Inteligencia Emocional

¿Qué se entiende por inteligencia emocional? La inteligencia emocional es la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, y la habilidad para manejarlos. Se trata de un término que fue popularizado por Daniel Goleman, con su célebre libro: Emotional Intelligence, publicado en 1995. Considera que la inteligencia emocional se puede organizar entorno a cinco capacidades: conocer las emociones y sentimientos propios, manejarlos, reconocerlos,…

¿Suerte o justicia?

éxito, reconocimiento personal, inteligencia emocional, pensamiento positivo,
Hoy voy a intentar enlazar dos aspectos de las relaciones humanas desde la optica personal y la de ser miembro de las organizaciones. Para ello me ha inspirado de nuevo mi amiga Begona tras una conversación virtual muy enriquecedora que hemos tenido el fin de semana. Y para poneros en situación voy a relataros una pequeña historia.

Allá por primeros de los noventa, cuando estaba comenzando mis estudios universitarios, tenia un conocido en la facultad con el que empecé a relacionarme bastante. De familia ‘bien’ como se decía antes, hoy se diría con mucho ‘Networking’, me resultaba chocante la ligereza con la que se tomaba la carrera. No es que diga que yo era el estudiante modelo, pero mis esfuerzos hacía, frente a la actictud más bien dejada de mi ‘amigo’.

En cierta ocasión teníamos un parcial, para el cual había que preparar unos 20 temas, cosa que realmente a mi me costó muchísimo esfuerzo. El día del examen nos sentamos juntos y me comentó que el había mirado sólo 5 temas, cosa que no me extrañaba. Mis palabras fueron ‘Que Dios reparta suerte’, a lo que me contestó: ‘Eso, que Dios reparta suerte y no justicia’ «.

Somos lo que somos ¿y lo podemos cambiar?

gestión del cambio, coaching, inteligencia emocional, el hombre en busca de sentido, Frankl V.
Hoy solamente os dejo una historia y una reflexión que siempre me ha encantado y que ya he mencionado alguna vez en este blog si no me falla la memoria (que todo puede ser).

«En cierta ocasión, un persa rico y poderoso paseaba por el jardín con uno de sus criados, compungido este porque acababa de encontrarse con la Muerte, quien le había amenazado. Suplicaba a su amo para que le diera el caballo más veloz y así poder apresurarse y llegar a Teherán aquella misma tarde. El amo accedió y el sirviente se alejó al galope. Al regresar a su casa el amo también se encontró con la Muerte y le preguntó:

-¿Por qué has asustado y aterrorizado a mi criado?

-Yo no le he amanazo, sólo mostré mi sorpresa al verle aquí cuando en mis planes estaba encontrarle esta noche en Teherán – contestó la Muerte.»

Frankl, V. Opus citi «El hombre en busca de sentido»

Cuando llega el antes y el después, ¿qué hacer?

afrontar los cambios, inteligencia emocional, psicología positiva
Todos, y probablemente en más de una ocasión, hemos sufrido un acontecimiento que nos ha marcado, de aquellos de los que se dice ‘que hay un antes o un después’ una vez que acontecen.

Pueden ser para bien o para mal, aunque por desgracia, como la vida es dura, siempre se suelen recordar con más intensidad los que han marcado la existencia de una forma negativa.

Y es que los cambios cuando vienen, no por esperados, dejan de ser cambios. Y ya no digamos si estos vienen sin ser en ningún momento esperados. Si las cosas se ven venir en cierto modo, la sorpresa es menor que si los acontecimientos se desencadenan a una velocidad vertiginosa.

¿Qué hacer para que la transición en estos casos no sea traumática?

Difícil respuesta dado que cada persona es un mundo e iguales situaciones nunca van a tener respuestas iguales. No soy quien para dar consejos, ni mucho menos, pero si para intentar mermar en la medida de lo posible las más que probables tensiones, problemas o preocupaciones.

De lo bueno siempre se aprende … y de lo malo, también

mentor, aprendizaje, enseñanza, inteligencia emocional, psicología positiva
¡¡Qué fácil es, haciendo un poco de memoria, hablar bien de aquellas personas que a lo largo de nuestra vida nos han marcado positivamente!!

Todos tenemos un familiar, un profesor, un compañero o incluso un jefe, que nos ha marcado a lo largo de nuestra trayectotia personal y/o profesional. Cualquiera de nosotros alguna vez ha dicho aquello de ‘con fulanito de tal aprendí…’ o ‘desde que menganito me dijo….’, … Todas estas expresiones denotan un grado de aprendizaje o de enseñanza que nos han marcado en algún momento de la vida de un modo positivo. Es muy fácil aprender de los buenos mentores a la vez que acordarse de sus enseñanzas pero, ¿qué ocurre con los malos mentores?

Soy de los que cree que que nunca hay malos o buenos mentores, sino que lo que hay son malos o buenos ‘mentados’. Es decir. Es muy fácil sacar una buena enseñanza de aquel que te sabe enseñar, pero todos debemos de ser capaces de conseguir sacar algo fructífero del mal mentor, del mal maestro o del mal jefe.

Es una expresión muy manida aquella de ‘que de todo se aprende’, ¿pero realmente crees que es así o es sólo una expresión para quedar bien?.