Tag Archive for iniciativa

¿QUÉ OTROS ASPECTOS CREÉIS QUE SE DEBEN TENER EN CUENTA PARA DESARROLLAR UNA IDEA A LA HORA DE EMPRENDER?

El emprendedor siempre ha exViaje a Panamá 2013istido. Pero parece que en la actualidad, surgen más emprendedores, no por que existan más oportunidades,  sino como escapatoria a una situación difícil de empleo por cuenta ajena o incluso, por escaparse del temido desempleo. Emprender está bien, qué duda cabe. Dejar de tener un jefe es algo con lo que más de uno sueña. Pero, no todo lo que reluce es oro.

Cuando alguien decide emprender tiene que tener alguna idea. Las ideas para montar algo no os las va a facilitar nadie. Es decir, es trabajo vuestro pensar qué podéis hacer para poner en marcha un proyecto propio. No se trata de enclaustrarse hasta que se os ocurra la idea del millón. Debéis asumir que existen pocas ideas del millón. Para empezar, lo mejor es que acotéis el área, sector o actividad que conocéis o en el que queréis enfocaros. Después, debéis pensar qué se ofrece al usuario y a la sociedad en ese sector. Es decir, un análisis de la competencia. El siguiente paso sería analizar cuáles son las necesidades de los usuarios y de la sociedad en esa área y, seguidamente, analizar si el mercado está debidamente cubierto con la oferta actual. A partir de estas reflexiones y con las ideas sacadas va bien hacer una lluvia de ideas concretas que se os ocurran sobre lo analizado como mejoras en ese área o sector. Después, debéis ir viendo los pros y contras de cada una de esas ideas concretas para quedaros con dos sobre las que trabajar.

También se puede hacer un sondeo y preguntar a los usuarios de los productos o servicios de ese área o sector para poder conocer sus necesidades, carencias y deseos con respecto a los mismos. Igualmente iría bien poder investigar a la competencia para identificar sus debilidades que, después, las juntaremos con las aportaciones de los usuarios y de la sociedad en general para luego darle a la maquinaria de la creatividad de mejora y diferenciación.

Lo que tenéis que tener claro es que la idea es el primer paso de un largo proceso hasta que vuestro proyecto vea la luz. Las ideas por si solas pueden ser buenas o malas, sin embargo, sin desarrollo, dedicación de tiempo y esfuerzo por darle forma se quedan en simples ideas que no llegaran a ningún sitio. Además, esa misma idea la pueden tener otros muchos o cogerla otros y darle el desarrollo o la forma que tú un día no quisiste hacer.

Las ideas son moldeables y se puede jugar con ellas. Soy de la opinión de que el proceso tiene que ser una experiencia divertida y disfrutarla hasta ver donde os lleva y las transformaciones que sufre en ese proceso. Si la idea la tenemos en la cabeza, el siguiente paso es pasarla al papel de forma resumida para tener claro lo que queremos y saber después explicarla. A partir de ahí, debemos materializar y concretar esa idea en posible negocio o rendimiento. Una vez que la idea está plasmada en papel, debemos buscarle carencias o posibles mejoras, además de los puntos fuertes. No olvidemos que el papel todo lo sostiene, sin embargo, la realidad convierte en insostenible muchas de esas ideas del papel.

Seguidamente, debemos pensar qué necesitamos para comenzar, cómo lo podemos conseguir y determinar si cada una de esas necesidades es prioritaria o no para empezar.

Será fundamental llevar a cabo nuestro correspondiente estudio de mercado que supone dedicar tiempo a conocer a las personas que se dedican ya a esa actividad, visitar sus negocios, haceros pasar por clientes para poder valorar el trato, las mejoras y poder observar dónde puede estar vuestro valor añadido. Si vuestro negocio va a conllevar visita de los clientes, será imprescindible elegir la ubicación geográfica idónea para vuestra actividad y, una vez decidido el punto exacto, hacer un estudio pormenorizado de esa zona, de sus clientes y de todas las demás cuestiones a tener en cuenta.

No debéis olvidar tampoco las previsiones reales de personal que vais a precisar para poder poner en marcha vuestro proyecto o negocio. Podéis valorar alternativas de asociaros con otras personas en el negocio. Otra cuestión es ver qué necesitas para comenzar, es decir, local, materiales, página web, productos, etc. Todo esto lo debéis cuantificar económicamente y realizar, al menos, una previsión.

Como la inversión inicial suele ser un grave problema a solventar, será a partir de estas previsiones que os permitirá identificar cuánto capital necesitaréis e identificar si podéis emprender en solitario. De no disponer de capital suficiente para abrir el negocio, lógicamente, tendréis que buscar financiación externa, bien en bancos o incluyendo accionistas. Otra opción pasa por ser quizás menos arriesgado y simplificar vuestra idea de forma más básica y dejar para una segunda etapa el desarrollo de la idea sobre la básica, una vez, que se hayan obtenido ingresos adicionales. A veces los comienzos pueden ser posibles con lo justo y necesario.

