Comunicación política, cuando el continente es más importante que el contenido

 6,872 visualizaciones totales

 6,872 visualizaciones totales Comunicación política, cuando el continente es más importante que el contenido Tras asistir a un nuevo debate político este pasado lunes, en este caso entre los candidatos a la Junta de Andalucía, hemos podido comprobar como en la comunicación política, el continente es más importante que el contenido. Si sumamos las propuestas que…

¿Por qué el hacer las cosas mal en España parece tener premio?

 3,248 visualizaciones totales

 3,248 visualizaciones totales Una de las cosas que nunca debemos de perder con la edad es la capacidad de aprender. Y otra debe de ser la capacidad de sorprendernos. Y esta última, gracias a Dios, cada día que pasa la tenemos más agudizada porque hay cosas en este país que no nos dejan de sorprender. Primero,…

El gran problema de nuestras organizaciones: ‘la falta de autocrítica’ (ya sabía yo que esto no lo arreglábamos entre todos)

 2,431 visualizaciones totales

 2,431 visualizaciones totales Muchos me conocéis porque seguís este blog. Otros por mi colaboración en diferentes empresas o habéis asistido a seminarios o cursos que he impartido, pero desde que este blog inició su andadura allá por finales del 2007 con otro nombre y pasó a ser el que véis ahora hace más de 4 años,…

El vaso, ¿medio lleno o medio vacío? , pues…. depende

 2,418 visualizaciones totales

 2,418 visualizaciones totales Siempre este blog se ha caracterizado por analizar las cosas sin perder el punto de optimismo necesario pero sin alejarse de la dura realidad que se une a todo. Por eso esta crisis en la que nos encontramos es ideal para las personas que quieren eludir responsabilidades y mostrar su mediocridad. Las primeras…

Twitter deja huella…. los políticos no

 38 visualizaciones totales

 38 visualizaciones totales …Y si no ya estamos alguno para que se entere el personal. Os preguntaréis porque de este post y más en épocas navideñas y dadas al ‘buen rollito’, pero me ha resultado chocante el como la gente es impresentable o sencillamente, sinverguenza. Me encanta cuando los políticos se meten en las redes sociales…

Lo que debería de hacer un político si se mete en los social media

 15 visualizaciones totales

Que es muy diferente de lo que realmente hacen a tenor de lo visto en las últimas elecciones generales que hemos celebrado en España.

Claro está que la mayoría de los políticos ven los social media una nueva forma de conseguir sus objetivos independienemente de lo que sus seguidores quieren aportar, además de tener en cuanta que a un porcentaje elevado de sus fans o followers les da igual lo que el político de turno diga el la Red. Esto es porque no tienen los políticos en los social media ni fans ni followers, sencillamente tienen fanáticos, cosa que es completemante contrario al espíritu 2.0 .

De hecho cada uno es libre de actuar como considere tanto en el mundo real como en el mundo 2.0, pero también nosotros somos libres de valorar estas actuaciones y calificarlas de ‘mala propaganda’ y no de presencia online.

No vamos a personalizar porque no queremos entrar en polémicas partidistas, pero si vamos a indicar cuales son los puntos que nosotros consideramos necesarios que debe de respetar un político en caso de decidir entrar en los social media.

Que los entiendan como consejos si quieren pero, sobre todo, que realicen un examen de conciencia para ver si están o no actuando de esta manera.

10 Cosas que realmente sí me ‘Indignan’

 127 visualizaciones totales

Llevaba un tiempo queriendo realizar este post, pero siempre que he empezado he encontrado muchas más cosas que 10, con lo cual lo dejaba aparcado.

Pero hoy, definitivamente, me he planteado realizarlo y acabarlo, con lo cual si tengo más de 10 cosas que me indignan, intentaré priorizarlas, con lo cual a viso que si alguien cree que hay más, pido disculpas de antemano porque al final me he decantado por estas 10.

Del management de RRHH, de las organizaciones, del mercado laboral, de los poderes públicos…. He intentado abrir la perspectiva lo máximo posible para no olvidarme de nada y espero que haya valido la pena.

Pero con un enfoque claramente hacia las organizaciones (de cualquier tipo) y las relaciones con las personas que se encuentran dentro de las mismas.

¿Qué es lo qué más me indignan de este mundo y de las organizaciones que nos rodean?

Los hijos pagan los pecados de sus padres: #spanishrevolution

 15 visualizaciones totales

Cada tres años cambiamos de coche, vacaciones de verano y de invierno, segunda residencia en la playa,…, todo esto no es tan lejano en el tiempo. Desde el año 2000 para acá, el ‘estado del bienestar’ era el consumismo ‘puro y duro’.

Mientras una generación, en la que me incluyo, se dedico a vivir por encima de sus posibilidades, algo que se está demostrando ahora, renunciamos a uno de los derechos que tiene cualquier persona, que es al de alzar la voz, si no puede ser de forma directa, por medio de sus representanrtes.

