Tag Archive for cooperación

¿CREÉIS QUE LOS TRABAJOS PARA TODA LA VIDA TIENEN SUS DÍAS CONTADOS?

Desde hace tiempo se está produciendo un cambio respecto al paradigma sobre el mercado laboral, los puestos de trabajo y su estabilidad. Lógicamente, las necesidades y, por ende, la oferta y la demanda de mano de obra va evolucionado y permanece en constante cambio. Sin embargo, las personas parece que no nos enteramos o no queremos enterarnos porque es más cómodo.

Muchas veces queremos lo que vivimos a nuestro alrededor y en nuestra sociedad, debido a nuestras anteriores generaciones, estábamos acostumbrados a la estabilidad en el puesto de trabajo, es decir, a la permanencia hasta la jubilación prácticamente en el mismo puesto y empresa, quizás a lo sumo, cambiar de trabajo una vez.

Sin embargo, con la crisis y la recesión global en la que aun nos encontramos nos hemos dado cuenta de golpe que la estabilidad es efímera porque de un día para otro puede esfumarse y si no que se lo pregunten a millones de personas que estaban indefinidas en sus empresas y para nada esperaban ese desenlace antes de que comenzase esto. Las empresas están para ganar dinero y por mucho que tengan en estima a sus personas, lo primero es su supervivencia y en caso de tener que ahorrar costes, recortan de recursos humanos y materiales que ellos consideran que les puede permitir permanecer a flote. Obviamente esta es la teoría y lo ideal, sin embargo, la realidad nos ha demostrado que algunas empresas, sin justificación alguna, han aprovechado para adelgazar sus plantillas sin razón objetiva.

Muchas personas que en algún momento de esta crisis se han quedado sin trabajo y por tanto han salido de nuevo al mercado laboral, lo primero que les viene a la cabeza es que buscan un trabajo estable y no otra cosa. Y a mí siempre me viene a la cabeza plantearles esta pregunta: ¿qué entienden ellos por un trabajo estable? Porque la estabilidad tiene muchas perspectivas, definiciones y caras. Porque podemos tener un trabajo estable en el tiempo que en realidad nos está desestabilizando emocionalmente e interiormente.

Las personas debemos vernos como un activo importante dentro del mercado laboral que prestamos servicios, aportamos valor, podemos ayudar a dar otro enfoque a un proyecto corporativo, poseemos determinadas competencias que son muy valoradas por determinadas compañías, tenemos unos conocimientos profundos sobre un área, etc. Es decir, tenemos que averiguar que nos diferencia y nos hace empleables en cada momento para las empresas que buscan personas.

Esto conlleva un cambio de mentalidad, es decir, nos obliga a bajar del estado mental de comodidad en el que aun vive mucha gente que se piensa que con los conocimientos que adquirió hace tiempo puede seguir sobreviviendo porque ellos pasan de seguir aprendiendo nuevas cosas, adquiriendo competencias nuevas imprescindibles y de estar al día en herramientas punteras que son precisas para el tipo de perfil que ellos ocupan. El vivir de las rentas se está empezando a acabar. Cada vez más nos va a tener que tocar demostrar una vez tras otra nuestra valía, versatilidad y capacidad de adaptación para diversos tipos de proyectos. Aquellas personas que mejor sepan adaptarse y que están comenzando a entender las reglas del juego serán los que seguirán sobreviviendo día a día. Esto hace que en más de una ocasión uno tenga que comenzar proyectos que no sabe muy bien dónde le pueden llevar y asumir cierto riesgo.

Por supuesto, en este nuevo contexto, las empresas también deben cambiar la mentalidad y la realidad sobre las personas que precisan para acometer sus proyectos. Tienen que valorar más a cada persona y aprender a diferenciar lo que las hace únicas para darles un trato personalizado que se adecúe a lo que necesita para conseguir contar con ellas en los proyectos en los que pueda encajar. Algunas empresas tienen que abandonar la idea preconcebida de que para todos los puestos vale cualquier persona y que nadie es imprescindible. Porque a partir de ahora va a primar las formas de hacer las cosas, de afrontar las situaciones, de buscar alternativas, de gestionar a un equipo de trabajo concreto, es decir, se va a tender a buscar más la especialización de las personas donde implemente su propio valor añadido que es lo que garantiza en más de una ocasión el éxito final.

