Tag Archive for talento

Carta de un seleccionador 2.0

Estimados Señores,

Procedo a escribir esta carta ante la desesperación que me entra al comprobar a día de hoy en qué se ha convertido la profesión de seleccionador de empresa. Para empezar veo que la falta de profesionalidad brilla por su ausencia y que cualquier persona vale para gestionar el talento que ya existe o el nuevo que pueda llegar.

Los seleccionadores tratáis a las personas como un recurso más, sin mostrarles el más mínimo respeto ni se les da un trato adecuado que merecen. Los candidatos nos están dedicando su tiempo. ¿El nuestro es mejor, más válido que el suyo? No os ponéis en su lugar ni en su posición porque en el fondo os da igual todo lo que no seáis vosotros. Los candidatos carecen de importancia para vosotros, sin daros cuenta de que todos son importantes porque transmiten una imagen sobre el trato que les da vuestra organización.

Muchos seleccionadores efectuáis las entrevistas de forma mecánica, sin pensar porque para vosotros todos los candidatos son iguales y la cuestión es encontrar alguno que os salve la papeleta para ocupar esa vacante. Trabajáis para quitaros “el problema de encima” en vez de para encontrar la persona adecuada. Os dedicáis a preguntar cosas cada vez más innovadoras, pero al mismo tiempo, carentes de sentido para los candidatos y, por supuesto, para vosotros porque las respuestas no os ayudan demasiado y termináis guiándoos por sensaciones. Hace tiempo que todas las líneas coherentes en el mundo de la selección inciden en profundizar en las competencias clave de cada posición. Sin embargo, ¿por qué vais a hacer caso vosotros, si siempre habéis hecho las cosas de otra forma? Si determinados candidatos resultaron inadecuados para la organización siempre fue culpa de otras cosas que nada tienen que ver con vosotros. Igualmente, os negáis a incidir en indagar en las funciones que cada sabe realizar en relación con el puesto y, es más, que os las demuestre en varias pruebas prácticas que les pongáis para estar seguros de que pasan los mejores. Después os sorprendéis con que más de un candidato os engañó y no sabe ni la mitad de lo que os dijo.

Seguís formulando preguntas del tipo ¿Cómo te ves dentro de 5 años? Cuando eso no lo sabéis no vosotros mismos. Y si el siguiente puesto en el organigrama es vuestro puesto, ¿que pretendéis? ¿Qué os diga que en vuestro puesto? De la misma forma os encanta preguntar ¿Qué libro estas leyendo ahora? Cuando en muchas ocasiones vosotros mismos sois los que hace años que no leéis un libro de ninguna temática. Y por otro lado, no os enfocáis en saber qué logros han conseguido en las tareas similares a las que ocuparan en vuestra organización.

¿Sois los Dioses del Olimpo? Porque os mostráis con una actitud superior a los candidatos. No pasa nada si vosotros les hacéis esperar pero si son ellos los que os lo hacen, ya estáis marcando la cruz de “no válido”, sacando conclusiones categóricas que les restan puntos. Cuando los seleccionadores son los primeros que deben dar ejemplo a los candidatos sobre aquello que aplican. De la misma forma, los seleccionadores de hoy en día prometen pequeñas cosas a los candidatos, como “os llamaremos para indicaros en qué estado quedó vuestra candidatura”. ¡Si hombre! ¡Como que alguno lo hacéis! Si en algo tan sencillo como esto, ya faltáis a la verdad… ¿cómo pretendéis que vuestra palabra tenga valor dentro de vuestras organizaciones y las personas que conforman esa organización? No es una obligación, pero es algo que decís y vosotros mismos sois los que debéis decidir qué papel tomar y como actuar.

¡Cómo no acordarme de las cúpulas de poder de las organizaciones que prestan especial atención a los costes y no a las personas que las conforman porque para empezar cualquier tipo de profesional vale para gestionar el talento! ¡Costes! ¡Costes! ¡Costes! Se os ve como al “Tío Gilito”, con los ojos con el símbolo del dólar, o del Euro, como queráis… La degeneración de recursos humanos comienza por pretender que sea un axioma de vuestras decisiones sin darles alas para poder crear valor.

Los encargados de la gestión de las personas y el talento deben estar en contacto directo con las personas y con sus responsables para saber marcar y poner el granito de arena en el momento justo.

Sin embargo, los profesionales de selección están más preocupados por salvar sus asientos que por hacer las cosas de forma profesional para ayudar a mejorar el prestigio de una profesión devaluada y carente de valor estratégico por méritos propios. Los profesionales de recursos humanos no quieren ver más allá de sus tareas porque, para ellos, aprender de la globalidad de materias de una organización es una pérdida de tiempo. Nadie dice que sea fácil, sin embargo, desde la acción es más viable conseguirlo que desde la queja.

