‘Yo sólo no puedo…’ pues ¡¡pide ayuda!!

En ocasiones anteriores he comentado la importancia del ‘autoconocimiento‘ como base fundamental del crecimiento y superación de todas las circunstancias de la vida.

También he comentado el tema de la ‘solicitud de consejos’ para ayudar a elegir entre diferentes situaciones que se nos presentan.

Pero hoy avanzo un paso más allá, ya que comento la situación en la que tras una autoconocimiento previo y sopesar diferentes opiniones o consejos, llego a la conclusión de que ‘sólo no puedo y que necesito ayuda’.

Como se suele decir ‘este es un paso muy pequeño de dar pero con implicaciones muy grandes y a veces muy difícil de dar’.

Implica conocerse a uno mismo, saber las limitaciones que poseemos y además implica conocer al que le demandado la ayuda.

Pedir ayuda no obstante, cuesta. Y no todas las personas son capaces de pedirla. ¿Por qué?

  • No quere demostrar debilidad o inseguridad.
  • Creerse autosuficientes en todo momento.
  • Considerar la pérdida de imagen (o respeto) por pedir ayuda.
  • Sencillamente no se pide ayuda por verguenza.
  • …..

Muchas creencias o mapas mentales que nos limitan hacen que seamos reacios a solicitar ayuda, aunque seamos conscientes de que la necesitemos. Y aquí es donde radica el gran problema en muchos casos que nos impide evolucionar, ‘las limitaciones mentales que nosotros mismos nos imponemos’.

No hay nada ‘más humano’ que el pedir ayuda. No podemos ni saber ni hacer de todo. Cada uno de nosotros somos únicos, con nuestras características, virtudes y defectos, pero debemos de ser conscientes de que formamos parte de un equipo, llamémosle sociedad o en el ámbito laboral, llamémosle organización. Como miembros de un equipo, somos una pieza más del engranaje que necesita de la ayuda de las otras piezas para dar lo mejor en cada momento.

Si somos conscientes de esto, ¿por qué mantener estas limitaciones mentales? ¡¡Que levante la mano aquel que no haya pedido ayuda en alguna ocasión!!

Romper con los miedos y las limitaciones es además un síntoma de madurez emocional y, sobre todo, de asertividad en nuestra forma de actuar. Es decir, si quiero crecer, personal o profesionalmente, tengo que evolucionar de ‘motu propio’ y si para ello necesito ayuda, ¿por qué no pedirla?

¿Cuántas veces por miedo, por verguenza o por cualquier otra circunstancias no habéis pedido ayuda para algo? y es más, ¿cuántas veces os habéis dado cuenta que de haber pedido la ayuda antes las cosas hubiesen salido mejor?

Todos necesitamos ayuda (de cualquier tipo) en algún momento de nuestras vidas. Si eres consciente de ello, ¡¡pídela cuando la necesites!!

Un colectivo de personas (sociedad, organización empresarial, …)  funciona por una ‘cadena de ayudas’. Si queremos crecer como elementos individuales y como equipo debemos de ayudarnos entre nosotros y si cuando lo necesitas no solicitas esa ayuda, por un lado limitas tu propio desarrollo, pero por otro lado limitas el progreso de tu propio grupo.

14 comments

  1. Formación y Talento dice:

    Hola Jose Luis. En este país entendemos que pedir ayuda es símbolo de debilidad, cuando de ningún modo debería ser así.

    Sin embargo, pensamos que los problemas debemos comérnoslos nosotros solos, porque es “nuestra responsabilidad”, pero si actuamos de esa manera lo más probables es que nos demos un importante batacazo.

    Creo que pedir ayuda no es de cobardes ni de débiles, es de inteligentes, siempre que pedir ayuda no signifique “que el trabajo me lo haga otro”. Sobre todo si hablamos en el terreno laboral….sería algo incongruente creer en el networking y luego no pedir ayuda no crees?

