Tag Archive for justicia

Unos ejemplos de diferencias de opiniones y tolerancia

Hace unos dias publique un post sobre la tolerancia. He visto recientemente estas anecdotas o historia sy creo que seria bueno que os las dejases, como representacion de que la pluralidad de opiniones y la tolerancia de las mismas implica el hecho de que todas ellas deben de ser respetadas, porque una misma realidad puede poseer diferentes verdades.

La realidad es percibida de distinta manera por diferentes observadores en función de su perspectiva, pero incluso siendo esta la misma, las conclusiones pueden ser distintas, porque además de la perspectivas nuestras opiniones están influidas por el aprendizaje, las creencias y nuestra exeriencia en la vida. Valores y creencias tienen un peso muy grande y ante una misma situación, diferentes personas pueden hacer muy distintas valoraciones.

Observar la siguiente historia, ejemplo de diversas perspectivas de una misma realidad :

«Una mujer joven y guapa, Alíce, cuyo marido no le dedica mucho tiempo, pues viaja bastante, tiene un amante. Una noche ella la pasa con su amante y cuando al amanecer vuelve a casa, tiene que pasar un puente donde encuentra un loco en actitud amenazante. Retrocede y va a ver a un barquero para que le cruce el río, pero este le pide dinero por adelantado; al carecer de él va a ver de nuevo al amante, le explica lo que ocurre y le pide el dinero para pagar al barquero, pero el amante se lo niega sin dar explicaciones. Va a ver a un amigo, que ha estado enamorado platónicamente de ella, y le cuenta todo sobre su marido, el amante el barquero y el loco, pero su amigo también le niega el dinero, a pesar de que ella le cuenta que se ha portado mal con él. Sin saber ya qué hacer, retrocede sobre sus pasos y decide afrontar el peligro. Pasa el puente y el loco la mata».

Ahora, de todos los personajes que intervienen en la historia, trata de establecer un orden de culpabilidad, dándole el número 1 al más responsable y el 6 al menos responsable.

Independientemente de la valoración que hagas de la historia, otra persona puede tener, y de hecho tendrá, una valoración diferente a la tuya, por lo que dará a los responsables un orden distinto al que tú acabas de dar, proporcionándote, además de forma convencida, sus argumentos de por qué lo entiende así.

Haz una prueba con un grupo de amigos, cuéntales la historia de Alice y verás cómo las opiniones varían, aportando cada uno «sus razones» de quién es el más y el menos culpable del desenlace.

En esta segunda historia veremos un ejemplo claro de la diversidad de opiniones de un mismo problema y un comportamiento como funciona la tolerancia:

Read more

La importancia de las cosas

LA IMPORTANCIA DE LAS COSAS

El mundo en que vivimos no es justo. La falta de justicia es algo que cuesta poco observar si nos detenemos y miramos a nuestro alrededor: guerras donde mueren miles de inocentes, niños a quienes el hambre deforma horriblemente sus peque­ños cuerpos, asesinatos en nombre de no se sabe qué dioses… Además de esta falta de justicia, los seremos humanos compli­camos aún más las cosas y nos dedicamos a perder el tiempo en luchas fratricidas que no llevan a ninguna parte, salvo a hacer más difícil la convivencia.

Posiblemente el mundo en que vivimos no es el mejor mundo de los posibles; seguro que seríamos capaces de imaginar uno mejor. Frente a pequeños momentos de relativa felicidad apa­rece más pronto o más tarde la miseria humana en toda su cabeza: la enfermedad, la pobreza, la tristeza, el terror, la muerte. Pero es el mundo que tenemos y de nosotros depende mejo­rarlo en la medida de nuestras posibilidades.

Quizá debiéramos detenernos por unos instantes y analizar cuidadosamente nuestras vidas. Descubriríamos entonces todas aquellas cosas a las que damos una desmesurada importancia y que en realidad no la tienen. Nos haríamos conscientes de nues­tra humana tendencia. a magnificar lo que nos ocurre y tal vez nos preguntaríamos: ¿¡Hay motivos!? Cerraríamos entonces los ojos y veríamos en nuestra mente ese problema que nos quita el sueño, y al abrirlos de nuevo resultaría que no es tan grave, que en realidad ni siquiera es un problema. ¡Qué paradoja!

La relatividad de las cosas zumba constantemente a nuestro alrededor, pero no nos damos cuenta; estamos tan concentra­dos viviendo nuestras vidas y pensando en lo graves que son nuestros problemas, que no percibimos que las cosas pueden ser mucho más sencillas, que somos nosotros quienes las com­plicamos.

Puede parecernos importante no tener dinero para salir de vacaciones, pero es más importante quedarse sin trabajo y que entonces falte el dinero para comer, y aún es más importante si a esto último añadimos la presencia de una enfermedad incura­ble. Y así hasta el infinito: siempre habrá una cosa más impor­tante que otra.

Recordemos que todo es relativo, que en la vida las cosas solo son importantes porque nosotros pensamos que lo son, pero no porque necesariamente lo sean. No malgastemos nuestro precioso tiempo en «rumiaciones» inútiles sobre todas nuestras desdichas y dediquémonos a vivir, a disfrutar de cada momen­to presente procurando encarar nuestra efímera existencia con el mejor talante posible. Muchas veces se es más feliz con menos que con más, con menos dinero pero con más disposición para disfrutar con las personas que queremos, con menos trabajo pero con más tiempo para dedicado a las cosas que nos gustan.

La verdad es que el tiempo pasa tremendamente deprisa y cabe que, llegado un momento, echemos la vista atrás y nos pre­guntemos qué hemos estado haciendo con nuestras vidas.

Read more

LA TOLERANCIA ¿TIENE LÍMITES?

La intolerancia sitúa al ser humano en su perfil más bajo, hace a las personas desconfiadas y limita su mente no dejándolas ver más allá de sus propios ojos, se le niega al semejante su condición, perdiéndose la dimensión humana y abriendo la puerta a la agresividad.

Y todo ello para demostrar que hay hombres que son superiores a otros, que hay grupos que tienen más derecho que otros o que hay hombres que son más hombres que otros. Queda así abolida la justicia, se pisotea la libertad y se rompe la razón y el orden, volviendo a la época de las cavernas.

Cuando sometemos al otro estamos creando las condiciones necesarias para ser también sometidos; la libertad es una consecuencia de la pluralidad. Freud esgrimía que en la intolerancia quedaba reflejada de forma patente la agresividad instintiva del ser humano.

Es necesario aceptar la diferencia en todas sus dimensiones, respetar abiertamente la diversidad, confiar en que la pluralidad enaltece al ser humano y admitir la necesidad de la existencia de otros que piensen y sienten distinto a nosotros, porque precisamente ese contraste es lo que de verdad enriquece culturalmente.

Una sociedad en la que sus miembros se sitúen en la perspectiva del otro permitirá percibir la problemática en su origen, facilitando soluciones en los primeros estadios, caminando en consecuencia hacia un mundo mejor y elevando la cultura a niveles hasta ahora no alcanzados.

No hay que olvidar que la tolerancia tiene también sus límites, que deben ser correcta y necesariamente establecidos, ya que en caso contrario la tolerancia puede degenerar en la intolerancia que se trata de evitar.

Read more