Cuando querer no es poder

 96 Lecturas

talento, organizaciones, departamentos de RRHH
El otro día debatiendo con dos amigos de Mexico y de Argentina sobre el papel desempeñado hasta la fecha por muchos departamentos de RRHH llegamos a una conclusión: ‘en muchos casos, aunque la intención de los citados departamentos era la adecuada, no han podido ponerla en práctica’.

¿Por qué?

Haceros solamente una reflexión: pensar detenidamente a ver cuantos responsables de RRHH conocéis que hayan acabado siendo los máximos directivos de una empresa, o sea, los que realmente mandan.

Si conoces muchos casos realmente me extrañaría. Y no hablo de pymes, porque está claro que ahí no puede ocurrir, pero en grandes empresas, con departamentos bien diferenciados, podrá acabar siendo el Director General, un responsable financiero, de marketing, un responsable comercial,…, pero raramente lo acabará siendo un responsable de RRHH.

Y es que las grandes empresas ven necesarios la existencia de estos departamentos, pero les conceden una importancia relativa. Si un departamento de RRHH propone la contratación de dos nuevos empleados y el responsable financiero se opone por considerarlo un gasto innecesario, ¿quién decide? Si un departamento de RRHH propone un cambio funcional de un empleado y el jefe de producción considera que es muy rentable en su actual puesto ¿se moverá?