    Un saludo, Oliver

  2. Muy cierto amigo Oliver.

    El networking realmente es una forma de solicitar ayuda a cambio de nuestro esfuerzo o trabajo, y de compartir o dar ayudas mutuas.

    Pero dices muy bien, el pedir ayuda está mal visto, como si fueran menos valioso que si prefieres hacer las cosas sin ayuda a riesgo de equivoarte.

    La única forma de progresar como sociedad es la ayuda mutua. Nos ayudamos todos individualmente y como colectivo.

    Un saludo

  3. begoña dice:

    Buenas noches, Jose Luis.

    Pedir ayuda cuando se necesita es un paso necesario para compartir, y debe existir un cierto nexo o empatía para que se produzca; no solemos pedir ayuda a quien no muestra la predisposición a brindarla por miedo al rechazo, y además bajo mi punto de vista esa postura está justificada. Para que perdamos el miedo y aceptemos que cuatro ojos ven más que dos , que además enriquecen nuestra propia versión de los hechos, deben a su vez darse previamente unos estímulos o actitudes que nos predispongan a depositar la suficiente confianza en la persona a quien la solicitamos, porque aún muchas veces en ese caso, nos llevamos decepciones y chascos.

    Un abrazo.

    • Buenas Begoña.

      Correcto en la percepción que haces de la persona a la que se le pide ayuda.

      No obstante el post va más encaminado hacia nuestros mapas mentales y barreras que nos impiden pedir ayuda, con independencia de a quien se le pide.

      Lógicamante siempre se busca pedir ayuda a una personas más afines, porque en realidad nos da menos miedo o verguenza pedírsela. Eso es lo que debemos de evitar, el tener miedo o nerviosismo por pedirla.

      Lo primero de todo es modificar nuestra forma de pensar y ver que no es ‘pecado’ pedir ayuda. Luego ya es cuando buscamos a la persona que consideremos mas adecuada.

      Un abrazo

  4. Jesús Mª Pérez dice:

    Hola José Luis!

    El orgullo es traicionero y es uno de los motivos que consiguen, por ejemplo, en el ámbito profesional, una disminución de la productividad y retraso en la consecución de los objetivos.

    Precisamente, en las entrevistas de trabajo, a veces se usa como una de las pregunta clave. Hay gente que contesta con el pecho bien grande “no no, yo lo soluciono, aunque tarde más, pero consigo la solución”. Y, justo ahí acaban de decir ´no soy apto para este puesto de trabajo´.

    Pedir ayuda es de sabios.

    Un saludo!

  5. Hola José Luis:

    Como dice Oliver en España vemos esto como un símbolo de debilidad y mucha sveces confundimos pedir ayuda con pedir favores. Para mi, es fundamental pedirla si no se sabe algo o se desconoce algo, lo que pasa y ahí estoy de acuerdo con begoña que hay cuando no hay predisposición a darla, frena.
    Por otro lado, siempre hay gente que no se deja ayudar aunque te pida ayuda. Y eso creo, que no tiene que ver con la confianza como apunta Begoña sino más bien con el orgullo.
    Un abrazo

  6. Buenas amigo Jesús.

    Mucha razón llevas. El saber pedir ayuda a tiempo es de abios, igual que el ‘rectificar’. Implica en ambas situaciones un buen conocimientos de uno mismo y control de las emociones, así como un grado de asertividad elevado, ya que nos sale de nosotros el pedir ayuda.

    Lo que si es verdad es que somos demasiado orgullosos, lo que muchas veces es el mayor impedimentoo para nuestro progreso, y como dices bien, para las entrevistas de trabajo.

    Un saludo

  7. Buenas Fernando.

    Me hece gracia la reflexion que comentas porque se da muchas veces, más de lo que parece: ‘pedir ayuda pero no dejarse ayudar’. Eso si que es orgullo. Lo que parecia un avance, el saber que hay que pedir ayuda lo echa por tierra el hecho de que no dejes que se te ayude. Pasa muchas veces.

