Tag Archive for reputación online

¿Qué opináis sobre la ‘reputación online’?

El mundo va cambiando y los nuevos tiempos nos traen nuevas herramientas que hacen que empresas y personas se preocupen, por ejemplo, de aquello que la red dice de ellas, o lo que es lo mismo, les preocupa su reputación online. En estos momentos, es normal que se comiencen a establecer estrategias más o menos adecuadas para controlarlo.

La reputación no deja de ser una casación entre lo que somos y hacemos y lo que se dice que somos y hacemos. Es decir, debe producirse una coincidencia entre ambas. Para empezar, debemos partir de la premisa de que es imposible que a todo el mundo le guste lo que hacemos. Debemos aceptarlo porque la diversidad de criterio y de opinión es respetable y necesaria.

La reputación es lo que se dice sobre nosotros, sobre lo que hacemos, la opinión que los demás tienen de nosotros, es decir, es un compendio de cosas que conforman la reputación que tenemos. A ella, ayudan a generarla las personas que nos conocen, que trabajan con nosotros, que han tenido alguna experiencia laboral más o menos intensa. Aunque no debemos olvidar que también pueden existir personas que opinen sobre nuestro trabajo sin conocernos ni tener ninguna relación con nosotros y, en función de su influencia, nos puede causar mayor o menor daño. Yo siempre digo que en el mundo real, si uno es fiel a lo que dice con lo que hace y, además, es consciente de que todos nos equivocamos, asumiendo que no tiene nada que ocultar, no debe tener ningún miedo sin olvidar ser precavido.

La cosa cambia en la red porque es un sitio donde fluye una gran cantidad de información de cosas, personas, etc. procedente de múltiples fuentes de veracidad diversa. Es decir, cualquiera puede decir cualquier cosa en la red sobre una empresa, producto o persona y esto se queda ahí y lo puede encontrar cualquiera con mayor o menor influencia. Por ello, lo primero que debemos de hacer cuando encontremos información sobre algo que nos interese en la red es contrastar la fuente, es decir, de dónde o de quién proviene esa información y luego buscar más información que ratifique esa información en una u otra dirección.

Para ello, lo primero que debéis hacer para poder controlar vuestra propia reputación online es saber qué dice de vosotros la red, tanto buena como mala y llegar a la fuente que dice eso y en qué se basa. Es decir, debéis investigar que se dice de vosotros en diversos buscadores y es tan fácil como poner vuestro nombre completo en cualquier buscador, esto se llama egosurfing. De la misma forma, tenéis que conocer qué información dejáis disponible en la red a disposición de cualquiera y para ello tenéis que controlar el apartado de configuración de cada Web, página o portal donde tengáis información y decidir conscientemente qué dejáis disponible y qué no. La red es un gran motor de búsqueda que permite que se encuentre, en la gran mayoría de las ocasiones, lo que nosotros dejamos disponible sin protección. La red es una gran ventana que hará que la hagamos discreta o indiscreta si somos concientes de que los protagonistas de la misma somos nosotros mismos.

La red es interactuación, por lo tanto, si la red no dice nada de vosotros eso significa que no existís en el mundo online. El que aparezcan cosas positivas de vosotros en la red es bueno siempre que se corresponda con la realidad que demostramos diariamente en nuestra vida profesional. Por ello, el hacer cosas en la red que muestren lo que sois capaces de hacer es muy positivo siempre que lo planifiquéis adecuadamente y conectéis con las personas y los sitios apropiados para mostraros. Esto por supuesto requiere constancia, trabajo y tener algo que mostrar.

La red no olvida y no podéis pretender mostrar solo las grandezas de vuestra persona o compañía porque, para empezar, nadie es perfecto. Por ello, ayuda más en un momento dado reconocer vuestras debilidades o las cosas a mejorar que intentar ocultarlas a cualquier precio. Se consigue mucho más con la sinceridad que con la prepotencia. Quienes interactuamos en la red somos personas y cada vez tenemos más poder cada uno de nosotros y sabemos obtener más información y el criterio más adecuado. En la red puedes mentir una vez pero no dos ni tres porque al final, se te “ve el plumero” y borrar después eso será muy costoso.

Lógicamente, no toda la información inadecuada que aparece de una persona o compañía tiene porque ser verdad y si es falsa se deberán tomar las medidas adecuadas de la índole necesaria para revertir la situación a lo que es real.

En otras ocasiones el saber lo negativo que aparece de nosotros o de nuestra compañía en la red nos puede servir como punto de inflexión para comenzar un proceso de cambio que nos ayude a saber por qué camino debemos ir para conseguir la imagen deseada. Es decir, la imagen debe ir acompañada de hechos que den veracidad a la misma.

La información se puede gestionar de muchas formas y debemos de tener claro que no vale cualquier manera porque a veces el precio que pagaremos es más caro de lo que a priori pensábamos. Las cosas llevan su proceso y los atajos no siempre son recomendables.

Debemos saber preparar, lanzar y trabajar la estrategia de nuestro trabajo o de nuestra compañía en la red. Para ello, debemos ponernos más en el lugar de los demás y plantearnos qué es lo que más van a valorar y qué menos. Si nosotros fuésemos usuarios de la red, ¿que nos gustaría encontrar de una persona o compañía?

¿Qué opinión te merece la reputación online? ¿Habéis hecho egosurfing? ¿Os habéis encontrado? ¿Estáis de acuerdo con lo que se dice de vosotros?

Autor: Juan Martinez de Salinas

SocialMedia #2: ‘Somos rastros y reputaciones digitales’ (Gutiérrez-Rubí)

Nos ha gustado mucho la entrevista que Gutiérrez-Rubí ha realizado en El País.

