Tag Archive for tipos

¿Estáis de acuerdo con estos tipos de liderazgo? ¿Es vuestro jefe de alguno de estos tipos?

businesswoman-617129_640

Tener habilidades o capacidades de líder puede ser muy importante si dentro de tus objetivos está llegar a ser jefe o tener tu propio negocio. Esto adquiere aún mayor importancia si actualmente estás al mando de un equipo de trabajo. ¿Crees que eres un buen guía y ejemplo para tu grupo?La Comunidad Laboral Trabajando.com – Universia analiza en este artículo los diferentes tipos de liderazgo que encontramos actualmente en las empresas.

Existen diferentes discusiones sobre si un líder nace o se hace, y las características que se debenreunir. Algunos poseen características innatas que facilitan el liderazgo pero también existe la preparación, es decir, la adquisición de habilidades y capacidades. Sin embargo, todos en algún momento de nuestras vidas hemos tenido que ejercer el liderazgo, ya sea en el trabajo, en nuestra vida familiar o social así que no creas que careces de experiencia.  Read more

¿Qué tipo de twittero eres?

O tuitero, igual me da.

Ahora que estamos en época estival, hemos considerado oportuno el dejaros alguno de los post e infografías que más nos han gustado en lo que va de año. Sin duda, uno de los que nos ha gustado es este visto en Socialdente en el que se muestran los tipos de twitteros o tuiteros que nos podemos encontrar en la red de microblogging a través de los tweets o tuits que ponen.

¿Os sentís identificados con alguno de estos tipos?

Consideramos que es una buena guía rápida para usuarios noveles en Twitter para poder catalogar a primera vista con que perfiles de usuarios nos encontraremos.

Estilos de liderazgo y liderazgos con estilo

Se puede decir que un líder tiene un estilo único, pero que combina diferentes formas de actuar (diferentes liderazgos) en diferentes ocasiones, teniendo en cuenta que siempre pesa más un estilo que otro, lo que definiríamos como estilo dominante.

El líder, como si de un golfista se tratase, dentro de su genuino estilo, va eligiendo el palo adecuado en cada momento del recorrido. De este modo, los líderes más eficaces combinan y alternan a la perfección dos o más de los seis estilos básicos de liderazgo en función de las situaciones a las que se van enfrentando.

Y es que en eso radica el éxito del líder, el saber adaptarse a las situaciones y necesidades de su equipo y emplear diversas formas de liderazgo.

Cuatro de estos estilos (visionario,coaching, afiliativo y democrático), buscan el buen ‘feeling’ para intentar conseguir el máximo rendimiento de su equipo. Otros dos (prescriptivo e imperativo), aunque son útiles en ciertas ocasiones, deben
aplicarse con precaución, ya que justo consiguen lo contrario, ‘mal rollito’ e improductividad a largo plazo. Read more

¿Qué pasa con los currículums en la actualidad?

Desde hace tiempo, un nuevo tipo de currículum deja atrás el pasado y se centra más en el ahora.

El currículum no deja de ser un documento que contiene datos e información que debe transmitir cosas. Muchas personas aun siguen usando el mismo tipo de currículum para todo y ese es un gran error. El currículum debe adaptarse a cada tipo de puesto y organización, haciendo hincapié en lo más importante para cada caso. No olvidéis que los seleccionadores os van a valorar por lo que ponéis, es decir, no pueden suponer nada ni adivinar determinadas cosas sin no están reflejadas en vuestra perfil profesional.

Muchas personas están obsesionadas con el tamaño del currículum y como un profesional les dijo que el tamaño máximo del mismo era de una hoja no dudan en quitar cosas hasta comprimirlo todo en una hoja, sin pararse a pensar si se poner todo lo relevante. Más de una persona querrá preguntarme la siguiente pregunta ¿Qué tamaño debe tener un currículum? Yo siempre digo que entre una y dos hojas como máximo, ocupando el espacio necesario para reflejar lo más relevante de tu “yo profesional”. Es decir, ni una ni dos sino entre este mínimo y máximo lo que cada uno precise para plasmar lo más relevante de cara a conseguir la entrevista de trabajo. Soy partidario de que no importa el tamaño del currículum sino lo que se refleja en el mismo y de la forma en que se plasma.

A la hora de plasmar aquello que tenemos que contar, determinadas personas están emperradas en poner solo lo que se ha finalizado. ¿Qué pasa con lo que se está haciendo en la actualidad? Para mi, es obligatorio reflejar todo lo que se esté realizando en ese momento, tanto en el ámbito formativo, experiencial o profesional. Porque sino se indica, a efecto reales, es como si no se estuviese haciendo nada. Imaginemos que una persona está llevando a cabo unas prácticas no laborales de un curso de formación y en el currículum no las refleja y resulta que su última experiencia laboral finalizó en febrero del 2009. Lógicamente, cualquier seleccionador interpretará que desde esa fecha, el sujeto en cuestión no ha hecho nada… ¡Menuda imagen! ¿No? Y el seleccionador no llamará para preguntar. Si no se pone, se sobreentiende que no hay nada. Si quieres que el seleccionador lo sepa, indícalo.

