Cuestión de perseverancia

perseverancia, motivación, automotivación, éxito, inteligencia emocional, pensamiento positivo
Según la Real Academia Española, se define como perseverancia a la ‘Constancia en la virtud y en mantener la gracia hasta la muerte’. Yo diría que es un tanto poético y exagerado.

Siempre es una palabra a la que todos nos ha gustado recurrir para atribuirle connotaciones positivas y sobre todo de consecución de lo que une persigue en cualquier ámbito de la vida.

Perseverar es continuar en el empeño de conseguir algo que por el momento no hemos podido alcanzar. Y desde mi punto de vista es la hermana siamesa de la motivación. Una sin la otra no podrían existir.

Y es que motivación es el estado de ánimo que nos hace realizar algo para intentar cumplir unas expectativas. Es una sensación interna que nos mueve a alcanzar una meta. Pero si en el intento no lo conseguimos a la primera, la perseverancia entra en juego. El no cejar en el intento, el repetir las cosas hasta conseguir nuestras metas necesita de un grado de motivación y un espíritu para perseverar en ello.

Y lo que esta claro es que no perseveras en algo en lo que has fallado si no estás motivado para ello.

Son lo que se podría decir necesarias una de la otra. Motivación sin perseverancia no conduce a nada y a la vez nadie perseverasi no no encuentra el motivo que le haga repetir lo hecho inicialmente hasta conseguir el objetivo.

¿Puede ser un emprendedor un buen líder?

La semana pasada asistí en Valencia al «Día del Emprendedor» de la Comunidad Valenciana participando con un grupo de amigos del proyecto Bloguía de Empleo en una ponencia sobre Internet/Búsqueda de Empleo/Cultura Emprendedora.

De vuelta me vine haciendo una serie de reflexiones, cosa que por otro lado suelo hacer, aunque no con la frecuencia que me gustaría eso es la verdad. Y entre éstas, una me lleva dando vueltas unos días y la quería compartir con vovostros: ¿Podemos hablar de la idea de «liderazgo» en un emprendedor (entendido éste como un autónomo o profesional independiente)? Es decir, ¿están reñidos el profesional independiente y el liderazgo?

¿Qué creeis?

Yo creo que en un inicio sí que exite una confrontación de posturas en los dos figuras, pero que pueden acabar confluyendo en la misma dirección. Y voy a intentar razonar mi respuesta.

Un emprendedor, entendido como un autónomo o profesional independiente que se aventura a abrir por su cuenta su propio negocio o actividad, es en un inicio eso, «un profesional independiente».

Si analizamos una definición de líder y liderazgo, por ejemplo:

“Liderar reside en la capacidad de llevar a otras personas a un destino al que no llegarían por si solas”
Joel Barker

Si nos fijamos en la definición la relación con otras personas hace referencia a que deben de existir más sujetos que el propio líder. Y esto no ocurre en la figura del emprendedor (autónomo).

Esté adolece del contacto humano con otras personas que en grupo persiguen el mismo fin. El, y únicamente él, es el que reliaza todo su esfuerzo para llegar a dón el se ha marcado.

Al contrario, el liderar necesita de trabajar con un equipo de individuos con un interés común, con una organización determinada, con una cultura de equipo, …., una serie de factores que el emprendedor individual no puede experimentar.

En este sentido, vamos a ver que caracteriza a las dos figuras.

Al emprendedor

Capacidad de decisión, visión abstracta del entorno (capacidad de ver más allá), afán de superación, proactividad (no dejar que las cosas ocurran por que sí),…. En definitiva, que sea capaz de tomar sus riendas e intentar alcanzar la meta que se haya fijado.

Al líder

Habilidades de comunicación y escucha activa, capacidad de razonamientos justos y asertivo con los miembros del equipo para transmitir los mensajes, saber motivar al equipo, juicio crítico, saber empatizar con los demás,…

¿Son excluyentes? En absoluto. Sencillamente son competencias o habilidades distintas y a la vez complementarias. Es decir, un emprendedor puede llegar a ser un buen líder, de hecho si su proyecto individual crece y empieza a necesitar un equipo humano, sus competencias o habilidades no le llegarán y tendrá que adquirir nuevas competencias para liderar a su equipo. Y viceversa, si un líder se quiere hacer emprendedor, necesitará potenciar habilidades más hacia el individualismo porque un buen «director de orquesta no tiene porque saber tocar un instrumento».