Debe importarnos cada vez menos el tiempo que duren los proyectos y más el tipo de planes profesionales en los que nos ofrezcan participar porque en muchas ocasiones de uno saldrán otros muchos por lo que hemos aportado y aprendido a la vez.

Aquellas personas que no estén dispuestas a adaptarse a este nuevo sistema están fuera del mercado de trabajo. Por ello, nuestras instituciones tienen que comenzar a preparar a las personas para ser capaces de afrontar esta difícil transición que les va a requerir esfuerzo, sacrificio y mucha fuerza de voluntad.

¿Creéis que los trabajos para toda la vida tienen sus días contados?

De todas formas no podemos olvidar que las personas cada vez quieren mayor desarrollo profesional y posibilidad a la vez de conciliar todas las facetas de su vida porque no están dispuestas a sacrificar ninguna de ellas. Y esto hace que las empresas deban ser mucho más flexibles de lo que son hoy en día porque esta forma de vida de las personas choca aun con sus estructuras excesivamente rígidas y arcaicas desde algún ángulo.

Posts Relacionados:

  • ¿CREÉIS QUE LOS TRABAJOS PARA TODA LA VIDA TIENEN SUS…
  • ¿CUÁNDO UN NUEVO TRABAJO NO ES TEMPORAL AL INICIO?
  • ¿CUÁNTOS EMPRESARIOS Y PERSONAS ESTÁN PREPARADOS PARA…
  • ¿QUÉ FORMACIÓN OS FALTA PARA TENER MÁS OPCIONES…
  • ¿QUÉ OTRAS COMPETENCIAS 2.0 CREÉIS QUE EXISTEN O QUE SE…

Autor: Juan Martinez de Salinas

¿Qué otros errores cometen los emprendedores?

Para muchas personas, emprender es la única salida para buscar una oportunidad profesional que le ayude a salir del desempleo. Está claro que es una opción más que no se debe descartar, sin embargo, se deben tener en cuenta muchas variables para evitar patinar en el intento y conseguir salir a flote. Por supuesto, el fracasar no es sinónimo de falta de valía sino que es significativo de que no se tuvieron en cuenta todas las variables necesarias para ponerlo en marcha de forma adecuada.

Hoy, en este post, quiero abordar los principales errores que, desde mi punto de vista, suelen cometer los emprendedores.

Para empezar, muchos emprendedores que deciden poner en marcha un negocio se centran excesivamente en la idea inicial buscando “la gran idea” y se obcecan en eso, sin pasar al desarrollo y puesta en marcha a real de esa idea para ver si realmente es factible y viable. Las ideas sin estudio, planificación ni trabajo se quedan en eso. Debemos pensar que es posible que a otras personas se les haya ocurrido esa idea y deberemos de investigar cuáles fueron los inconvenientes que llevaron a esas personas a no ponerla en marcha. No olvidemos que las ideas “del millón” no existen. A veces, es cuestión de buscar qué demandas de los consumidores no están cubiertas o cómo las podríamos cubrir mejor.

Otras personas deciden emprender un negocio por su cuenta porque quieren conciliar su vida personal y profesional para poder dedicar a cada actividad el tiempo necesario. Pues si esta es tu motivación para montar un negocio, olvídate y dedícate a otra cosa. El emprender algo por vuestra cuenta os va a requerir tener que invertir muchas horas de vuestro tiempo para conseguir sacarlo a flote y a más corto y medio plazo, es decir, vas a tener que dar prioridad absoluta a tu negocio y, en más de una ocasión, sabrás cuándo comienzas pero no cuándo acabas. Ahora tú eres el encargado de que todo funcione.

Muchas personas deciden emprender en un sector del que no tienen ni idea y no se han planteado si esa actividad les apasiona; simplemente deciden emprender en eso porque un día se les encendió la bombilla y ya está. No pasa nada por no conocer el sector, sin embargo, al menos te debe motivar o apasionar esa actividad para buscarte la vida. Obviamente, no pasa nada por no conocer el sector, sin embargo, deberías buscar a personas de las que podáis aprender antes de ponerte manos a la obra. Incluso antes de comenzar por tu cuenta, podrías plantearte trabajar para otro en esa actividad y conocer en profundidad el sector y actividad para que lleves a tus espaldas bastantes horas de vuelo que te den la perspectiva necesaria.