Al relatar la experiencia laboral, las personas tendéis a centraros en funciones genéricas que por si solas no dicen nada. Imaginemos un puesto de administrativa, en el que se indica “desarrollaba funciones típicas contables y administrativas”. Lógicamente no ayuda mucho porque las funciones contables y de cualquier otro tipo varían mucho en función del tipo de empresa en el que estemos. Es decir, debéis centraros más en los logros obtenidos y dificultades superadas en el desempeño de esas funciones concretas. Esta persona con experiencia de administrativa podría poner que realizaba contabilización de todos los asientos contables y para ello implantó un sistema de macros para llevar un control y poder sacar cifras diarias, mensuales en función de las peticiones de sus clientes internos y externos. Es cuestión de buscar las palabras más adecuadas que reflejen no solo tareas sino también vivencias, competencias y logros. ¡Ojo! Esto no debe confundirse con una fantasía laboral. Hay que de ceñirse a la realidad pero explayándose en aquello que pudiera ser interesante para el entrevistador, que te haga destacar frente a otros candidatos.

Siempre aconsejo, además, añadir un pequeño apartado de perfil profesional para definir de forma clara y concisa qué tipo de puesto se busca y para el cual nos encontramos capacitados. Esto ayuda bastante a centrar lo que uno quiere y si encaja en las necesidades actuales de personal de esa compañía a la que optas.

En el apartado de otros datos de interés se suelen incluir competencias genéricas, sin especificar más. Imaginaros que vosotros sois seleccionadores y veis que una persona os pone en su currículum que sois una persona con iniciativa, resolutiva y acostumbrada a trabajar bajo presión, sin especificar nada más. Lógicamente, os quedáis como estabais porque eso lo dice ella y con esa información no podéis sacar ninguna conclusión porque no conocéis a ese candidato. Sin embargo, si se indica una competencia y un ejemplo breve que refleje el tenerla puede hacer que el seleccionador se haga una pequeña idea y la quiera profundizar más o no en una entrevista de trabajo.

No debemos olvidar que el objetivo de un currículum no es conseguir un puesto de trabajo sino que su objetivo concreto es conseguir entrevistas de trabajo y será en ellas, donde alcancemos o no el puesto de trabajo al que optamos.

Las cosas se pueden decir y reflejar de muchas formas y debemos saber qué es lo que más puede interesar al que hacemos llegar nuestro currículum porque debemos tener claro que incluir todo es imposible. Por ello, debemos comenzar a ponernos más en el lugar del otro para ser capaces de conectar con su punto de vista.

Debemos poner datos que ayuden y que aporten algo. Por ejemplo, estamos obsesionados y acostumbrados con incluir determinados datos personales que ocupan bastante espacio y que, a priori, no aportan nada. Con mencionar la localidad de residencia más que suficiente y después si es preciso ya se concretará la dirección completa. Imprescindible nombre y apellidos, fecha de nacimiento y datos de contacto, es decir, teléfono y dirección de correo electrónico

Creo que todos debemos ejercer un espíritu de autocrítica en nuestro hoja de vida laboral y plantearnos si es necesario y prioritario todo lo que reflejamos en el mismo. Muchas personas mencionan determinados datos porque siempre se han puesto, sin pararse a plantear sin son realmente necesarios y si los seleccionadores los precisan para algo.

Lo que más importa es aquello que nos diferencia a nosotros del resto y para, así, reflejarlo en el currículum y que la información que queremos mostrar, pase al receptor de dicho CV.

¿Te parece adecuado este nuevo tipo de currículum?

 

Autor: Juan Martínez

Tipos de liderazgo según el tipo de influencia del líder sobre sus subordinados

  • Liderazgo transaccional: los miembros del equipo reconocen al líder como autoridad y como líder. El líder proporciona los recursos considerados válidos para el equipo de trabajo.
  • Liderazgo transformacional o carismático: el líder tiene la capacidad de modificar la escala de valores, las actitudes y las creencias de los colaboradores. Las principales acciones de un líder carismático son: discrepancias con lo establecido y deseos de cambiarlo, propuesta de una nueva alternativa con capacidad de ilusionar y convencer a sus colaboradores, y el uso de medios no convencionales e innovadores para conseguir el cambio y ser capaz de asumir riesgos personales.
  • Liderazgo auténtico: es aquel líder que se concentra en liderarse en primer lugar a sí mismo. Es un líder con mucho autoconocimiento, ecuanime, espiritual, compasivo y generoso. Solo una vez que se lidera la propia mente se puede liderar a los demás.
  • Liderazgo lateral: se realiza entre personas del mismo rango dentro de una organización u organigrama o también se puede definir como el proceso de influir en las personas del mismo nivel organizacional para lograr objetivos en común con la organización.
  • Liderazgo en el trabajo: en los negocios se evalúan dos características importantes en los ejecutivos, con la intención de verificar su capacidad de dirección: por un lado, la aptitud y, por otro, la actitud. La primera se obtiene con el aprendizaje de nuevos métodos y procedimientos; por ejemplo, la capacidad de construir un balance, un flujo de caja, distribución de planta o un plan de marketing. Pero en muchos casos estos conocimientos no son aplicables, porque los gerentes carecen de una buena actitud, es decir, de un comportamiento adecuado que intente implementar dichos métodos. Entre las actitudes más solicitadas y requeridas está la habilidad de liderazgo, la misma que puede cultivarse pero que, según muchos autores, es parte de la personalidad individual. ¿Cómo saber si nosotros estamos configurados como líderes y, en caso contrario, cómo desarrollar estas habilidades en nuestra persona? Es un tema de amplio debate y estudio, pero es necesario descubrir si tenemos algo de líderes y qué cosas nos faltan para lograr serlo a cabalidad.