Tag Archive for necesidades

Cuando la tecnología avanza más que nuestras necesidades

tecnologia-80-infografia-videoA propósito de la nueva salida al mercado del iPhone 6, quiero retomar un tema que no hace mucho comentábamos en esta web como era el de la obsolescencia tecnológica y como estamos obsesionados con ‘lo último’ en materia de tecnología.

Solo ver como una persona propietaria de un iPhone 5 prácticamente nuevo se lanza a comprar el nuevo iPhone 6, cuando estoy convencido de que las prestaciones del teléfono que tenía le eran suficientes, me dice que, como personas, bien poco hemos evolucionado si somos tan débiles como para gastarnos un dineral en cambios tecnológicos que nos los ‘meten’ a la fuerza.

¿Que se haya que cambiar de TV porque el cambio digital obliga? Sony, Panasonic,…, me da igual con tal de que me de el servicio de los nuevos cambios. ¿Que tengo que cambiar el receptor de satélite porque reorientan las antenas? Pues también me fuerzan al cambio. Claro está que si por poco dinero más adquiero algo mejor como un TV Smart más grande o un receptor de satélite de mejores prestaciones como IRIS9900 que me garantice una mayor vida sin tener que realizar cambios, la inversión a realizar compensa. Pero en ambos casos hablamos de cambios forzados por la tecnología, no que se me ‘autoimpongan’ y entre el factor ‘moda’ en la decisión de cambiar cualquier dispositivo.

Cambios impuestos por obligación para conservar servicios son comprensibles, aunque detrás de ellos en ocasiones se escondan verdaderos negocios a consta de los ciudadanos. Ahora bien, que nos influyan mediáticamente hasta la saciedad para ‘obligarnos’ y convencernos de la necesidad que nos quieren colocar, solo me da por pensar que la cosa no va nada bien.

Cada uno es libre de tomar sus decisiones, pero en estos momentos donde las modas son ‘brutalmente’ cambiantes, el tomarlas a rajatabla y dejarse llevar por lo que terceros quieren poner como normal, solo denota un error de como hemos llegado a esta sociedad.

 

No pierdas más el tiempo

No pierdas tu tiempo

La gestión de tu tiempo tiene una relación directa en la gestión de tus finanzas personales. ¿Por qué? Porque en el fondo es lo mismo, el tiempo es dinero.

Párate a pensar y reflexiona sobre ello.

Cada persona de las que estamos en este mundo tiene la misma cantidad de tiempo. 168 horas a la semana. Bill Gates tiene 168 horas a la semana. Amancio Ortega tiene 168 horas a la semana. Tu tienes 168 horas a la semana. Cada uno de nosotros tiene que dormir algunas de esas horas, lo que nos deja con unas 120 horas despiertos durante una semana determinada.

De esas 120 horas en que estás despierto, vendes la mayor parte de esas horas para trabajar para otra persona a cambio de dinero. Vas a trabajar, trabajas por un tiempo, vuelves a casa, y muchas veces, un poco de trabajo llega a casa contigo. Añade las horas que quemamos pensando en el trabajo y el tiempo para ti mismo se hace cada vez más pequeño.

Las tareas domésticas se comen más de ese tiempo, al igual que la higiene personal. Muy pronto, te encuentras con que te queda solo un pequeño montón de horas en una semana para hacer lo que te apetezca. Esas horas son preciosas. Esas horas son los únicos momentos durante la semana en que te puedes relajar. Son las horas en las que te relacionas con amigos y familiares. Son las horas que dedicas a tus aficiones.

Pero pagas un alto precio por esas pocas horas. Inviertes mucho tiempo en el trabajo, higiene y tareas domésticas para que las horas restantes te traigan algo parecido a la alegría. La mayoría de tus decisiones financieras están destinadas a hacer esas horas libres más agradables o para hacerlas más seguras y estables.

Cada vez que estás perdiendo el tiempo, estás en la dirección opuesta a mejorar la calidad de esas horas preciosas. Vas atrasado en el trabajo, lo que reduce tu capacidad de ganar más dinero y así disfrutar mejor de ese tiempo o aumentar la seguridad de esas horas. Pierdes el tiempo sin hacer nada en casa y luego cuando algo verdaderamente vale la pena, no podemos participar, porque tienes cosas que hacer que no has hecho antes.

Para decirlo simplemente, perder el tiempo elimina esas horas libres valiosas por las que trabajas tan duro. Les quita su calidad y les quita su seguridad. La gestión del tiempo simplemente pretende darnos más de esas horas, o para hacer que las horas en que trabajas produzcan más dinero.

Vamos a ver un ejemplo. Los fines de semana es el tiempo que puedo dedicarle a mi blog personal y a tareas relacionadas con el mismo, al tener un trabajo a tiempo completo. Normalmente suelo dedicarle viernes por la tarde y sábado y domingo por las mañanas.