Hay emprendedores que deciden asociarse con otras personas porque no se ven capaces de poner en marcha ese negocio por si solos y quieren tener el soporte de alguien al lado. Ese no es un motivo para asociarse. Si, por ejemplo, lo que necesitáis es inversión, podéis buscaros un inversor que os ayude a poder poner en marcha vuestro negocio. Con esto, no estoy diciendo que no os asociéis con otras personas sino que lo penséis bien antes de hacerlo. Para empezar, antes de poner en marcha la idea o el negocio, debéis dejar pactado cómo os vais a repartir las ganancias, que no tienen porque ser a partes iguales sino que lo más lógico sea en función del trabajo que aporte cada uno; igualmente, es preferible dejar habladas las condiciones de la separación de alguno de los socios. Porque al principio, todo es muy “guay” hasta que deja de serlo. Por otra parte, es desaconsejable asociarte con amigos, familia u otras personas cercanas a no ser que se deje todo muy claro y se separe la relación existente entre los socios, cosa que hemos de decir que es muy complicada. Simplemente, debes de preguntarte cuáles son las razones por las que necesitas asociarte con alguien. 

En ocasiones, algunos emprendedores quieren comenzar su negocio ya y eso les hace precipitarse, correr y conlleva que uno se deje alguna variable por considerar. Antes de ponerse en marcha, es fundamental estudiar la competencia, es decir, ver qué hacen, cómo lo hacen, qué ofrecen, cómo lo ofrecen, qué precio tienen sus diversos productos o servicios, cuál es el valor añadido de su negocio y otras muchas variables que nos darán mucha información para tener margen de maniobra y decidir cómo diferenciarnos desde el principio. De la misma forma, debemos conocer en profundidad a los clientes potenciales a los que vamos dirigidos, lo que supone identificar dónde se encuentran y cuál es la mejor forma de poder contactar e interactuar con ellos para poder entablar relaciones fructíferas.

Todo emprendedor, antes de nada, debe ser realista con las previsiones de venta porque desde el momento en el que se abre el negocio, se está gastando dinero y, al menos, debemos intentar que no tengamos pérdidas, haciendo un planteamiento objetivo de cuándo comenzaremos a obtener beneficios y qué debemos hacer para poder lograrlo.

Otro de los escollos es la financiación necesaria para comenzar a andar y esto no va a requerir tener un dossier que será nuestra carta de presentación donde aparezcan las principales variables sobre las que se construye nuestro negocio. Lo primero que uno debe tener claro es que no se puede pretender montar un negocio a base de ayudas y subvenciones porque nunca nos van a dar más de lo que invirtamos nosotros. Por otro lado, pueden pasar unos cuantos meses desde que se solicitan las subvenciones y ayudas hasta que accedemos a ellas. Además, a la hora de pedir financiación y más en estos tiempos, debemos tener un pequeño remanente nuestro y pedir el resto. Hoy en día, la financiación externa está complicada aunque no imposible y primero deberemos de intentar obtenerla de personas de nuestro entorno o que ya sepan como trabajamos.

Uno debe tener claro que el emprender requiere esforzarse y, a veces nos puede ir muy bien inicialmente pero eso no debe hacernos bajar la guardia porque puede hacer que nos descalabremos. Igualmente el comenzar mal no quiere decir que no podamos reorientar y ganar valor poco a poco.

Por supuesto me dejo otros errores, sin embargo, me gustaría dejar las preguntas abiertas a vosotros, para desarrollar más estos temas: ¿Qué otros errores son los que cometen los emprendedores? Y ¿Cómo pueden darle solución?

Autor: Juan Martinez de Salinas

Orientación laboral para salir del paso

Leyendo un post de Oliver, del blog Formación y Talento titulado “Orientación laboral para pobres” que recomiendo leer, me hizo reflexionar sobre sus ideas.

Ciertamente, muchas veces todos nos afanamos por consejos sobre gestión de personas, selección, orientación, uso de redes sociales, búsqueda de empleo hacia colectivos de perfil medio/alto sin darnos cuenta. Para empezar, muchas personas que tienen la necesidad perentoria de ponerse a trabajar ya para vivir no tienen acceso a Internet de forma habitual.

El conseguir el trabajo idílico está muy bien, sin embargo, en estos tiempos, uno debe de ser realista y, sinceramente, las oportunidades laborales escasean y al final uno debe ser práctico y primero prima la supervivencia particular y familiar y después ya nos plantearemos algo mejor.