Esta carta abierta es para quien la quiera leer y afrontar la realidad de que las empresas tienen los profesionales de recursos humanos que han decidido reclutar para llevar a cabo sus planes y, como no, el mayor perjudicado es el talento existente en todas las personas, que no se sabe sacar a la luz.

La escribe un profesional de recursos humanos que cree en su profesión y que le apasiona la gestión de las personas y que ve como el cambio necesario se está haciendo mal ya que muchos malos profesionales de recursos humanos siguen en sus puestos porque las empresas no creen en sus personas y no son capaces de tomar las decisiones necesarias, independientemente de que conlleven riesgos. Aunque antes de nada deberían preguntarse ¿A dónde les ha llevado la forma de proceder actual con respecto a la gestión del talento?

La selección del talento es una labor a la que se debe dedicar tiempo y en su planificación deben estar involucrada toda la organización porque les motiva y asumen que es su responsabilidad. Y no es cuestión de falta de tiempo en lo que os podéis escudar sino en la falta de ganas por cambiar las cosas.

Espero que esta carta os haga reaccionar.

Atentamente,

Un Profesional de Recursos Humanos.

Autor: Juan Martinez

¿Cuanto tardarán en evolucionar las empresas 1.0?

El otro día, leyendo un post del Blog Somos personas no recursos, titulado ¿A qué se dedicará la Dirección de Recursos Humanos?  me parecieron muy acertadas sus impresiones y las preguntas que lanzaba en alto.

Es curioso como se habla de los recursos humanos y el uso de las herramientas 2.0 cuando aun son 4 los influyentes con poder de decisión en el área de recursos humanos que los usan.

En los blogs, revistas especializadas, foros, casi siempre somos los mismos profesionales, como bien indicaba Agustí López en su post, los que planteamos nuevos temas y debatimos, echándose en falta la participación de otros muchos profesionales del área de recursos humanos. Parece como que les dé igual este tipo de nuevas herramientas y formas de gestión, donde las personas adquieren un protagonismo importante porque ellos miran hacia otro lado, ignorando que ellos son parte involucrada en el cambio.

En las redes profesionales y sociales (Xing, Facebook, Linkedin, Perrosviejos, etc.) pocos son los cargos directivos de recursos humanos que tienen su perfil completo en su totalidad en nuestro país y algunos de ellos lo usan de vez en cuando. Lo mismo pasa con los consultores y técnicos de selección de consultoras especializadas están las 4 más importantes y las otras como que ignoran esta realidad.

Los profesionales de recursos humanos de perfil medio y alto están muy bien en sus junglas de cristal, jugando al “poli malo” dándoles igual las personas porque para algunos de ellos son meros recursos. Para poder saber qué valor y talento tienen las personas de las organizaciones, los gestores de personal debéis de estar en relación continua con ellos y con sus responsables para estar al día de todo y poder anticiparos. Muchas de estas nuevas herramientas las podéis implantar como aplicaciones internas que os ayuden en esa labor y creen esa necesaria interactuación entre todos los actores de vuestra compañía independientemente de que su papel sea protagonista, secundario o figurante porque todos son necesarios.

Somos los profesionales de la gestión de las personas los que tenemos que estar al tanto de los avances e impactarlos en las empresas, haciéndoles ver su necesidad a las cúpulas directivas. Recursos humanos tiene que ser un departamento activo, con iniciativa y no ser un elemento pasivo a la espera de le llamen para formar parte de la vida de las empresas. Si queréis conseguir ser participantes reales de las políticas estratégicas de las compañías, debéis moveros y arriesgaros porque os pagan por ser productivos y necesarios. Porque muchas de las funciones que a día de hoy hace un departamento de recursos humanos, las pueden hacer profesionales de muchos perfiles no excesivamente cualificados porque son tareas administrativas de mayor o menor trasfondo.

La dirección de recursos humanos debe aportar valor a sus personas y, por ende, a su organización, vinculando a todos sus miembros de forma activa. Se debe ayudar a organizar, gestionar, rentabilizar, incentivar, flexibilizar, etc. la labor de las personas en las compañías porque la evolución requiere acometer cambios mentales y organizativos acordes a cada momento. En más de una ocasión, Recursos Humanos debe hacer ver cosas que a priori no gusten a los empresarios pero, con un buen planteamiento, terminarán por verlo. No olvidéis que no se os paga para hacer simplemente lo que os dicen sino que sería más adecuado afirmar que se hace por la salud empresarial global.

