reunieron en 2007 el 10% del volumen total del negocio generado, mientras que las diez primeras concentraron una cuota de mercado conjunta cercana al 15%, lo que refleja la alta fragmentación de la oferta sectorial.

Conclusiones:

-Si algo caracteriza la formación en estos tiempos es la escasez de empresas que la usan. No llega al 8% de las pymes en España.

-Esta poca formación subvencionada es de bastante baja calidad, lo que refleja el poco interés de las empresas por ella.

-Cuando se acaben los fondos europeos, nadie pensará en la formación como algo necesario.

-Los pequeños formadores y pequeñas consultoras de formación, debido a la reducción de la clientela deberemos redefinir estrategias y muy probablemente perdamos cartera de clientes en beneficio de las grandes que no por su tamaño quiere decir que den formación de mayor calidad.

 

En definitiva, como diría algún “atlético” en otro tiempo: ¡¡Otro añito más en el infierno!!  pero a mi ya no me coge. 

Lo que no hacen las pymes y la cultura emprendedora

 Como ya he comentado en algún post anterior, las pymes en épocas de cirsis, como las que estamos viviendo, lo primero que reducen es la plantilla y sobre todo los gastos de fomación de sus empleados. 

 Y también he dicho muchas veces esto es un grave error. La solución no está en reducir la plantilla en la mayor parte de los casos, sino en proceder a redefinir la estrategia de la empresa y esta no tiene porque llevar asociada reducciones en la plantilla, pero si normalmente redefinición de los puestos o cometidos de los empleados que posee. Y para esto es fundamental la formación.

 Me gustaría hacer en este post una reflexión sobre el artículo aparecido ayer en La Voz de Galicia de fecha 12 de octubre, en su suplemento Mercados, realizado por la consultora de formación AzetaNet con el título

APRENDER A EMPRENDER: Las pymes deberían de cuidar la formación.

 A mi modo de ver, lo único correcto del artículo es la segunda parte del título, que las pymes deberían de cuidar la formación de sus empleados. Con el resto del artículo no estoy deacuerdo y voy a explicar porque.

 En su inicio el artículo habla de la necesidad de “elaboración de un programa intensivo en educación emprendedora como algo imprescindible para paliar, en la medida de los posibles, la pérdida de puestos de trabajo y facilitar la reinserción laboral”.

  A mi modo de ver, se están mezclando muy seriamente los conceptos e introduciendo ideas erróneas en la cabeza de los lectores del artículo. Lo que se extrae de la idea anterior es que con una formación adecuada, fomentando la cultura emprendedora, se conseguiría reubicar o reconducir a parados hacia trabajos por cuenta propia (es decir, autónomos), o sea emprendedores, lo que aliviaría las cifras de paro actuales.

 Y esto es una completa mentira. La cultura emprendedora, o mejor dicho el emprendedor “nunca” y digo NUNCA en mayúsculas puede ser sustitutiva de la contratación por cuenta ajena. A un trabajador por cuenta ajena, lo único que le puede motivar a cambiar es otro trabajo por cuenta ajena.  El concepto de emprendedor lleva aparejado un perfil psicológico (ganas de independencia, liderazgo, motivación,….) que nunca tendrá un empleado por cuenta ajena que se queda en el paro. Hacer a un empleado por cuenta ajena sin empleo, mediante la formación, querer adquirir ese espíritu emprendedor es IMPOSIBLE. El perfil psicológico de una persona nace con el, no se le puede formar a ello. Hacer a la fuerza reconducir a un empleado por cuenta ajena hacia la cultura emprendedora es un GRAVE ERROR y cuyas consecuencias se están viendo ahora mismo (profesionales de la construcción que vieron con el auge del “ladrillo” la oportunidad de hacerse empresarios y ganar dinero y que ahora están quebrando y echando a empleados a la calle). No se puede formar en algo que es innato en la persona y en su personalidad.

 Reconducir a un desempleado hacia el trabajo autónomo “es hacer trampas jugando al solitario”.

 Lógicamente a los poderes públicos les interesa que se fomente la cultura emprendedora, porque sirve por un lado para reducir las cifras de paro y por otro para recaudar más en concepto de segurirdad social en el régimen de trabajadores por cuenta propia (RETA). Y esta consultora, lógicamente está de acuerdo porque “a río revuelto, ganancia de pescadores”. Es decir, si creo una necesidad artificial en unos desempleados, quien los forme puede vivir de ello. Yo creo que una consultora que presume de ser profesional no debería de meterse a “engatusar” así a los pobres desempleados que ya tienen bastante desgracia con lo que tienen.

