El jefe no lo es todo….. pero casi

Hoy voy a poner el ejemplo del liderazgo en las organizaciones y que cada cual lo extrapole a la situación que quiera, real o no. Cualquier organización o empresa depende del trabajo de un grupo de personas, de sus habilidades, de su talento, de su compromiso con lo que hacen, …., todos unidos en una misma dirección. Pero ésta es marcada por un/unos jefes que deben de saber como todo lo anterior se conjuga para que funcione como un perfecto engranaje, sabiendo donde engrasar la maquinaria en cada momento, donde apretar o aflojar los tornillos para conseguir el máximo rendimiento o evitar que las máquinas revienten,…

Gestión del talento a la española

Muchas primaveras tengo ya encima para poder realizar este post sin mucho riesgo a equivocarme y poder decir claramente lo que se entiende en este país por la ‘gestión del talento‘ en las organizaciones que dista mucho de lo que entienden por este concepto los grandes gurús internacionales del management de los RRHH, incluso alguno/as…

No hay ningún ‘cerdo’ que no sea escrupuloso…

organizaciones, lider, jefe, liderazgo
…Ni nadie que diga que ve primero la biga en su ojo que la paja en el ajeno. Y es que en estos de los ‘pareceres’ y las ‘opiniones’ no hay nada escrito, pero siempre suele haber algo de ‘mala leche’.

¿Por qué no valoramos de la misma manera las acciones cuando las realizamos nosotros cómo cuando las hacen los demás?

Y es que esto, no siempre pasa así que quede claro, es uno de los grandes problemas dentro de nuestras organizaciones y que han derivado muchas veces en la pérdida de compromiso entre empleado y organización y viceversa.

Cuando se dan diferentes baremos para medir las actuaciones dentro de una organización lo que está claro es que la cosa no puede acabar bien.

Que fulanito se vaya para su casa a las 17.00 horas y que menganito se vaya a las 18.00 horas y se lo permitan ya es suficiente motivo para generar mal clima laboral, con independencia de que fulanito haya producido más en su jornada laboral que menganito. El tema del ‘presentismo’ en el mundo laboral en este país y en nuestras organizaciones parece pecado mortal.