Tag Archive for engañar

De las ofertas falsas de empleo

Falsas

No es la primera vez que todo este tema en este blog, pero quiero retomarlo para poneros el estudio realizado por trabajando.com al respecto de las falsas ofertas de empleo que aparecen en diferentes sitios.

Ya en el 2009 os comenté de la existencia de las llamadas candidaturas inversas, o sea, que una empresa pone una oferta falsa en un portal de empleo para conseguir CVs y generar una base de datos, sin que exista el puesto o la oferta de empleo realmente. Esto, confirmado por un portal de empleo realmente importante.

También existen consultoras que lanzan al mercado ofertas falsas para conseguir sondear candidatos en activo que quieren o pueden cambiar de empresa. Read more

MANTENER NUESTRO PERFIL SOCIAL SEPARADO DEL PROFESIONAL

Los que me leeis con frecuencia, saVerano 2013bréis que siempre os animo a buscar empleo por la red. Siempre quiero ver el lado positivo de Internet, pero no todo es paz y amor. De hecho, hace tiempo leí un artículo titulado “10 formas de perder el trabajo en las redes sociales“ cuya lectura os recomiendo para poder recapacitar en estos temas .  Asi, me gustaría daros mi opinión y conclusiones al respecto.

Lo primero que debemos tener claro es que las redes sociales por si solas no nos hacen perder el trabajo sino lo que hacemos, comentamos o ponemos en ellas.

Debemos plantearnos para qué usamos las redes sociales, si para uso personal y social o para uso profesional. En caso de que usemos las redes sociales para ambas facetas de nuestras vidas, siempre recomiendo tener dos perfiles diferentes que se pueden tener siempre asociados a cuentas de correo electrónicos diferentes. Los compañeros de trabajo y conocidos de nuestro entorno laboral no son amigos y ya invitaremos a nuestro entorno personal a los compañeros con los que establezcamos amistad.

Uno debe ser consciente de lo que pone, comenta y manifiesta en sus muros de las redes sociales. Determinadas opiniones sobre vuestro trabajo, compañeros o responsable de trabajo son para vosotros y sobretodo en el entorno economico en qel que vivimos. Muchas veces, uno puede decir cosas por el calentón del momento del que luego normalmente nos podemos arrepentir. Vuestro jefe es eso y lo debéis tener claro para evitaros problemas y malentendidos, con independencia de que os llevéis fenomenal con él.

En el uso de las redes sociales se debe usar el sentido común y si hacéis algo inadecuado relacionado con el trabajo, el sitio menos adecuado para airearlo es las redes sociales que son como patios de vecinos globales que sin el adecuado blindaje se convierten en un rumor en espiral ascendente y descendente. Siempre aconsegjo el uso delsentido común en el uso de estas herramientas, que siempre es buen compañero de viaje. Si estamos enfermos no es lógico publicar una foto en el facebook de lo bien que lo estas pasando en el parque de atracciones o de compras con tus amigas. Porque esta gracia os puede costar el puesto de trabajo de forma justificada.

Debéis ser conscientes de los que publicáis y ante quien lo publicáis. No es lo mismo exponerlo a nuestro entorno que a cualquier persona que esté en esas redes sociales. Debéis ser conscientes que los demás en estas herramientas van a leer, ver y saber de vosotros lo que les permitáis vosotros mismos. Así que debéis pensaros dos veces a quien aceptáis como amigos virtuales en una red social.

Lógicamente cada persona os dará un consejo diferente pero la clave es ser prudente y no mezclar para evitar indisposiciones personales y profesionales. Cada cosa tiene su momento y su sitio. No olvidemos que al final la mentira aireada por todos los sitios suele sacar a la luz la oscura verdad. Ademas, Internet es el ojo que todo lo ve y tiene una memoria imborrable, es decir, todo queda registrado y se puede encontrar.

Está claro que las redes sociales son para uso distendido y no debe tenerse en cuenta lo que se pone en ellas. Sin embargo, vosotros decidís quien puede ser vuestro amigo en ellas. Si vosotros usáis las redes sociales para uso personal, podéis denegar o ignorar la solicitud de amistad de vuestro jefe o compañero de trabajo, explicándole que usáis ese perfil para uso personal y familiar. Le podéis indicar que cuando os abráis un perfil para uso profesional estarás encantado en tenerle como contacto y amigo. La cuestión es saber decir que no en las redes sociales dependiendo de para que las uséis.

Si vosotros decidís mezclar el mismo perfil para uso personal y profesional ya estáis permitiendo que todos puedan acceder a las dos parcelas. Podéis echar la culpa a los demás pero debéis asumir que esa decisión la tomasteis vosotros en un momento dado.

Es preferible pecar de prudentes que de imprudentes en el uso de las redes sociales. Debe fomentarse el uso responsable. Si ponemos en todos los sitios que nos vamos de vacaciones lejos de España y que la llave de emergencia esta debajo de la segunda maceta del jardín, con toda seguridad tu casa estará desvalijada a tu vuelta. Debemos saber que se puede decir y que no y elegir el foro más adecuado para ello.

Algunas personas juegan con fuego en las redes sociales y de tanto jugar se queman. Algunas personas parece que con lo que ponen en sus perfiles públicos en las redes sociales están buscando su salida del trabajo. En estos tiempos se debe evitar jugar con estas cosas tal y como está el panorama laboral.

Para ir finalizando esta entrada me gustaría dejaros algunas preguntas para reflexionar entre todos: ¿Usáis el mismo perfil en las redes sociales para uso personal y profesional? ¿Aceptáis a todas las personas conocidas cómo amigos en vuestros perfiles sociales? ¿Qué medidas de seguridad ponéis en práctica para evitar situaciones similares a las comentadas? ¿Conocéis casos cercanos de personas que hayan sido despedidas por lo que han puesto o manifestado en sus perfiles sociales en la red?

Por supuesto, esta es una de las múltiples opiniones válidas sobre este tema. Ante la duda de si es adecuado publicar algo o no, lo mejor, por prudencia,será no hacerlo. Tenéis que estar seguros de lo que hacéis y publicáis en vuestros perfiles sociales en las redes sociales.

Autor: Juan Martinez de Salinas

¿CUÁNTO TIEMPO PODÉIS ESTAR SIN ESTAR CONECTADOS A LAS REDES SOCIALES?

La red nos está permVerano 2013itiendo estar cada vez más conectados al mundo virtual pero como con todo, hay que tener en cuenta que no se puede vivir exclusivamente en la red. Hay que ser consciente de que hay que optar por un término medio. Algunas personas están todo el día hiperconectados, es decir, su vida gira alrededor de la red. Nosotros debemos controlar a la red y no ella a nosotros. Todo, en exceso, es malo.

Muchos son los que consultan ya su móvil nada más levantarse, en el baño, cuando ven la tele, cuando han quedado con sus amigos a tomar un café, en sus conversaciones de trabajo, etc. Es decir a uno le surge la pregunta de si en algún momento dejan de estar conectados a sus múltiples herramientas en la red.

Debemos saber diferenciar nuestra vida en la red y fuera de ella. Cada una de las facetas tiene sus momentos. Debemos saber dar a cada una de ellas la verdadera importancia. Está claro que es más importante la vida fuera de la red y debemos saber cuidarla. Muchas veces se desatiende esta faceta por estar conectado. Algunas personas tienen en la red su modo de vida y entretenimiento. No debemos sacrificar una por otra. Siempre defiendo que se pueden complementar ambas.

Como consejo sugiero establecer nuestra planificación de tiempo diario y semanal con la correspondiente flexibilidad que se debe tener. Todos sabemos lo que tenemos que hacer cada día de forma prioritaria y debéis especificar cuánto tiempo podéis dedicar a cada cosa. La clave está en respetar esos tiempos y hacer lo que se pueda gestionar en ese tiempo. Lo que no se haga, se queda para el día siguiente que tengáis tiempo para gestionarlo. Por ello, es vital que sepáis establecer la prioridad adecuada y objetiva a cada cosa. Os planteo las siguientes preguntas: ¿Cómo determináis la prioridad de las tareas o cosas a realizar en el día? ¿Comenzáis por lo que os gusta más o menos? ¿Respetáis los tiempos marcados para cada tarea o actividad? ¿Qué escusas buscáis para justificar los incumplimientos reiterados?

Está claro que cada persona somos un mundo y nuestras prioridades y necesidades son diferentes en función de nuestras circunstancias personales, familiares y profesionales. Sin embargo, estar todo el día conectados no es saludable porque nos puede apartar y aislar en exceso. Debemos también tener nuestro tiempo de relax fuera de la red haciendo otras múltiples cosas que se pueden hacer sin estar conectado.

Además de esa planificación que os comentaba anteriormente, aconsejo establecerse una rutina diaria de encendido y apagado de nuestros artilugios tecnológicos. Después tenemos que establecer el momento de encenderlos. No es recomendable que sea lo primero que se haga nada más levantarse porque debemos dedicar tiempo para nosotros para despertarnos, estirarnos, asearnos y prepararnos para comenzar la jornada. Al finalizar esto, sí que podemos establecer la rutina de encender estas herramientas tecnologías que forman parte de nuestra vida. No es recomendable tener estos artilugios encendidos por la noche sino que debemos marcar una hora de apagado y desconexión automático de estas herramientas.

Tenemos también que ser coherentes con lo que hacemos en la red y dar prioridad a las tareas que son vitales para nuestro trabajo. No pasa nada por no actualizar tu cuenta de twitter, ni tu perfil de facebook o de otras múltiples herramientas disponibles. Determinados correos electrónicos pueden contestarse más adelante.

El exceso de información a la que estamos expuestos hoy en la red nos distrae y nos desconcentra. Debemos filtrar y dar prioridad a determinada información porque es imposible poder canalizar, sintetizar y leer todo lo que nos llega.

Es recomendable marcarse períodos al día, a la semana, al mes, al trimestre, al semestre o al año de desconexión total en función del tiempo libre que tengamos para permanecer desconectado de aparatos tecnológicos. Yo lo llevo ya probando desde hace un tiempo y va fenomenal. Al principio, a uno le entra el mono de necesitar mirar sus aparatos tecnológicos y su cabeza le engaña y estimula con el “por si acaso”, “tal vez tengas”, “debes hacerlo”, sin embargo, una vez superados esos momentos de estrés mental, te das cuenta de que puede esperar y que la red puede vivir sin ti como lo hacía antes de que llegases.

Muchas veces, cuando estamos manteniendo una conversación con otras personas nos dedicamos a estar mirando a la vez el móvil o cualquier otro de los múltiples aparatos tecnológicos que tenemos y aunque digamos que prestamos atención no estamos ni a una ni a otra cosa. Yo, el primero que en alguna ocasión lo he hecho y me doy cuenta que está mal. Debes ser consciente de que lo primero es atender a la persona con la que estás. Otra cosa es que te entre una llamada urgente que estás esperando pero no para mirar el email porque te entra esa necesidad. Las obligaciones y necesidades nos las creamos nosotros mismos.

La red nos ha aportado grandes avances, sin embargo, el otro día leía una noticia cuyo titular era que uno de cada tres jóvenes usa las redes sociales desde el baño y creo que esto ya es pasarse y nos debemos parar a pensar. Se me ocurre lanzar unas cuantas preguntas a raíz de este tema: ¿desde qué sitios más extraños os conectáis a las redes sociales? ¿Cuántas horas estáis conectados al día a la red? ¿Cuánto tiempo podéis estar sin estar conectados a las redes sociales? ¿Qué significa para vosotros la red en vuestras vidas?

Por supuesto las prioridades y necesidades de todos han cambiado con las nuevas tecnologías que nos dan comodidad, seguridad e inmediatez. Aunque también tenemos que saber ver que hace unos años podíamos vivir sin ellas y es cuestión de buscar el punto intermedio de integración en nuestras vidas. Debemos controlar nosotros las nuevas tecnologías y no ellas a nosotros.

Cuéntanos como estas integradas las nuevas tecnologías en vuestras vidas. ¿Consideras que estar hiperconectados es bueno o malo?

Autor: Juan Martinez de Salinas

Lo bien que se lo tiene ‘montado’ el gobierno a costa de los emprendedores

news_photo_1246566536

Tras la noticia de hoy que me ha dejado claro que esto se hunde mientras los músicos del Titanic siguen tocando de que España perdió población en 2012 por primera vez desde el año 1971, me ha hecho reflexionar sobre un emprendedor del que oí hoy su historia.

Este emprendedor tenía un proyecto empresarial vinculado a las nuevas tecnologías y fue a visitar a todas las entidades financieras que sacaban pecho de que ayudaban a los emprendedores. Se encontró con la puerta en las narices. Pidió ayudas al gobierno y más de lo mismo. Con lo cual decidió marcharse de España y comenzó a trabajar de comercial para una operadora famosa de telefonía móvil en el extranjero. Y un día un empresario cliente suyo le preguntó si conocía algún producto en el que invertir 100.000 euros a lo que se lanzó y le dijo que invirtiese en su empresa. Le presentó el proyecto y el cliente se lanzó a apoyarlo. Read more

Lo bien que se lo tiene ‘montado’ el gobierno a costa de los emprendedores

news_photo_1246566536

Tras la noticia de hoy que me ha dejado claro que esto se hunde mientras los músicos del Titanic siguen tocando de que España perdió población en 2012 por primera vez desde el año 1971, me ha hecho reflexionar sobre un emprendedor del que oí hoy su historia.

Este emprendedor tenía un proyecto empresarial vinculado a las nuevas tecnologías y fue a visitar a todas las entidades financieras que sacaban pecho de que ayudaban a los emprendedores. Se encontró con la puerta en las narices. Pidió ayudas al gobierno y más de lo mismo. Con lo cual decidió marcharse de España y comenzó a trabajar de comercial para una operadora famosa de telefonía móvil en el extranjero. Y un día un empresario cliente suyo le preguntó si conocía algún producto en el que invertir 100.000 euros a lo que se lanzó y le dijo que invirtiese en su empresa. Le presentó el proyecto y el cliente se lanzó a apoyarlo.

El primer año de vida de la empresa va a facturar casi 5 millones de euros y tiene cerrados contratos para el 2014 por valor de 50 millones de euros. Buen emprendedor y que tuvo suerte.

La sorpresa viene cuando la Hacienda española está llamando a su puerta para pedirle ahora los impuestos por parte de sus beneficios, cuando fue una de las causantes de que se viese forzado a emigrar con su proyecto debajo del brazo.

No deja de ser indignante el ver como un emprendedor con sus sudor y sangre consigue montar su proyecto y que cuando la cosa va bien le aparezca un socio ‘gilipollas’ que le pida parte de su beneficio cuando no hizo más que ponerle piedras en el camino y le obligó a marcharse de España.

¿Es así como se creen los políticos que van a sacar a emprendedores a adelante para chuparles la sangre?

Si yo me viese obligado a emigrar, lo primero sería solicitar el pagar mis impuestos en el país que me ha acogido y no se me pasaría por la cabeza el pagarlos aquí, ¿para qué? ¿para seguir manteniendo a esta casta parasitaria que obliga a la población española a emigrar o bien a vivir en la pobreza?

Estamos rozando lo moralmente correcto, no digo lo legal, porque está claro que han montado las leyes no para perjudicarse a ello, sino a los autónomos y al fin y al cabo son leyes, pero resulta un ejercicio de sinverguencería el que obligues a los españoles a marcharse del país y luego les pidas que contribuyan a las arcas públicas españolas. ¿Cómo no va a existir la economía sumergida’

Autor: Jose Luís Del Campo Villares