Lo primero que uno debe plantearse seriamente cuando necesita trabajar en cualquier cosa, independientemente de su formación, es estar convencido de “querer trabajar, independientemente del trabajo” porque es muy fácil decirlo y más complicado hacerlo. Para ello, es necesario adaptar obligatoriamente vuestro currículum y no es cuestión de eliminar vuestra experiencia laboral y estudios sino de enfocarlo hacia ese tipo de trabajo. Por ejemplo, imaginemos que uno decide optar por puestos de atención al cliente, muy socorridos en estos tiempos como (dependientes, camareros, teleoperadores, etc.). Para empezar, debe plantearse qué competencias son las más necesarias para estos puestos ( por ejemplo, la amabilidad, la escucha activa, la especialización hacia el producto, capacidad de comunicación, orientación a las necesidades del cliente para ayudarle, asesorar sobre qué es lo más adecuado en computo global para él). Una vez realizado y con la experiencia anterior, debemos resaltar las funciones que hacíais enfocadas a esas competencias. No es tan complicado porque todos, en mayor o menor medida, tratamos con clientes internos. No olvidemos que el resto de departamentos, proveedores, etc.; con los que tratáis requieren vuestra atención adecuada.

Después, tenéis que mostrar interés en ese puesto aunque no sea el trabajo de vuestra vida, porque para hacerlo desmotivados y frustrados no merece la pena. Eso se nota y transmite y no os beneficia.

Si ya tenéis esto claro, os recomiendo que os planteéis los centros comerciales de vuestra ciudad porque es un sitio donde suelen requerir personal y dejéis el currículum en todos los bares y tiendas, preguntando si actualmente precisan personal y en caso de que la respuesta sea que no, se podría preguntar si tienen previsto en un futuro próximo necesitar gente.

De la misma forma, debéis de hacer llegar el currículum a las empresas de telemarketing que suelen buscar personal habitualmente.

Las empresas de trabajo temporal es otro recurso que debéis tocar y hacerles llegar vuestra candidatura, indicando claramente qué tipo de puestos estáis dispuestos a realizar. Adivinos no son y cuanto más lo especifiquéis mejor. Por supuesto, cuando más amplíes el sector y la disponibilidad, más posibilidades tendréis.

Igualmente, debéis plantearos en qué materias tenéis conocimientos suficientes como para poderos ofrecer para enseñarlo a los demás en plan clases particulares que son una ayuda en estos tiempos y os pueden venir muy bien para empezar.

Al no disponer de muchos recursos, convendría informaros en oficinas de orientación, sindicatos, oficinas de empleo, centros colaboradores, agencias de colocación, asociaciones sin ánimo de lucro de vuestra localidad, de los locales que tienen para atenderos y de los servicios que podéis usar normalmente de forma gratuita. Acceso a ordenador, teléfono, etc. Otra opción son las bibliotecas públicas que podéis reservar el uso de ordenador para determinadas horas de forma gratuita y poder navegar en la red para buscar empleo.

Uno de los grandes problemas es la falta de coordinación y colaboración entre todo este tipo de organizaciones e instituciones que deberían disponer de una base común de herramientas y recursos a los que poder acceder cualquiera que lo necesitase, donde constasen las opciones de cada una a nivel de ofertas, centros de formación, servicios de orientación, etc. Ayudaría mucho y ahorraría mucho tiempo a todas las partes. Porque no olvidemos que el fin principal es ayudar a las personas que no tienen trabajo a colocarse aunque a veces parece que no prime. Y en el momento que dispongan de material que pueda ayudar, colgadlo en la red y hacédselo llegar a todos los usuarios inscritos por correo electrónico para que estén informados. Todos estos centros deberían trabajar a una y recopilar la cantidad de recursos e iniciativas que existen en la red de ayuda a las personas que necesitan trabajar y que se desconocen por no dedicar tiempo añadir nuevos recursos. Deben existir los gestores de contenido de empleo, formación, etc. en este tipo de servicios cuanto antes.

Luego debéis usar todas las opciones posibles, por muy complicadas que os puedan parecer, porque si no lo intentáis, el no lo tenéis asegurado.

¿Qué más se os ocurre?

Autor: Juan Martinez

Requisitos para presentarse a un concurso en la Administración Pública

Como ya sabéis, el Estado va transfiriendo competencias a las CC.AA. y a las entidades locales.

