Dudas razonables (14)

Primero solución al viernes pasado:

Un conflicto siempre es mejor afrontarlo tomando distancia, antes que llevado por la impulsividad, dado que el enfrentamiento directo nunca favorece su resolución.

Busca rebajar la tensión del modo que consideres oportuno y una vez “capeado el temporal” aborda de manera directa la cuestión en privado. Plantea con humildad y asertividad tu disconformidad con el trato recibido y obtén las causas reales de ese comportamiento de tu jefe para dar una respuesta adecuada.

La raíz del problema en ocasiones se manifiesta de forma incoherente y tu labor será darle coherencia y proponer que los dos llegueis a una forma de relación beneficiosa para ambos. En resumen: afrontar es mejor que enfrentarse.

Caso de hoy:

(14)

Tengo dos niños pequeños y en mi empresa, una correduría de seguros, siempre me han dado facilidades para organizarme, como flexibilidad para entrar más tarde o para ausentarme y recuperar luego las horas. Ahora sin embargo ha entrado un jefe nuevo que insiste en el horario y en que alargue la jornada por la tarde. No sé cómo convencerle y me planteo pedir reducción de jornada.