No obstante he omitido una habilidad doble que si es común a los dos, aunque con un objetivo distinto, para el emprendedor perseguir su objetivo y para el líder perseguir el objetivo de su equipo: «la automotivación» y «la autoconfianza».

Las dos figuras necesitan tener unas buenas dosis de autoconfianza y automotivación. El emprendedor debe saber afrontar los problemas de un modo individual, es su proyecto y su empresa, sino sabe darse a si mismo confianza en lo que hace y en sus posibilidades, que excuse de ser emprendedor. El líder tiene que saber automotivarse y confiar en si mismo, dado que uno de sus cometidos es el de generar confianza en su equipo y el de motivarlo. Si no empieza por el mismo, que se plantee dejar de ser líder.

Vamos a ver una escena de la película «12 hombres sin piedad» que particularmente me encanta como ejemplo al tema que estamos viendo, asi como de otros muchos factores de habilidades humanas:

Esta película trata de un jurado que debe de deliberar en un juicio por asesinato. Se pueden observar muchas cosas: Liderazgo (pasivo), trabajo en equipo (fin común), roles, necesidades de comunicación y/o escucha…. En esta escena se ve la actuación del líder (presidente del jurado) y del que podíamos definir como emprendedor (el que discrepa).

El que discrepa esta confiado en sus ideas e intentará mediante habilidades de liderazgo (comunicación, empatía, argumentación,…) convertirse en el líder. El presidente del tribunal, que debería tenerlas, se puede observar como no es este el caso.

Se puede ver el paso de un emprendedor hacia un líder y como evoluciona este proceso a lo largo de toda la película.

En conclusión, un emprendedor puede ser un buen líder y viceversa, aunque probablemente sea más costoso el segudo caso que el primero, dado que las habilidades o competencias a adquirir por el líder están más enraizadas en la forma de ser de la persona, mientras que las necesarias para pasar de emprendedor a líder, están más unidas a formas de actuar, con lo que pueden ser modificadas más fácilmente que las formas de pensar, es decir, es más fácil modificar un comportamiento que una creencia. Pero bueno, ese ya es otro tema.

¿Qué creeís entoces vosotros sobre el liderazgo y el ser emprendedor? ¿Son posibles su convivencia, son excluyentes?

Predicar con el ejemplo….

Hoy he decidido despues de ver un post en el blog de mi amigo Senior Manager que es el momento de hacer un alto en el camino. Me explico. Siempre me ha gustado daros consejos, mostraros mis vivencias y mis opiniones. Muchas veces incluso he de reconocer que ocurre lo que se conoce como «haz lo que yo diga y no lo que yo haga». Y es por lo tanto el momento de hacer caso a todo lo que he estado publicando ultimamente.

Recientemente os he estado hablando de la atención, de la importancia de los detalles, de como se debe de ser asertivo en el mundo actual, proactivo, como ser optimista y superar los temores, de como debe actuar uno para automotivarse y superar los problemas diarios.

Y he llegado a la conclusión que lo mejor que podía hacer en este momento es «mi propio acto de reflexión». Todo para que no creais que se predica en el desierto, sino que a la vez que publico mis opiniones e deas, también intento fortalecerlas.

He realizado un test da actitudes y comportamientos laborales al que uno mi autoreflexión de mi forma de ser. Probablemente no sea un ejemplo perfecto a seguir, pero lo intento, aunque surjan obstáculos todos los días.

¿Cómo me veo yo y como me dice el test que soy?

Autoreflexión:

Asertivo. Puedo decir que normalmente si que suelo ser asertivo, aunque en ocasiones soy de los que se guarda algo en el tintero porque cree que puede ser algo que dañe a la parte contraria.

Prejuicios. Claramente no. Rara vez manifiesto prejuicios sobre algo de lo que no he tenido conocimiento o contacto. Ahora bien, si soy una persona algo rencorosa, es decir, confio siempre y nunca prejuzgo (casi nunca), pero como una vez se me falle en algo, no hay segundas oportunidades.

Atención. Si. Suelo detenerme alguna vez (puede que no las suficientes) y miro atrás haber lo que he hecho, disfruto de ese momento e intento mirar siempre en lo positivo y ver todo como una posibilidad de mejorar.

