¿Dónde está nuestro Steve Jobs?

 94 Lecturas

(Artículo de mi amigo Andrés Pérez para el Expansión)

Hace poco asistí a un evento de directores de comunicación. No soy del gremio, así que pregunté ingenuamente por qué no se fomentaba la participación de los directivos en la Red. La respuesta fue: «Nuestros directivos tienen demasiado ego y debemos tenerlos ocultos para que no metan la pata».

Es un hecho que en muchas empresas se impide que los empleados «asomen la cabeza al exterior». Que utilicen blogs y otras herramientas 2.0. Los firewall reales y virtuales dificultan que los profesionales se conviertan en embajadores de su empresa. Lo que no imaginaba era que también se hiciese con «los de arriba».