¿Cuánto tardarán en evolucionar las empresas 1.0? ¿Creéis que el cambio 2.0 tardará mucho en llegar a implantarse en la globalidad del sector?

Ahora mismo, a muchos profesionales que apostamos de lleno por los recursos humanos 2.0, se nos ve como pioneros y, a la vez, como incomprendidos porque la mayoría ven que estas herramientas no aportarán nada a la gestión empresarial. Sin embargo, debemos seguir hacia delante porque cuando la mayoría dice que eso no tiene futuro suele ser la señal que nos hace seguir porque sabemos que los cambios cuestan y, cuanto más se opone el resto, es porque lo ven como amenaza a sus hábitos actuales pero, al final, claudicarán.

Además no olvidéis que cuando las empresas mundiales más innovadoras ya las han implantado para ellos, por algo será. Así que, poco a poco, iremos haciendo lo que se pueda.

¿Cómo lo veis?

Autor: Juan Martinez

Pero, ¿qué carallo es eso del talento? (con perdón)

Este título viene de una anecdota de mi infancia que me va a valer para contextualizar este post.

Cuando era pequeñito, como dice la canción, hice las pruebas para un equipo de futbol (el Depor) y casualmente las pasé. El ‘mister’ le dijo a mi padre: ‘es que su hijo tiene talento’, a lo que mi padre le contestó: ‘¿qué carallo es eso del talento?’.

La percepción que tenía el reclutador de lo que era ‘el talento’ no coincidía con la que tenía mi familia. El creía que vadría para el futbol, mientras que los mios creían que el talento iba más en la dirección de cursar unos estudios y adquirir una formación que me valiese de algo en la vida. ¡¡Se equivocaban!! Mejor era el talento del futbol ya que de haberlo desarrollado no os estaría ahora soltando este rollo y viviría como un ‘general’.

Y esta historia me da pie a desarrollar este tema: ¿pero qué es el talento realmente? Respuesta : ‘Depende’ (como no podía ser de otra forma la respuesta).

Si la respuesta es compleja, ya no digamos los temas de ‘gestión del talento’, ‘retener el talento’, ‘motivar el talento’,…, que tan de moda están en el management de RRHH hoy en día. Read more

Cuando querer no es poder

El otro día debatiendo con dos amigos de Mexico y de Argentina sobre el papel desempeñado hasta la fecha por muchos departamentos de RRHH llegamos a una conclusión: ‘en muchos casos, aunque la intención de los citados departamentos era la adecuada, no han podido ponerla en práctica’.

¿Por qué?

Haceros solamente una reflexión: pensar detenidamente a ver cuantos responsables de RRHH conocéis que hayan acabado siendo los máximos directivos de una empresa, o sea, los que realmente mandan.

Si conoces muchos casos realmente me extrañaría. Y no hablo de pymes, porque está claro que ahí no puede ocurrir, pero en grandes empresas, con departamentos bien diferenciados, podrá acabar siendo el Director General, un responsable financiero, de marketing, un responsable comercial,…, pero raramente lo acabará siendo un responsable de RRHH.

Y es que las grandes  empresas ven necesarios la existencia de estos departamentos, pero les conceden una importancia relativa. Si un departamento de RRHH propone la contratación de dos nuevos empleados y el responsable financiero se opone por considerarlo un gasto innecesario, ¿quién decide? Si un departamento de RRHH propone un cambio funcional de un empleado y el jefe de producción considera que es muy rentable en su actual puesto ¿se moverá?

Read more

Cuestión de talento, ¿aptitud o actitud?

talentoEl talento se puede considerar realmente como un potencial. Lo es en el sentido de que una persona dispone de una serie de características o aptitudes que puede o no llegar a desarrollar, o desplegarlas a un ritmo mayor o menor en función de diversas variables que se pueda encontrar en su desempeño.

¿Saben las organizaciones empresariales hoy en día en este país y en cualquiera cual es le verdadero potencial de sus miembros?

Se habla mucho de la gestión del talento como factor clave en las nuevas tendencias de los RRHH. Fomentarlo, conservarlo, conseguir que los miembros de tu organización desarrollen todas sus aptitudes para las que está preparados y conseguir así lo mejor para el grupo del que forman parte. Esta es la gran preocupación de los departamentos de los RRHH en la actualidad.

Se centra básicamente la gestión del talento en que los miembros desarrollen al máximo su potencial (léase aptitudes), sus competencias y sus habilidades en aras a conseguir el mejor resultado de su trabajo y redunde en el bien de su organización.

Y es ahora cuando me sugen tres preguntas que de ser respondidas podrían dar con el ‘quid’ del porque del funcionamiento de los RRHH hasta le fecha: Read more