La ira es mala ¿siempre?

No me voy a meter en intentar definir lo que es la ira, porque me consta que todos nosotros ya lo sabemos. Al margen de la problemática que la ira en sí misma supone para un individuo, a veces hacer uso de ella tiene retribuciones que hacen que se mantenga como conducta habitual en determinadas situaciones, lo que si bien puede resultar gratificante a corto plazo, a medio y largo plazo implica el mantenimiento y consolidación de maneras de actuar que quedan instaladas como patrones de conducta muy poco recomendables o incluso dañinos.

Como habito de conducta y estilo de comportamiento, claro esta que no es buena politica emocional. No obstante existen situaciones en las que actuar con ira lleva aparejadas una serie, aunque sea durante un instante de gratificaciones.

Entre las gratificaciones que la ira proporciona encontramos los siguientes:

– Rehuir la propia responsabilidad en determinadas circunstancias, trasladándola a otra u otras personas. (autoenganarse realmente).

– Culpabilizar a otro de un incidente cuando hemos tenido participación o hemos sido nosotros sus causantes, derivando la responsabilidad y tranquilizando así la propia conciencia.

– A veces actuar con ira le hace, sentirse a uno importante, como por ejemplo ocurre cuando haciendo ostentación de su cargo una persona actúa airadamente con sus subordinados imponiendo por la fuerza su autoridad. Es una forma de satisfacción mediante el ejercicio del poder que el cargo proporciona (muy alejado del verdadero comortamiento que deberia de tener un buen lider).

– De forma parecida a la anterior, actuar con ira es también una forma de centrar la atención en uno mismo, que hace a un individuo sentirse importante, afianzando la impresión de valía personaL

– Como simple desahogo del malhumor, la frustración, la impotencia o la incapacidad.

– Excusa para no realizar determinadas acciones o para que se produzcan acontecimientos no deseados.

– Cuando no hay ningún interés en solucionar un problema mediante el diálogo, la ira puede ser un buen argumento para evitarlo.

-Justificar determinados comportamientos y mantenerlos a lo largo del tiempo.

-Como conducta manipulativa hacia otras personas.

Para nada os aconsejo que os comporteis de un modo iracundo.