Asertividad del freelance: cuándo decir ‘NO’ a un cliente

Cuando trabajas como freelance te encuentras con diferentes clientes, entre los que hay algunos que respetan tu trabajo, pero hay otros que desean tomar ventaja en la negociación, sin importarle la ética o profesionalidad y sin tener el mayor respeto por lo que haces (dicho sea de paso, no hay mayor respeto por el trabajo que hace cada uino que el que le paguen en las condiciones y plazos que se hubiese acordado).

Pero como estamos en la época del ‘si no me lo haces tú ya habrá 100 que me lo hagan’, se está poniendo de moda la falta total de respeto por el trabajo o servicio que aportas. Claro está, estoy hablando delo mundo de los freelance.

El profesional independiente tiene que luchar con diferentes factores. Primero ser capaz de crear su propia marca o personal branding, luchar contra sus competidores (que son muchos), pero sobre todo aprender a hacerse respetar y a que la gente sepa valorar su trabajo. Eso creo que es lo fundamental para que un freelance, léase emprendedor, pueda sobrevivir en este mundo canibal.

Y por desgracia, la única forma de hacerse valer y ganarse el respeto de los clientes muchas veces pasa por decirles NO. Es aquí donde la asertividad es fundamental, pero es el primer paso para que un freelance sea respetado.

Cierto que no estamos en épocas para decir muchos NO, pero tener en cuenta que si en determinadas ocasiones no sabemos decir no lo que nos vendrá después seguro que nos genera mayores dolores de cabeza.

¿Cuándo decir NO a un cliente?

Supongamos que estamos negociando con un cliente nuvo, uya que si fuese un ya cliente la cosa tendría precedentes y una historia previa que puede condicionarlo todo.

1º – Se debe decir NO cuando un potencial cliente quiere remunerar tu trabajo por una cuantía menor de lo que tu consideras que es lo mínimo que debes de pedir por ello. Negociar es ganar-ganar. Si aceptas una remuneración menor de tus expectativas solo estás acostumbrando al cliente a remunerar tus servicios en forma desproporcional, de ahí en adelante te buscarán por ser un freelance “baratero”.

Si aún así no quieres perder al cliente, déjale por lo menos claro que tu tarifa para ese proyecto o trabajo será esa, pero que no es tu precio habitual.

Se debe decir NO cuando te encargan algún trabajo de algo que realmente no eres profesional. Si pretendes hacer el trabajo sirviéndote del aprendizaje, lo puedes hacer, pero siendo lo más profesional en la comunicación con el cliente. Llegando a un acuerdo en cuanto a la fecha de entrega y calidad del producto.
De otra forma, debes apoyarte en algún colega que sepa más de ese medio específico, quien lo hará mejor y en un menor tiempo de entrega.

3º- Se debe decir NO cuando te piden unos plazos que sabes que no vas a cumplir. Muchos clientes vienen a pedir los servicios de un freelance “para ayer”, pero es muy importante que dejes bien claro, que aunque el cliente ve las cosas fáciles y piensa que le debes tu dedicación en exclusiva a él, tienes otros clientes, deseando también que sus proyectos se lleven a cabo en tiempo y forma. Ganarás respeto y profesionalidad siendo claro desde el inicio y se hay que decir NO , se dice.

4º – Se debe decir NO cuando sabes a ciencia cierta que elposible cliente es un potencial problema. Si después de investigar al posible cliente sabes que ha sido problema para otras personas… ¡huye de él! Si aceptas ¿qué puedes esperar? Problemas.

5º – Se debe decir NO cuando el cliente tiene una actitud excesivamente crítica. y es que hay clientes que desean justificar en todo momento que te “han pagado mucho o muy bien” tratando de ser muy críticos o deseando que les expliques cada punto de tu trabajo. Eso a la larga crea una tensión en la relación del cliente-freelance. Mejor decir que NO o bien marcar unas nuevas reglas de juego.

6º – Se debe decir NO cuando el cliente te pide hacer un trabajo adicional, que nunca se llegó a un acuerdo para hacerlo. Siempre surgen tareas extras en un proyecto, pero esto no significa que las debas hacer sin cobrar. Si desea algo más se le cobrará de común acuerdo, en relación al presupuesto inicial.

7º – Se debe decir NO cuando se está demasiado ocupado para asumir un nuevo trabajo en este momento. Si estás continuamente trabajando es buena señal de que tu trabajo es valorado, hay que saber decirle a un cliente que en este momento no puedes abarcar más proyectos, pero que con gusto más adelante lo puedes hacer.

8º – Se debe decir NO cuando cuando el cliente quiere que haga más trabajo cuando no te ha pagado el último proyecto. Por desgracia cada día más habitual, que os voy a contar. Si permites que te pague cuando él decida, te seguirá pidiendo que trabajes sin remunerar tu tiempo.

9º – Se debe decir NO cuando el cliente tiene más trabajo de lo que realmente puedes abaracar. Y se que esto es difícil y los freelance se niegan a hacerlño, prefiriendo aceptarlo y luego buscar ayuda para realizarlo. Un consejo: nunca debes obsesionarte pensando que puedes perder al cliente si le dices que NO.

10º – Se debe decir NO cuando el cliente te pide hacer algo con lo que no estás de acuerdo, éticamente o moralmente. Debes de dejarlo bien claro y rehusar a realizarlo si así lo crees necesario.

11º – Se debe decir NO cuando no encuentras información acerca del cliente o te das cuenta que te está mintiendo. Es bueno saber para quién se está trabajando, no hay nada peor que llevarse una sorpresa a la hora del pago o que se tiene una relación laboral de riesgo con alguna persona que te puede estar mintiendo en cuanto a su identidad personal o institución.