Lógicamente emprender no es fácil y existen muchas trabas que lo ponen aun demasiado complicado en España. Sin embargo, debemos de asumir que hoy en día nada es fácil y todo va a requerir un esfuerzo. Por ello, cuando tenemos una idea, debemos luchar desde el principio por la rentabilidad de la misma. No podemos pretender comenzar un negocio solamente con ayudas o subvenciones; son colchones puntuales, qué duda cabe, sin embargo, un negocio tiene después que proporcionar beneficio propio.

Por ello, para tener una idea completa debéis tener en cuenta todos estos aspectos que he comentado de forma superflua en este artículo. El desarrollar una idea no quiere decir ponerla en marcha, sin embargo, de esta forma, la dibujáis de realidad para poder valorar su rentabilidad real o no.

Este post es el primero de una nueva serie dedicada a los emprendedores y al emprendimientos en general. Así que no dudéis en proponerme o sugerirme temas para esta sección.

¿Qué otros aspectos creéis que se deben tener en cuenta para desarrollar una idea a la hora de emprender? 

Autor: Juan Martinez de Salinas

¿Eres emprendedor o un fracasado?

En España, muchas personas con mentalidad emprendedora o que tienen una idea, se lanzan a ponerla en marcha de forma real, es decir, deciden tirarse a la piscina sin tener garantizada el agua. Sin embargo, pocas personas que montan un negocio consiguen triunfar a la primera y eso no quiere decir que su idea fuese mala sino que en alguna fase del proceso de puesta en marcha fueron por el lado inadecuado. De los traspiés es de donde más se aprende o eso es lo que de forma teórica muchos expertos recomiendan.

Sin embargo, en España, aquellos que inician su actividad profesional como emprendedores siendo sus propios jefes y que se ven abocados tras el período de tiempo considerado adecuado a cerrar porque no tienen más que perdidas son marcados por nuestra sociedad como fracasados, acabados y personas sin valía. Si lo miramos bajo un punto de vista experimental, si el emprendedor sabe encajarlo y sacar las conclusiones correctas de porque fracasó es una gran lección que le puede dar los parámetros para conseguirlo la próxima vez. Pero de nada les sirve a los emprendedores esa sabiduría porque con un fracaso a sus espaldas, aunque tengan ganas de montar otro negocio, no dependerá de ellos porque no suelen disponer de solvencia económica y el tener acceso a financiación de las entidades financieras o de algún inversor es una quimera que desde las instituciones se vende con la boca llena aunque luego la cruda realidad es otra totalmente distinta.

El miedo al fracaso es extremadamente alto en España y eso frena a muchas personas a coger al toro por los cuernos para intentar llevar su idea de negocio a la vida real. Hemos idealizado en exceso el triunfo inmediato y, a la primera, sin darnos cuenta que eso ocurre en muy pocas ocasiones en cualquier faceta de su vida. Para ello os voy a lanzar una pregunta ¿Cuántas personas consiguen el puesto de trabajo al que optan en su primera entrevista de trabajo? Siendo realistas, muy pocos porque no tienen soltura para enfrentarse a esa situación y necesitan un proceso de aprendizaje con práctica, a no ser que encuentren una empresa que les dé la oportunidad de experimentar a pesar de poder ver verde a ese candidato.

Muchos que en la actualidad triunfan les llevó su tiempo y fracasaron con anterioridad, sin embargo, tuvieron apoyo y una oportunidad porque se valoraron adecuadamente sus intentos por alcanzar su meta. Es muy habitual que cuando una persona llega hasta al final, en varios procesos de selección en la actualidad y no es seleccionado, piense que algo falla o ponen en duda su potencial. Por supuesto, en algún caso puede ser esa la razón pero también puede ser que ese candidato sea muy válido y que la competencia sea dura, es decir, que requiere un poco más de tiempo para encontrar su oportunidad. 

Esto es lógico que ocurra en España porque no somos un país con una cultura emprendedora excesivamente generalizada y eso hace que la inflexibilidad campe a sus anchas de forma global, haciendo verdaderos estragos en personas con gran potencial.

Debemos incentivar y apoyar mucho más a las personas emprendedoras pero no con mensajes pomposos que en el fondo están vacíos sino con realidades que se materialicen en ayuda cuando cada emprendedor la precise, independientemente de que con anterioridad fracasase.

La valía se demuestra a largo plazo tras un largo recorrido que conlleva preparación, práctica y constancia por seguir adelante, sin importar las dificultades. Sin embargo, algunas dificultades son imposible de sobrellevar sino existe comprensión y flexibilidad institucional. Una persona puede haber aprendido la lección y estar preparado ya para emprender con éxito, sin embargo, si necesita crédito y nadie se lo facilita es imposible poder lograrlo. Desgraciadamente, no todos los emprendedores tienen una entrono cercano solvente de cara a poderles ayudar a poner en marcha su nuevo negocio.

