EL goce de las pequeñas cosas ( la atención )

Debiéramos ser como los niños, porque ellos saben perfectamente como disfrutar cada momento.

Pero claro eso no es posible, nos diremos, tenemos obligaciones que los niños no tienen. Hay que trabajar y cubrir nuestras responsabilidades como adultos. ¿ Pero acaso impide eso que disfrutemos de las pequeñas cosas?

Un lugar para cada cosa y cada cosa en su momento, puede ser la reflexión más encaminada para hacernos felices. De todas las actividades se pueden sacar consecuencias positivas y agradables si buscamos bien. Y para ello hay una cosa que se torna fundamental: atención.

Una buena forma de desarrollar la atención es habituarnos a su uso. Una vez que nos habituamos a estar atentos lo convertimos en una rutina automática y aquello que antes se hacía difícil se vuelve simple al convertirse en hábito.

Y no olvidemos la necesidad de dirigir la atención hacia uno mismo, porque el interior también es importante. Tener conciencia de sí mismo permite percibir lo que en cada momento hacemos y si nos resulta o no agradable, permite discernir entre las cosas que merecen y las que no merecen la pena y de esa manera podemos hacernos una idea clara de hacia donde vamos en cada momento, sabiendo que allí donde nos dirigimos es precisamente el lugar al que queremos realmente ir. Se trata simplemente de constituirse en los dueños de nuestro propio destino, en lugar de ir a la deriva.

Reflexiones que deberiamos hacernos todos

Tom Peters en el libro titulado: «El seminario de Tom Peters», escrito en el año 1994 pero que se adapta muy bien aún a la actualidad, por desgracia por como esta el mundo hoy en dia, cita dos frases cual perlas que son dignas de ser analizadas y de hacer una reflexion.

«La gente se da cuenta de que la seguridad laboral ha desaparecido .Pero muchos no toman conciencia sobre qué la ha reemplazado. La fuerza impulsora de una carrera debe provenir del individuo, no de la organización». Homa Bahrmi, profesor de Berkeley en la Universidad de California.

«Cuando el capital y la tecnología son accesibles a todos por igual, lo que marca la diferencia es la calidad del capital humano.» Tom Peters.

Yo hago mi pequena reflexion:

1ª El individuo es el que se tiene que automotivar como medio de conseguir sus objetivos. Ser proactivo en esta vida frente al ser pasivo marca la diferencia y sobre todo en epocas de crisis como las actuales. Salir del «bache» puede y debe de estar en nuestra mano.

2ª Cuando todo lo que se puede medir es igual en las organizaciones o empresas, lo que marca la diferencia del exito de unas organizaciones del fracaso de otras son los individuos. Trata todos los miembros de la organizacion como personas no como numeros, aprovecha su talento para marcar la diferencia. Saber exlpotar sus cualidades es una virtud esencial que permite subsistir.

De haber cumplido estas dos ideas muchas de las organizaciones que hoy en dia nos han llevado a la crisis, otro gallo nos habria cantado.

«¿Que pensais vosotros?»

¿Vivir para trabajar o trabajar para vivir?

Siempre ha sido una pregunta que me he hecho a lo largo de mi vida. Y no vale ahora pensar la respuesta porque estamos en tiempos de crisis y hay quien haria lo primero (entre los que me incluyo) sin pensar en mucho mas.

Por esto quiero que veais primero este video y despues me contesteis:

Que el trabajo dignifica es un hecho, pero….. ¿actualmente vivis para trabajar o trabajais para vivir?

Cuanta gente dice que si le tocase «una primitiva» no dejaria de trabajar, ¿os lo creeis? Si contetais negativamente a esta pregunta ultima, llegareis a la conclusion final de que trabajais para vivir.

Si por lo contrario, vosotros harias lo mismo, vivis para trabajar.

¿Que opinais?