¿CUÁNTO TIEMPO HABÉIS DEDICADO O SEGUÍS DEDICANDO PARA SER ESPECIALISTAS EN ALGO?

Todas las personas, cuando nos quedamos sin trabajo, solemos decir la expresión de “nos tenemos que poner a buscar trabajo” y quizás lo correcto fuera utilizar la expresión “ponernos a crear un puesto de trabajo en un nuevo proyecto profesional” . Igualmente, cuando recurrimos a un servicio de orientación o a una oficina de empleo se suele lanzar la siguiente expresión “vengo a que me den trabajo o a que me lo busquen” Partimos de parámetros equivocados, debemos asumir que el trabajo nos lo tenemos que buscar nosotros. Otra cosa es que estos servicios especializados para el empleo nos den pautas, herramientas, recursos e información de donde poder buscar en función de nuestro perfil

Las Redes Sociales: ¿Miedo u oportunidad?

Hace unos días, leía en la versión digital del periódico Expansión y Empleo el artículo titulado “ El 49% de las empresas utiliza las redes soci ales para seleccionar personal ” La datos de esta artículo se han sacado de un estudio realizado por Unique y según el mismo “ El 49% de los directivos de recursos humanos y responsables de selección de personal de empresas españolas de diversos sectores hace uso de las redes sociales para el desempeño de su actividad profesional; un 44% asegura utilizarlas de forma esporádica, y un 5% reconoce que sólo lo hace para la búsqueda de perfiles profesionales muy concretos. Por el contrario, un 45% afirma que nunca utiliza las redes sociales como fuente de reclutamiento” .

El perfil envidioso y retorcido en la empresa

El ambiente laboral, como ya he comentado en alguna ocasión, es algo para llevar a estudio en cada organización porque se trata de una jungla con los especímenes más diversos que uno pued a encontrar. De hecho, cuando uno ya cree tener catalogados a todos, aparece una nueva especia que, además, no está, por desgracia, en peligro de extinción. Hoy quiero abordar en este post, el perfil de las personas que van de amorosas con todo el mundo y, cuando uno se descuida, recibe múltiples puñaladas en la espalda, de esas que no duelen en el sentido físico, pero que le hacen a uno ponerse de mal genio

Miedo a los cambios, ¿por qué?

Hoy estaba hablando con un amigo sobre la situacion, bastante mala por cierto, de la empresa en la que trabaja. Cierto esta muy mediatizado por su situación personal ya que tiene una hija de casi 3 años y esta esperando otro hij@.

A primeros de año una de las delegaciones cerró, con 85 empleados a la calle. Al poco tiempo la segunda con 125 y ahora llegan a su delegación. De 360, ya solo quedan 120.

Lo que me sorprendió realmente es el hecho de no verlo para nada preocupado. Y acto seguido me he puesto a reflexionar y me ha salido este post.

“ Nos sentimos mas vulnerables al cambio cuando nos sorprende .. “

Efectivamente el cambio en esta caso que nos ocupa, es malo, ya que se trata de un potencial despido, pero ¿sería algo sorpresivo? Realmente no. Aplicaría la máxima de la cultura china de «porque preocuparse de algo si todavía no ha ocurrido».

La concepción del cambio, su aceptación y asimilación es algo necesario en todo cambio.

Generalicemos un poco sobre la idea de los cambios.

El cambio no es visto como malo por si mismo , sino que inicialmente es sentido como positivo o negativo . Según la capacidad personal de anticiparlo y controlar sus consecuencias. Intuyes que algo que va a cambiar será positivo o negativo hacia tu persona, pero el cambio en si no es malo, sus consecuencias pueden serlo. Si lo controlas, lo aceptas y lo anticipas, las consecuencias pueden cambiar.

La resistencia al cambio es algo que es inevitable, sobre todo si te encuentras acomodado en la situación actual. Así mismo un mismo cambio varia de un individuo a otro en intensidad y duración.

Un enfrentamiento abierto al cambio puede hacer que lo manejes y enfrentes mejor.

Ver que el cambio no se produce en tu organización (ya repito que ahora estoy generalizando y no siguiendo con el ejemplo), sino a nivel de los individuos que la componen.

Son las personas que sienten los efectos del cambio, y perciben su amenaza o desafío.

Aspectos claves que debe considerar:

– Considera: ¿ Cuanto afecta el cambio a una persona ? . Esto definirá tu actitud.

– Las personas asocian un cambio inminente con lo que le ha ocurrido con experiencias pasadas y esto no tiene porque ser asi. Las cosas nuncas se repiten igual.

Si la experiencia previa ha sido buena , la predisposición será positiva .En caso contrario , habrá una sensación de amenaza , peligro e incertidumbre acerca de si futuro.

Todo cambio exige ciertos ajustes individuales pero si alguien siente que es capaz de ajustarse sin grandes sacrificios y percibe que el resultado final será beneficio , tendrá una actitud positiva. Se sentirá inseguro o incapaz si no percibe beneficios.

¿Que ocurre con el ejemplo que os puse?

El tiene asimilado que tarde o temprano le va a llegar a él el despido (aceptación del cambio y en definitiva actitud positiva). Lo que ya no me parecio correcto fue su forma de afrontarlo: «tengo dos años de paro».

Esa no sería la solución a enfrentarse al problema, es en definitiva dejar que las cosas y los cambios pasen, pero sin actuar. Postura claramente pasiva. (También es verdad que los tiempos no estan para echar cohetes).