¿Eres emprendedor o un fracasado?

En España, muchas personas con mentalidad emprendedora o que tienen una idea, se lanzan a ponerla en marcha de forma real, es decir, deciden tirarse a la piscina sin tener garantizada el agua. Sin embargo, pocas personas que montan un negocio consiguen triunfar a la primera y eso no qu iere decir que su idea fuese mala sino que en alguna fase del proceso de puesta en marcha fueron por el lado inadecuado. De los traspiés es de donde más se aprende o eso es lo que de forma teórica muchos expertos recomiendan

¡¡Algo para afrontar el cambio como se debe!!

enfrentarse a los cambios, cambio, oportunidades
«Errar es de humanos, pero rectificar es de sabios».

Como eso es tan cierto como la vida misma, es ideal enfrentarse a los cambios del día a día como una oportunidad inigualable e irrepetible, para conseguir algo positivo. Eso no quiere decir que siempre se consiga, por desgracia ocurre lo contrario, muy probablemente no se llegue a buen término, pero el mero hecho de enfrentarse a los cambios ya es el éxito.

Los resultados serán los que seán, pero afrontar los cambios con positividad, no decaer en el empeño y analizar cosntantemente las posibles mejoras a realizar, son las claves fundamentlaes en todo cambio para poder ser bien asimilado.

Los cambios implican un descubrimiento de lo desconocido y como tal, lo único que nos puede generar es incertidumbre o si mucho me apuras, inquietud. Ahora bien, enfrentarse a ellos con miedo, como obstáculos a salvar, como piedras en el camino, lo único que consiguen es generar una forma de pensar y/o actuar tan mediatizada que nada positivo se puede conseguir de ello.

Si afrontar el cambio implica algo, es el hecho de deber ser positivo y abierto a la mejora contínua. Pensando de ese modo no implica que las cosas al final salgan como uno quiere, pero lo que si se limita es el hecho de que no salgan como uno no quiere que salgan.