 Más adelante el artículo se limita a explicar cifras que facilita la Fundación Tripartita: “En 2007 sólo 74.881 micropymes (empresas de 1 a 9 empleados) se beneficiaron de las bonificaciones a las cuotas de la Seguridad Social, que es el sistema por el que el Estado subvenciona la mayor parte de la formación contínua. Se trata de sólo un 5% de las micropymes que existen en España (1.432.000)”.

 Las cifras son las que son y no soy yo el que vaya a decir que están mal. De hecho es más, creo que se ajustan bastante a la realidad. Lo que sería conveniente que esta consultora analizase es el ratio de efectividad de la formación, es decir, el éxito o puesta en práctica de esta formación.

 En los ultimos años han aflorado las empresas encargadas de gestionar y solicitar a las empresas cursos de formación. Raro es la empresa que no recibe al año la visita de dos o tres consusltoras queriendo “gestionarle sus créditos formacionales”. ¿Qué ha generado esto? Que la existencia de estos intermediarios, derive en que del presupuesto de formación para los cursos, parte se la queden ellas y una parte bastante reducida se le da a los docentes. Se aprovechan de que existe mucha oferta de docentes y ofrecen mínimas remuneraciones a los que contratan para dar los cursos. ¿Qué ocurre entonces? Que o bien no cojen a los mejores docentes, o bien los que cojen siendo buenos no preparan la docencia en buenas condiciones porque su esfuerzo no se ve compensado económicamente. Y esto que digo lo sabe bien esta consultora que hace el artículo. 

 ¿Qué ha ocurrido con toda esta situación? Que las empresas han visto que este tipo de formación es de media tirando a baja calidad, por lo que no se molestan en que sus empleados pierdan el tiempo en una formación aque no vale la pena, porque nunca van a poner en práctica.

 La Fundación Tripartita cree que es que las micropymes no quieren formación, y el problema no radica ahí. Sencillamente debería de analizar a las empresas dedicadas a gestionar su formación y se daría cuenta donde está el problema. Las subcontratas derivan en dar una MALA IMAGEN  de la FORMACIÓN (y esta consultora que hace el artículo es un claro exponente de lo que estoy diciendo).

 ¡Qué más quisieran las pymes que recibir formación gratuita de calidad!

Los “role-play” como herramienta formativa

He visto recientemente en el blog Pensar, Sentir y Actuar un post sobre los role play como herramienta formativa y me ha gustado tanto que me ha motivado a realizar el siguiente post.
Yo si que había oido la frase: “dímelo y lo olvidaré, muéstramelo y lo recordaré, pero además me implicaré y lo aprenderé”, más en concreto en un curso que recibí de coaching justamente cuando se hablaba de las técnicas de ejemplarización a los miembros de un curso con respecto a los role-play.
Es una herramienta a mi modo de entender muy “ilustrativa” y por lo tanto muy adecuada para cualquier tipología de curso que se quiera impartir. Pero mi experiencia docente me dice una cosa: Para cierto tipo de alumnos, el role-play no es efectivo sino que además es antiproducente.
En un grupo reducido, la escenificación puede ser muy buena, pero el feedback u opiniones que le sugiere al resto de alumnos que ven el role-play puede swer limitado. Por contra, si el número de alumnos es demasiado, perdemos la esencia del role-play muchas veces por las diferentes opiniones o conclusiones que surgen tras la escenificación, dado que, según mi experiencia, todos los miembros del grupo quieren interactura en las conclusiones, surgiendo muchas veces ideas que no es que no valgan, sino que o son obvias, o son sencillamente no necesarias para la resolución de la situación que el role-play planteaba. Es decir, divagar en el tiempo.
El formador/coach ha de saber con que elementos humanos cuenta tanto en la sesión formativa como en la ejecución del role-play. Seleccionar muy adecuadamente quienes van a llevar a cabo la representación o teatrillo, así como tener muy claro cual es el mensaje final de feedback que quiere el formador transmitir a los alumnos con la celebración de este role-play.
Puede haber elementos muy buenos comunicadores y otros muy buenos interpeladores, con lo que poner a un buen interpelador a representar el role-play es un desperdicio, dado que su papel fundamental es el de “la crítica”, “la indagación” y por lo tanto participar más activamente eln la sesión posterior al role-play.
Por lo tanto, para que sea una herramienta realmente útil, creo que deben de darse dos circunstancias:
-Alumnos comprometidos con la ejecución del role-play y con el de participar en la sesión crítica posterior.
-Tener el formador claramente el mensaje de feedback que quiere transmitir y que este no se divague tras el debate tras el role-play.
Para escenificar este post tanto mi amigo Intoku como yo, ponemos el mismo video que espero que, aprte de aclararos cualquier duda, os resulte simpático y entretenido.


Película: “Crimen Ferpecto”