La sociedad está sufriendo muchísimas transformaciones y muchas de ellas vienen dadas por la era digital, redes sociales y demás herramientas 2.0.

El análisis y la prospección de esas transformaciones centran el libro 32 Tendencias de cambio 2010-2020, escrito a cuatro manos, dentro del proyecto Laboratorio de Tendencias , por el experto en comunicación y consultor político Antonio Gutiérrez-Rubí y el biólogo y especialista en economía digital Juan Freire.

El libro, que se presenta esta semana en Madrid y la que viene en Barcelona, es una suerte de mapa de tendencias y puede leerse como un manual de estrategia empresarial, política y personal para adaptarse al presente (y al futuro inmediato). Gutiérrez-Rubí (Barcelona, 1960), que ha respondido a esta entrevista a través de correo electrónico, augura el ocaso de la ciudadanía política tradicional y la desaparición de las organizaciones que no se adapten al ecosistema digital. Además, afirma que la llamada brecha digital acabará por cerrarse.

Entrevista: El País.

Reputación online, ¡¡cuidado que Internet tiene memoria!!

No hace mucho hablamos de Twitter como forma de mejorar nuestra marca 2.0 y reputación 2.0. Hoy vamos a generalizar más y hablaremos sobre todo lo que cualquiera de nosotros puede dejar plasmado en la Red: Twitter, Facebook, Blogs (propios), comentarios en otros blogs,…, lo que sea, pero que queda guardado y crean nuestra reputación 2.0. Un aviso: ‘Internet tiene memoria’.

Me ha gustado mucho la frase que comenta Víctor Puig, director de Reputación y Contenidos de la agencia Overalia, en una presentación que ha realizado: ‘Eres lo que publicas…. y lo que los demás publican de ti’. Y es muy pero que muy cierto.

¿Quién en el 1.0 no ha dicho algo de lo que se arrepiente y luego lo ha matizado o corregido? Eso no es tan fácil en el mundo de Internet. Es más, la imagen que queda de algo escrito en un determinado momento y sitio queda ahí por mucho que a posteriori se quiera matizar. Coloquialmente podríamos decir que en Internet, lo ‘dicho, dicho está’ y si luego corregimos o matizamos lo dicho se interpretará como ‘otro dicho’. Read more

Reputación online, ¡¡cuidado que Internet tiene memoria!!

No hace mucho hablamos de Twitter como forma de mejorar nuestra marca 2.0 y reputación 2.0. Hoy vamos a generalizar más y hablaremos sobre todo lo que cualquiera de nosotros puede dejar plasmado en la Red: Twitter, Facebook, Blogs (propios), comentarios en otros blogs,…, lo que sea, pero que queda guardado y crean nuestra reputación 2.0. Un aviso: ‘Internet tiene memoria’.

Me ha gustado mucho la frase que comenta Víctor Puig, director de Reputación y Contenidos de la agencia Overalia, en una presentación que ha realizado: ‘Eres lo que publicas…. y lo que los demás publican de ti’. Y es muy pero que muy cierto.

¿Quién en el 1.0 no ha dicho algo de lo que se arrepiente y luego lo ha matizado o corregido? Eso no es tan fácil en el mundo de Internet. Es más, la imagen que queda de algo escrito en un determinado momento y sitio queda ahí por mucho que a posteriori se quiera matizar. Coloquialmente podríamos decir que en Internet, lo ‘dicho, dicho está’ y si luego corregimos o matizamos lo dicho se interpretará como ‘otro dicho’.

Yo he visto como alguien en un blog dejaba un comentario que, o se leían todos los siguientes o fácilmente podría ser mal interpretado.

Es propablemente más peligroso y más fácil de perder la reputación 2.0 que la 1.0.

Y es que hay que tener en cuenta una cosa: si en las dos primeras páginas de Google no sales, es malo, pero si sales, y lo que sale es una crítica hacia tu persona, casi que es peor.

E Internet es caldo de rumores y de frases grandilocuentes que se dan como verdaderas dichas por cualquiera. Sabíais que un 52% de los internautas cree en las críticas de un cualquier usuario de una marca en especial pero sólo el 26% cree a esta marca cuando un CEO o un director general hablan de ella?

A la velocidad con que la mala reputación corre por Internet es para asustar y lo peor de todo es que es muy pero que muy difícil de cambiar una vez cogida.

Por lo tanto si quieres cuidar tu reputación online estos son mis consejos:

  1. Intenta dar tu opinión sin faltar al respeto a nadie. El no compartir ciertas ideas no está reñido con la buena educación y las buenas formas.
  2. Se interactivo. Es decir, expresando una opinión y no interactuar con la otra parte hace que lo escrito se pueda malinterpretar, cosa que si se interactúa no suele pasar.
  3. Las críticas deben de ser aceptadas como algo normal, no se pretende que siempre le den la razón a uno. Si no las puedes contrarestar, se aceptan y punto, no es bueno enzarzarse en una discusión, que además va a quedar escrita y en la memoria de Internet.
  4. Si actúas con un perfil determinado ser coherente con el. Es decir, si todo el mundo sabe que eres un profesional de la medicina no te dediques a hablar del arte de la cocina como un profesional. Si hablas de otros temas, matiza que son placeres, hobbies o afiniciones y que son meras opiniones.
  5. No creesre el ombligo de Internet porque tengas muchos seguidores o followers. El ego es lo peor que hay porque se te vuelve en tu contra en menos de nada y es muy peligroso para tu reputación online.

Autor: Jose Luís Del Campo Villares