Tag Archive for debate

Calidad vs Cantidad de seguidores en los social media

Es el eterno debate entre lo que es mejor, cantidad o calidad. O sea, la pregunta sería, ¿es más siempre mejor?

En los medios de comunicación social a todo el mundo le gusta recoger lo que ha sembrado, para que nos vamos a engañar, seguidores, amigos, comentarios,…, con ansia a sin tener en cuenta lo que cada seguidor o amigo puede significar para nosotros.

No es hasta que llegamos a cierto nivel de madurez que nos damos cuenta de que ‘más no es siempre mejo’.  La popularidad entre todos en el patio del colegio, en el muro de Facebook o en el TL de Twiter, no es tan gratificante o beneficiosa como lo son las relaciones específicas en las que comparten ideas similares, pasiones y/o metas.

Mi propia experiencia me ha llevado a la conclusión de que ‘menos es más’ cuando la calidad es evidente. ¿Qué es calidad? Probablemente en los social media será tener menos amigos pero cercanos (fieles o evangelizadores de mi marca o de la de mi empresa) que tener muchos pero que solo sean conocidos.

Si lo miramos friamente, la calidad sería un vínculo claro al ROI, al “retorno de la inversión” para el social media marketing, ya que está claro que la ‘inversión’ en un evangelizador de tu marca es muy inferior a la ‘defensa’ o ‘beneficio’ que puedes obtener de su defensa en las redes sociales.

Por eso por ejemplo en la ‘Twitteresfera’ la calidad deberá de ser un argumento a llevar con tranquilidad pero de forma sólida ya que a menos que seas Charlie Sheen, nadie te va a pagar en función del número de seguidores en Twitter.

El fin del juego no tiene que ver el número de seguidores que tenemos, sino el de como nos involucramos en los social media para que lo que aportemos sea algo valorable en la vida real y que aporte un valor por el cual la gente esté dispuesta a pagar. Físicamente en los medios de comunicación social se llega a un número de seguidores con los que no puedes interactuar, sin embargo la capacidad de obtener beneficios económicos (ROI) de las relaciones sigue siendo dependiente de la forma en que las construyamos: confianza, credibilidad y el diálogo. Son estas las actividades que traducen a las actuaciones on,line en retornos en el mundo 1.0.

¿Dónde podíamos decir que están los errores?

  • Un exceso de tiempo y energía invertido en los medios de comunicación social, sin planes ni objetivos claros y sin medición.
  • Exceso de inversión (esfuerzo) en la recopilación de seguidores y no invertir en el compromiso con ellos para verlos como futuros clientes.

Analizar  cual es vuestra proporción de seguidores con los que nunca habéis interactuado (es decir, retweeted, mencionados, etc). Va en aumento fijísimo.

Entonces, ¿qué significa esto para nosotros que tenemos una firme creencia en la capacidad de la Internet y su red de interconexión para ofrecer resultados a un precio relativamente bajo (en tiempo y dinero) en comparación con los resultados de los medios de comunicación tradicionales?

La respuesta radica a mi modo de ver en el hecho de que los medios sociales ha crecido más rápidamente que nuestra capacidad para medir sus beneficios.

¿Habéis visitado algún servicio de orientación?

Una de las principales quejas de los usuarios de los servicios de orientación de las entidades públicas es la falta de personalización del trato a las necesidades de cada usuario.

Personalmente pienso que los orientadores deben ser flexibles y adaptables para amoldarse a la heterogeneidad de perfiles que tienen que atender. Uno de los problemas es que algunas personas que desempeñan estos puestos están muy acomodadas y no saben la realidad que se vive fuera por las personas que no tienen trabajo.

Pienso firmemente que los orientadores deben ponerse en el lugar de sus usuarios para ver las cosas de otra manera.

Hace poco me comentaba una amiga que acudió a su cita en una de las entidades que prestan orientación en su ciudad y oía como una de las trabajadores le decía a otra “Yo no estoy aquí para hacer un currículum ni para crear una cuenta de correo electrónico”. Desgraciadamente, con esta mentalidad, poco se puede ayudar a los demás y es el reflejo de la sociedad en la que vivimos.

Un orientador no es una ONG, claro está, pero sí que debe velar por dar un servicio que se adecue a las necesidades de los usuarios que atiende, que por lo general, varían de uno a otro. Ante todo, un orientador, no debe juzgar sin saber. Hacerle el currículum a una persona que no sabe hacerlo no le soluciona mucho porque después, cuando tenga que modificarlo, estará perdido y usará el que no contenga la nueva información sobre su perfil. Sin embargo, un buen orientador debe incentivar el que aprendan y practiquen fuera de ahí aunque sea haciéndolo a mano hasta que consiga aprender a pasarlo a ordenador, tras haber hecho un curso que le introduzca a la Ofimática.

