Vender algo es difícil, pero venderse a uno mismo aún lo es más

Y esto es aplicable tanto al mundo 1.0 como al mundo 2.0.

Cualquier persona que hay realizado una actividad comercial sabe lo que cuesta cerrar una venta. Pero hay un dicho en el mundo comercial que dice que las ‘personas venden a personas’ con lo cual no es más cierto el hecho de que es más difñicil venderse uno mismo que vender algo.

A fin de cuentas el vender algo está supeditado a cualidades medibles en muchas ocasiones, mientras que venderse uno mismo implica muchas valoraciones de cualidades subjetivas.