    Incluso que pides ayuda y en la mitad de la misma ya te consideras autosuficientes y dices que ya no necesitas más ayuda, con lo cual el ‘batacazo’ está también garantizado.

    Lo que está claro como se dice vularmente, que a los humanos, pedir ayuda, ‘nos da cosa’. 😉

    Un saludo

  8. virginio dice:

    A todos nos cuesta pedir ayuda,.. es cierto y probablemente lo deberíamos hacer más a menudo. Pero, no tengo claro que delante de algunas circunstancias y personas sea mejor no hacerlo,…

    Lo cierto es que vivimos en una sociedad que premia al exitoso y deja de lado al que tiene problemas, muchos aparentan éxito (y no piden ayuda) para mantener una imagen de que todo va bien en la creencia que resultará más fácil hacer negocios o negociar.

  9. Buenas Virginio.

    Lo de que estamos en una sociedad que premia el éxito (y digo más sobrepondera el éxito) menospreciando al que necesita ayuda, está claro que ha sido por como hemos ido evolucionando nosotros como personas indivduales y como suma, como colectivo. Pro lo tanto, deberíamos de intentar entre nosotros dar un giro individualmente cada uno si lo que queremos es que evoluciones la sociedad.

    El pedir ayuda es muy conveniente (depende los casos claro está), pero el hecho de pedirla significa que cada uno sabe sus limitaciones y por lo tanto, de ahí se puede sacar algo.

    Si nos autoengañamos y nos creemos autosuficientes, nos engañamos a nosotros mismos y a nuestro entorno, con lo cual lo único que haremos es que nosotros a nivel individual y la sociedad a nivel grupo, evolucionemos.

    Cuesta pedir ayuda, y es más, muchas veces cuesta más pedrila, que darse cuenta de que se necesita. Por eso es necesaria una alta dosis de proactividad y asertividad.

    Un saludo amigo

  10. chusa17 dice:

    El pedir ayuda es complicado. Hay veces que ni siquiera sabes el tipo de ayuda que debes pedir, ni a quien se la debes pedir. No todo el mundo te puede proporcionar la ayuda que necesitas en un momento dado, porque quizas queriendo ayudar hacen mas mal que bien, por mucha voluntad que le pongan.
    Yo estoy pasando un bache horrible, no sé muy bien por qué… pense que eran un par de cosas que juntas formaron una bomba de relojeria, y me he dado cuenta de que en la mochila ya llevaba unas cuantas piedras grandes que pesaban lo suyo… y las dos ultimas cosas acabaron por romper la mochila.
    De algo tienen que vivir los psicologos, no??
    Solo queria saludar a Jose Luis y agradecerle la ayuda en ciertos temas bancarios que me ofrecio en su dia.
    Un fuerte abrazo

  11. Buenos días amiga.

    Da gusto verte por aquí amiga.
    Muy cierto es que hay pesos que queremos soportar y no somos conscientes de que con una pequeña ayuda haria que las llevásemos bien, pero el no querer pedirla hace que la carga se haga casi imposible.

    No es malo pedir ayuda, siempre que no sea con un claro fin de aprovecharse de la bodad ajena. Es más, yo diría que es necesario si queremos evolucioar como sociedad y como individuos individuales.

    Un gran beso amiga

  12. pablo dice:

    yo solo quiero vivir sin tener que pedir ayuda , trabajar , ser honrado y respetar a los demas , pero en
    España con el inutil de zapatero , vamos a tener que pedir ayuda casi todos , nos vamos engañar si
    podemos y por tanto dejaremos de ser honrados y respetuosos , con una oportunidad para cada uno
    todo estaria mejor , con eso seria suficiente para el que la aproveche bien y no habria que pedir ayuda , la meta de todos es la autosuficiencia y lo demas es cuento , nadie quiere vivir en casa de sus padres , nadie ….. lo dejo ya , un saludo a todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *