Cultura organizacional no es lo mismo que clima organizacional

24-unwritten-company-rules

En bastantes ocasiones me he encontrado con gente que confunde estos dos términos, o sea, que no llega a diferenciar lo que es el clima organizacional y la cultura organización pensando incluso que son la misma cosa, lo que no es ni media verdad. Hay diferencias sustanciales y de peso entre ambos conceptos.

Cuando hablamos sobre clima organizacional, nos referimos a las percepciones de los empleados de su lugar de trabajo, la toma de decisiones, las relaciones interpersonales entre los empleados (jefes y compañeros), la comunicación informal, entre otros. Vemos que es todo lo que desarrolla en el ambiente físico propiamente dicho.

Todo lo anteriormente expuesto está vinculado con el ambiente laboral. Read more

Cultura organizacional no es lo mismo que clima organizacional

24-unwritten-company-rules

En bastantes ocasiones me he encontrado con gente que confunde estos dos términos, o sea, que no llega a diferenciar lo que es el clima organizacional y la cultura organización pensando incluso que son la misma cosa, lo que no es ni media verdad. Hay diferencias sustanciales y de peso entre ambos conceptos.

Cuando hablamos sobre clima organizacional, nos referimos a las percepciones de los empleados de su lugar de trabajo, la toma de decisiones, las relaciones interpersonales entre los empleados (jefes y compañeros), la comunicación informal, entre otros. Vemos que es todo lo que desarrolla en el ambiente físico propiamente dicho.

Todo lo anteriormente expuesto está vinculado con el ambiente laboral.

Es algo así como la atmósfera dentro de la compañía o como lo que se respira en ella y tiene que ver con el conjunto de sentimientos y emociones favorables y desfavorables con la cual los empleados valoran su trabajo, sus motivaciones, su forma de involucrarse,…

Si una empresa tiene un clima organizacional favorable, esto repercute en una mayor calidad en la vida de su personal y, como consecuencia, se reflejará en sus productos y servicios. De allí que se diga que las percepciones sobre el clima organizacional son un elemento clave del comportamiento de los individuos en las organizaciones.

Pasemos ahora a lo que se conoce como cultura organizacional. Está se encuentra relacionada con las normas escritas (y a veces hasta no escritas) de una empresa que deben ser seguidas por los colaboradores para el correcto funcionamiento de la organización y que puede incluir: Sus planes estratégicos (visión, misión, objetivos entre otros) y la gestión empresarial (procedimientos para capacitación, procedimiento para la toma de vacaciones, ausencias, etc.)

Antes las empresas le daban mucho énfasis a la cultura organizacional y descuidaban, un poco, el clima. Sin embargo, se observó que si se reforzaba el clima de forma tal que los trabajadores se sintieran a gusto en sus puestos, podían rendir mucho más y las organizaciones alcanzaban la prosperidad deseada. Es desde entonces que se le ha dado al clima organizacional el lugar de importancia que merece.

Sin embargo, muchas empresas no saben cómo pueden crear o desarrollar un clima organizacional favorable. Para ello, es necesario que la organización proporcione o facilite lo siguiente:

  • Factores físicos adecuados como un lugar de trabajo confortable, tranquilo, en el cual se encuentren todas las herramientas para desarrollar de una manera eficiente la labor del trabajador. Además, el puesto o lugar donde desarrollar sus funciones debe estar bien iluminado y reunir condiciones higiénicas óptimas.
  • Factores psicológicos los cuales deben incluir la forma cómo el superior se refiere a sus colaboradores, cómo los trata, los incentiva y los promueve. Además, debe dar la confianza necesaria, para que las personas puedan poner a prueba sus ideas y cometer errores sin temor.
  • Sistema de comunicación interna y externa apropiados para que todos los involucrados estén plenamente al tanto de las necesidades y metas de la organización y viceversa.
  • Procesos que garanticen la retribución de ideas potencialmente útiles que pueden ayudar a los colaboradores a realizar sus funciones de una forma más fácil y eficaz mejorando, a la vez, los rendimientos de la empresa mediante sistemas de méritos basados en premiar, ya sea con un aumento de salario o a través de promociones o capacitaciones, a aquellos empleados que puedan crear e implementar ideas innovadoras.

A veces no es fácil que un gerente general pueda determinar si su organización posee un buen clima organización. Para ello, debe:

  • Medir los elementos del clima mediante encuestas, entrevistas, focus groups, entre otros para conocer si existe algún déficit o problema.
  • Implementar un proceso que permita que los empleados puedan proveer información sobre el clima y contribuir en el diseño de acciones a seguir.
  • Si una empresa valora su clima organizacional y hace que ésta se fortalezca o mejore, puede lograr grandes beneficios, ya que los trabajadores expondrán ideas innovadoras, soluciones creativas a problemas que se presenten y ayudarán a sus colegas lo cual fomenta la unidad y un buen trabajo de equipo y el crecimiento y de desarrollo de la propia empresa.

Wherapp, app para restaurantes, discotecas y locales de ocio

¿Quién dijo que salir de fiesta impedía llevar el smartphone encima?

Wherapp es una aplicación especialmente diseñada para eso, una clara herramienta para apoyar al sector turístico en este país que parece que es de lo poco que queda en pie con la crisis.

Se trata de una app especialmente pensada para la búsqueda y utilidades sobre restaurantes, bares, discotecas, establecimientos de hostelería y locales de ocio de todo tipo.

