Tag Archive for networking

Pareto, ¿tendría contactos?

Wildfredo Pareto es famoso por su teorema conocido por la regla del 80-20. Observó que la gente en su sociedad se dividía naturalmente entre los «pocos de mucho» y los «muchos de poco» y que esto daba lugar a la aparición de dos grupos de proporciones 80-20 tales que el grupo minoritario, formado por un 20% de población, ostentaba el 80% de algo y el grupo mayoritario, formado por un 80% de población, el 20% de ese mismo algo.

Estas cifras son arbitrarias; no son exactas y pueden variar. Su aplicación reside en la descripción de un fenómeno y, como tal, es aproximada y es adaptable a cada caso particular.

¿Creeis que es cierto este teorema de Pareto en la actualidad? ¿Creeis que el 20% de la población mundial posee el 80% de la riqueza y el 80% el 20 % restante? Parece que la respuesta es que es un 14,35% de la población el que posee el 80% de esa riqueza, con lo cual es una muy buena aproximación a su teorema. ¿Creeis que el 20% de los clientes son los que realizan el 80% de la aportación a las ventas de a una empresa y el otro 80% aportan el 20% restante? Pues si, es muy aproximado.

Pero ¿qué ocurre en el mercado laboral actual? 

Pues aunque os parezca mentira, parece ser que también funciona así.

Ya el Centro de Estudios Bancaja comentaba en el 2006 el ejemplo de que todas las contrataciones que se producían en el mercado laboral el 20% se hacía públicas y el 80% se cubrían sin hacerse publicidad (boca a boca, conocidos, contactos, networking,….).

O sea, que se puede deducir que las ofertas de empleo reales en España el 20% se publicitaban y el 80% no.

Esto implica necesariamente recurrir a otras formas de contacto como son el ‘boca a boca’, la recomendación, los contactos, el networking, el enchufe o, como me gusta decir a mí, ‘contactos con tacto’.

Y creo en mi modesta opinión que aunque pocas ofertas de empleo hay, siguen sin salir a la luz el 80% de las mismas.

Y es aquí donde me voy a detener para hacer mi reflexión de hoy. Si consideramos a Pareto de nuevo, se puede extrapolar que el 20% de la poblacion tiene el 80% de los contactos mientras que el 80% de los ciudadanos solo tiene un 20% de los posibles contactos o padrinos. ¡¡La de ahijados que le salen matemáticamente a cada padrino!!

Numericamente: 1000 desempleados para cubrir 100 ofertas de empleo de las cuales sólo 20 salen al público. 80 plazas que no salen se cubren por contactos directos.

Problemas:

-El 20% de los parados usan sus contactos para colocarse, o sea 200 desempleados (proporción 80/200, un 25% tiene éxito).
-El 80% restante de los parados, 800 sin contactos se pelean por el 20% de las ofertas que se publicitan, o sea, por 20 ofertas de empleo (proporción 20/800, un 2,5% de éxito) a los que hay que añadir que tenián padrino y no encontraron colocación.

Reflexiones:

-Queda claro que el tener contactos y que sean buenos da más probabilidades de éxito que el no tenerlos: 25% vs 2,5%.
-Que ni siquiera en la situación del mercado laboral actual, el tener padrino garantiza la colocación, ya que a estos le salen demasiados ahijados por momentos.
-Que da igual la formación que tengas, experiencia laboral, que te formes más,…. que esto no hará que tus posibilidades de tener contactos aumenten, con lo cual la posibilidad de colocarse con más formación es cuando menos dudosa (puede ser que aumente la probabilidad pero a lo sumo en el ejemplo del 2,5% al 3,5% o al 4% como mucho).
-Si la formación no es la solución para encontrar trabajo, ¿por qué ese empeño de cursos para desempleados? ¿Alguien se cree que una empresa que busca contable va a elegir a un recién licenciado con un cursillo de 120 horas del INEM frente a una persona desempleada que lleva 15 años llevando la contabilidad de su anterior empresa?
-Si todo el mundo se da cuenta en mayor o menor medida de esto que digo, ¿cómo se van a motivar a recibir más formación?

Conclusiones (Tristes):

-Si formación es sinónimo de mejora continua, del desarrollo de habilidades y competencias y de sacar el máximo talento al que la recibe, todo eso se traduce en productividad para los trabajadores y las empresas. Como la formación es mala y un negocio montado para el cobro de las subvenciones, ahora nos explicamos porque somos el país menos productivo de la UE.

-Licenciados con dos carreras, master y varios postgrados, engordan las filas del INEM, o como conozco yo un caso, trabaja en el honroso oficio de pintor de ‘brocha gorda’. ¿Talento desperdiciado? Mientras, el hijo de ‘fulano’ o ‘mengano’ con poco más que el bachillerato o incluso con unos estudios universitarios básicos, es director adjunto de no se que….

Al final va a tener razón Pareto: ‘Desempleado, pasa el 20% del día buscando trabajo y el 80% buscando contactos’, la formación que la hagan los políticos de turno, que falta les hace. Puede que así tu suerte cambie para mejor.