Positivo. Como buen gallego contestaría «depende». Hay días que más y otros que menos. Siempre intento serlo, pero a veces las cosas del entorno te desbordan y te entra cierta pesadumbrez y apatía.

Los temores. No suelen desbordarme, ciertemante los suelo ver como una oportunidad de sacar algo positivo. Hay excepciones como todo en esta vida.

Automotivación. Lo intento, y mira que hay dias que me cuesta, pero mi intención es esa. He de reconocer también que hay días que no lo consigo.

Test de actitudes laborales:

Soy una persona que se adapta bastante rápido a los cambios del entorno y me oriento tambien bastante a la obtención de los resultados que se deben de obtener en el trabajo que acometo. Es decdir, me oriento más hacia la consecución de los objetivos que al «con el tiempo todo se consigue». Me adapto rápido a los cambios.

Soy bastante asertivo en el trabajo como lider. Me gusta que se hagan las cosas como yo digo, pero casi siempre desde una perspectiva democrática, es decir, siempre hablando y dialogando con los miembros del equipo, buscando siempre valorar su opinión.

Comienzo y desarrollo bastantes tareas a la vez, con lo que supone que hago demasiado esfuerzo por acaarlas todas y en alguna ocasión puede que no terminen como deberían de haberles dedicado más tiempo. No obstante, suelo acabar todo lo que empiezo.

Mi control emocional es bajo, es decir, soy bastante temperamental, algo que en ocasiones puede generar conflictos. No obstante, como si que soy asertivo, una cosa se compensa con la otra.

Contacto social. Laboralmente me gusta emprender muchas relaciones comerciales aunque no fructifiquen, pero en el ambito personal, soy mas proclive a la apertura de menos relaciones emocionales y mas intensas.

Confianza. Si que soy una persona confiaza en los que le rodean y que sabe delegar tareas. Lo que si, como dije anteriormente en mi procveso de autoreflexión, se cumple qe solo «se me falla una vez».

En las tareas que emprendo, me gusta fijarme en los detalles al principio, pero luego intento convertirlos en rutinas y que no me hagan perder mucho tiempo.

Suelo tomar decisiones con bastante rapidez, sopesando las consecuencias de las acciones emprendidas. Esto no quiere decir que tarde poco en recopilar información para decidirme, sino que, una vez recopilada esta, me decido en seguida.

Visión abstracta de lo que me rodea. Debido a mi carácter bastante positivo, siempre suelo ver las cosas con una perspectiva mayor de lo que la realidad muestra.

Esto, aunque sea rápido, es un reflejo tanto de una autoreflexión propia, como de los resultados aportados por un test de personalida y actitudes en el entorno de trabajo.

Espero que os haya gustado, y como se suele decir, «no hay mejor cosa que predicar con el ejemplo». Yo que siempre os recomiendo cosas, aquí podeís haceros una idea de como soy yo.

Un saludo

En fin ….,¡¡¡mañana será otro dia!!!

Me he acordado hoy de un texto que lei en algún sitio y que me resutló altamente gratificante y sobre todo me acuerdo que la primera vez que lo lei note una carga de positividad y de posterior alivio, que es buena para los tiempos complicados que estamos viviendo.

Si me acuerdo bien decía así:

Todos tenemos días muy difíciles: unos están llenos de cansancio, otros de problemas, otros de tristezas.

Pero así como esta realidad debe ser, aceptemos una cosa…que tal vez nos servirá de consuelo… Mañana será otro día.

Cuántas veces nuestro panorama se ve triste, desalentador y agobiante, y súbitamente algo pasa y encontramos solución a nuestros problemas y algo que parecía no tener solución, se resuelve fácilmente.

El tiempo cierra heridas y suaviza resentimientos.

Cuando nos sintamos agobiados por los problemas, el cansancio o el dolor, digamos con firmeza:

Mañana será otro día, y tengamos la seguridad que ¡ese día será mejor!

Frecuentemente he hablado de la motivación (dentro y fuera del liderazgo) y de la automotivación. Creo que estas palabras son perfectas para ubicar esta segunda área, la automotivación.