Engullidos por el ‘bienvivir’, nos daba igual lo que hiciesen los políticos siempre que no me afectase de forma directa. ¿Qué con 7 años en un cargo tienen dercho a pensión 100% cuando se jubilen? Me da igual. ¿Qué se duplican y triplican las adminstraciones públicas y sus gastos? Pues vale. ¿Qué vemos que la corrupción campa a sus anchas entre los políticos? Mejor, a ver si me todca algo a mi. Y así podría estar un buen rato.

Cuestión de liderazgo

 15 visualizaciones totales

Sobre las características de un líder es algo sobre lo que hemos hablado en este blog algunas veces y más recientemente de como debe de adaptarse a las herramientas 2.0 para afrontar los cambios que vienen.

Generar confianza, ser comunicador, motivador, mirar por las necesidades del equipo y de sus miembros, ser justo,…, todo nos parece lo adecuado y lo que debería de poseer un líder.

Todos estos comportamientos hacen que el grupo identifique y se identifiquecon un líder y lo siga mientras que él da muestras de su liderazgo día a día.

Pues hoy me hago una reflexión esperando me deís vuestra opinión. ¿Son los líderes políticos actuales unos «líderes» en «estrictu sensu», o por lo contrario estamos hablando de un liderazgo que contempla otros componentes distintos a la idea del liderazgo de personas?

Para empezar el debate, daré mi opinión. Yo creo que en dos áreas en especial de la vida se puede decir que los líderes no poseen las características ideales de un líder: «la política» y «la religión». Y con esto no quiero decir que sean mejores o peores que la idea que tenemos de liderazgo. Sencillamente que ocurren dos factores:

-Con solo potenciar ciertas habilidades del líder, pueden desempeñar su papel de una manera cuando menos efectiva.

-Cuentan con un grupo, equipo o conjunto de acólitos que, independientemente de lo que haga el líder, siempre considerarán lo realizado por él como algo excepcional.

Esto es algo con lo que un líder en cualquier empresa no cuenta de antemano. Siempre se ecuentra inicialmente con un equipo reticente a las actuaciones de los nuevos líderes y está a la expectativa de sus actuaciones.

En el ámbito político y religioso, aunque me voy a centrar en el político dado que ha habido elecciones recientemente, los líderes juegan con una enorme ventaja: «hagan lo que hagan, cuentan en su equipo con miembros que los van a seguir siempre», como decía aquella famosa película de dibujos, «hasta el infinito y más allá». ¿Qué ocurre entonces?

Sencillamente se da en estos ámbitos un factor que no se da en el liderazgo dentro de las organizaciones o empresas y es el hecho de que los miembros del equipo son fieles a una «marca», a una «ideología», a unos «colores», independientemente de quien sea el que esté la cabeza.

Imaginaros vuestra empresa. Ponéis un líder a dirigir un grupo dentro de la misma. ¿A que sería ideal que metiéseis a quien metiéseis el equipo se mantuviera unido, motivado y sobretodo «comprometido» con la empresa? ¿A qué eso no pasa en realidad? Pues en la política y en la religión si.

La mayor parte de los mal llamados «líderes políticos» (porque de la mayor parte de las cualidades que deben de poseer los líderes, andan más bien escasos), son buenos en una faceta en especial: «la oratoria», «la de saber decir lo apropiado en el momento apropiado», «lo de saber ponerse en la piel de un colectivo determinado (empatía)»,….

Pero de ahí a que se les pueda llamar líderes políticos hay una diferencia como de la noche al día.

Y pasando al ejemplo de la religión, vemos esto muy claramente: «independientemente de la religión que se profese, todo el mundo debe de reconocer que Juan Pablo II fue un líder, mientras que su sucesor, Benedicto XVI nunca lo llegará a ser en igual medida. No obstante, la masa de miembros del grupo o equipo sigue siendo la misma en número».

Es por eso que en los líderes políticos o religiosos hay que contemplar una idea que no se puede dar en los líderes de la empresas: «el componente ideológico, o como creo yo que se debería de llamar, fanático».

Defender una ideología (sea la que sea) aunque el líder lo haga mal, y por ende decir que es un buen líder haga lo que haga por ser de mi ideología, es lo que es ser un fanático. Este es el punto del que se aprovechan los políticos sobre todo, del fanatismo de las masas.

Como se puede observar, un mal líder (sin las cualidades de las que siempre hemos hablado que debería de tener), si posee la habilidad de saber enardecer a su equipo, entendiendo enardecer como motivar, tiene mucho ganado. Esto no pasa en los líderes dentro de las organizaciones, porque ellos deben de ineteractuar día a día con su equipo, mientras que los políticos solo interactúan en las camapañas electorales. ¿Os imagináis un político en campaña electoral permanente?

A mi modo de ver y luego de realizaros estas reflexiones debo de concluir diciendo que no deberíamos llamar a estos individuos «líderes políticos» o «líderes religiosos». Sencillamente, sus equipos o seguidores siguen una ideología no a una persona o líder. Da igual quien esté a la cabeza, serán acólitos y siempre el cabeza visible hará las cosas bien.

Ser un mal llamado líder político exige de mucho menos esfuerzo que ser un líder dentro de una empresa, bastante menos, ya que la falta de interactuación con los miembros del equipo en el día a día hace que no salgan a la luz sus carencias.

«Líderes políticos, NO. Cabezas de cartel, SI.»