 

Autor: Jose Luís Del Campo Villares

¿Has hecho ya tu máster de búsqueda de empleo?

Este verano no he posteado casi nada. Sumando las vacaciones y las vueltas a la cabeza que he dado con nuevos proyectos, sí que me ha dado tiempo de reflexionar sobre varios temas.

Uno de ellos es el gran crecimiento que han experimentado los blogs y tuiteros (en algunas ocasiones, un servidor) que hablan sobre recursos humanos, pero más concretamente sobre orientación profesional y búsqueda de empleo. En los últimos años los servicios de ayuda para el desempleado se han multiplicado, ya sea a través de los servicos públicos de empleo de las comunidades autónomas (servicios OPEA, tutores de empleo, etc…) y también, como ya decía antes, a través de muchísimos posts y tuits en la red.

No cabe duda de que el desempleo puede ser una de las mayores preocupaciones para los españoles en la actualidad. Son millones las personas y familias que se encuentran en paro y tienen que vérselas cada día con situaciones complicadas, no sólo a nivel económico, sino en la mayoría de las ocasiones también a nivel social y psicológico.

Quedarse en situación de desempleo supone, a priori, una serie de consecuencias:

  • Menos o nulos ingresos económicos. 
  • Situación de indefensión aprendida, en donde por mucho que hagamos parece que no conseguimos nada. 
  • Pérdida o dificultad para el mantenimiento del status social.
  • Desconocimiento del mercado laboral, sobre todo en los casos en los que se llevaba trabajando en el mismo puesto y empresa durante largos años.

Sin entrar en detalle en otras posibles consecuencias, lo que sí queda claro es que estamos ante millones de “consumidores” que necesitan de un “servicio” en concreto. Ya hace tiempo se ha planteado en algunos blogs la pregunta de si pagaríamos por que alguien nos facilitara la búsqueda de empleo, o directamente, nos encontrara un trabajo. Alfonso Alcántara hablaba de ello en dos posts de hace ya algún tiempo, donde se describían los servicios  “premium” o de pago que habían establecido algunas webs de búsqueda de empleo o de networking. No es el motivo de mi post entrar a discutir o no si estos servicios son caros o baratos (es conveniente revisar la discusión generada en los dos posts de Yoriento) sino más bien discutir acerca de ¿Por qué da tanto miedo en España pagar por estos servicios?

Creo que uno de los principales motivos es el temido “voluntarismo” que se asocia a algunos oficios en concreto, sobre todos aquellos que están enmarcados en el ámbito de lo “social”; es decir: estamos muy acostumbrados a que determinados trabajos asistenciales se ofrezcan con un carácter de gratuidad (por ejemplo, empleos de la rama sanitaria, trabajadores sociales, psicólogos, educadores, etc…). De alguna manera, “nos parece mal” que se cobren por esos servicios porque estamos acostumbrados a que se nos ofrezcan sin pagar un euro a través de diversas instituciones, aunque también es cierto que cuando estamos descontentos con esos servicios prestados acudimos a uno privado, bien para que nos atiendan mejor o para tener una segunda opinión.

O sea que, siguiendo con el mismo ejemplo, en cuestiones sanitarias no solemos dudar en acudir a un profesional “de pago” porque nos parece más fiable o con un mayor prestigio que los servicios públicos. Hasta cierto punto, es bastante comprensible, ya que la salud es algo que todos queremos conservar.

Pero vuelvo a hacerme la misma pregunta: ¿por qué no pagar a un profesional que nos facilite la búsqueda? O mejor todavía ¿por qué no crear una empresa dedicada a ello si tenemos experiencia en la materia? En los últimos años asistimos en nuestro país a una terciarización de la economía, en donde podemos obtener servicios de todo tipo, cada vez más especializados: nos traen la compra a casa, conseguimos smartphones estupendos a bajo precio cuando tenemos puntos acumulados en nuestra operadora, tenemos buenos sistemas de transporte…etc…

Sin embargo, la búsqueda de empleo se convierte en una especie de entrenamiento militar, en donde debemos, entre otras cosas: mejorar habilidades personales, ser unos excelentes redactores de curriculums, hacernos especialistas en las entrevistas de trabajo apuntarnos a todas las bolsas de empleo habidas y por haber…y por si fuera poco, en entornos 2.0 debemos darnos de alta en las principales redes y familiarizarnos con un nuevo tipo de comunicación. En conclusión, parece que hay que hacer un trabajo de especialización para conseguir un puesto de trabajo. 

 No digo que todo lo anterior no esté bien, sin duda el entrenamiento en ciertas habilidades no sólo supone una mejora de las posibilidades de empleabilidad, sino muchas veces también  nivel personal…pero cambiemos la temática de búsqueda de empleo con algo más banal. Imagínate que se te avería tu coche…¿harías un curso exhaustivo de mecánica para conocer todos los elementos al detalle de un motor de inyección, o contactarías con un mecánico de tu confianza para que hiciera un buen diagnóstico y reparara el vehículo?

