Tag Archive for síndrome de cronos

Dudas Razonables (11)

 

 

Primero la solución a la “Duda Razonable” de la semana pasada.

La persona del ejemplo decidió cambiar de empresa e irse a la que le ofrecía mejor contrato en el presente aunque no era la empresa de sus sueños. Siempre se ha lamentado de esa decisión y más cuando sabe que gente que tomó la decisión contraria a la suya hoy está en esa empresa con cargos mayores al suyo. Esa gente anduvo por muchas zonas de España y ahora volvió a su ciudad  de origen. El tomó la decisión y nunca se movió de su localidad, no ascendió tanto en su empresa como los otros, pero a cambio ganó en estabilidad y calidad de vida.

Conclusión: “Se cambiaron proyectos ilusionantes por estabilidad laboral y tranquilidad. Lo arriesado por lo seguro, lo incierto porlo cierto,….,esto refleja la personalidad de cada uno…., y os vuelvo a preguntar:¿Qué habrías hecho vosotros? Os recuerdo que el planteamiento se hizo el viernes pasado”.

Caso de hoy:

(11)

Juan y Pedro eran dos amigos del instituto. Cuando empezaron sus estudios universitarios se fueron distanciando. Juan realizó estudios de psicología en áreas de RRHH y Pedro Administración y Gestión de Empresas.

Juan comenzó como becario en una consultora y poco a poco fue haciéndose nombre y aprendiendo en su área. Pedro entró en una entidad finaciera, que no le gustó nada, pasó por una multinacional con un mando intermedio y luego fue un puesto dirctivo en otra entidad financiera. Ahora es consulor freelance independiente.

Sus experiencias profesionales han sido muy distintas. Juan se ha basado mucho en la formación complementaria específica a su formación, especializándose mucho pero trabajando exclusivamente en su área. Pedro por lo contrario se ha formado en muchas áreas, debido a su variada experiencia profesional, formándose también en el área de Juan, pero no tan especializado como el.

Hoy se han vuelto a  encontrar. Pedro ha hecho unas pruebas para entrar en la empresa de Juan sin saber que el tabajaba en ella. Existen dos posibilidades: o un cargo similar al de Juan en otro departamento o área de la empresa, o dentro del mismo departamento de Juan, un puesto superior al suyo, porque han valorado mucho la candidatura de Pedro, porque aunque no está tan especializado como Juan, posee mayores experiencias laborales lo cual hace que su perfil sea muy interesante para ese puesto.

Preguntas:

1º-¿Consideras justo el que acabase Pedro como superior de Juan?

2º- ¿Juan podría experimentar en algún momento desmotivación en su puesto si Pedro es su jefe?

3º- Si el perfil de Pedro esel adecuado al puesto, ¿se sentirá incómodo?

 

Venga espero participación, saludos!!!!

 

El Síndrome de “Cronos”

Cuenta la mitología que el dios Cronos tenía tanta sed de poder que atentó contra su padre Urano con la intención de ocupar su lugar, ya que éste era el amo y señor del universo. Urano mal herido, le maldijo a experimentar la misma suerte en manos de sus hijos, por lo que Cronos decidió devorarlos al nacer.

Esta historia mitológica llevada al ámbito de la empresa es a lo que los sesudos expertos en RRHH llaman síndrome de Cronos, es decir el miedo patológico a ser desplazados, surgido por la necesidad de mantenerse seguro y no ser alcanzado por alguien que atente contra él. Por ello y para evitar a cualquier coste la posibilidad de ser desplazado, cercan su territorio para evitar mostrar sus debilidades, carencias, temores o perder su poder delante de quienes se lo han otorgado, por lo que orientan todos sus esfuerzos a evitar que algunos subordinados puedan atentar en contra de la estabilidad de su puesto, no demostrando por consiguiente un comportamiento ejemplar o ético.

Este “miedo a ser desplazados” hace que muchos jefes sientan vértigo a delegar, porque piensan que si dejan ‘hacer’ demasiado, pueden ver peligrar su puesto, sin pensar que a las personas que les apasiona el control destruyen el talento, buscan la sumisión y la obediencia y no el compromiso.

¿Acaso un jefe debe saber de todo? Vale, de acuerdo… es cierto. Hay jefes que son de otra raza y que ni siquiera necesitan comer porque son muy duros/as. Sin embargo, el permanente ejercicio de delegar, de repartir juego, de despojarnos de algunas de nuestras atribuciones para irlas cediendo a otros es, en primer lugar, de lo más saludable y razonable. En segundo lugar, delegar es, además, de justicia: “no por mucho acaparar nos moriremos más tarde…”. Del mismo modo de que nadie se lleva sus riquezas a la sepultura, es incontestable que tampoco nadie, se lleva sus tareas a la tumba… Por consiguiente, es justo que, a medida que pasan los años, tengamos la decencia y la generosidad de enseñar a otros lo que de otros aprendimos en su día; enseñar lo que sabemos, lo que tenemos bien experimentado y cuando consideremos que la transmisión ha culminado con éxito, le pongamos la guinda delegando tareas, funciones, responsabilidades y decisiones.

De este modo, tal vez no tengamos que llegar a la terrible encrucijada de delegar o cascar de agotamiento.