Tag Archive for hace-diferentes

Lider y liderazgo como impulsores del cambio

371-liderazgo-efectivo

He hablado muchas veces sobre el liderazgo como elemento motivador, gestor, ambientador, generador de clima, comunicador,….

En este articulo voy a enfocar al líder como “factor necesario para el cambio” dentro de las organizaciones.

La figura del líder es necesaria y que actúe como tal cuando nos encontramos ante una situación de cambios estratégicos y de transiciones dentro de las organizaciones. Los líderes deben preparar para afrontar las novedades tanto a la organización como a los miembros que la forman. Una vez realizado la adecuación al transito hacia lo nuevo, deben de proceder a ejecutar el cambio. Hay no queda su cometido, debe de mantener la vigilancia en que el cambio surta efecto, de mantener el espíritu del cambio vivo, que las estrategias que llevaron a realizar ese cambio se consigan y además debe de motivar e influir en que los miembros de la organización se involucren en el buen fin que el citado cambio perseguía.

Deben de ser visionarios y poder levantar una estructura adecuada y solida sobre sus ideas, fundamentadas en el razonamiento de los argumentos y la motivación y por lo tanto la involucración de los miembros de su equipo.

Por definición, los líderes carismáticos son agentes de cambio.

¿Que es lo que caracteriza a los lideres carismáticos y les da la capacidad para realizar el cambio con éxito?

Básicamente serian los siguientes rasgos:

• Se muestran insatisfechos con el estado actual de las cosas.
• Son incansables y llenos de energía.
• Son personas de acción.
• Su descontento los impulsa a buscar nuevas oportunidades.
• Son emprendedores, impacientes y tienen el don de poder presentar su visión estratégica de modo que en general parezca al alcance de sus seguidores.
• Son hábiles en formar alianzas y en hacer que la gente se sienta especial.

Los líderes que cumplen estas características destacan en sus ámbitos profesionales y dentro de sus organizaciones, tanto por su rareza como por su brillo.

A diferencia del resto de los miembros del grupo, a los líderes de las organizaciones les toca aunar la política de la organización, con los cambios que llegan del entorno, con la motivación de los miembros de su equipo y con la suya propia.

No cabe duda que cada organización tiene una cultura, una política, una estrategia,… , que la hace diferentes a todas, pero no debemos de olvidar que al estar formada por personas, se convierten en un micromundo social donde interactuan, por lo que primar lo anterior sobre el factor personal y humano, seria un error.

La impronta de un líder ejecutivo debe de quedar plasmada en la organización. Los líderes eficientes y carismáticos deben ser propulsores e impulsores de los cambios y de las transiciones, llegando a producir cambios tales como que de una dificultad, obtener nuevas metas para el equipo y la organización.

Saben que para que se produzca de verdad el cambio o la transición los miembros del grupo deben de estar comprometidos y dotados de verdaderos poderes, y creer que ellos o ellas son esenciales aunque no indispensables. Los empleados inspirados,respetados, tenidos en cuenta, …, en definitiva motivados, se comprometen con la organización y sus cambios.

Los principales desafios para una organización en el proceso de cambio son motivar a la gente a funcionar eficazmente en un ambiente impredecible, y manejar la dinámica opuesta de la resistencia. Exige mucha determinación y mucha perseverancia porque es siempre más fácil estar en contra de algo que a favor de algo. Somos animales conservadores, nos gusta el pasado, nos gusta lo histórico.

Autor: Jose Luís Del Campo Villares

Libro Expertología de Andrés Pérez Ortega

Hace ya unas semanas que tuve en mis manos el nuevo libro de Andrés Pérez Ortega titulado “Expertología”  de la editorial Alienta, a la cual quiero agradecer públicamente el haberme mandado el libro para poderlo leer.

Sinceramente las expectativas que tenía puestas en el libro han sido superadas con creces. Es un libro que engancha desde el principio y que lo he devorado en unos cuantos ratos que he ido sacando en cuanto podía. Por supuesto, recomiendo su lectura.

Lo que queda claro leyendo el libro de Andrés es que, para llegar lejos en cualquier disciplina, debemos trabajar duro hasta conseguir que lleguen los resultados esperados. Las personas que pretenden triunfar sin esfuerzo tal vez lo consigan, sin embargo, caerán rápidamente por su propio peso.

El reconocimiento, el prestigio y la valía profesional llevan un proceso lógico y no existe un solo camino para lograrlo; cada persona somos un mundo. Por ello, lo primero que debéis hacer es encontrar vuestro camino y andarlo paso a paso y cuando os queráis dar cuenta, habréis llegado al sitio deseado o algo que se le parezca bastante. Si realmente sabéis hacer algo debéis demostrarlo, poniéndoos cuanto antes manos a la obra desde la acción.

Este libro os hará replantearos muchas ideas preconcebidas que podáis tener sobre el éxito; igualmente, tendréis que “currar” para conoceros más en profundidad porque no olvidemos que, la primera piedra, es el autoconocimiento y, a partir de ahí, debemos seguir construyendo nuestra marca. La marca es un cúmulo de acciones humanas que demuestran de forma categórica lo que os hace diferentes, desde la muestra del ser que tenéis dentro.

Lo que queda claro es que se debe huir de los expertos y gurús que solo saben decir que lo son y, a la hora de mostrarlo, siempre encuentran excusas para no hacerlo. La clave está en “menos decir y más hacer”. Hoy en día, muchas personas están acostumbradas a quejarse constantemente y, con esa actitud, en vez de cambiar nada aun agravan más su situación. Si algo no nos gusta, somos precisamente nosotros los principales protagonistas para poderlo cambiar y no será por opciones y posibilidades. Desde mi punto de vista, no hay nada imposible de poder o conseguir o cambiar y el principal motor es la actitud que tomemos hacia los nuevos retos. No caigas en el error de no intentarlo porque, como he dicho muchas veces, debes arrepentirte del qué hubiese pasado si lo hubiera hecho, que nos indica inacción pero no de lo que ha pasado que nos nuestra actividad.

¿A qué esperas para desarrollar tu “expertología”?