Cuando uno cae, requiere un tiempo para asumirlo y darse cuenta que eso le puede ocurrir a cualquiera. En España estamos demasiado acostumbrados a la estabilidad y a la seguridad, sin embargo, en la inestabilidad económica actual debemos evolucionar y adaptarnos a las nuevas circunstancias cambiantes que cada vez van a imperar más. Y con esto no quiero decir que todas las personas que se encuentren desempleadas deban de ver en el autoempleo su futuro porque el montarse un negocio requiere pensarlo, tener en cuenta muchas cosas y trabajar diversas fases antes de ponerlo e marcha.

Sí que deben producirse unos cambios sociales para que estemos mentalmente preparados para ver los fracasos como parte del juego del emprendedor que le da más recorrido. No podemos premiar los fracasos pero tampoco pueden dejarle a quien los tiene marcado de por vida porque todos tenemos derecho a segundas oportunidades en cualquier faceta de nuestras vidas. No olvidemos que todos hemos comenzado por primera vez en algo y no lo recordaremos como la mejor ocasión en que lo realizamos y, sin embargo, nadie nos cerró las puertas.

¿Qué entendéis por fracaso?

Autor: Juan Martinez de Salinas

Killer Questions (2ª parte)

Como continuacion al post realizado ayer, a continuacion os dejo las otras 5 preguntas de una entrevista de trabajo que se pueden definir como “killer questions“.

6. ¿Cuál sería tu empleo ideal? Logicamente debes de contestar exactamente el perfil o las caracteristicas del puesto para el que estas siendo entrevistado, siempre que sepas sus caracteristicas. Si es el ideal o no, dependera de diferentes factores, pero tu objetivo es conseguir ser el elegido. Luego ya decidiras si aceptas o no la oferta o entraras en diferentes negociaciones. Si hablas de un puesto que claramente no se ajusta al perfil del ofertado y para el que estas siendo entrevistado, el entrevistador deducirá que no te interesa el puesto y por lo tanto te descartara al instante. Mucho candidatos es aqui donde pierden todas sus oportunidades.

7. Relatar sus experiencias laborales anteriores. Aqui logicamente las respuestas son obvias.

No critique a su empleador actual o a los ex, porque dará una mala impresión de usted mismo.

Tamoco hagas lo contrario, intentando dar a entender “que estabas en la empresa pero que tu contribucion no fue importante”.

Atribuyete todos los méritos que puedas de tus experiencias anteriores, dado que esto es lo que realmente esta interesada la empresa que te esta entrevistando.

Remarca donde has contribuido con tu iniciativa y liderazgo, en los que hayas creado o dirigido un proyecto o un programa con exito a su termino, o en los que tu contribucion creativa hubiese mejorado la eficiencia, eficacia o rentabilidad de tu empresa.

Como mejor reclamas la atencion de un entrevistador es mostrandole como tu quehacer laboral ha contribuido al beneficio de tus empleadores o empresas hasta la fecha. Asi le muestras lo que le puedes ofertar y a lo que esta dispuesto a perder en caso de no elegirte.

8. ¿Qué opinion tiene de su último (actual) jefe? Esta pregunta es una variación de la anterior. Igual que en la pregunta anterior, no critiques negativamente a un ex empleador, aunque tengas ganas y/o razones ara ello.

9. ¿Cuáles son los mejores y peores aspectos de su último (actual) empleo? Enumera solo los positvos y a mayores indica cuales son las barreras que has debido de superar para conseguirlos, asi daras imagen de superacion de conflictos.

10. ¿Cuánto desea ganar? En caso de que sea posible, lo ideal seria evitar el tema, por lo menos durante la primera entrevista. Ese tema será preferiblemente tratado en las siguientes entrevistas, cuando el empleador se haya decantado por tu candidatura para ser el contratado.

No obstante, si el entrevistador toca el tema y no queda mas remedio que dar una respuesta, no la evites nunca.

Una respuesta podria ser “que el empleo es más importante que el dinero” (que ademas muchas veces es verdad), y que prefieres hablar más acerca de tus habilidades y capacidades.

Cuando llegue el momento de tratar la retribucion salarial, si puedes no des una cifra exacta. De ser mas alta de la pensada por el empleador, no te tendrán más en cuenta. Si fuese mas baja pecaras de modesto y esto puede perjudicarte. Limitate a indicar cual es tu retribucion actual o la anterior y espera la reaccion de la empresa o del entrevistador para seguir hablando del tema.

Como última recomendación acerca de las preguntas.

Tu también harás preguntas. Mucha gente cree que hacer preguntas es negativo. No es así; al contrario, aumenta la posibilidad de hacer sentir cómodo al entrevistador.

Conociendo que preguntas te pueden hacer los entrevistadores y si eres correcto en la realizacion de las que tu haces, preparandote de antemano evitara muchas dificultades que puedan presentarse.