Algunos días, tengo una idea para un artículo y comienzo a investigar y buscar información sobre ella. Comienzo a escribir el artículo con ideas sueltas e inconexas que poco a poco van tomando la forma de una texto completo, pero a veces, llego a un callejón sin salida. Me doy cuenta de que el tema no está todo lo relacionado que yo esperaba con las finanzas personales o que al final no es tan interesante. Durante unos minutos, releo lo escrito e intento buscar otros enfoques. Al final, casi siempre acabo borrando el artículo. He perdido entre 45 minutos y una hora. Y como el tiempo que le puedo dedicar a mi blog es muy limitado, perder una hora es un desastre.

Otro día, empiezo haciendo una lista de las tareas que tengo para hacer en el blog. Decido que artículos voy a escribir y las ideas principales de cada uno. Luego cojo cada una de esas ideas y estoy un tiempo escribiendo sobre ellas. ¿Esto vale la pena para un artículo?¿Tal vez para más de uno?¿Qué tengo que investigar para completarlo bien?

Este proceso suele durar unos 20 minutos pero he descartado por lo general entre tres y cuatro ideas y otras tantas que han pasado la criba y sé sobre lo que voy a escribir. A partir de ahí ya no pierdo tiempo. Sé las tareas que tengo que hacer, cómo ejecutarlas y puedo seguir trabajando hasta la próxima.

El tiempo invertido en gestionar el tiempo es siempre rentable. Dejo de preocuparme de los detalles según el día avanza y solo tengo que enfocarme en hacer cosas. He reducido drásticamente el tiempo perdido.

¿El resultado final? Si acabo un par de horas antes, ahora tengo una hora para añadirla a mi vida personal. O, tal vez, pueda usarla para adelantar trabajo, dando a esas horas libres un colchón de seguridad en caso de que algo suceda. Puedo dedicar ese tiempo haciendo un poco de networking por la red, trabajando en otro proyecto o añadiendo alguna funcionalidad a mi blog que pueda dar lugar a más lectores.

El tiempo es dinero. Cuando gestionas tu tiempo bien también administras tu dinero de forma correcta.

¿Cómo se hace eso? Vamos a ver una serie de técnicas que utilizo para mejorar la gestión del tiempo.

4 Técnicas Valiosas para Gestionar tu Tiempo

  • Comienza el día con un poco de planificación. Haz una lista de lo que tienes que hacer hoy. Normalmente las cuatro o cinco cosas más importantes. No te límites a empezar automáticamente con lo primero de la lista y así sucesivamente. Dedica unos minutos a investigar si tienes todo lo necesario para realizar esas tareas. Esto te puede llevar entre 5 y 10 minutos por tarea pero haciendo esto evitarás, posteriormente, parones buscando esa información para acabar la tarea. Además podrás ordenar las tareas por orden de prioridad e importancia, evitando tener que preguntarte que hacer a continuación.
  • Alterna entre tareas simples y tareas complejas. Las primeras son tareas sencillas y simples, para nada agotadoras, que puedes hacer dos a o más a la vez. Llamadas telefónicas o gestionar el correo electrónico entran en este tipo de tareas. Sin embargo otras tareas, las que llamamos tareas complejas, son aquellas que necesitan dedicación plena durante un tiempo largo sin distracciones. Ya que si se producen aumentan el tiempo dedicado y reducen la calidad del resultado final. Para estas tareas más difíciles intenta desconectarte del mundo lo más posible. Apaga el móvil, cierra el correo electrónico, etc. Cuando haya acabado, realiza alguna de las tareas sencillas.
  • Descansa. Esto puede sonar contradictorio pero es fundamental y funciona. Cada cierto tiempo, dos horas aproximadamente, es importante tomarse un descanso de unos 5-10 minutos. Desconectar un poco, evadirse y luego volver con fuerza. Es importante que estas desconexiones no duren demasiado para no perder la concentración.
  • Anota las cosas inmediatamente. Ten un cuaderno y un lápiz cerca tuyo en todo momento. O utiliza tu smartphone. Lo que te sea más cómodo. Cada vez que algo te viene a la cabeza para hacer más tarde, apúntalo. No confíes en tu memoria. Luego un par de veces al día, repasa estas tareas que has apuntado y si no te van a llevar mucho tiempo, hazlas. Apuntarlas y no utilizar tu memoria para intentar recordarlas te hace ahorrar energía y centrarte en la tarea actual.

Otra táctica importante es encontrar maneras de pasar el tiempo libre que también te ayuden a crecer como persona y que te diviertan. Leer y aprender sobre aspectos de tu trabajo. Salir a correr. Casi cualquier actividad social entra en este grupo, ya que aprender a interactuar con más personas tiene un valor incalculable.

Esas actividades tienen influencia durante el resto del día. Aumentan tu energía en el trabajo y mejoran tu agudeza mental. Así que hacer un poco de esfuerzo para encontrar una manera agradable de pasar el tiempo libro a la vez que creces como persona, vale la pena.

Recuerda que el tiempo es dinero, así que no lo desperdicies.

AntonioMartinMorin

facebook google-plus-iconlinkedintwitter

Autor: Jose Luís Del Campo Villares

¿Qué es lo qué nos falta?