Como comentan desde la firma que la ha lanzado, Dome Consulting,  que se fundamenta en los tres pilares del Marketing Solomo, o sea, la Geolocalización o Geoposicionamiento; el Marketing en Redes Sociales y el Marketíng para dispositivos móviles con acceso a Internet o Marketing Móvil.

Lo que se busca con esta App turística, Wherapp, es una mezcla entre las populares WhatsApp, Foursquare y cualquiera de las redes sociales relacionadas con establecimientos de diversión y ocio. Wherapp está también interconectada con las principales redes sociales de tal forma que puedas compartir tus mensajes desde esta nueva aplicación turística a los medios sociales que ya cuentan con millones de usuarios en todo el mundo.

Cualquier usuario de dispositivos móviles con acceso a Internet puede descargarse Wherapp, de forma gratuita, y comenzar a utilizarlo. Wherapp informará en tiempo real de los locales de ocio, hostelería o restauración que tenemos próximos al lugar en el cual nos encontremos y también nos informará si alguno de los contactos de nuestra agenda se encuentra allí en esos momentos. De igual forma, Wherapp nos permitirá comunicarnos con agilidad con las personas que utilicen la aplicación y se encuentren disfrutando de un local o restaurante concreto en cada momento, aunque sean perfectos desconocidos.

Os invitamos a probarlo y nos digáis como funciona.

zp8497586rq

El jefe no lo es todo….. pero casi

mal-lider

Hoy voy a poner el ejemplo del liderazgo en las organizaciones y que cada cual lo extrapole a la situación que quiera, real o no.

Cualquier organización o empresa depende del trabajo de un grupo de personas, de sus habilidades, de su talento, de su compromiso con lo que hacen, …., todos unidos en una misma dirección. Pero ésta es marcada por un/unos jefes que deben de saber como todo lo anterior se conjuga para que funcione como un perfecto engranaje, sabiendo donde engrasar la maquinaria en cada momento, donde apretar o aflojar los tornillos para conseguir el máximo rendimiento o evitar que las máquinas revienten,…. De poco vale que el jefe sepa mucho si la maquinaria no funciona y viceversa, de poco vale que se tenga la última tecnología en aquella si no sabe el que dirige sacar el máximo rendimiento. Read more

El jefe no lo es todo….. pero casi

mal-lider

Hoy voy a poner el ejemplo del liderazgo en las organizaciones y que cada cual lo extrapole a la situación que quiera, real o no.

Cualquier organización o empresa depende del trabajo de un grupo de personas, de sus habilidades, de su talento, de su compromiso con lo que hacen, …., todos unidos en una misma dirección. Pero ésta es marcada por un/unos jefes que deben de saber como todo lo anterior se conjuga para que funcione como un perfecto engranaje, sabiendo donde engrasar la maquinaria en cada momento, donde apretar o aflojar los tornillos para conseguir el máximo rendimiento o evitar que las máquinas revienten,…. De poco vale que el jefe sepa mucho si la maquinaria no funciona y viceversa, de poco vale que se tenga la última tecnología en aquella si no sabe el que dirige sacar el máximo rendimiento.

En las épocas de bonanza la maquinaria puede ser que no tenga que trabajar al 100% a la vez que quien dirige no deba de exprimir sus habilidades directivas para gestionar el equipo y que este funcione de forma suficiente para ‘ir tirando’.

Es en las épocas de vacas flacas cuando todos los miembros de las organizaciones deben de aportar al máximo y en donde se pueden ver las carencias de cualquiera de los miembros que las forman. Lo que si está claro es que si una parte pequeña de la maquinaria es la que falla, la importancia en el funcionamiento es mínima, pudiendo ser sustituída o, en algún caso, prescindir de ella. Pero ¿y si lo que falla es de vital importancia para el funcionamiento de la organización? ¿Y si el que dirige no sabe poner el rumbo pese a que las partes de la maquinaria vayan al 100%?

La desmotivación y la falta de compromiso de un subordinado, con independencia del motivo que lo cause, puede ser algo impercibible para el funcionamiento de su organización, pero si el que da el mal ejemplo es el que al dirige, la manzana podrida contagiará al resto del frutero con una rapidez que asusta.

Y eso es lo que estamos sufriendo en estos momentos: las vacas gordas sirvieron para tapar todo tipo de mediocridades, pero principalmente la de los jefes que debían de marcar los rumbos de las organizaciones que ahora, cuando las cosas se tuercen, quedan al aire y se muestra la ‘calidad’ que nos dirige.

Si volvemos al inicio, el jefe no lo es todo en la organización…. pero casi. Si la cosa va bien, lo dicho, cualquiera es el jefe, pero si la cosa va mal, el verdadero jefe (líder) debe de hacer acto de presencia y, claramente, eso es algo que no está pasando en este país, ya que día sí y día también lo único que se conocen son mediocridades, negligencias, corruptelas, delitos,…, de los que deberían ser los jefes de nuestras organizaciones.

Si fallasen 5 engranajes pequeños en un organización, con la cantidad de recambios que hay ahora mismo, se sustituirían y andando. El problema está en que aunque se cambiasen, el que dirige no sabría dirigir su organización.

Lo que no se puede en estos momentos es querer formar a los jefes a que aprendan a ser líderes estando las cosas como están, sencillamente se debe de prescindir de ellos como cualquier otra pieza de las organizaciones y cambiarla por una pieza sana. No estamos en tiempos de aprender, sino de actuar. Si no se está capacitado, da igual que sea jefe o empleado, a la calle.

Autor: Jose Luís Del Campo Villares