Los orientadores deben de concienciarse y darse cuenta de que ahora muchas personas que llevaban trabajando toda su vida se encuentran por primera vez sin trabajo y nunca han necesitado tener un currículum ni buscar trabajo en Internet. Ciertos perfiles no tendrán problema en manejarse por Internet, pero otros, cuyo trabajo no necesariamente ha estado relacionado al uso de nuevas tecnologías, puede que se encuentren frente a una gran muralla. El Orientador tendrá que facilitarle herramientas, cursos y demás información para que pueda salir adelante. Un orientador tampoco es un profesor, pero sí puede ayudar al usuario a empezar con conceptos muy básicos que le ayuden a poder entrar en un curso. Ahora mismo el no saber manejarse en Internet les deja fuera del mercado por muy buen perfil que tengan porque, en estos momentos, se precisa para preinscribirse en cursos, en ofertas de trabajo y para mandar el currículum a las empresas de trabajo temporal o de cualquier otro sector ya que ya no los reciben en mano.

Estas personas se sienten inútiles porque nadie les enseña y, muchos de ellos, tienen hijos que tampoco les ayudan. Por ello, los orientadores necesitan tener una gran dosis de paciencia para explicarles las cosas una y otra vez y al menos pongan cuatro cosas en práctica para ser autosuficientes y seguir avanzando.

Un orientador debe saber cambiar el registro y adaptarse para atender a personas con escasa cualificación, con mucha experiencia profesional, recién licenciados, colectivos de exclusión social… Cada persona tiene un ritmo y unas necesidades. Una persona necesitará aclarar cuál es su objetivo profesional, otra de qué manera reorientar su carrera profesional hacia la profesión a la que se quiere dedicar ahora, una tercera, cómo buscar trabajo en el extranjero y otras cómo comenzar una formación reglada que no pudo hacer antes. ¿Qué tipo de perfiles prefieren los orientadores? La respuesta creo que son todos en su globalidad porque con cada uno de ellos se recibe una satisfacción diferente.

Uno de los problemas de los servicios de orientación es la impotencia de no poder dedicar a cada persona el tiempo que realmente necesita porque hay un tope máximo de 6 horas por usuario; algunos necesitan menos pero otros muchos precisarían bastantes más porque se debe hacer un trabajo de concienciación de campo excepcional.

Lo que también está claro es que los orientadores deberían disponer de recursos suficientes para poder atender las necesidades que cada usuario precise y eso requiere quererlo hacer. El ser orientador requiere tener una seria de cualidades como la capacidad de escucha, la paciencia…

A los servicios de orientación van las personas que lo precisan y eso conlleva que cada uno tenga necesidad diferente y, en más de una ocasión, muchos no sepan aquello que les haga falta y tengan que ser los profesionales de los servicios de orientación los que deban averiguarlo.

Igualmente, muchas personas que precisan orientación laboral no acuden a este tipo de servicio. ¿A qué se debe esta actitud? Personalmente pienso que se dejan llevar por lo que han oído de otras personas y quizás tienen una idea equivocada de para que están los servicios de orientación. Quizás deban replantearse que van a hacer para encontrar trabajo. Si están desorientados… ¿qué mejor que acudir a alguien que pueda ayudarles?

¿Habéis visitado algún servicio de orientación? ¿Qué imagen tenéis de ellos? Si no los conocéis en primera persona pero amigos sí, ¿qué comentarios os han hecho al respecto?

Autor: Juan Martinez de Salinas

Tuiteo, luego existo ¿y si no tuiteo?

twitter_dios1Esta semana se ha abierto un debate la mar de ameno en Cloud Consulting de la mano de José Miguel Bolivar sobre la idea de que aquellos que nos gusta la Red y hablamos de las herramientas 2.0 deberíamos ponerlas en practica proactivamente, y se enfocó mucho hacia el Twitter, aunque podía darse para cualquier red social como LinkedIn o Xing.

Y que decir tiene, que en una comunidad tan variada ha habido reflexiones de todo tipo. Mi amigo Senior sacó una entrada al respecto de título ‘Ser 2.0’ no es un logo, es una actitud, y he de reconocer que tras su lectura he comenzado a ver y utilizar el Twitter de otra manera.

Hay quien piensa que el Twitter como vehículo de comunicación organizacional no va del todo.

No obstante la opinión generalizada es que es una buena herramienta comunicacional ppro que muchos de nosotros estamos en unos comienzos incipientes y nos viene muy grande todavía. José Miguel, Senior y Yoriento son de los más Twittadictos (con todo el cariño) de todos los blogeros y eso ayuda bastante a que su vehemencia nos demuestre que es una herramienta útil en las organizaciones.

Pero como es característico en mi, voy a hacer de abogado del diablo y voy a dar opiniones, o mejor dicho, argumentos en ambos sentidos del debate. Read more