Hoy quiere centrar mi atención en este post en  las convocatorias de concursos y concursos oposición por parte de los diversos organismos a través de los boletines oficiales correspondientes de la comunidad autónoma y de la provincia respectiva para la cobertura de plazas temporales de personal laboral para un período de tiempo más o menos determinado hasta que tal vez se decida sacar la plaza o hagan esto todos los años.

Se sacan plazas de cualquier tipo por este tipo método, desde una plaza de educador hasta una de soldador, en función de las necesidades de cada municipio o entidad convocante. Lo curioso es que para una misma plaza, cada municipio o localidad puede pedir los requisitos que quiera de cara a poder presentar la solicitud para optar a la plaza. Obviamente, en la convocatoria debe constar la puntuación que se asignará a cada requisito. Sin embargo, muchas de estas convocatorias le dan a uno que pensar. Parece que muchas antes de la convocatoria, ya tienen nombres y apellidos y el proceso de solicitud de candidatos es un paripé necesario para cumplir con la legalidad. Con esto, por supuesto no estoy insinuando que en la cobertura de todas las plazas públicas se produzcan chanchullos, sin embargo, en más ocasiones de las que nos gustaría, existen los enchufes por conocer a alguien del municipio o causas similares.

Para muchas de estas plazas que se convocan por medio de concurso, se piden requisitos de lo más variopinto para poder presentar la solicitud y que no tienen sentido alguno. Hace poco, comparaba las convocatorias para la cobertura de plazas de educador de carácter temporal para el curso académico 2009/2010 para diversas localidades de diversas provincias y me he encontrado de todo.

Algunas localidades exigían el pago de una tasa que oscila entre los 7 y los 12 euros para poder presentar la solicitud y que sea admitida. Y mi pregunta es: Esta tasa… ¿para qué es? Porque ahí no pagas los derechos de examen como en la oposición. Pago que es una medida como otra cualquiera para recaudar a través del ciudadano que va buscando una oportunidad laboral.

Luego están las que exigen presentar a cada candidato un reconocimiento médico para poder presentar la solicitud. Aun estoy sorprendido de tal desfachatez. Entiendo que el candidato seleccionado necesite aportar ese reconocimiento médico… pero… todos los candidatos, ¿para qué? Parece que los reconocimientos médicos sean gratuitos cuando de 30 ó 40 euros no bajan.

Otro requisito habitual es presentar una vida laboral a partir de una determinada fecha.

En otros se exige una licenciatura o diplomatura, sin especificar especialidad; simplemente, se exige ser licenciado o diplomado en Magisterio o pedagogía a menester de cada entidad convocante. Otros exigen que los candidatos sean demandantes de empleo y en otras no es necesario.

Luego hay que presentar fotocopias de todo lo que se alega, requiriendo que muchas de las fotocopias sean compulsadas. Para aquellos que no lo sepan, una fotocopia compulsada, consiste en llevar con todas las fotocopias de vuestros títulos y meritos sus correspondientes originales, para que en el registro, comprueben la veracidad de la fotocopia y queden selladas. Eso sí, que sepáis que de las publicaciones de cualquier tipo no se hacen compulsas aunque sí que se pueden presentar como méritos.

Algunos municipios aun lo ponen más difícil y, en la convocatoria publicada en el correspondiente boletín oficial, exigen que para saber que hay que presentar en esa convocatoria haya que presentarse en persona en la secretaria de la localidad sin que estos tengan en cuenta que se hará desplazarse a los interesados sólo para obtener la información.

Si estáis aburridos, el solicitar este tipo de plazas, os dará cierta “diversión”, pues las trabas son numerosas, costosas y nada fáciles. Aunque no puedo aseguraros que no os desesperéis en más de una ocasión. Luego, además, habrá que esperar, pues como dice una amiga mía “las cosas de palacio van despacio”, así que desde que sale la convocatoria hasta que sale la resolución con la decisión tomada, podéis desesperar. La celeridad, brilla por su ausencia.

Esto es como todo; una vez que estéis ya metidos en esta dinámica, os resultarán de los más normal estos tramites porque estaréis acostumbrados, sin embargo, los principios cuestan.

Siempre aconsejo llevar todos los papeles ordenados porque, de lo contrario, os podéis pegar en el registro media mañana sin bromear.

¿Cuáles son tus experiencias en este campo?

Autor: Juan Martinez