La mayoría de nosotros, aunque también hay mucho “manitas”, llevaría el coche al taller. Entonces, ¿qué ocurre con la búsqueda de empleo? ¿No es suficientemente importante como para pagar a un profesional? ¿Por qué no contar con la ayuda de personal cualificado para que nos preste ese servicio?

Podría parecer que tiro piedras contra mi propio tejado, ya que ha sido durante algunos años orientador profesional, pero no se trata de eso…algunas personas elegimos a los médicos de la Seguridad Social y otros acudimos a privados; eso no significa que uno tenga que ser mejor que otro, sino que se trata de un sistema de libre mercado y de libre elección del usuario o consumidor. ¿Por qué entonces demonizar la posibilidad de un servicio de empleo profesional y privado? ¿Es malo en sí mismo?

Ahí dejo las preguntas. Sólo me planteo que si no se modernizan los servicios públicos de empleo o surgen otros privados que innoven y ofrezcan un buen servicio, muchos deberemos seguir haciendo un “máster en búsqueda de empleo”.

 

Autor: Oliver Serrano

Amigos todos, pero… la ‘vaquiña’ por lo que vale

Hoy volvemos al coaching de guerrillas, como me gusta a mi.

Se dice por mi tierra que ‘Amigos todos, pero… la ‘vaquiña’ por lo que vale’, cuando se refieren a que todo el mundo es amigo y bueno hasta que llega la hora de ‘la verdad’, que es donde se demuestra la valía de cada uno y en definitiva, los amigos pasan a conocidos o bien se fortalece la relación existente.

Y es que hoy aplicamos esta frase al tema del ‘networking 2.0’.

Tiempos difíciles nos han tocado vivir, con lo cual las soluciones desesperadas abundan. Y entre ellas, una de las más usadas, es la de apuntarse a las redes sociales que haya y buscar contactos como modo de salir del desempleo (si es que estás parado) o de cambiar de colocación (si es lo que andas buscando). Pero todo esto a base de contactos virtuales.

¡¡Error!! Aquel que busca un empleo por medido de las redes sociales de forma inmediata, se está equivocando en la concepción, espíritu y funcionamiento de estas herramientas.

¿Creéis que vale con darse de alta y enviar peticiones de amigos o contactos a 100 usuarios para que al día siguiente ya tengas empleo? Read more

Networking si…. pero de calidad

Hoy voy a hacer una reflexión en voz alta y sobre todo porque en una ocasión hablé del tema con mi amigo Andrés Ortega y ayer volví a comentarlo con mi buen amigo también Ruben Turienzo.

Y vuelve a ser sobre el tema del networking.

El año pasado asistí a una conferencia de Pino Bethencourt autora del libro ‘El Éxito en Seis Cafés’, centrado básicamente en el networking, no como la creación de contactos sino como la de crear relaciones duraderas y beneficiosas para ambas partes.

Comenta en este libro como se establecen relaciones interpersonales con un beneficio mutuo y cuenta ejemplos de personas (no puedo decir precisamente como tú y como yo), directivos y de como ‘ejercitan’ el networking.

Y es cuando Andrés efectuó un comentario que realmente se ajusta mucho a la realidad y que Rubén me recordó ayer.

Cuando una persona estudia en los mejores colegios de ‘pago’ de una gran ciudad, tu familia tiene relaciones con otras familias con papeles importantes dentro de la vida social y económica, está claro que se puede realizar un buen networking. ¿O acaso no fue compañero de clase del José María Aznar el Sr. Villalonga? O para ser más claro, ¿Agag se relaciona por ser quien es o por lo que aporta personalmente? Read more

La importancia de ‘Face to Face’ en el ‘Networking’

En el último artículo hable del ‘One on One’ y como lo prometido es deuda, hoy toca hablar del ‘Face to Face’ y el ‘networking‘, lo que considero como una segunda ‘pata’ fundamental para el éxito de una red de contactos.

Según la Biblia, Santo Tomás cuando fue avisado de que Jesucristo había resucitado dijo ‘que sólo creería lo que viese con sus ojos’. Pues algo similar ocurre con el ‘networking’ y sobre todo si es a través de la Red.

Cuando hace unos días realice un a entrada sobre los síndromes en Internet hablaba del de doble personalidad de los internautas que pueden dar una imagen distinta por la Red de lo que son en realidad. Ese es el principal problema del ‘networking 2.0’, el saber discernir que personalidad posee nuestro contacto y que llegado el momento, será a quien tendremos que recomendar a un tercero.

El ‘Cara a Cara’ es vital en esto del networking. Visualizar, visionar, poner cara y ojos a un contacto virtual , llamarle como queráis, es algo fabuloso. Te puedes encontrar con gratas sorpresas y también desagradables (en mi caso por suerte, estas últimas nunca han sucedido). Pero lo que si está claro es que rara vez volverá a ser la relación con tu contacto igual que antes de que os conociéseis físicamente.

 Llegado ese momento 1.0 frente al de siempre 2.0, es cuando realmente el networking entra en funcionamiento. Read more