345663867_204aa4c4ffLo cierto es que cada uno de nosotros podría hacer una lista más o menos grande de lo que le falta en la vida para considerarse una persona feliz. Espero que a muchos la lista les salga más bien pequeña, porque sino mal asunto.

Los seres humanos somos por naturaleza muy cambiantes en nuestras formas de pensar, es decir volubles. La duda que me mueve a realizar este artículo es si tenemos claro cuales son nuestras necesidades y/o motivaciones en la vida, tanto personalmente como profesionalmente, o actuamos por inercia.

La pregunta sería entonces, ¿cambiamos de parecer, de opinión o de forma de pensar por ‘motu propio’ o nuestro entorno es lo que nos obliga a cambiar?

Si la respuesta es la primera parte de la pregunta, eso significaría como decía Maslow, que nuestras necesidades cambian a lo largo de la vida y por ello nuestras motivaciones también deben de cambiar. Pero lo importante es saber en todo momento cuales son unas y cuales son otras. Es decir que el entorno nos obliga a cambiar no implica que no sepamos cuales son las necesidades que pudiendo cubrirlas nos den la felicidad.

Si la respuesta es la segunda parte de la pregunta, significaría que estamos a merced del entorno y que no podemos en ningún caso controlar nuestras necesidades. Read more

Motivación para el día a día

Motivacion

Solemos actuar por diferentes motivos. Los factores que parecen fuertes motivaciones, como ganar dinero, carecen de sentido cuando uno se da cuenta de que lo que realmente quieres es tener mas tiempo. De pronto te das cuenta que aquello que habias aparacado cobra más importancia que lo que estás haciendo. Necesitas encontrar una motivación diaria.

Tus metas están claras. Tus creencias son positivas y están bien fundadas y tienes un plan del que puedes sentirte orgulloso. Solo falta la motivación necesaria para cumplir el compromiso que tienes contigo mismo a pesar de los obstáculos que encuentres en el camino.

El término motivación tiene deriva del latín “motivus” que significa movimiento. Todo cambio requiere movimiento, asi que, unido a tus creencias y  valores personales adquiridos, (que pueden impulsarlo o frenarlo), la motivación es uno de los elementos más importantes en el recorrido del coaching.

Lo que debes de hacer es perfilar y determinar lo mejor posibles tus motivaciones para que puedas aplicar esa energía a los cambios que quieres hacer.

Márcate un camino

Existen muchas teorías sobre como motivar a la gente, si trabajas en un entorno de ventas o de atención al cliente, posiblemente asocias la motivación con incentivos y metas que hay que alcanzar para recibir premios. Muchas personas se motivan con la combinación de un entorno competitivo Y un atractivo premio, sin embargo, otros son indiferentes a estas técnicas e incuso pueden sentirse desmotivadas con ellas. Esto se debe a que la motivación es un asunto complejo, indiferente con cada persona.

No se puede predecir que funcionara con una persona si no se conoce muy bien la mezcla de necesidades y valores que impulsan y la prioridad que te da. Tu motivación individual es tan única como tus huellas dactilares.

Guiate por tus motivaciones

Ser tu propio coach a lo largo del cambio implica navegar hacia adelante y para hacerlo necesitas un buen mapa o guía. Algunos de los errores mas comunes en el recorrido ocurren cuando no se usa el propio mapa sino el de otra persona. Es posible que tu tengas un excelente modelo que quieras seguir, tal vez un jefe o un colega. Puedes pensar que ese modelo se parece mucho y confías en que sus motivaciones provengan de la misa fuente. Pensaras que, para motivar tu cambio, lo mejor es emplear las mismas estrategias que esa persona. Sin embargo tus resultados son pobres, nunca tan buenos como los de ella. Cuando esto ocurre, te sientes mal y te reprochas por no esforzarte más y por no tener suficiente voluntad.

La verdad es que te encuentras ligeramente desviado de tu rumbo.

Cualquier viajero sabe que es muy fácil perder el rumbo y apartarse del camino. Un viaje exitoso comienza teniendo el destino claro y las herramientas necesarias para mantener el rumbo. Una manera segura de navegar con tus propias coordenadas es utilizar tus motivaciones para crear tu mapa o guía y aprender a interpretarlo con precisión.

¿Que he hecho mal para que un buen empleado se quiera ir?

Siempre dentro de las organizaciones corremos el riesgo que alguien que consideramos muy valido se nos quiera ir. Es una gran perdida; probablemente otras organizaciones se han fijado en su buen hacer. Salvo que las condiciones ofertadas sean inigualables o bien el trato que nosotros le hayamos dado a nuestro empleado haya sido inadecuado, intentaremos de retenerlo como sea. La idea es no tener que llegar a esta situacion, dado que el poder de negociacion de nuestro empleado sera superior al nuestro.

¿La pregunta seria: he hecho bien mi trabajo para conseguir retenerlo en la organizacion o en que he fallado?

Si el empleado esta comprometido con el proyecto de mi organizacion, salvo mejora sustancial que le oferten, no tendria motivos para plantearse el irse. Algo habre hecho mal.

¿Que podia hacer para no llegar a esta situacion?
Read more