Muchas veces de noche ves un problema sin solución, y a la mañana siguiente ya no es lo mismo. El problema es el mismo, no ha cambiado durante la noche, pero la aptitud con la que te enfrentas a él ya no es la misma. Se positivo, proactivo y piensa siempre en «que peor no puedes estar». Es la mejor forma de intentar salir del agujero donde te crees que estás.

Acuérdate que la motivación empieza por uno mismo. Si tu no eres capaz de automotivarte, nadie lo hará por ti.

La motivacion laboral en tiempos de crisis

La satisfacción laboral se consigue aunando tanto la motivación por parte de la empresa como de la automotivación.

Una persona satisfecha con su trabajo es aquella que va a trabajar con alegría. El levantarse e ir al tabajo a diario no supone un sacrificio sino todo lo contrario, !!gusta!!. Esto ocurre cuando alguien encuentra que en su trabajo puede desarrollarse tanto profesional como personalmente, es decir se puede decir que se encuentra autorealizada. Percibe que su trabajo es necesario, valorado y correspondido por su organizacion.

En estos tiempos de crisis, es mas dificil automotivarse por la gran cantidad de rumores y de noticias verdaderas que nos rodean, lo que hace que muchas veces nos perdamos en abstracciones y no nos centremos en nuestro cometido diario.

Motivar desde la empresa
Cundo toca motivar a un equipo de personas en situaciones de crisis como la que estamos viviendo, se convierte en algo muy complicado, ya que el entorno, las diferentes situaciones personales influyen demasiado.

Se debe de afrontar el problema haciendo ver a cada uno que de las crisis se sale con el trabajo propio de cada uno sin esperar que el de los demas te ayuda. Creyendo que cada uno con su trabajo desde su puesto de trabajo va a ayudar a salir de la crisis. » Grano no hace granero pero ayuda a su companero».

Motivar al personal es clave en estos momentos en las organizaciones. Deberiamos de darnos cuenta de verdad de la importancia que tienen las personas para el buen fin de una organizacion, por más que la tecnología sea de ultima generacion, financieramente no existan problemas y una imagen de marca fuerte, sin personas en la organizacion comprometidas con el proyecto de la misma, no se alcanzarán los objetivos. Yo creo que esto no esta ocurriendo. Cada vez mas la gente no se siente comprometida con su emresa y viceversa. Con lo que le roblema tien dificil solucion.

Pegas a esta idea, dificultades o criticas, seguro que hay muchas, pero solo debemos de fijarnos en aquellas que sean constructivas.

Como se suele decir, primero hay que saber si al realizar la critica, estas formando parte de ella. Sino es el caso, deberas estar formando parte de la solucion. Una critica constructiva implica una salida, una mejora o una resolución del problema. Esta critica debe de derivar en un plan de accion, mejora o cambio y a continuacion realizarle un seguimiento y por ultimo que se produzca un reconocimiento de meritos.

La crítica para ser considerada como productiva debe de ser mirada bajo los siguientes prismas:
· Quién las haga
· Cómo las haga
· Dando ejemplos prácticos
· Relacionándolas con experiencias y resultados
· El estilo, el tono y la situación en la que se hagan.

La justicia y mesura, es decir, la justa contraprestacion entre la critica y su premio debe de ser algo fundamental. No generar desigualdad entre los diferentes puestos laborales. En caso contrario se convertira en un claro foco de desmotivacion.

La automotivación
La automotivación, o acto de motivarse uno mismo, debe de partir como inicio el conseguir tener seguridad en uno mismo y esto se logra alcanzo las metas que uno tiene fijadas.

Las organizaciones deben de contribuir muy activamente a ello, y para eso no deben de escatimar esfuerzos. Deberian de:

· Otorgando libertad de actuación, autonomia.
· Fomentando la creatividad.
· Facilitando espacios de discusión y de participación, en estos espacios las personas podrán expresar sus ideas, haciendo aportes a la empresa, desarrollando la confianza en ellos mismos y por ende la automotivación.

¿Que ocurre si el que esta desmotivado es el jefe?

Solo te queda la salida de automotivarte, mediante la ejemplificacion de tus logros, promocionando los mismos, incorporando el reconocimiento a los miembros del grupo que hayan contribuido al buen fin de lo acometido. Buscar el conseguir que el clima laboral sea el adecuado debe de ser tarea principal para conseguir estar motivado en el trabajo.

© Jose Luis del Campo Villares