Workaholics: Adictos al trabajo

Workaholics: Adictos al trabajo.

Termino que incluido en la seccion del “Diccionario de RRHH y me ha resultado curioso. Esto me ha motivado a investigar un poco.

Los adictos al trabajo (workaholics) anónimos saben poco acerca del tiempo libre.

Al pasar los años, estos grupos y otros como ellos han pagado miles de dólares para participar en seminarios organizados por una compañía llamada Strategic Coach, organización creada en 1988 por Dan Sullivan, quien podría convertirse en la próxima estrella de la autoayuda, a la par de Tony Robbins o el gurú organizacional Stephen Covey.

En los pasados nueve años, las ganancias de la compañía se han multiplicado por diez y se ha propagado el servicio a varias ciudades norteamericanas logrando captar alrededor de 3700 personas en los distintos seminarios. La metodología de Sullivan es diferente, para él el grave problema humano es la complejidad, la innumerable cantidad de actividades que una persona debe llevar a cabo. Su meta es simple: enseñar a no trabajar.

Según su planteamiento, existen días para enfocarse en el trabajo, días libres para rejuvenecerse y días de preparación para las actividades. No se puede dejar que algunos días se interpongan o intercepten a otros. Como prueba de la eficacia del programa, Sullivan se toma catorce semanas de días libres durante el año, período en el que debe estar desconectado de celulares, periódicos, contacto con la oficina, etc. De acuerdo con las estadísticas de esta empresa, el método reportó después de una inmersión de tres años, un 95% de clientes que aumentaron su ingreso y un 89% que incrementó sus días libres.

Fuente: Gay Jervey

4 comments

  1. El aumento de contratos precarios, empleos de noche o en fin de semana y la cultura empresarial, del tipo que mira mal al primero que se va de la oficina, aunque ya haya acabado su horario, ha aumentado este grave problema.

    Hace unos años cuando los hombres asumían en exclusiva la obligación de procurar los ingresos, los adictos al trabajo tenían cierto respaldo social, pero hoy en día las cosas han cambiado y el exceso de trabajo (por gusto) ya es considerado patológico por cómo afecta a las parejas y a otros aspectos sociales del individuo creando confusión en su entorno.

    Ahora mismo, los workaholics reciben menos apoyo social que quienes sufren otros problemas relacionados al trabajo como: mobbing o el síndrome de burnout y es simplemente porque todavía no se puede determinar la diferencia de quien lo hace por gusto o por obligación.
    SM

  2. Buenas amigo.

    Esa es una buena reflexion, el limite entre enfermos del trabajo voluntarios y obligados donde se establece hoy en dia segun estan las cosas.

    Yo creo que existen enfermos de verdad del trabajo, pero que muchos de los que parecen casos de workaholics, y lo que encierran es presion de los superiores porque hagan mas horas.

    Hoy las cosas no estan para muchos miramientos y no se van a poner mejor.

    Lo que esta claro es que estamos teorizando sobre un tema peligroso que deberia ser tratado como cualquier otra adiccion.

    Un saludo

  3. Maria Antonia dice:

    Me he sentido aliviada al encontrar información sobre casos de workaholics. Soy víctima de uno y es mi compañero de oficina. Al ser una patología desconocida y socialmente aceptada, tienen el campo abonado para poder desarrollar su enfermedad. Yo que salgo a mi hora, no me llevo el trabajo a casa, no corro por los pasillos sofocada.. parece que no hago nada y lo estoy pasando fatal con mis jefes porque hace ver que soy una vaga y poco cualificada, cuando realmente el problema lo tiene él, teniendo en cuenta que somos funcionarios de ministerio y la productividad no va relacionada con el rendimiento. Su objetivo, dentro de esta patología, es ser imprescindible, y sobre todo esperar el reconocimiento de sus superiores. Lo peor sigue siendo que los compañeros encuentran un don en algo que es una enfermedad a todas luces, pero la falta de concocimiento sobre estos workaholics nos hace la vida laboral imposible a quienes presentamos un comportamiento saludable en el trabajo.

    Un saludo

  4. Buenas Maria Antonia.

    Ese es un problema que se puede dar dependiendo del caracter del superior, y siento mucho que lo padezcas. Si el superior es consciente de como es su equipo, y cuando digo consciente me refiero a que sabe realmente que ese comortamiento no es normal, puede actuar de dos formas:
    ·Una, intentando ayudar al miembro que sufre este sindrome.
    ·Otra, utilizarlo en su propio beneficio (que creo que es lo que pasa en tu caso).

    Te puedo decir, que es muy dificil que un superior no sepa cuando un subordinado es “workaholic” porque sufre esta enfermedad a cuando es el tipico “pelota” por llamarlo de algun modo. Los distingue perfectamente. Lo que ocurre que la segunda parte del problema viene derivada de la forma de ser del lider. Deberia de medir las formas o habitos laborales de distinta forma y con diferentes raseros, lo que ocurre es que esto no suele pasar. Ocurre todo lo contrario, lo utiliza como arma arrojadiza contra el resto de miembros del equipo con lo que derivara en ansiedad y estres para vosotros, desanimo, desmotivacion,…

    Es una situacion dificil si el lider (o coloquialmente jefe) no pone algo de su parte. El enfermo no ve lo que le pasa como adicto que es, y si el que deberia decirle algo, no se lo dice, lo unico que hace es perjudicarse el, al enfermo y al resto del equipo.

    Yo he tenido un caso similar, incluso llevaba la comida hecha de casa en tuppers y no salia del banco ni para comer (en este caso era un empleado de banca). Entraba a las 8 y salia a las 9 de la noche….. estaba muy bien considerado, pero no por eso era considerado como el trabajador mas productivo ni modelico. El jefe estaba encantado con su dedicacion, pero no debemos de olvidar que al final los trabajadores generan numeros (ventas, rentabilidades, eficiencia,….) si alguno le da mejores numeros que el, el jefe no deberia de ser tonto y premiar mas al que mas horas eche.

    Los jefes son muy listos, no porque sean, sino porque han llegado a ser jefes, (como el zorro por viejo, jeje!!) y saben areciar al buen trabajaodr aunque no lo reconozcan.

    Desde este punto de vista el consejo que te puedo dar es que seas lo mas “cumplidora” en tus objetivos y en tus mandados. Si estas a gusto con lo que haces y lo consideras adecuado eso es lo mejor que te puede pasar.

    Los agobios y estres no duran siemre, orque un enfermo del trabajo acaba por explotar, es otra enfermedad.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *