Tag Archive for departamento de rrhh

No tenemos plan B, ¿y ahora qué?

chiste-forges-rrhh

Los departamentos de los RRHH de las organizaciones en este país han brillado por su nula gestión del talento de sus empleados durante la época de las vacas gordas. Sueldazos de impresión, cláusulas de blindaje para fichajes, a toda costa captar al mejor empleado de tu competencia, costase lo que costase. Ese era el plan de muchos departamentos de RRHH en el que se apoyaban para justificar un fichaje u otro y mostrar que eran buenos en su trabajo.

El paso del tiempo ha demostrado cuan grande era el error que estaban cometiendo. Desde aquí se lo indique a mucha gente relacionada con esta actividad, pero claro, la ola de bonanza económica implicaba un estilo ‘aquí todo vale’, pero sobre todo predominó el hecho de que cuando se fichaba a alguien de fuera, mejor sería mientras más cobrase. La gestión del talento se realizaba a base de talonario, ese era el plan. Read more

No tenemos plan B, ¿y ahora qué?

chiste-forges-rrhh

Los departamentos de los RRHH de las organizaciones en este país han brillado por su nula gestión del talento de sus empleados durante la época de las vacas gordas. Sueldazos de impresión, cláusulas de blindaje para fichajes, a toda costa captar al mejor empleado de tu competencia, costase lo que costase. Ese era el plan de muchos departamentos de RRHH en el que se apoyaban para justificar un fichaje u otro y mostrar que eran buenos en su trabajo.

El paso del tiempo ha demostrado cuan grande era el error que estaban cometiendo. Desde aquí se lo indique a mucha gente relacionada con esta actividad, pero claro, la ola de bonanza económica implicaba un estilo ‘aquí todo vale’, pero sobre todo predominó el hecho de que cuando se fichaba a alguien de fuera, mejor sería mientras más cobrase. La gestión del talento se realizaba a base de talonario, ese era el plan.

Si la cosa marchaba, era gracias a la gestión del departamento por conseguir ese fichaje y si la cosa no marchaba, se podía reconducir al fichaje hacia otro puesto y así poder destinar ‘su talento’ en otros cometidos ya que, aunque el sueldo era elevado, como todos los años se ganaba más y más, este personaje podía pasar desapercibido. Era preferible reorientar la actividad del fichaje a reconocer que el departamento de RRHH se había equivocado de elección inicial.

Y ese era su plan A. No había plan B.

Pero las crisis suelen poner a la gente en su sitio y al final la supervivencia aflora en todas las organizaciones.

Es aquí y ahora cuando muchos departamenteo de RRHH han tenido y tienen la posibilidad en su mano de enmendar su plan A de hace unos años y proponer un plan B en el que se preocupen por fomentar el talento de sus miembros. Pero me estoy dando cuenta de que la no existencia de este segundo plan no está siendo bien gestionada. Los errores del pasado están siendo otra vez repetidos. Y es que el hombre el el animal que tropieza dos veces en la misma piedra y, el español, quince.

En vez de analizar los profesionales talentosos de la organización e intentar en la medida que se pueda el no tener que prescindir de ellos por culpa de la crisis, el talento no es tenido en cuenta para las regulaciones de empleo y los despidos. Aquí se vuelve a cometer el error de ‘café para todos’, cuando alguno de los que decide quien se va y quien se queda, con mucha frecuencia, es de los miembros de la organización que menos talento tiene para u actividad dentro de ella. Aquellos fichajes erróneos hace años, continúan en las organizaciones, unos por el blindaje y otros porque el echarlos supondría admitir el error inicial. Y todo ello por carecer de un plan B.

¿Qué podemos esperar de una organización que despide a un determinado número de empleados sin atenerse a su talento y sin saber con lo que se queda en la empresa? Pues claramente que estaba dirigida por negligentes y en un futuro, si no cierra la organización antes, que pase a estar compuesta por profesionales de medio pelo y no por los más talentosos. Estos están en la cola del INEM porque el departamento de RRHH de su organización nunca se planteño el tener un plan B.

Señores de estos departamentos, sabemos que la crisis es fuerte y complicada, pero preocúpense por analizar a quien echan a la calle y con quien se quedan, porque de ahí parte su futuro y si mepieza con mal pie, las cosas son difíciles de enmendar. Esta vez hagan las cosas bien y plantéense el tener un plan A y un plan B desde el principio.

Post especialmente dedicado al departamento de RRHH de Banco Sabadell y la pésima gestión que están haciendo con el personal heredado de la CAM.

Autor: Jose Luís Del Campo Villares

¿Los humanos somos recursos y los recursos son humanos?

Es una pregunta que me hecho hoy meditando sobre la crisis economica y sobre la cifra de parados.

No somos recursos a considerar como humanos, solo somos recursos, somos solamente numeros; por lo menos para los poderes publicos. Cada parado posee una historia detras, y siento parecer un poco demagogo, pero es asi, es la verdad. Es muy facil cuando se dice que hay 3,2M de desempleados, contestar que hay 18,2M de gente trabajando. Alguien que conteste asi no ha ido a la casa de uno de los primeros.

Algo similar pasa en las empresas u organizaciones. Me acordare toda mi vida del ultimo trabajo por cuenta ajena en el que he estado. YO ERA EL NUMERO 48.O69, no es que fueramos tantos sino porque ese era el sistema de numeracion y a mi me toco ese numero gracioso.

Salvando las distancias y con todo el respeto que se merecen las victimas del Holocausto ante todo, a veces me senti en esa empresa como en un campo de “concentracion nazi” con numero incluido. De hecho me acuerdo de una vez que un superior mio (dicho sea de paso, no congeniabamos en nada), quiso echarme de la empresa y a la cupula de la empresa en una reunion se lo dijo. Estos pidieron mi numero de empleado y lo teclearon en el ordenador y en un microsegundo salieron mis cifras de produccion de dos anos (que de aquella llevaba en la empresa). La respuesta fue a mi superior: “y a mi que me cuentas, mientras este empleado produzca estas cifras que mas le puedes pedir. Si no te llevas bien con el (conmigo), es tu problema”. Desde aquel dia empezo una campana de mobbing hacia mi persona hasta que decidi irme de la empresa…. y hasta hoy.

Siento haceros esta reflexion en primera persona pero queria que vieseis en un caso real la idea de los “Recursos Humanos”.

Efectivamente, somos recursos no personas, y se nos trata como tal, como recursos que generan otros recursos, no como personas que piensan, sienten y tienen expectativas, deseos en la vida. Esto lo uno al post que hice el otro dia en el que solo el 3% de la poblacion en este pais consideraba que estaba en el trabajo perfecto.

El dia que los departamentos de RRHH empiecen a tratar a los empleados como personas, puede que estos empiecen a involucrarse y comprometerse con las empresas. Mientras tanto deberian de hacer una cosa: !!Quitar lo de humanos de su nombre!!.

 

Algo influirian los departamentos de los RRHH en la crisis actual….

Está vez vuelvo a poner sobre el tapete un tema que ya comenté en la web Buscarempleo.es en el que intentaba dar parte de responsabilidad de la crisis actual a los depertamentos de RRHH.

La batalla por contratar a la mejor gente está ahí. Y todo el mundo está pendiente de los empleados mejor catalogados de la competencia. Ha crecido el interés por contratar gente externa a la organización, aunque su desarrollo dentro de la compañía signifique una fuerte inversión de tiempo y sobre todo de dinero.

Esto ha asado muy claramente en el sistema financiero actual. Cuando una caja de ahorros abría nuevas sucursales, el 90% de las veces recurría a contratar profesionales de otras entidades (prinicpalmente de bancos), tirando de chequera y sin valorar más que el renombre alcanzado or ellos en sus anteriores entidades.

Yo achacab que en muchos casos el éxito de una sucursal de una entidad financiera no residía en el director de la misma, sino que podía ser debido al trabajo en equipo o simlemente por la labor individual de otro empleado de esa sucursal. No obstante, el nombre y el futuro fichaje era el de el director de la sucursal.

Vuelvo a tocar el tema porque ha caido en mis manos un estudio de Boris Groysberg, Ashish Nanda y Nitin Nohria, en el que analizan el riesgo de fichar “estrellas” para los puestos directivos prceentes de la competencia.

Los autores del citado estudio, han analizado las carreras de importantes Directores Ejecutivos, investigadores, creadores de software y profesionales de primera, y concluyeron que el desempeño de estos decae cuando han cambiado de trabajo.

Para estudiar este fenómeno con mayor detalle, los autores analizaron los altibajos de más de 1.000 analistas financieros de primera, un grupo del cual abundan los datos. Los resultados fueron  impresionantes. Luego de que una “estrella” cambia de trabajo, no sólo merma la calidad de su desempeño, sino también la efectividad del equipo al que se une: y el valor en el mercado de su nueva compañía. Más aún, las estrellas que cambian de trabajo no se mantienen en éste por mucho tiempo, a pesar de los salarios astronómicos que las compañías pagan por ellas.

La mayoría de las compañías que contratan a estos profesionales de primera, pasan por alto el hecho de que el desempeño de un ejecutivo no puede ser transferido por completo de una empresa a otra. El profesional estrella deja en su antigua empresa una serie se recursos que le permitieron llegar al punto en el que se encuentra en estos momentos. Por tal motivo, es incapaz de desempeñarse como lo hacía en su anterior trabajo; al menos no, hasta que aprenda a trabajar con el nuevo sistema, lo que podría llevarle años. Las compañías deberían concentrarse en cultivar talento internamente y hacer lo posible por conservar las estrellas que hayan creado.

Esto ha ocurrido mucho reitero, en el sector financiero. Se han pagado y están pagando sueldos astronómicos a “presuntas estrellas” de entidades que han cambiado de empresas. En la mayor parte de las veces hablo de profesionales de bancos, que han cambiado para directivos de cajas de ahorros.

Eran buenos en su primera empresa, porque la conocían, conocían el sistema y todos los miembros del equipo lo conocían. Era un perfecto engranaje. La figura visible de este éxito era el director de la sucursal (que no tenía porque ser el la calve del éxito), y por lo tanto era el fichaje a realizar.

No tendría espacio en este post para dar ejemplos con nombres y apellidos de profesionales, y nombres de entidades que hicieron esto desde el 2000 hasta el 2005. El resultado, en la mayor parte de las veces ha sido la apertura de sucursales que han dado perdidas (por el elevado coste de los salarios de los fichajes)  y que las cajas de ahorro esten en una situacion tan deplorable como la actual. Dos tipos de negocios traian de su antigua empresa: uno, el que estaba muy vinculado a el personalmente, que no suele ser muy elevado y otro el negocio que habia denegado en su entidad anterior y que lo aprobaba en la nueva. Resultado: incremento brutal de la morosidad en las cajas de ahorros frente a los bancos.

Se han realizado fichajes por “nombre”, por “lugar de procedencia”, por el “boca a boca” en muchas ocasiones. Fichajes que en su mayor arte, han realizado contratos blindados ( de los que cuesta mas echarlos que quedarselos). Estos directivos efectivamente en cuanto se apaga “su estrella” ya estan intentando volver a saltar de empresa.

Esperemos que esta vez los responsables de sus fichajes no vuelvan a meter la pata.

Los cuadros de mando en los RRHH y las competencias

Los cuadros de mando son herramientas de management muy populares que se utilizan para monitorear, edir y reportar procedimientos. Los cuadros de mando que han demostrado ser efectivos cumplen con dos propósitos fundamentales: guían la toma de decisiones en el conjunto de la organización y sirven como base para evaluar el rendimiento.

¿Qué es el cuadro de mando de RRHH?

Un proceso de siete pasos diseñado para incluir los sistemas de recursos humanos en la estrategia global de la empresa y gestionar la estructura de RRHH como un activo estratégico. Un activo estratégico es un conjunto de recursos y capacidades difíciles de comprar y de imitar- escasas y especializadas- que conceden a la empresa una ventaja competitiva.

Las cuatro dimensiones de un cuadro de mando de RRHH

1. Identificar los productos de RRHH.
2. Sistema de trabajo de alto rendimiento. (algunos ejemplos de indicadores del sistema de trabajo de alto rendimiento: índice de talento, número de sugerencias generadas y /o implementadas, porcentaje  de  empleados con planes de carrera, etc.
3. Identificar un sistema de alineación de RRRHH.
4. Identificar los indicadores de eficiencia de RRHH.

Algunos ejemplos de indicadores de eficiencia de RRHH: cumplimiento con los requisitos técnicos, beneficios/inversión total de RRHH, tiempo medio para la resolución de conflictos, etc.

Las seis competencias fundamentales son:

• Credibilidad personal: Ser personas creíbles. Esto supone vivenciar los valores de la empresa y mantener la cultura, fomentar la credibilidad mediante relaciones de confianza y ganarse el respeto de los compañeros al actuar con visión de futuro, al pensar cómo mejorar y aportar ideas y soluciones innovadoras y animando el debate sobre cuestiones clave.

• Capacidad para gestionar el cambio: Ser capaz de organizar y gestionar iniciativas de cambio.

• Capacidad para gestionar la política cultural: Ser quien mantiene la política cultural y articula los valores,
la misión, la visión y la estrategia de la organización en el accionar del día a día.

• Experiencia: Ser habilidoso en los aspectos teóricos, prácticos y procedimentales de RRHH.

• Conocimiento del negocio: Entender cómo opera la compañía, es decir, conocer las funciones tecnológicas, estratégicas, financieras, de ventas y de comercialización. Esto no significa tener capacidad para gestionar todas las funciones empresariales, sino ser capaz de entenderlas.

• Desempeño estratégico del management: Ser capaz de identificar y articular las vías por medio de las cuales RRHH puede contribuir en lo operativo y lo estratégico, identificar e implementar vías precisas
para medir la influencia de las actividades de RRHH en los inductores de desempeño y en la estrategia empresarial, estimar las potenciales implicaciones del cambio para identificar patrones y conexiones entre datos aparentemente no relacionados y determinar el impacto que el cambio tendrá en la rentabilidad y comunicar claramente cómo RRHH afecta la estrategia general y la rentabilidad.