12º – Se debe decir NO cuando el cliente potencial te pide algo que sabes puede ser imposible de hacer. El freelance debe ser honesto y no crear falsas expectativas. Si sabes que el proyecto no es viable en relación al presupuesto o con la tecnología disponible, lo mejor es decir que NO a tener que enfrentar el error, frustración y terminar de muy mala forma.

13º – Se debe decir NO cuando el cliente te promete pagarte mejor, cuando el servicio o proyecto obtenga más ingresos. Una compañía que inicia no tendrá un gran presupuesto para pagarte lo ideal, pero de eso a que esperes que pague lo que pides por tus servicios cuando tenga éxito es otra cosa. Lo mejor es que les pidas te paguen dependiendo su presupuesto. Ni más ni menos. Así obtendrán algo profesional acorde a lo pactado.

14º – Se debe decir NO cuando es para trabajar para familiares o conocidos. Lo mejor es NO trabajar para ellos desde el punto de vista del freelance. Lo más seguro es que al final solo se consiga una mala relación. Esto es por la confianza que se tiene y que se esperan grandes expectativas por ambas partes y que seguro no se cumplirán.

15º – Se debe decir NO cuando sea trabajar GRATIS. Existen infinidad de personas o instituciones que desean les hagas algún trabajo en forma gratuita.
Si algún cliente te pide que les mandes “una propuesta” para que escojan la mejor, ten mucho cuidado ya que hay quien, sin ética profesional, solo busca tener diferentes visiones, escoger la mejor o mezclar diferentes y llevarlas a cabo de forma interna.

11 comments

  1. Natán dice:

    Lo de gratis ocurre mucho en la fotografia, quieren que vayas de reportero “y así aparecerá tu nombre”.
    Y en el diseño un “pero a ti no te cuesta nada” es el pan de cada dia”

    • jose luis dice:

      Cierto 🙁 Y por desgracia cada día más. Cuan do recibes un mail o una llamada en la que dicen que ‘podemos colaborar’, tenle mucho miedo porque ya sabes en que va a terminar 🙂

  2. Pablo dice:

    Muy cierto. Hay que aprender a decir NO a esos “¿Y podrías además hacer esto? no es complicado… y así aprovechas para hacer esto otro…” Cuando te das cuenta, el trabajo se ha multiplicado y peor, por el mismo precio :S

  3. María González Merino dice:

    Hola José Luis, has tocado un tema peliagudo y del que no se suele hablar mucho. Es verdad que a veces se quiere trabajar a toda costa y que se tiene miedo a decir que no a un cliente (y no sólo a clientes). Sobre una base de respeto el no siempre se debería aceptar.
    Hablando de asertividad, me toca a mí: he dejado de seguirte en Twitter (y tú a mí claro) porque se me saturaba el TL 😉 pero encantada de seguir leyéndote por aquí.

    • jose luis dice:

      Buenas María, Es un tema complicado porque como le decía a Pablo, estamos en la selva, si no lo hacemos nosotros habrá cola para quien lo quiera hacer, porque según está la cosa el cliente acaba poniendo el precio la mayor parte de las veces y eso si que es triste 🙁

      Pues si te digo la verdad con respecto al seguimiento, tengo una herramienta que automáticamente deja de seguir a las cuentas que dejan de seguir a la mia, con lo cual muchas veces ni me entero quien me deja de seguir 🙂 Yo soy más de blog, la verdad sea dicha, me gusta más la interactuación en comentarios que se saca más chicha :-))))

      Un abrazo

  4. Beatriz Padilla dice:

    Hola, buenísima entrada!! como freelance me he sentido muy identificada. Pienso que para llegar a estas conclusiones y forma de actuar, hay que haber recorrido antes el camino de “hominidus pringatus”. El haber pasado por todo eso, te proporciona de una gran experiencia para poder decir ‘NO’ sin miedo ni remordimiento. Yo ahora sí que me quedo tan ancha cuando digo que no ante las situaciones que tan bien expones en esta entrada. No es cuestión de ser antipático/a, es cuestión de defender la profesionalidad y…también la dignidad. Un saludo a tod@s.

    • jose luis dice:

      Buenas amiga Beatriz y gracias por esa nueva definición de “hominidus pringatus”, jejeje. Lo que estoy seguro que aquel que haya estado tiempo como freelance, se ha topado con casos como estos y más seguro.

      Lo cierto es que a fin de cuentas ‘el hambre es negra’ y muchas veces nos amansa, ero no creo que debiera ser así. Francamante mejor nos iría si fuéramos capaces de hacer respetas nuestras decisiones :-).

      Un abrazo

  5. Estoy absolutamente de acuerdo con casi todos tus puntos y creo que es válido para los freelance como para cualquier segmento de servicios. Estaría bien que la hostelería aprenda adecir NO. La forma de enfrentar la crisis no es aceptar todas las propuestas.

    • jose luis dice:

      Buenas amigo Cándido. Muy cierto, se podrían extrapolar a todos los segmentos de servicios. Pero eso no quita de que en la situación actual cueste muy mucho el decir que no 🙁

      Un saludo

  6. Inicia tu vida como Freelance | twago Blog Spain dice:

    […] 7. Poner un precio acorde con el trabajo realizado y la negociación con el cliente es todo un reto, investiga tu mercado y configura un listado de precios razonable. Aprende a valorar objetivamente el precio de tu conocimiento y sobretodo aprende  cuándo decir no a un cliente. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *